Antonio Maceo

general cubano

Antonio Maceo y Grajales (Santiago de Cuba, 14 de junio de 1845 - Punta Brava, 7 de diciembre de 1896) fue un general cubano, segundo Jefe Militar del Ejército Libertador de Cuba. Apodado «El Titán de Bronce», Maceo fue uno de los líderes independentistas más destacados de la segunda mitad del siglo XIX en Iberoamérica.

Antonio Maceo Grajales
Antonio Maceo.jpg
Mayor General Antonio Maceo y Grajales.
Información personal
Nacimiento 14 de junio de 1845
Bandera de Cuba San Luis, Santiago de Cuba, Cuba
Fallecimiento 7 de diciembre de 1896 (51 años)
Bandera de Cuba Punta Brava, Cuba
Nacionalidad Cubana
Familia
Padres Marcos Maceo y Mariana Grajales Coello
Cónyuge María Cabrales
Información profesional
Ocupación Mambí, Masón
Rango
Participó en Guerra de los Diez Años y Guerra de Independencia cubana Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

Índice

PadresEditar

Su padre Marcos Maceo fue un mulato venezolano que prestó servicio en las fuerzas armadas realistas como soldado del Batallón de Leales Corianos que se batió contra las fuerzas patriotas al mando del libertador Simon Bolivar. Ironías del destino, el padre lucha a favor de España y el hijo en contra de España.

Al culminar la guerra de independencia de Venezuela, con tránsito por Santo Domingo, llegó a Santiago de Cuba en 1825, en compañía de su madre, Clara Maceo y de sus hermanos Doroteo, Bárbara y María del Rosario. Logran este objetivo por la corrupción imperante en la isla -característica de la monarquía española de la época- puesto que la Real Cédula de 1817 prohibía el ingreso a Cuba de personas no blancas.

Se casó primero con Amparo Téllez con quien tuvo seis hijos, su primogénito fue Antonio Maceo Téllez. De posición económica desahogada, llegó a poseer una finca de nueve caballerías.

Tras enviudar es que puede contraer matrimonio con la mulata liberta de origen dominicano Mariana Grajales el 6 de julio de 1851 en la iglesia de San Nicolás de Morón y de San Luis, Oriente. Tuvo con ella nueve hijos: Antonio, María Baldomera, José Marcelino, Rafael, Miguel, Julio, Dominga de la Calzada, José Tomás y Marcos.

Cada uno de los 19 hijos (se incluyen los Regüeiferos y los Téllez) tenía definida su responsabilidad en la finca; los educó sobre la base del ejemplo cotidiano de rectitud y bondad haciendo énfasis sobre sus experiencias de vida militar en Venezuela.

Aunque su padre le enseñó la destreza en el manejo de las armas y habilidades en la administración de propiedades, además de educarle en un código de honor inflexible, fue su madre, Mariana Grajales, quien le inculcó una férrea disciplina, al punto de ocasionarle una pasajera tartamudez en su infancia y que superaría en la adolescencia. Esta disciplina sería fundamental en la forja de su carácter y se vería reflejada en sus actos como líder militar.

Mariana Grajales, ante el altar familiar, conminó a su esposo y sus seis hijos a luchar por la independencia de Cuba o morir en el intento, lanzándose ella misma a la «manigua redentora» para apoyar desde la retaguardia las acciones de los mambises, como se conocía a los independentistas cubanos. Casi todos sus hijos, además de su esposo, caerían en la lucha por la independencia de Cuba. Marco cayó en combate cuando participaba del ataque al fuerte español de San Agustín de Aguarás, a 34 km de Las Tunas, siendo comandado por su hijo, el teniente coronel Antonio Maceo Grajales, primogénito de su segundo matrimonio. Cuentan que al morir su padre exclamó: “He cumplido con Mariana”.

El Titán de BronceEditar

 
General Antonio Maceo en uniforme.

Su carrera militar con el Ejército Libertador Cubano comenzó cuando su padre, junto a él y varios de sus hermanos, se unieron al alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes como soldados.

Por su valentía en el combate, sus habilidades estratégicas y su ejemplar disciplina ascendió por toda la escala militar del Ejército Mambí, desde el grado de sargento, obtenido tras su primer combate, hasta el del Mayor General, este último demorado por demasiado tiempo, a causa del racismo aún existente entre muchos civiles del gobierno de la República de Cuba en Armas. A su preclara inteligencia y virtudes personales unía un excepcional vigor físico, en una estatura de más de seis pies, lo que le permitió,junto a sus excepcionales cualidades como combatiente, resistir y sobrevivir a 27 heridas, sumando las de bala y de arma blanca. Su fortaleza y coraje excepcionales le valieron el sobrenombre de "Titán de Bronce", que ha quedado hasta el día de hoy como el apelativo preferido de los cubanos para nombrar al prócer.

Revolución de YaraEditar

Reconoció especialmente como jefe y maestro al gran estratega dominicano Máximo Gómez, quien con el correr de los años se convertiría en el General en Jefe del Ejército Libertador de Cuba.

El uso del machete como arma de guerra por parte de Gómez, como sustituto más cómodo del sable español y por la escasez de armas de fuego y municiones de los mambises, fue adoptado por Maceo y sus tropas, en las que cargaba en la caballería como uno más.

Fue el responsable, junto al propio Gómez, de encender la campaña rebelde en el extremo oriental de Cuba, en Guantánamo, región conocida por su españolismo y supuesta mansedumbre de sus esclavos. Sin embargo, en tan sólo cuatro meses toda la provincia estaba alzada en armas y los españoles sólo eran capaces de controlar la propia ciudad de Guantánamo, Imías y Caimanera, perdiendo sobre todo el control de las ricas zonas cafetaleras de la región.

Jefe del oriente cubanoEditar

Al caer en combate el caudillo camagúeyano Ignacio Agramonte y partir Gómez para tomar el mando del Camagüey, quedaron Antonio Maceo y Calixto García como los máximos responsables de la guerra liberadora en la provincia de Oriente. Siendo capturado Calixto García en un combate desafortunado para las armas mambisas, Maceo quedó prácticamente a cargo de todo el departamento oriental, salvo quizás la región de Las Tunas, donde el caudillo regionalista y Mayor General Vicente García era prácticamente el amo absoluto de los campos.

Rechazo a la sedición de GarcíaEditar

Fue precisamente Vicente García quien comenzó una serie de acciones políticas e intercambios epistolares que sembraron la división en las filas independentistas, hacia el último bienio de la Guerra de los Diez Años. Las sediciones militares de Lagunas de Varona y Santa Rita, dirigidas por García, conocido también como el "León de las Tunas", minaron la unidad de las tropas independentistas y favorecieron el clima regionalista de la región de Las Villas, impidiendo a la larga la imprescindible invasión militar al Occidente de Cuba. A todos estos eventos se opuso firmemente el entonces Brigadier General Antonio Maceo, adalid de la disciplina militar y obediencia al gobierno revolucionario. Las intenciones divisionistas y los propósitos imprecisos y oscuros de Vicente García fueron rechazadas de plano por Maceo cuando García, ansioso de protagonismo pero sin objetivos claros en su conducta, buscó su apoyo para el establecimiento de un supuesto nuevo gobierno revolucionario.

El estancamiento político y la no invasión a Occidente propiciaron un languidecimiento de la Revolución, de lo cual se aprovechó el general español Arsenio Martínez Campos, militar de honor que ofreció garantías de paz, amnistía para los revolucionarios y reformas legales a cambio del cese de las hostilidades, que para 1878 cumplían 10 años. Al mismo tiempo, el gobierno español de Cuba seguía concentrando fuerzas para cercar a las huestes mambisas, cada vez más escasas.

Protesta de BaraguáEditar

Antonio Maceo fue uno de los líderes cubanos que rechazó la firma del Pacto del Zanjón, que puso fin a la Guerra de los Diez Años. Él y algunos otros mambises (soldados independentistas) se reunieron con Arsenio Martínez Campos el 15 de marzo de 1878 para discutir los términos de la paz, pero Maceo protestó estos términos porque no cumplían con ninguno de los objetivos de los independentistas: la abolición de la esclavitud y la independencia de Cuba. El único beneficio era la amnistía para los que habían luchado y la manumisión para los esclavos que habían peleado en el Ejército Libertador. Maceo no reconoció este tratado y no se acogió a la amnistía. Este encuentro, considerado una de las páginas más dignas de la historia de Cuba, fue reconocido como "La Protesta de Baraguá". Como detalle anecdótico puede añadirse que a sus oídos llegaron tímidas propuestas de hacer una encerrona al general español, de reconocidas aptitudes militares y diplomáticas, para atentar contra su vida, pero las rechazó con tal energía que los "comunicadores" de la idea prácticamente huyeron de su campamento. Luego de respetar el tiempo de tregua para la entrevista (unos pocos días), Maceo reinició las hostilidades.

ExilioEditar

Para salvar su vida, el gobierno de la República de Cuba en Armas le encomendó entonces la casi imposible tarea de recaudar fondos, armas y soldados para una supuesta expedición armada, pero su gestión fue prácticamente nula, por el desaliento creado incluso entre los emigrados a causa de la Paz del Zanjón.

Más tarde Maceo y Calixto García en Nueva York planearon una invasión a Cuba que dio inicio a la también fracasada Guerra Chiquita en 1879, en la cual no peleó directamente por haber sido enviado Calixto García delante como jefe principal, con vistas a evitar la exacerbación de los prejuicios raciales que actuaban contra Maceo, fundamentalmente a causa de la propaganda española, que lo acusaba de buscar una guerra de razas, calumnias que rechazó dignamente en repetidas ocasiones.

En Haití y JamaicaEditar

Luego de cortas estadías en Haití (donde se le persiguió y se le trató de asesinar por gestiones de los consulados españoles allí radicados) y Jamaica en 1879 (donde Maceo no fue perseguido, disfrutó del salvoconducto que le ofreció Martínez Campos y fue trasladado a esta isla por el buque de Guerra Español "Fernando el Católico" acompañado por el General Mambí Bernabé Varona "Bembeta").

En HondurasEditar

El máximo lugarteniente del Ejército Mambí, arribó a tierras hondureñas el 20 de julio de 1881, durante la administración del presidente Marco Aurelio Soto fue General de División en el Estado Mayor General del Ejército de Honduras[1]​ y en el Ministerio de Guerra, al mismo tiempo asumió la Comandancia Militar de Tegucigalpa. También desempeñó el cargo de Juez Suplente del Tribunal Supremo de Guerra y en julio de 1882 lo nombraron Comandante de Armas de Puerto Cortés y Omoa con residencia en el primero,[2]​ con la caída del gobierno de Soto en 1883 se vio obligado a emigrar a los Estados Unidos, primero y luego a Costa Rica.

Maceo escribió desde San Pedro Sula en Honduras,[3]​ el 13 de junio de 1884, una carta al patriota cubano José Dolores Poyo, director del periódico independentista "El Yara", de Cayo Hueso, en la que afirmaba:

"Cuba será libre cuando la espada redentora arroje al mar (a) sus contrarios… Pero quien intente apropiarse de Cuba recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, sino perece en la lucha."

En Costa RicaEditar

Finalmente se radicó en Costa Rica (desde febrero de 1891 a marzo de 1895), en la provincia de Guanacaste, donde el Presidente de esa nación le asignó labores de organización militar y una pequeña finca para residir. La historia de que el presidente de Costa Rica otorgara una finca a un extranjero y labores militares no se ajusta a lo que otros textos señalan y es que Maceo compró una hacienda (La Mansión en Nicoya), tierra y un central azucarero. Allí fue contactado por José Martí, el Apóstol cubano, para iniciar la Guerra del 95, llamada por él la "Guerra Necesaria".

Un dato curioso es que el general ecuatoriano Eloy Alfaro, los poetas Francisco Gavidia, Ruben Darío ( quien escribió un artículo sobre el monumento) y Maceo asistieron,[4]​ el 15 de setiembre de 1891, a la inauguración del monumento a Juan Santamaría en Alajuela.

Recibió la triste noticia del fallecimiento de una hermana y de su madre Mariana Grajales, ocurrida en Kingston, Jamaica, el 23 de noviembre de 1893.

En noviembre de 1894 enfrentó revólver en mano otra intentona de asesinarle a la salida de un teatro en San José, que terminó fatalmente para uno de sus agresores.

Todos los que conocieron a Maceo, desde Darío o don Ricardo Jiménez, hasta don Federico Apéstegui, el comerciante vasco radicado en Nicoya quien escribió un libro de memorias sobre la época, coinciden en describirlo como un hombre reservado, de pocas palabras, gentil, culto y refinado

Maceo, escarmentado de lo inadecuado de poner impedimentos leguleyos civiles a las acciones militares en condiciones de guerra, tuvo un breve pero intenso intercambio epistolar con Martí en el que advertía de esos males que habían dañado la "Revolución de Yara" (1868-1878), pero Martí le informó de su fórmula de "...el Ejército, libre, pero el país, como país y con toda su dignidad representado" y le convenció de las amplias probabilidades de éxito si la contienda se preparaba cuidadosamente. Como condición demandó que la jefatura militar máxima estuviese en manos de Máximo Gómez, lo cual fue aprobado sin reservas por el Delegado del ya constituido Partido Revolucionario Cubano.

Desembarco en BaracoaEditar

En 1895, junto a Flor Crombet y otros oficiales de menor rango, Maceo desembarcó en las inmediaciones de Baracoa (extremo oriental de Cuba) y luego de rechazar un intento español de capturarle o matarle, se internó en las montañas de esa región. Luego de muchas vicisitudes logró reunir un pequeño contingente de hombres, que rápidamente creció con los grupos ya alzados en armas en la región de Santiago de Cuba. En la finca de "La Mejorana", Maceo se entrevistó con Gómez y Martí, en lo que evidentemente fue una reunión desafortunada por los fuertes desacuerdos entre Martí y él respecto a la constitución de gobierno civil, por la que Maceo no se pronunciaba a favor. Poco después el Héroe Nacional de Cuba (Martí) caería en combate en Dos Ríos (confluencia de los ríos Contramaestre y Cauto).

Invasión de occidenteEditar

Partiendo de Mangos de Baraguá (lugar de la histórica protesta ante Martínez Campos), Maceo y Gómez, al mando de dos largas columnas mambisas, llevaron brillantemente la hazaña de la invasión militar del occidente de Cuba, llegando Maceo a Mantua a finales de 1896. Esta proeza estratégica la hicieron Maceo y Gómez luchando contra fuerzas numéricamente muy superiores (en ocasiones les quintuplicaban). Utilizando alternadamente tácticas de guerrillas y combates abiertos, agotaron al ejército español, que no pudo contener la Invasión a pesar de las dos sólidas Trochas Militares construidas para ello y la superioridad abrumadora en hombres y técnica militar.

Las ansias de independencia y la crueldad de la oficialidad española hicieron que los habitantes rurales del occidente respondieran con un entusiasta apoyo económico y en hombres para las tropas independentistas. Esto provocó la puesta en vigor del plan del Capitán General Español, Valeriano Weyler, para la Reconcentración de Weyler. En estos campos de concentración perdió la vida casi un tercio de la población rural del país.

Al contrario de lo esperado por Weyler, la Reconcentración engrosó rápidamente las filas de los mambises, prefiriendo muchos campesinos una probable muerte en combate a una segura muerte por hambre.

En 1896, luego de reunirse con Gómez en La Habana, cruzando la Trocha de Mariel a Majana por la bahía del Mariel, retornó a tierras de Pinar del Río, donde sostuvo cruentos combates contra tropas numéricamente muy superiores, mandadas por generales españoles famosos por sus éxitos militares en África y las Filipinas y con artillería y las armas más modernas de infantería disponibles en la época.

Después de diezmar las tropas españolas contra él enviadas, volvió a cruzar la Trocha militar con vistas a marchar hacia Las Villas o Camagüey, donde planeaba reunirse con Gómez para planificar el curso ulterior de la guerra y con el gobierno para disminuir las diferencias entre el gobierno de Cuba en Armas (presidido por Salvador Cisneros Betancourt) y los altos mandos militares del Ejército Libertador, relacionadas con dos aspectos: los nombramientos de mandos militares intermedios y el reconocimiento de la beligerancia por las potencias extranjeras y la aceptación o no de ayuda militar directa. La posición de Maceo, en esos momentos, era aceptar la ayuda económica y alijos de armas por parte de potencias europeas y aún de los Estados Unidos, pero se oponía enérgicamente a la ayuda militar directa por parte de los norteamericanos.

MuerteEditar

 
La muerte de Maceo, cuadro de Armando Menocal (1863-1942).

Sus planes de reunión con Gómez y el gobierno en armas no llegaron a cumplirse. En las cercanías de Punta Brava, finca de San Pedro, Maceo avanzaba solamente acompañado de su escolta personal (dos hombres), el médico de su Estado Mayor, el Brigadier General José Miró Argenter y una pequeña tropa de no más de 20 hombres. Cuando intentaban cortar una cerca para continuar la marcha, fueron detectados por una fuerte columna española, que abrió un intenso fuego. Al lograr cortar una parte de la cerca y decir "¡Esto va bien!", Maceo fue alcanzado por dos disparos: uno en el torso, no grave, y otro que luego de quebrarle la mandíbula le penetró en el cráneo. Sus compañeros no pudieron transportarle y huyeron, y junto a él quedó solamente el Teniente Francisco Gómez Toro, hijo de Máximo Gómez, quien voluntariamente enfrentó a la columna española dirigida por el comandante Cirujeda para proteger el cadáver del general. Luego de ser herido de bala varias veces, los españoles lo remataron a machetazos, dejando los dos cuerpos abandonados, sin saber la identidad de los caídos.[5][6]

Los cadáveres de Maceo y Panchito fueron recogidos al día siguiente por el Coronel habanero Aranguren, quien al saber lo ocurrido se dirigió de inmediato al lugar. Luego fueron enterrados en secreto en la finca de dos hermanos, quienes juraron guardar el secreto hasta que Cuba fuese libre e independiente y pudieran llevarse a cabo los honores fúnebres y militares correspondientes.

