Político

persona involucrada en la política

Una personalidad política es una persona implicada en la vida política[1]​. Podemos encontrar varios sinónimos de esta definición como personaje político, persona dedicada a la política o bien simplemente como político o política cuando se trate de una mujer. Las dos últimas acepciones pueden, a veces, encontrase con una connotación peyorativa utilizándose para hablar de alguien que muestra grandes habilidades para las intrigas de la vida política o bien que sólo vive de sus funciones políticas o que ha dejado atrás su contribución en otras áreas de la sociedad que no sean las de la política.

Básicamente un político[2][3][4]​ es un ciudadano que se dedica a los intereses públicos en general y que en las sociedades democráticas participa con su opinión, con su filosofía política, con su voto, con su participación y con sus capacidades en las decisiones que se han de tomar para organizar todo los que afecte a los intereses públicos. Hay varios niveles de participación en la política de las sociedades.

  • Primeramente el ámbito local es el más cercano al lugar de residencia de los ciudadanos. Hablaremos aquí de personalidades políticas de ámbito local
  • En segundo lugar existen ámbitos intermedios que trabajan para la administración de la política de ámbito regional
  • En tercer lugar existe un ámbito superior que focaliza su trabajo en un ámbito nacional
  • En cuarto lugar existe un ámbito aún más supremo que organiza el trabajo en un ámbito internacional. Aquí encontramos personalidades políticas de carácter internacional.

En la mayoría de países el ordenamiento jurídico considera a los políticos elegidos o nombrados, como representantes del pueblo en el mantenimiento, la gestión, y la administración de los recursos públicos. Dicho ordenamiento considera que un político debe velar por el interés general de los ciudadanos y mantenerse dentro de una ética profesional de servicio al pueblo y no hacia sí mismo.

Hay muchos países, regiones, ciudades en el mundo que organizan sus respectivas sociedades con modos de participación social de la población muy diferente a la de los países con sociedades democráticas. Los políticos, por lo tanto, pueden ser elegidos, votados o designados por los órganos con los que cada sociedad se haya dotado.

Los políticos, suelen emanar de asociaciones, grupos de interés, generalmente de partidos políticos o de órganos estructurales de la sociedad en la que desarrollen su actividad profesional. Básicamente las personas que se dedican a la política intentan lograr que sus ideas sobre la organización del bien público se realice conforme entienden de forma partidista.

Las personalidades políticas no son ajenas a la política como una ciencia social. Existen múltiples doctrinas políticas sobre la forma de organizar una sociedad.

IntroducciónEditar

Ser una persona políticaEditar

 
Entrega del premio Sakharov a Aung San Suu Kyi el 22 de Octubre de 2013.jpg

Hay múltiples facetas que se pueden reprochar a los políticos. La Prensa de cada país en sus diversas modalidades de prensa escrita, periodismo televisado[5]​, y también las redes sociales de cada país del mundo permiten tanto a profesionales periodistas como ciudadanos valorar la actividad de los personajes que se dedican a la política en los cuatro ámbitos de la administración local, provincial o regional, nacional o internacional. Todos los políticos del mundo son sujeto a observación por parte de sus sociedades que, en los casos de países democráticos, pueden ejercer un control, que puede derivar en apoyos o bien en denuncias o protestas y posteriormente en un voto de representación o denegación del mismo. En los casos de dictaduras, el refrendo por parte de los pueblos es a veces reprimido, desdeñado, y no forman parte del control por parte de la sociedad, los medios de prensa o bien las redes sociales. La existencia de presos políticos o de oposición es frecuente en determinados países que fundan la represión en la omisión básica del Derecho Humano a la discrepancia o a la opinión. De ahí, la existencia de personalidades políticas de renombre internacional que no logran acceder al poder que les pudieron conferir la designación por parte del pueblo o que han sido apartadas de las funciones que ostentaban con la mayoría de los votos de una parte de la población o según el tipo de nombramiento o designación que exista en sus países respectivos. Cuando una personalidad política ejerce altas funciones en el poder ejecutivo, es conocido como hombre o mujer de Estado (Estadista)[6]​.

Mujeres políticasEditar

Las Mujeres dedicadas a actividades políticas, representan en todo el mundo un porcentaje inferior al de políticos[7][8]​. Para corregir esta desigualdad, los organismos internacionales y estatales han adoptado medidas en desarrollo del derecho a la paridad.

<<las mujeres siguen estando marginadas en gran medida de la esfera política en todo el mundo, a menudo como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género discriminatorios, bajos niveles de educación, falta de acceso a servicios de atención sanitaria, y debido a que la pobreza las afecta de manera desproporcionada.>>
ONU Mujeres

Cualidades de una persona políticaEditar

Positivas Negativas
La Transparencia La corrupción
el Compromiso social la demagogia
la Credibilidad el sectarismo
La Preparación académica la incompetencia
la Autocrítica el racismo
el Liderazgo el populismo
la Responsabilidad el narcicismo
la Honradez el Concentracion del poder
La integridad la Negación de la derrota
la lealtad la División de la sociedad
la Convicción La Megalomanía
la Autoridad la Soberbia
la Empatía el afán de lucro
el Coraje
la Capacidad de negociar|
la Capacidad de delegar
[cita requerida]

Tipos de políticosEditar

M. Weber[9]​ concibe a los políticos como personas que aspiran al poder; al poder como medio para la consecución de otros fines o al mismo poder, para gozar del sentimiento de prestigio que se confiere. De acuerdo al mismo autor, hay dos formas de hacer de la política una profesión: se vive de la política (la persona busca un fin o nivel económico), o se vive para la política, hace de ella su vida en un sentido íntimo; o goza simplemente con el ejercicio del poder que posee, o alimenta su equilibrio y su tranquilidad con la conciencia de haber dado un sentido a su vida poniéndola al servicio de "algo".

