Gremio

tipo de asociación económica (sociedad de artesanos que surgió en la Edad Media)
Seis oficios gremiales: canteros, alfareros, mimbreros (cestería), panaderos, boteros y zapateros, de un total de 48 recogidos en la azulejería catalana.[1]

Gremio es un conjunto de personas que tienen el mismo oficio o profesión. En la historia humana, los gremios han existido casi desde sus inicios y más especialmente desde los primeros orígenes de la civilización, cuando las personas comenzaron a especializarse en determinadas tareas sociales: pastores, tejedores, alfareros, agricultores, sacerdotes, médicos, etc.[2]

Desde la Antigüedad, en civilizaciones de todas partes del mundo, ha existido la práctica de que las personas se un mismo gremio se asociaran o formaran corporaciones para reglamentar y ordenar el ejercicio del oficio. Existen registros de ellas entre los constructores de pirámides y obras en el Antiguo Egipto, Asiria, China, India, Persia y otras partes de Asia, así como en la Antigua Roma en Europa, y los imperios Azteca e Inca en América, las cuáles solían reglamentar la práctica de tales oficios.[3][4][5]​ Dichas corporaciones fueron denominadas "gremios" en la Europa medieval y sus colonias, y se organizaron en maestros y aprendices.[6][7][8]​ El trato de «compañeros», característico del sindicalismo contemporáneo, se origina en los gremios medievales.[9]​ En Europa y sus colonias en América, las corporaciones gremiales jugaron un papel importante durante la etapa precapitalista, pero estuvieron prohibidas en las primeras décadas desde que se conformó la sociedad capitalista, debido a que se consideraban contrarios a la libertad de mercado.[10]

Actualmente están organizados como corporaciones gremiales los colegios profesionales y los sindicatos de afiliación obligatoria, como en el caso de sindicatos bajo la modalidad closed shop, como sucede en los Estados Unidos.[11]

En ocasiones la palabra "gremio" se utiliza como sinónimo de "sindicato", pero estrictamente "gremio" es un término más amplio que "sindicato", debido a que abarca a la totalidad de las personas que trabajan en ese ramo profesional, mientras que el sindicato es una asociación que abarca solo a las personas que voluntariamente deciden afiliarse al mismo, aun cuando generalmente representa al gremio en su totalidad.[12]​ La expresión "actividad gremial" se refiere a las acciones y servicios en beneficio del gremio, que realizan sindicatos, cámaras patronales, colegios profesionales, organizaciones mutuales y demás asociaciones de base gremial.[13][14]

Gremios en la AntigüedadEditar

 
Los obreros que construyeron las pirámides de Egipto fueron unos de los primeros gremios en la historia del mundo que se organizaron como asociaciones.[3]
 
Pochtecas según el Códice Florentino. Fueron una poderosa corporación gremial del Imperio Azteca, organizados en jerarquías bien definidas, con dioses, ritos y tribunales propios.[15]

Desde la Antigüedad han existido asociaciones y corporaciones gremiales en civilizaciones de todas partes del mundo, existiendo registros de ellas entre los constructores de pirámides y obras en el Antiguo Egipto, Asiria, China, India, Persia y otras partes de Asia, así como en la Antigua Roma en Europa, y los imperios Azteca e Inca en América, las cuáles solían reglamentar la práctica de tales oficios.[3][4][5]

Gremios medievalesEditar

 
Los 15 escudos de armas de los gremios de la República Checa, con sus símbolos tradicionales en toda Europa.

En la Edad Media de Europa y luego durante la Edad Moderna en América,[16]​ los gremios fueron corporaciones que agrupaban a los artesanos y comerciantes de un mismo oficio, y que surgieron en las ciudades medievales hasta finales de la Edad Media cuando fueron transformados y en algunos casos abolidos. Tuvieron como objetivo conseguir un equilibrio entre la demanda de obras y el número de talleres activos, garantizando el trabajo a sus asociados, su bienestar económico y los sistemas de aprendizaje.[17][10]​ pues agrupan a personas de la misma profesión.[18]

Los gremios medievales de Europa y sus colonias, poseían un ámbito local, tenían carácter obligatorio y estaban regidos por un estatuto especial. Fueron importantes los gremios de alfareros, caldereros, herreros y los comprendidos en los llamados Cinco Gremios Mayores (Joyeros, Merceros, Sederos, Pañeros y Drogueros).

