Abrir menú principal
Arqueta de San Felices en el monasterio de San Millán

La arqueta es un tipo de mueble en forma de caja cerrada que se destina a guardar objetos.

Su cubierta se presenta de ordinario plana o inclinada a dos vertientes. Si la tiene forma poligonal o de tumba (pirámide truncada) se llama arqueta tumbada que es propia del estilo árabe. Las arquetas, al ser de cortas dimensiones, carecen ordinariamente de pies o son finos y muy cortos y sirven para guardar joyas y otros aderezos. Por ello, son muebles de gabinetes interiores más bien que de salones.

Las arquetas al igual que los cofrecillos tienen forma cilíndrica, de cofre y de arca y se construyen ordinariamente de marfil, de metales preciosos, de cobre dorado y esmaltado o de maderas finas, casi siempre adornadas con relieves, pinturas o incrustaciones artísticas. Se han hallado de madera pintada y en forma de ataúd, de nave y de sencilla caja en las antiguas tumba egipcias con destino a contener figurillas funerarias.

De la Edad Media se conocen y conservan preciosas arquetas de todos los estilos:

  • bizantinas y arábigas en forma de bote cilíndrico o de cajita prismática con cubierta primamidal truncada, hechas comúnmente de marfil, con exteriores relieves propios del respectivo estilo
  • románicas, de bronce o cobre esmaltado o bien de madera, con placas de metal o de marfil ordinariamente en forma cuadrangular y con cubierta a dos vertientes
  • góticas, también de marfil o madera, recubierta de plata repujada y de formas poligonales o rectangulares, con asa
  • renacentistas, con variadísimas formas, abundando las de cajita cilíndrica u ovalada.

Destacan, entre otras, las siguientes:

Si las arquetas tienen carácter religioso equivalen a relicarios.

GaleríaEditar

ReferenciasEditar

  • El contenido de este artículo incorpora material de Arqueología y bellas artes, de 1922, de Francisco Naval y Ayerbe, que se encuentra en el dominio público.