Arco de herradura

Un arco de herradura es un arco ultrasemicircular o ultrapasado (cuya curva es más amplia que un semicírculo), lo que le da una forma que recuerda a una herradura. Es probable que se trate de una creación de los antiguos habitantes prerromanos de la península ibérica, de ahí pasó, a través de los romanos, al arte visigodo (siglo VII), los cuales fueron quienes le dieron su primer impulso importante. De los visigodos pasó al arte hispanomusulmán y al prerrománico y, de ahí, pasó al arte mozárabe y al románico.

Arcos de herradura en el Monasterio de las Claras, Tordesillas (de estilo mudéjar).

El arco visigodo es menos cerrado que el musulmán, que, además, tiene muchas veces la rosca excéntrica.

Arco de herradura visigodo, entrada principal, ermita de San Juan de Baños, en Baños de Cerrato. Zamora
Sofisticado arco de herradura, principalmente apuntado (túmido), pero con decoración de arco lobulado y alfiz, procede de la Aljafería de Zaragoza

En el arte musulmán hay numerosas variantes de arcos, casi todos derivados del arco de herradura, arcos de herradura apuntados (o túmidos), arcos lobulados (del siglo X en adelante), arcos entrelazados, arcos mixtilíneos, arcos cortina (que aparecen en el siglo XI) y angrelados-acampanados (desde el siglo XIV). En todo caso, estos arcos se enmarcan con un alfiz y sus dovelas suelen turnar los motivos decorativos (esta alternancia en el dovelaje también se toma del arte hispanovisigodo o, incluso, del arte hispanorromano).

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar