Abrir menú principal

Cesárea

Procedimiento quirúrgico que implica la apertura del abdomen para la extracción fetal.

Una cesárea es un tipo de intervención quirúrgica el cual se realiza una incisión quirúrgica en el abdomen (laparotomía) y el útero de la madre para extraer uno o más bebés. La OMS suele recomendar su uso cuando un parto vaginal podría conducir a complicaciones médicas, que según la NOM-007 debería ser utilizada únicamente en el 15% de los embarazos.

Cesárea
(intervención quirúrgica)
Caesarian.jpg
Cesárea en progreso.
Clasificación y recursos externos
ICD-10-PCS 10D00Z0
CIE-9-MC 74
CIAP-2 W92 , W93
MeSH D002585
MedlinePlus 002911
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
Cesárea exitosa realizada por curanderos indígenas en Sar Kahuran, Uganda, según lo observado por R. W. Felkin en 1879.[1]

No se debe confundir con la episiotomía, que es una incisión en el periné para facilitar el parto. La cesárea se hace por encima de la pelvis.

Contrariamente a lo sostenido por algunos autores, la palabra «cesárea» no tiene nada que ver con Julio César, ni este nació por medio de esa cirugía.[2]

HistoriaEditar

Las cesáreas post mortem eran ya conocidas y practicadas en la antigua Roma, tal y como se contemplaba en la Lex Caesarea: una mujer que muriese durante el embarazo tardío debía ser sometida a esta intervención con la finalidad de intentar salvar la vida del bebé.[3][4]

El primer dato que se tiene de una mujer que sobrevivió a una cesárea fue en Suiza en 1500: se cree que Jacob Nufer, un castrador de cerdos, le hizo esta operación a su esposa tras un trabajo de parto prolongado.[5]​ La mayoría de las veces, el procedimiento tenía una alta mortalidad. En Gran Bretaña e Irlanda la mortalidad en 1865 era del 85 %. Las medidas claves en la reducción de la mortalidad fueron:

Viajeros europeos en la región de los grandes lagos de África observaron durante el siglo XIX secciones cesáreas que eran efectuadas de forma regular. La madre expectante era normalmente anestesiada con alcohol y se usaba una mezcla de hierbas para mejorar la recuperación. Dada la naturaleza bien desarrollada de los procedimientos empleados, los observadores europeos concluyeron que habían sido empleados durante algún tiempo.

El 5 de marzo de 2000, Inés Ramírez se hizo la cesárea a sí misma y sobrevivió, así como su hijo, Orlando Ruiz Ramírez. Se cree que ella, junto con Belén Amarilla, han sido las únicas mujeres que se han practicado la cesárea a sí mismas..[8]

San Cesáreo de Terracina es el santo patrono de cesárea[9]​: el diácono es invocado para un buen éxito de esto intervención quirúrgica.

EpidemiologíaEditar

La Organización Mundial de la Salud estima que la tasa de cesáreas entre todos los nacimientos en los países desarrollados está entre el 10 % y el 15 %,[10]​ comparado con cerca de 20 % en el Reino Unido y 23 % en Estados Unidos. En 2003, la tasa de cesáreas en Canadá fue de 21 %, con variaciones regionales.

En años recientes se ha generado preocupación porque la operación se realice frecuentemente por otras razones diferentes a la necesidad médica.[11][12]​ Por ejemplo, a los críticos les preocupa que las cesáreas se realicen porque económicamente dan más utilidad para el hospital, o porque una cesárea rápida es más conveniente para un obstetra que un largo parto vaginal. Se han formado organizaciones para aumentar la conciencia pública sobre las cesáreas y su incidencia que crece considerablemente. Los partos atendidos por parteras y fuera del hospital se asocian a una tasa mucho menor de cesáreas, controlada por todos los indicadores maternales y fetales relevantes.

ClasificaciónEditar

 
Cesárea horizontal y cesárea vertical, representadas sobre la pintura El nacimiento de Venus, del pintor francés del academicismo llamado William-Adolphe Bouguereau.

