Abrir menú principal

Assou Oubasslam (1890-1960) fue un jefe militar, gran figura de la resistencia berbere al colonialismo francés.[1]​ Su verdadero nombre era Issa O Ali No Haya Baslam, fue electo «Amghar» de la tribu, lo que le confirió un amplio poder social y militar en el seno de la sociedad berebere tradicional. La ley Amazigh Azerf fue el sistema de gobierno de los Ait Atta. Después de la independencia, él fue un insurgente contra el intento de supresión del derecho consuetudinario berebere por las autoridades marroquíes y se continuó aplicarlo en su región.

Índice

OrigenEditar

La familia Oubasslam es originaria de la tribu berbere montañera sedentaria del Saghro de los Ait Atta (Anti Atlas marroquí). Esta familia había jugado un rol determinante contra la ocupación francesa al principio del siglo XX.

Assou Oubasslam (Assou Ouaali) nació en 1890, sucedió a su padre Ali Oubasslam al frente de su tribu (Amghar) Ilemchan en 1919, se distinguió desde su juventud por sus cualidades según las costumbres bereberes. El historiador francés Henri Burdeaux lo había calificado como "un hombre de un bello rosto grave, cuerpo delgado y musculoso, de apariencia impasible e indiferente, pero orgulloso y lleno de dignidad, y que imponía confianza". A la manera de Mouha o Hammou Zayani, llegó a ser jefe militar y tomó la antorcha de la resistencia amazigh después de la derrota definitiva de los Zayanes, a pesar de su victoria sobre las tropas coloniales en la famosa Batalla de Elhri, en noviembre 1914. La detención definitiva de Khénifra el 20 de agosto de 1920, hizo un gran eco más allá del país Zayan, los bereberes se sintieron humillados hacia los cristianos (Iroumine). La influencia de las ideologías maraboutiques fuertemente arraigada en su pensamiento religioso motivó los amazighes a comprometer su instinto guerrero contra las tropas de legionarias francesas y contra otras confederaciones bereberes como las Beni M' Tiro y los Zayanes que a pesar de la feroz resistencia acabarán por someterse y éste gracias a la intriga de Charles Mangin y la famosa columna de Tadla bajo el mando de Moinier y del general Poeymirau. Assou Oubasslam es celebrado especialmente en el Sur de Marruecos, entre las tribus bereberes, como un héroe nacional. La Batalla de Bougafer en marzo 1933 ilustra sus cualidades de guerrero. Promu caïd en 1939, después de su rendición bajo el general Giraud, guardó su función hasta su muerte en 1960.

ResistenciaEditar

Las tribus de las Ait Atta lejos de enfrentarse con los asaltantes, sintieron que el peligro se aproximaba. Assou Oubasslam y su contingente se abastecieron de armamento por medio de los agentes enemigos a la presencia de Francia en Marruecos. La estrategia de los colonos franceses fue de cortar toda ayuda logística a la tribu de los Ait Atta. En el marco de la pacificación de Marruecos, el mariscal Lyautey con su colaborador pro-colonial Thami El Glaoui habían intentado amedrentar a los Ait Atta en 1918 a través de una intervención militar en el valle del Todgha. Esta operación no había tenido el éxito esperado, teniendo en cuenta la calidad guerrera de los Ait Atta y su posición geográfica de difícil acceso (Altos Atlas).

Durante la Batalla de Bougafer, tras una semana de negociaciones, se obtuvo una rendición general en la mañana del 25 de marzo en presencia de los generales Hure, comandante superior de las tropas en Marruecos, Catraux y Giraud. Sobre esta batalla, aquí hay una canción en Tamazight: (adaptada en francés por Lhoussain Azergui, cantada por la artista Amazigh Ayyur).

Habladme de nuestros abuelos,

Que habrían hecho frente al fuego en Bougafer,
Nada que su recuerdo me enferma.
Habladme de los valientes que combatieron
Enfrentando a la lluvia y venciendo legionarios,
A pesar de su modesto armamento.
El enemigo, ayudado por los franceses, ha matado a nuestros niños,
El plomo llovía de en todas partes, los aviones bombardeaban también,
Tenían la intención de exterminarnos.
Los niños y las mujeres no se salvaron,
Son numerosos los pueblos destruidos,
Hemos perdido tanto jinetes como monturas.
Oh!, si nuestros ancestros pudieran volver sólo un instante
Y ver a aquellos que nos han traicionado,
han robado y saqueado nuestras tierras.
Me dirijo a aquellos que están en el poder
Estáis malditos para siempre
No olvidaremos nunca lo que pasó.
La desgracia nos agobia,
Mi corazón sufre, mis hermanos están aún encadenados, Los que han escapado a la muerte son prisioneros.
Hermanos míos,
Intensifiquemos nuestra lucha
Para que nuestras cadenas se rompan.


NotasEditar

  1. Oubasslam, Ait Chaker.com

Bibliografía y referenciaEditar

  • Resistencia pro-nacionales en los Aït Sokhman y Aït Yafelman en el Alto Atlas marroquí (1929-1933) Michael Peyron[1]
  • Texto en Tamazight y adaptación en Francés/Periódico Le Monde[2]

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar