Marfil

material blanco y duro

El marfil o eburno,[1]​ en anatomía denominado dentina, es un material duro, compacto y blanco que no forma parte de los dientes de los vertebrados, que puede ser usado para tallas artísticas u otros objetos, siendo el más conocido el procedente de los colmillos de los elefantes.[2]​ En la corona de los dientes el marfil está cubierto por el esmalte y en las raíces por cemento.

Marfil tallado junto a estatuillas del mismo material.

Presenta un aspecto bandeado, con finas bandas de diferentes tonos de blanco alternantes, correspondientes a líneas de crecimiento.[3]

Cubierta de marfil del Códice Áureo de Lorsch.

Para la producción de objetos tallados se ha usado marfil procedente de muy diversos animales, como mamuts, morsas, hipopótamos, etc.

Antes de la aparición del plástico era muy usado como material de las teclas de los pianos y bolas de billar, botones y artículos ornamentales de joyería.

Su tonalidad llega a tornarse más amarillenta con los años. La densidad del marfil oscila entre 1,75 y 1,90 g/cm³.

Detalle de un elefante africano de sabana (Loxodonta africana), Elephant Sands, Botsuana.

Se emplea marfil para adorno de muebles y en la construcción de multitud de objetos tales como cepillos, peines, puños de bastón o cajas. Existen restricciones a la exportación e importación de marfil por la matanza de animales que producen este material, pero también existe el comercio ilícito con este material o productos derivados.

Su principal característica es el color amarillo pálido que adquiere con el tiempo, lo cual le ha dado el nombre de color marfil (el cual también es llamado color crema debido a la similitud del mismo con el color de la porción lipídica de la leche de vaca).


Marfiles comercialesEditar

Comercialmente sólo se consideran marfil los colmillos o dientes provenientes de:

  • Elefante asiático o africano (sólo incisivos superiores).
  • Mamut (incisivos superiores).
  • Colmillo de morsa (caninos superiores).
  • Diente de morsa (todos los dientes).
  • Cachalote y orca (todos los dientes).
  • Narval (incisivos superiores, colmillo hipertrofiado en forma de espiral).
  • Hipopótamo (caninos superiores e inferiores, incisivos superiores que se diferencian por TIZ).
  • Jabalí verrugoso (caninos superiores e inferiores).

Si bien, los colmillos y dientes están conformados por dos capas principales de dentina y una interior conocida como cemento, no todos se consideran comercialmente marfil, de forma que los colmillos de un cocodrilo por ejemplo no serán considerados como marfil pero los largos colmillos de un elefante sí.

EtimologíaEditar

Marfil deriva del árabe ‘aẓm alfíl 'hueso de elefante'.

Eburno es una palabra que deriva del latín eburnus 'de elefante', derivado de ebur, ebŏris 'colmillo de elefante o elefantino', del egipcio antiguo âb, âbu ("elefante").[4]​ La misma aparece por primera en el diccionario de la lengua española en el año 1791.[5]

HistoriaEditar

Tanto los griegos como los hebreos y los egipcios emplearon el marfil como adorno en la decoración de salas, muebles y templos. La Biblia afirma que Salomón tenía un trono de marfil incrustado de oro[6]​,además menciona que el rey Acab construyó una "casa de marfil"[7]​y en los museos arqueológicos se admiran gran número de objetos hechos con este material pertenecientes a las más remotas civilizaciones. Fidias hizo las famosas estatuas criselefantinas (de marfil y oro) de Atenea en el Partenón y de Zeus en Olimpia, las cuales medían 12 y 19 metros de altura respectivamente. En estas esculturas se empleaba el marfil para representar aquellas partes del cuerpo que no cubrían los vestidos. Los romanos emplearon también este material para la escultura y la decoración. Asimismo, el arte bizantino hizo mucho uso del marfil. Por ejemplo, las puertas del templo de Santa Sofía en Constantinopla estaban adornadas con bajorrelieves de este material. Los antiguos utilizaron el marfil para sus escritos.[8]

Talla en marfilEditar

Para la escultura en marfil y oro véase criselefantino

 
Olifante de Saint-Arnoul de Metz, tallado en marfil del siglo XII del sur de Italia.

La eboraria es el arte específico de tallar el marfil.

 
Dama de Brassempouy, de ca. 25 000 años de antigüedad, tallada en marfil de mamut.

Desde su origen los humanos han utilizado el marfil (así como dientes y otros huesos de otros animales, y partes duras como los cuernos) para la producción del arte prehistórico. Desde el Holoceno, la no presencia de elefantes fuera de África y el sur de Asia convirtió el marfil en un producto de lujo objeto de comercio a larga distancia. Al contrario que los metales preciosos o las piedras preciosas tiene difícil reciclado o uso monetario, lo que facilita su conservación como pieza original.[9]​ También ha ayudado su naturaleza más robusta que la de las pinturas. Las obras sobre marfil siempre se han valorado, y su tasa de supervivencia y portabilidad ha sido muy importante en la transmisión del estilo artístico.

Es frecuente que las placas talladas de marfil se reutilicen por el reverso. La mayoría de las cubiertas de libros medievales se exhiben actualmente separadas de sus libros y liberadas de sus coberturas metálicas.

DisponibilidadEditar

 
Hombres con colmillos de elefante, Dar es Salaam, c. 1900

Debido a la rápida disminución de las poblaciones de los animales que lo producen, la importación y venta de marfil en muchos países está prohibida o severamente restringida. En los diez años que precedieron a la decisión de CITES de prohibir el comercio internacional de marfil de elefante africano, la población de elefantes africanos disminuyó de 1,3 millones a unos 600.000 ejemplares. Los investigadores de la Agencia de Investigación Medioambiental (EIA) descubrieron que las ventas de CITES de las reservas de Singapur y Burundi (270 toneladas y 89,5 toneladas respectivamente) habían creado un sistema que aumentaba el valor del marfil en el mercado internacional, recompensando así a los contrabandistas internacionales y dándoles la posibilidad de controlar el comercio y continuar con el contrabando de nuevo marfil.[10][11]

Desde la prohibición del marfil, algunos países de África meridional han afirmado que sus poblaciones de elefantes son estables o están en aumento, y han argumentado que la venta de marfil apoyaría sus esfuerzos de conservación. Otros países africanos se oponen a esta postura, afirmando que la reanudación del comercio de marfil pone a sus propias poblaciones de elefantes bajo una mayor amenaza por parte de los cazadores furtivos que reaccionan ante la demanda. CITES permitió la venta de 49 toneladas de marfil de Zimbabue, Namibia y Botsuana en 1997 a Japón.[12][13]

En 2007, bajo la presión del Fondo Internacional para el Bienestar de los Animales, eBay prohibió todas las ventas internacionales de productos de marfil de elefante. La decisión se tomó después de varias matanzas masivas de elefantes africanos, sobre todo la matanza de elefantes de Zakouma en 2006 en Chad. El IFAW descubrió que hasta el 90% de las transacciones de marfil de elefante en eBay infringían sus propias políticas sobre fauna y flora silvestres y podían ser ilegales.[14]​ En octubre de 2008, eBay amplió la prohibición, prohibiendo cualquier venta de marfil en eBay. [15][16]

Una venta más reciente, en 2008, de 108 toneladas procedentes de los tres países y de Sudáfrica tuvo lugar a Japón y China.[17][18][19]​ Argumentaron que China tenía controles y que la venta podría hacer bajar los precios. Sin embargo, el precio del marfil en China se ha disparado.[20]​ Algunos creen que esto puede deberse a la fijación deliberada de precios por parte de quienes compraron las reservas, haciéndose eco de las advertencias de la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre de Japón sobre la fijación de precios tras las ventas a Japón en 1997,[21]​ y el monopolio otorgado a los comerciantes que compraron reservas a Burundi y Singapur en la década de 1980.

Un estudio revisado por pares de 2019 informó que la tasa de caza furtiva de elefantes africanos estaba en declive, con la tasa anual de mortalidad por caza furtiva alcanzando un máximo de más del 10% en 2011 y cayendo por debajo del 4% en 2017.[22]​ El estudio encontró que las "tasas anuales de caza furtiva en 53 sitios se correlacionan fuertemente con los proxies de la demanda de marfil en los principales mercados chinos, mientras que la variación entre países y entre sitios está fuertemente asociada con los indicadores de corrupción y pobreza".[22]​ Sobre la base de estos resultados, los autores del estudio recomendaron acciones tanto para reducir la demanda de marfil en China y otros mercados principales como para disminuir la corrupción y la pobreza en África.[22]

En 2006, diecinueve países africanos firmaron la "Declaración de Accra", en la que se pedía la prohibición total del comercio de marfil, y veinte Estados del área de distribución asistieron a una reunión en Kenia en la que se pedía una moratoria de 20 años en 2007.[23]

Los métodos de obtención de marfil pueden dividirse en:

  • Disparar al elefante para tomar sus colmillos: este método es el que nos ocupa.
  • Tomar colmillos de un elefante que ha muerto por causas naturales.
  • Tomar los colmillos de un elefante que ha tenido que ser sacrificado por otra razón, por ejemplo, artritis severa, o si sus últimos dientes molares están desgastados y ya no puede masticar su comida.
  • Encontrar colmillos viejos de elefantes que murieron hace mucho tiempo.
  • Entre los elefantes de trabajo que utilizan sus colmillos para transportar troncos, existe una longitud óptima para sus colmillos. Antiguamente, en la India, los colmillos se cortaban a esta longitud (y a menudo el extremo del colmillo acortado se ataba con cobre). Esto liberaba periódicamente piezas de marfil para el comercio de tallas.

Controversia y problemas de conservaciónEditar

El uso y comercio de marfil de elefante se ha convertido en algo controvertido porque ha contribuido a la grave disminución de las poblaciones de elefantes en muchos países. Se calcula que sólo el consumo en Gran Bretaña en 1831 supuso la muerte de casi 4.000 elefantes. En 1975, el elefante asiático fue incluido en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que impide el comercio internacional entre los Estados miembros de especies amenazadas por el comercio. El elefante africano fue incluido en el Apéndice I en enero de 1990. Desde entonces, algunos países del sur de África han "bajado" sus poblaciones de elefantes al Apéndice II, permitiendo el comercio nacional de artículos que no sean de marfil; también ha habido dos ventas "únicas" de reservas de marfil. [24][25][26][27][28]

En junio de 2015, más de una tonelada de marfil confiscado fue triturado en Times Square de la ciudad de Nueva York por la Sociedad de Conservación de la Vida Silvestre para enviar un mensaje de que el comercio ilegal no será tolerado. El marfil, confiscado en Nueva York y Filadelfia, fue enviado por una cinta transportadora a una trituradora de rocas. La Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre ha señalado que el comercio mundial de marfil provoca la matanza de hasta 35.000 elefantes al año en África. En junio de 2018, la vicepresidenta de los diputados conservadores, Jacqueline Foster, instó a la UE a seguir el ejemplo del Reino Unido e introducir una prohibición más estricta del marfil en toda Europa.[29]

China era el mayor mercado de marfil furtivo, pero anunció que eliminaría gradualmente la fabricación y venta nacional legal de productos de marfil en mayo de 2015. En septiembre de ese mismo año, China y Estados Unidos anunciaron que "promulgarían una prohibición casi total de la importación y exportación de marfil" [30]​ El mercado chino tiene un alto grado de influencia en la población de elefantes. [31][32]

AlternativasEditar

Colmillos de mamut fósilesEditar

El comercio del marfil de los colmillos de los mamuts lanudos muertos congelados en la tundra ha ocurrido durante 300 años y sigue siendo legal. El marfil de mamut se utiliza hoy en día para fabricar cuchillos artesanales y utensilios similares. El marfil de mamut es raro y costoso porque los mamuts se han extinguido desde hace milenios, y los científicos dudan en vender ejemplares dignos de museo en piezas.[33]​ Algunas estimaciones sugieren que 10 millones de mamuts siguen enterrados en Siberia. [34]

Marfil fósil de morsaEditar

El marfil de morsa fósil de animales que murieron antes de 1972 es legal para comprar y vender o poseer en los Estados Unidos, a diferencia de muchos otros tipos de marfil.[35]

Marfil sintéticoEditar

El marfil también se puede producir sintéticamente.[36][37][38][39]

NuecesEditar

Una especie de nuez dura está ganando popularidad como sustituto del marfil, aunque su tamaño limita su utilización. A veces se llama marfil vegetal, o tagua, y es la semilla endospermo de la palma de nuez de marfil que se encuentra comúnmente en las selvas tropicales costeras de Ecuador, Perú y Colombia.[40]

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar

ReferenciasEditar

  1. Real Academia Española. «eburno». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Consultado el 13 de enero de 2022. 
  2. Real Academia Española. «marfil». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  3. WILLS, Geoffrey, Ivory, Edi. Mayflower, Londres 1970, p. 13.
  4. The New Shorter Oxford English Dictionary (Oxford 1993), entry for "ivory."
  5. «Eburno». 
  6. Textos bíblicos: 1 Reyes 10:18; 2 Crónicas 9:17
  7. Textos bíblicos: 1 Reyes 22:39
  8. Diccionario enciclopédico popular ilustrado Salvat.
  9. Williamson, 5-6
  10. "To Save An Elephant" by Allan Thornton & Dave Currey, Doubleday 1991 ISBN 0-385-40111-6
  11. EIA (1989). "A System of Extinction – the African Elephant Disaster". Environmental Investigation Agency, London.
  12. «HSI Ivory trade timeline». Hsi.org. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  13. "Living Proof", Dave Currey & Helen Moore, A report by Environmental Investigation Agency Sept 1994
  14. «IFAW urge a eBay a prohibir el comercio de marfil en línea tras una investigación». Antiques Trade Gazette. Consultado el 31 de julio de 2021. 
  15. «eBay va a prohibir la venta de marfil en todo el mundo». www.ebayinc.com. 20 de octubre de 2008. Consultado el 31 de julio de 2021. 
  16. Jack Guy. «Se sigue vendiendo marfil de elefante en eBay a pesar de los 12 años de prohibición». CNN. Consultado el 31 de julio de 2021. 
  17. com/node/11751304 «Los activistas temen por los elefantes y por su propia credibilidad». The Economist. July 2008. 
  18. La inclusión de China como país importador "aprobado" creó una enorme controversia, a pesar de contar con el apoyo de CITES, el Fondo Mundial para la Naturaleza y el Programa Traffic
  19. «Venta de marfil». Traffic. 28 de octubre de 2008. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  20. Strazjuso, Jason; Caesy, Michael; Foreman, William (15 de mayo de 2010). com/id/wbna37167109 «El comercio de marfil amenaza al elefante africano». NBC News. Consultado el 14 de marzo de 2022. 
  21. «¿Caza furtiva de elefantes? None of our business' Influencia del mercado de marfil japonés en el comercio ilegal de marfil transfronterizo». Japan Tiger and Elephant Fund (JTEF). Marzo de 2010. 
  22. a b c Severin Hauenstein, Mrigesh Kshatriya, Julian Blanc, Carsten F. Dormann & Colin M. Beale, Las tasas de caza furtiva de elefantes africanos se correlacionan con la pobreza local, la corrupción nacional y el precio global del marfil, Nature Communications, vol. 10, 2242 (2019), https://doi. org/10.1038/s41467-019-09993-2.
  23. «Los países africanos se enfrentan por el marfil». Bt.com.bn. 31 de mayo de 2007. Archivado desde bn/classification/life/features/2007/05/31/african_countries_set_to_lock_horns_over_ivory el original el 21 de agosto de 2016. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  24. "Para salvar a un elefante" de Allan Thornton y Dave Currey, Doubleday 1991 ISBN 0-385-40111-6
  25. «Asian Elephant». Cites.org. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  26. Kaufman, Marc (27 de febrero de 2007). com/wp-dyn/content/article/2007/02/26/AR2007022600932.html «La creciente demanda de marfil amenaza la supervivencia de los elefantes». Washington Post. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  27. storyId=3879214 «El levantamiento de la prohibición del marfil se califica de prematuro». NPR. 31 de octubre de 2002. Consultado el 24 de junio de 2013. 
  28. «WWF Wildlife Trade - elephant ivory FAQs». World Wildlife Fund. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  29. Jacqueline Foster, Emma McClarkin, John Flack (18 de julio de 2018). «Foster, McClarkin, Flack: "4 cosas que hemos hecho para mejorar el bienestar animal"». Conservadores en el Parlamento Europeo. Archivado desde el original el 2 de agosto de 2018. Consultado el 2 de agosto de 2018. 
  30. Ryan, F. (26 de septiembre de 2015). «China y Estados Unidos acuerdan la prohibición del marfil en un intento de acabar con el comercio ilegal a nivel mundial». The Guardian. Consultado el 2 de noviembre de 2017. 
  31. «事实上,大象已经濒临灭绝» [Elefantes en vías de extinción: The facts]. The Guardian (en chino). 8 de septiembre de 2016. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  32. Isabel Hilton (9 de septiembre de 2016). «Por qué The Guardian publica sus reportajes sobre elefantes en chino». The Guardian. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  33. Kramer, Andrew E. (25 de marzo de 2008). .11415717.html «El comercio de marfil de mamut, ayudado por el deshielo mundial, florece en Rusia». New York Times. Consultado el 3 de noviembre de 2017. 
  34. Lister, Adrian; Bahn, Paul G. (2007). Mammoths: giants of the ice age. University of California Press. ISBN 978-0-520-25319-3. 
  35. Walrus ivory dos and don'ts (pamphlet), US Fish and Wildlife Service, archivado desde el original el 26 de mayo de 2017, consultado el 19 de junio de 2017 .
  36. «Los cuernos y colmillos cultivados en laboratorio podrían detener la caza furtiva-o no». phys. org. 24 de enero de 2018. Consultado el 19 de junio de 2021. 
  37. Fischer, Dieter; Parks, Sarah; Mannhart, Jochen (13 de diciembre de 2019). «El marfil sintético bioinspirado como material sostenible para las teclas del piano». Sustainability (Cornwell University) 11 (23): 6538. arXiv:1912.06481. doi:10.3390/su11236538. 
  38. smithsonianmag.com/science-nature/faking-elephant-ivory-180963226/ «Asustado por el comercio ilegal de marfil de elefante, un biólogo decidió fabricar el suyo propio». Smithsonian Magazine. 10 de mayo de 2017. Consultado el 19 de junio de 2021. 
  39. Zhou, Zhao-Min (5 de marzo de 2014). «El marfil sintético no logra detener el comercio ilegal». Nature 507 (7490): 40. PMID 24598629. S2CID 12301652. doi:10.1038/507040a. Consultado el 19 de junio de 2021. 
  40. Lara Farrar (26 de abril de 2005). «¿Podría el marfil vegetal salvar a los elefantes?». CNN. Consultado el 3 de noviembre de 2017.