Hay varios tipos de cesáreas:

  • La incisión clásica es longitudinal en la línea media (vertical), lo que permite mayor espacio para el parto. Desde finales del siglo XX Se usa rara vez, porque es más susceptible de complicaciones.
  • La más común hoy en día es la del segmento inferior (horizontal), en la cual se hace un corte transversal justo por encima del borde de la vejiga. La pérdida de sangre es menor y la reparación más fácil.
  • Una cesárea histerectomía es el parto mediante cesárea y posterior extracción del útero, que se puede realizar en casos de sangrado intratable, desgarres uterinos, o cuando la placenta no se puede separar del útero.
  • Algunas veces se han practicado otros tipos, como la extraperitoneal.

IndicacionesEditar

 
Recién nacido obtenido por cesárea de una madre de 15 años de edad con hipertensión severa inducida por el embarazo.
 
Después de una cesárea, se muestra el bebé de 3,24 kg recién nacido a la madre.

Los ginecólogos recomiendan la cesárea cuando el parto vaginal puede ser arriesgado para el niño o la madre. Algunas posibles razones son:

  • parto complicado prolongado o distocia: pelvis anormal, agotamiento materno, malformaciones uterinas, posición fetal anormal, asinclitismo, hidrocefalia, pelvis demasiado estrecha.
  • sufrimiento fetal aparente
  • sufrimiento maternal aparente
  • complicaciones como preeclampsia o eclampsia
  • nacimientos múltiples
  • mala colocación del bebe, (cabeza hacia arriba en lugar de hacia la pelvis)
  • presentación anormal
  • inducción del trabajo de parto fallida
  • parto instrumental fallido
  • macrosomía (bebé muy grande)
  • placenta muy baja o placenta previa
  • pelvis contraída
  • evidencia de infección intrauterina
  • algunas veces, cesárea previa
  • problemas de curación del periné, derivados del parto o de la enfermedad de Crohn, por ejemplo.

Sin embargo, diferentes especialistas pueden diferir en cuanto a sus opiniones sobre la recomendación de una cesárea. Un obstetra puede sentir que una mujer es muy pequeña para alumbrar a su bebé, pero otro puede estar en desacuerdo. De forma similar, algunos proveedores de cuidados pueden determinar que el parto no progresa más rápidamente que otros. Estos desacuerdos ayudan a explicar por que las tasas de cesáreas son diferentes entre hospitales y médicos.

RiesgosEditar

 
Sutura de la cara anterior del útero después de la extracción por cesárea de un bebé.

Al aumentar el porcentaje de césareas a nivel mundial, durante los últimos décadas se han venido realizando cada vez mayores estudios sobre los riesgos a corto, mediano y largo plazo de esta práctica para la madre, el bebé y los embarazos futuros.[13]​ Todos concluyen en la importancia de comunicar tantos los riesgos como los beneficios a las madres cuando solicitan un parto por cesárea electiva.[14][15]

Riesgos para la madreEditar

Estadísticas de los años noventa sugieren que al menos una mujer por cada 2500 que tengan cesárea morirá, comparado con una en 10.000 para el parto vaginal.[16]​ La mortalidad sigue en descenso, pero el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido declaró que el riesgo de muerte es tres veces el de un parto vaginal.[17]​ Sin embargo, no es posible comparar directamente las tasas de mortalidad de los partos vaginales y por cesárea porque las mujeres que tuvieron la cirugía tenían mayor riesgo.

Una cesárea es una cirugía mayor, con todos los riesgos y eventos que conlleva. El dolor en la incisión puede ser intenso, y la recuperación completa de la movilidad puede tomar semanas.[cita requerida]

Riesgos para el bebéEditar

Los estudios a la fecha concluyen lo siguiente sobre los riesgos para el bebé y su desarrollo:

A corto plazoEditar
A mediano plazoEditar
  • Existe una asociación directa entre el parto por césarea y una mayor ocurrencia de asma en la niñez hasta los 12 años en comparación de los niños nacidos por parto vaginal.[14]
  • Los únicos dos estudios a la fecha que relacionan el parto por césarea y desarrollo cognitivo en niños y niñas entre los 4 y 9 años, determinan que si existe un impacto negativo significativo.[20]​ Polidano et al (2017) de la Universidad de Melbourne sugieren que esto es debido a las diferencias en la composición de la microbiota intestinal entre los niños y niñas nacidos por parto vaginal y los nacidos por cesárea.[15][21]

AnestesiaEditar

La madre generalmente recibe anestesia regional (espinal) o epidural, lo que le permite estar despierta durante el parto y evita la sedación del infante.

En la práctica moderna, la anestesia general para la cesárea es cada vez más rara puesto que se ha establecido científicamente el beneficio de la anestesia regional tanto para la madre como para el bebé.

Partos vaginales después de cesáreaEditar

Los partos vaginales después de cesárea (VBAC, por sus siglas en inglés) no son infrecuentes hoy en día. En el pasado se usaba una incisión vertical para la cesárea que cortaba las fibras musculares del útero. Las cesáreas modernas generalmente se practican con una incisión horizontal siguiendo el recorrido de las fibras musculares. El útero mantiene entonces mejor su integridad y puede tolerar las fuertes contracciones del alumbramiento futuro. Por razones estéticas, la cicatriz de las cesáreas modernas está por debajo de la «línea del bikini». Cabe señalar que este tipo de incisión no es recomendable para la salud, ya que tarda mucho más tiempo en sanar, porque naturalmente nuestra piel sigue una especie de secuencia que es vertical, por lo que inclusive nunca sana completamente.

Actualmente no se admite el viejo aforismo de «después de cesárea, siempre cesárea». A menos que la causa que originó la primera cesárea se mantenga, por ejemplo placenta previa o pelvis estrecha, la conducta aceptada es la de dejar evolucionar el parto y actuar según la evolución.

Otro punto en que se ha desatado una intensa controversia es sobre el derecho de la gestante a elegir la vía del parto, es decir, embarazada que desea, sin causas objetivables, que le sea practicada cesárea.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Cesarean Section - A Brief History (part 2), sitio digital 'Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos'.
  2. Goldsworthy, 2007, p. 55.
  3. Stjernholm, Ylva Vladic (26 de septiembre de 2018). Androutsopoulos, Georgios, ed. Caesarean Section (en inglés). InTech. ISBN 9781789239317. doi:10.5772/intechopen.76582. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  4. Hdez. Velasco, Irene (14 de febrero de 2012). «El misterio de las cesáreas italianas». El Mundo (España). Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  5. «Cesarean Section - A Brief History: Part 1». www.nlm.nih.gov. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  6. «Cesarean Section - A Brief History: Part 3». www.nlm.nih.gov. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  7. Jorge, Ricardo Arencibia (1 de mayo de 2002). «Operación cesárea: recuento histórico». Revista de Salud Pública 4 (2): 170-185. ISSN 2539-3596. Consultado el 9 de marzo de 2019. 
  8. Molina-Sosa, A.; Galván-Espinosa, H.; Gabriel-Guzmán, J.; Valle, R.F. (2003). «Self-inflicted cesarean section with maternal and fetal survival». International Journal of Gynecology Obstetrics 8 (3): 287-290. PMID 15001385. doi:10.1016/j.ijgo.2003.08.018. 
  9. Pasero Roberta, Cesareo di Terracina, un santo poco conosciuto: è il protettore del parto cesareo, in "DiPiù", anno XIV, n° 48, 3 dicembre 2018.
  10. Criado, Miguel Ángel (1 de febrero de 2016). «Niños nacidos por cesárea reciben bacterias vaginales de su madre». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 12 de marzo de 2019. «Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), solo entre el 10% y el 15% de los nacimientos exigen esta intervención para proteger la salud de la madre o del bebé.» 
  11. Ruiz Hernández, Marioly; Abreus Castro, Ana; Cabeza Poblet, Maria; Montero Padrón, Zoraida; Martinez Díaz, Dunia; Hernández Cabrera, Yoan (2018-4). «Caracterización de pacientes que requirieron histerectomía obstétrica de urgencia. Cienfuegos, 2013-2015». MediSur 16 (2): 301-308. ISSN 1727-897X. Consultado el 11 de marzo de 2019. 
  12. Knudsen, Aage; Galvin, Grace; Plough, Avery; Larsen, Thomas; Glavind, Karin; Torp-Pedersen, Christian; Overgaard, Charlotte; Shah, Neel et al. (1 de diciembre de 2017). «Association of Previous Cesarean Delivery With Surgical Complications After a Hysterectomy Later in Life». JAMA Surgery (en inglés) 152 (12): 1148-1155. ISSN 2168-6254. doi:10.1001/jamasurg.2017.2825. Consultado el 11 de marzo de 2019. 
  13. Aguilar, Adriana Jonguitud (2011). «Cesárea electiva: repercusión en la evolución respiratoria neonatal». Ginecología y Obstetricia de México 79 (04): 206-213. Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  14. a b Keag, Oonagh E.; Norman, Jane E.; Stock, Sarah J. (23 de enero de 2018). «Long-term risks and benefits associated with cesarean delivery for mother, baby, and subsequent pregnancies: Systematic review and meta-analysis». PLoS Medicine 15 (1). ISSN 1549-1277. PMC PMCPMC5779640 |pmc= incorrecto (ayuda). PMID 29360829. doi:10.1371/journal.pmed.1002494. Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  15. a b Bornstein, Joel C.; Zhu, Anna; Polidano, Cain (13 de septiembre de 2017). «The relation between cesarean birth and child cognitive development». Scientific Reports (en inglés) 7 (1): 11483. ISSN 2045-2322. doi:10.1038/s41598-017-10831-y. Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  16. «Copia archivada». Archivado desde el original el 11 de diciembre de 2007. Consultado el 11 de diciembre de 2007. 
  17. «Copia archivada». Archivado desde el original el 17 de octubre de 2009. Consultado el 11 de junio de 2005. 
  18. David, Lagrew; Padilla, Lupe; Wing, Deborah; Walters, Kim (1 de diciembre de 2006). «Persistent pulmonary hypertension of the newborn following elective cesarean section in a community hospital». American Journal of Obstetrics & Gynecology (en inglés) 195 (6): S186. ISSN 0002-9378. doi:10.1016/j.ajog.2006.10.665. Consultado el 7 de marzo de 2019. 
  19. Babooa, Niralee; Shi, Wen-Jing; Chen, Chao (2017-12). «Factors relating caesarean section to persistent pulmonary hypertension of the newborn». World journal of pediatrics: WJP 13 (6): 517-527. ISSN 1867-0687. PMID 29058246. doi:10.1007/s12519-017-0056-z. Consultado el 7 de marzo de 2019. 
  20. Nassar, Natasha; Morris, Jonathan M.; Martin, Andrew J.; Bowen, Jenny R.; Roberts, Christine L.; Bentley, Jason P. (1 de diciembre de 2016). «Planned Birth Before 39 Weeks and Child Development: A Population-Based Study». Pediatrics (en inglés) 138 (6): e20162002. ISSN 0031-4005. PMID 27940704. doi:10.1542/peds.2016-2002. Consultado el 8 de marzo de 2019. 
  21. JM Cézares-Méndez; JF Cadena-León; Montijo-Barrios, E.; Zárate-Mondragón, F.; Cervantes-Bustamante, R.; EM Toro-Monjaraz; JA Ramírez-Mayans; VP Zamudio-Vázquez (15 de marzo de 2017). [http://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=70964 «Importancia de la microbiota gastrointestinal en pediatr�a»]. Acta Pediátrica de México (en español) 38 (1): 49-62. Consultado el 8 de marzo de 2019. 

BibliografíaEditar

  • Goldsworthy, A. (2007). César. La biografía definitiva (Teresa Martín Lorenzo, trad.). La Esfera de los Libros. ISBN 9788497346580. 
  • Williams Obstetrics. 14ª edición. Appleton Century-Crofts, New York, 1971, páginas 1163-1190.

Enlaces externosEditar