Actualmente, los restos mortales de Antonio Maceo y Grajales y Francisco Gómez Toro descansan en el monumento del Cacahual, cercano a los límites de la antigua finca de San Pedro, y es lugar de peregrinación de los cubanos. Es ya una tradición que las graduaciones de las academias militares cubanas se realicen junto al Cacahual.

Antonio Maceo y Grajales no solamente fue una figura clave en el movimiento independentista cubano de la segunda mitad del siglo XIX, además de un genial estratega militar. Su pensamiento libertario, basado en el honor y la virtud, marcó el pensamiento de la generación que le siguió, junto al pensamiento vasto y abarcador de José Martí y puede decirse que continúa viviendo entre lo mejor de la juventud cubana. Siendo masón, en su epistolario se puede leer más de una vez su credo basado en "Dios, la Razón y la Virtud".

De filiación política democrática, expresó muchas veces su simpatía por la forma de gobierno republicana, pero hizo hincapié en buscar la fórmula para la "libertad, igualdad y fraternidad", aludiendo a los tres principios básicos de la Revolución Francesa y definiendo la búsqueda de la justicia social. Cuando se le intentó reclutar para la causa anexionista, respondió a un interlocutor: "Creo, joven, que esa sería la única forma en que mi espada estaría al lado de la de los españoles..." y previendo las ansias de expansión de los Estados Unidos (daba por sentado que Cuba alcanzaría la independencia), expresó su frase más conocida, en una carta a un patriota y amigo:

«El que intente apoderarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la contienda».

Legado y monumentosEditar

 
Monumento a Maceo en Santiago de Cuba
 
Hospital Hermanos Ameijeras, a la izquierda el monumento a Antonio Maceo

Hay dos figuras excepcionales en la historia cubana y latinoamericana que con sus palabras supieron expresar la grandeza de Maceo.

Máximo Gómez le dijo a María Cabrales, la leal compañera de Maceo:

"Con la desaparición de ese hombre extraordinario, pierde usted al dulce compañero de su vida, pierdo yo al más ilustre y al más bravo de mis amigos y pierde en fin el ejército libertador a la figura más excelsa de la Revolución."

Las otras palabras provienen de José Martí:[7]

"No deja frase rota, ni usa voz impura, ni vacila cuando lo parece, sino que tantea su tema o su hombre. Ni hincha la palabra nunca, ni la deja de la rienda. Pero se pone un día el sol y amanece el otro, y el primer fulgor da por la ventana que mira al campo de Marte, sobre el guerrero que no durmió en toda la noche buscándole caminos a la Patria. Su columna será él, jamás puñal suyo. Con el pensamiento le servirá más aún que con el valor."

Monumentos a Maceo están ubicados, entre otros, en Santiago de Cuba, tanto como en La Habana entre el Malecón habanero y al frente del Hospital Hermanos Ameijeiras en Centro Habana.

Su retrato apareció en los certificados de plata de 20 pesos cubano de 1936, y actualmente figura en los billetes cubanos de cinco pesos.

 
Antonio Maceo aparece en este original, prueba del artista, del certificado de plata de 20 pesos cubano de 1936.

ReferenciasEditar

  1. Rodríguez La O, Raúl. ¿De dónde surgió esa frase histórica de Antonio Maceo de lo que sucederá a quien intente apoderarse de Cuba? Infodir, Revista de Información a Directivos de la Red de Salud de Cuba (Infomed), visto el martes 3 de enero de 2017. http://www.sld.cu/sitios/infodir/temas.php?idv=15549
  2. Zelaya, Gustavo. Antonio Maceo en Honduras. A 118 años de su muerte. Conexión Honduras, Sección Opiniones, edición del 7 de diciembre de 2014. http://conexihon.hn/site/opiniones/blog-de-gustavo-zelaya/antonio-maceo-en-honduras-118-a%C3%B1os-de-su-muerte
  3. Tomado de Diario Granma del 16 de diciembre de 2011.
  4. Vargas Araya, Armando. Idearium Maceísta: hazañas del general Antonio Maceo y sus mambises en Costa Rica. San José, Costa Rica, 2002.
  5. http://web.archive.org/web/http://www.bohemia.cu/antoniomaceo/caida-combate.htm
  6. http://www.cultstgo.cult.cu/centroamaceo/index.php?option=com_content&task=view&id=132
  7. Tomado de Bohemia digital, haciendo referencia al periódico Patria, edición del 6 de octubre de 1893.

Enlaces externosEditar

BibliografíaEditar