La escala laboral de aquellos gremios medievales se estructuraba en tres niveles: aprendices, oficiales, maestros.[19]

Los aprendices eran aquellos que se iniciaban en la profesión u oficio. La formación se verificaba a través de la firma de un “contrato de aprendizaje”, documento de naturaleza jurídica donde intervenían un maestro que se comprometía a enseñar y un joven que quería aprender. Los contratos tenían las siguientes cláusulas:

  • Duración: de 4 a 8 años
  • Edad del aprendiz: 12-14 años.
  • Compromisos del aprendiz:
    • Obedecer al maestro.
    • Acudir al obrador todos los días.
    • No ausentarse
    • Guardar fidelidad al maestro.
  • Compromiso del maestro:
    • Manutención del discípulo.
    • Adiestrarlo y enseñarle el oficio.
    • Darle cierta compensación económica.
  • Compromiso del oficial:
    • Responder jurídicamente de los actos del aprendiz.
  • Finalización del contrato:
    • Al terminar el plazo establecido.
    • Por muerte o enfermedad de una de las partes.
    • Por mutuo acuerdo.

Los oficiales constituían el peldaño intermedio del escalafón. Se trataba de una categoría no muy bien definida en la que se maduraba y adquiría perfección en el oficio. No tenía tiempo fijo de duración, generalmente la mitad del período de aprendizaje, pero era mejor su posición jurídica, con todos los derechos y deberes.

Los maestros eran la categoría superior de la estructura gremial a la que se accedía tras la superación de examen, una prueba práctica, lo que daba la posibilidad de abrir taller propio, contratar obras o de establecer formas de comercialización.[20]

El gremio se ocupaba de:

  • Cobrar a los oficiales.
  • Supervisar la producción.
  • Controlar los contratos.
  • Controlar el número de talleres

También era potestad del gremio:

  • La guía espiritual de sus miembros.
  • Las fundaciones de caridad: cuidado de viudas o huérfanos del gremio.
  • Exequias de muertos y sufragios para las almas.
  • Culto al santo patrón.

En una fase tardía de la Edad Media tiene lugar un cierto ascenso en la valoración social e intelectual del artista.[20]

Los gremios consiguieron equilibrar la oferta y la demanda a través de la anulación de la competencia.[21]​ En un mercado libre, los oferentes compiten por satisfacer la demanda básicamente a través de dos armas: el precio y la calidad. El precio depende por un lado, del volumen de la oferta (que vendrá dado a su vez por la mano de obra y la materia prima empleada) y por los costes de producción (que son función de la tecnología usada) y por otro, de la demanda. La calidad depende de la pericia del artesano, del material usado y de los procedimientos de fabricación.

Los gremios desarticularon la competencia actuando tanto sobre el precio como sobre la calidad. El precio se consiguió fijar controlando el volumen de la producción (número fijo de talleres y de artesanos) y controlando los costes de producción a través de regulaciones que afectaban al proceso de fabricación y a los salarios. La calidad se controlaba gracias al sistema de formación de la mano de obra, selección del material y a los vendedores que a modo de auditores medievales velaban por la bondad del producto.[20][20]

En EspañaEditar

El gremio más antiguo documentado en España, fue el de canteros y albañiles, establecido en Barcelona en el año 1211. La expansión de los gremios sería favorecida en el siglo xv en Aragón, mientras que en el de Castilla fueron prohibidos.[22]​ Algunos estudios sobre la España Medieval, además de las figuras jerárquicas de aprendices, oficiales y maestros, diferencian a los “veedores” o “los maestros y veedores”, encargados de redactar las ordenanzas (estatutos), que serían sometidas a la autoridad real y al Cabildo de su ciudad o villa.[23]

Un caso con nomenclatura variable fue el de los maestros de obras, encargados de la ejecución material de la fábrica arquitectónica y la calidad del trabajo, y que a su vez tenías a su cargo personal de otros gremios de maestros de oficios.[20]​ Similares tareas correspondían a los alarifes de origen musulmán, desarrollados en el contexto del arte mozárabe y el mudéjar y expresamente citados en Ordenanzas de albañilería como las de Sevilla, que eran «designados por el Cabildo a propuesta del gremio».[22]​ Por su parte, los alarifes de las Ordenanzas de Granada y Málaga eran a su vez veedores, como “maestros examinados de los primo”, o sea de todo el alarifazgo o arte de la albañilería, como experto en geometría, peritaje, tasación y juez de pleitos de la profesión. Un tercer gremio relacionado y a veces diferenciado era el de los aparejadores, cuyas primer antecedente de ‘oposiciones’ se documenta en abril de 1620, cuando un tribunal seleccionó y eligió al alarife Francisco de Potes como aparejador de las obras reales de la Alhambra de Granada.[22]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. González-Hontoria, Guadalupe (2001). Las Artesanías de España II. Zona oriental. Barcelona: Ediciones del Serbal. p. 54. ISBN 8476283792. 
  2. Jünger, Friedrich Georg (2006). «Mitos griegos» (Carlota Rubíes, trad.). Barcelona: Herder. p. 51. ISBN 84-254-2408-9. «...los conocimientos médicos se transmitieron de padres a hijos hasta llegar al aclepíade Hipócrates, custodiado por un gremio de sacerdotes y médicos.» 
  3. a b c Hernández Ríos, Luis Alejandro; Martínez del Duero, Teófilo (2010). «El antiguo sistema de Francmasonería Operativa según los registros de la División de York». México: Atsiluth. p. 33. ISBN 978-607-00-3590-6. 
  4. a b Palacios, Alfredo (1960) [1920]. El Nuevo Derecho. Buenos Aires: Claridad. pp. 123-126. 
  5. a b Lleras Pérez, Roberto. «El chamán orfebre». En Barona Tovar, Fernando, ed. Chamanismo, tiempos y lugares sagrados. Colombia: Universidad del Valle. p. 103. ISBN 978-958-670-561-5. 
  6. Quiroa, Myriam. «Gremio». economipedia. 
  7. Gremios y corporaciones laborales. Debates historiográficos y estado de la cuestión. 
  8. Álvarez Fernández, Carlos Javier. Organización del trabajo. Modelos. España: Bubok. p. 50. ISBN 97884-685-3356-8. 
  9. a b Palacios, Alfredo (1920). El nuevo Derecho. Buenos Aires: Claridad. 
  10. Robrish, Dan (8 de junio de 2019). «What is the difference between a closed shop and a union shop?». Quora. 
  11. «¿Gremio es lo mismo que sindicato?». Vademecum del Corrector. 8 de mayo de 2013. 
  12. «Actividad gremial». Confederaciones Rurales Argentinas. Consultado el 11 de julio de 2019. 
  13. Título V. Actividad gremial. «Ley del Artista Intérprete y Ejecutante». Congreso Nacional. Perú. 
  14. Johansson K., Patrick (marzo-abril 1999). «Los pochtecas en la obra de Shagún». Arqueología Mexicana (México) (36). 
  15. Rodríguez Sala, Luisa (2009). Barataria: revista castellano-manchega de ciencias sociales, nº 10, ed. La Cofradía-Gremio durante la baja Edad Media y los siglos XVI y XVII, el caso de la Cofradía de los cirujanos, barberos, flebotomianos y médicos en España y la Nueva España. pp. 149-163. ISSN 1575-0825. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  16. Cordero, Juan (1997). Semana de Estudios Medievales de Nájera, ed. Asociacionismo popular gremios, cofradías, hermandades y hospitales. pp. 387-400. ISBN 84-89362-32-7. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  17. Serna, Margarita (2017). Universidad de Cantabria, ed. De los gremios de mareantes a las actuales cofradías pesqueras de Castro Urdiales, Colindres, Laredo y Santoña. Santander. ISBN 9788481027983. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  18. claseshistoria.com (ed.). «Gremio». Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  19. a b c d e Montagut, Eduardo (2015). losojosdehipatia.com, ed. «Los gremios en España». Valencia. ISSN 2341-0612. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  20. Apuntes de Historia Económica Empresarial. Diplomatura de Ciencias Empresariales, Miguel Santamaría UNED
  21. a b c «¿Porqué maestroalarife?». Maestro Alarife. 8 de diciembre de 2012. Archivado desde el original el 22 de diciembre de 2017. Consultado el 20 de diciembre de 2017. 
  22. Cómez Ramos, Rafael (2006). Los Constructores de la España Medieval. Sevilla: Universidad de Sevilla. ISBN 9788447206964. Consultado el de diciembre de 2017. 

Referencias generalesEditar