Arrabal de San Ginés

antiguo barrio de Madrid

El arrabal de San Ginés fue una barriada extramuros del primitivo Madrid amurallado,[1]​ que creció en torno a la parroquia de San Ginés de Arlés (de la que se tiene noticia ya en 1358),[2]​ en el lado exterior de la Puerta de Guadalajara y con una variopinta población de gremios artesanos se extendieron hacia levante.[3]

Representación en el plano de Madrid de Teixeira (1656) del caserío en torno a la parroquia de San Ginés de Arlés, indicada con la letra D.

Origen, superficie y desarrolloEditar

El arrabal de San Ginés,[a]​ cuya existencia como poblado puede datarse según algunos historiadores en tiempos de la ocupación musulmana,[b]​ se fue expandiendo hacia el norte desde la Puerta de Guadalajara,[4]​ acogiendo las casas de poderosas familias como los Mendozas y los Vallejos. Junto a ellos pusieron sus locales los «bordadores, coloreros, boteros» y otros artesanos reunidos en torno a la iglesia de San Ginés, supuestamente levantada sobre una antigua ermita mozárabe.[5]​ De esa herencia mudéjar son asimismo las noticias que sobre los establecimientos de herradores se han documentado en este arrabal, del mismo modo que los primeros herreros se sitúan en torno a la primitiva Almudena.[6]

La superficie del caserío, se fue extendiendo a lo largo de los siglos xiv y xiv desde la puerta de Guadalajara y la fuente de los Caños del Peral (en el espacio que luego se rellenaría para crear la Plaza de Isabel II), por el lado sur del arroyo (luego calle del Arenal),[7]​ y la zona norte del camino de Guadalajara (luego calle Mayor de Madrid), habiendo rebasado ya en 1470 la actual puerta del Sol. Hacia el sector de poniente, a partir de 1440 se documenta población y asentamientos en la zona de las calles del Bonetillo y Escalinata, donde los historiadores y arqueólogos han situado los posibles restos de una cerca, aunque la primera noticia de un muro levantado por razones tanto sanitarias como de seguridad data de 1438.[8]

NotasEditar

  1. Establecido el fuero de Madrid en 1202 por concesión del rey Alfonso VIII de Castilla, la ciudad comienza a repoblarse y a extenderse en algunos lugares fuera de las murallas. Los arrabales, generados sin estructura urbana, nacieron en torno a edificios como iglesias y/o conventos, en el caso de San Ginés fue su parroquia la semilla nucleadora del arrabal.
  2. Castellanos se hace eco de la teoría de que el primitivo arrabal de San Ginés lo fueron creando los mozárabes y cristianos viejos que mezclados con familias nobles y ricas, edificaron sus mansiones de nuevos ricos en las laderas de lo que en su origen fuera el barranco del Arenal.

ReferenciasEditar

  1. Gea, 2009, p. 41.
  2. Mesonero, 1861/2010, p. 110.
  3. Montero, 1990, pp. 149-150.
  4. Mesonero, 1861/2010, p. 109.
  5. Castellanos, 2005, p. 23.
  6. Mazadiego Martínez , Luis Felipe; Puche Riart , Octavio (2002). «Herreros y herradores en la provincia de Madrid. Breve bosquejo histórico». Archaia (Madrid) (2): 71-81. Consultado el 23 de junio de 2017. 
  7. MBB Reyes , (2000), La parroquia de San Ginés de Madrid: datos histórico-artísticos, Cuadernos de arte e iconografía
  8. Montero, 1990, p. 150.

BibliografíaEditar

  • Castellanos Oñate, José Manuel (2005). El Madrid de los Reyes Católicos. Madrid: La Librería. ISBN 8496470105. 
  • Montero Vallejo, Manuel (1990). Madrid musulmán, cristiano y bajomedieval. Madrid: Avapiés. ISBN 8486280443.