Según Weber, hay tres cualidades políticas por antonomasia:

  • Pasión (servicio o vocación hacia una cosa).
  • Sentido de la responsabilidad.
  • Mesura (capacidad para dejar que la realidad actúe sobre uno sin perder el recogimiento y la tranquilidad).[10]

Por paísesEditar

EspañaEditar

 
Pedro Calvo Asensio (1821-1863), diputado, periodista, escritor y doctor en farmacia, fue uno de los políticos españoles más influyentes del siglo XIX.

En España, se estima que hay alrededor de 75 000 políticos[11]​ salidos de las urnas, en contraposición de un falso informe[12]​ de Presidencia del Gobierno, difundido por el diario El Aguijón, que afirmaba que había alrededor de 450 000 políticos.[13]​ Conviene recordar que, de estos 75 000, más del 85% son alcaldes o concejales y, de ellos, más de la mitad no cobra sueldo público o no llega al salario mínimo.[14]

Requisitos para ser políticoEditar

Para ocupar un cargo político, como puede ser concejal, alcalde, diputado, senador, ministro, presidente del gobierno, no es necesario tener ningún tipo de estudios.

Para ser miembro del Gobierno se requiere ser español, mayor de edad, disfrutar de los derechos de sufragio activo y pasivo, así como no estar inhabilitado para ejercer empleo o cargo público por sentencia judicial firme
artículo 11 de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno[15][16]

Paridad electoralEditar

En España, la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, define paridad como composición equilibrada de mujeres y hombres en el ámbito de la representación política. Esa composición equilibrada se garantiza en las listas electorales que se presenten en las elecciones al Congreso, elecciones locales, Consejos Insulares, Cabildos Insulares Canarios, Parlamento Europeo y Asambleas Legislativas de las comunidades autónomas.[17]

SuizaEditar

En Suiza, existen los políticos milicianos, es decir, políticos que no viven de la política. Todos los parlamentarios, diputados y senadores siguen ejerciendo su trabajo; la única excepción son los siete ministros nacionales y los cantonales, que son de dedicación plena y reciben un sueldo.[18][19][20]


La participación de los ciudadanos en políticaEditar

Los ciudadanos participan en política. Las herramientas son diversas y vienen encuadradas por las leyes constitucionales de los Estados y sujetas a una temporalidad o convocatorias diversas.

Las herramientas de participación suelen ser:

  • El voto : un mecanismo que permite elegir a los representantes políticos de su preferencia. Puede producirse cuando se termina un mandato y se convocan elecciones, o cuando se revoca o se triunfa una moción de censura contra un mandatario y hay que renovar el Gobierno.
  • El plebiscito: es un mecanismo que permite al pueblo posicionarse a favor o en contra de algo a propuesta del Ejecutivo o del Presidente del Estado y que no necesita ser refrendado por las cámaras del Estado (Senado o Congreso) cuando se trate de Estados bicamerales.
  • El referendo: es un mecanismo que permite al pueblo posicionarse a favor o en contra de un proyecto de norma o delegue una norma vigente
  • La consulta popular: permite posicionarse frente a una pregunta popular de carácter trascendental formulada al pueblo.
  • La Junta de distrito o cabildo abierto o Concejo abierto: Son mecanismos semanales, quincenales o mensuales en los que pueden participar directamente los habitantes y en los que se tratan asuntos de urbanismo, de salud pública, de seguridad, de cultura y deportes, de educación, de juventud, etc. En estas juntas municipales confluyen las Asociaciones de vecinos, de barrios, ONGs, Asociaciones culturales, deportivas, Asociaciones de padres y madres de alumnos de colegios, y toda una larga lista de grupos que vertebran los vecinos, ciudadanos o habitantes de pueblos, y ciudades.
  • Las iniciativas legislativas: son mecanismos que permiten a los ciudadanos presentar proyectos de leyes, de acuerdos, ordenanzas y resoluciones mediante una petición conforme a los cauces establecidos en cada Estado, y aportando un número determinado de firmas de ciudadanos identificados.

Actividades propias de los políticosEditar

La política es un espacio de trabajo de una minoría de la población mundial y su función resulta absolutamente necesaria e imprescindible en todos los sistemas políticos y en especial en los sistemas democráticos. Se habla de democracias participativas. De la actividad de miles de ciudadanos que dedican su tiempo y esfuerzo, muchas veces de forma desinteresada y sin apenas remuneración, sobre todo en el ámbito local, participando en la gestión de la cosa pública, nos beneficiamos todos.

La política es un lugar de debates[21]​, de diálogos y de consensos y también de arbitrariedades, imposiciones y debate en contra de las injusticias. Esto exige una formidable dedicación y muchos sacrificios personales en la vida cotidiana para dedicar tiempo, preparación previa y estudio personal. Hoy en día, se han creado comunidades virtuales y se ha enriquecido y se ha complicado también, la forma de hacer política y de llegar a acuerdos.

El objeto u objetivo de la actividad política es la de hacer cambiar o progresar la sociedad mediante instrumentos que son las leyes, los acuerdos, los pactos, los conciertos, las decisiones, como fruto de las reuniones, congresos, simposios y que se plasman en actas, decretos, directivas, órdenes, memorandos, etc.

La forma de conseguir un objetivo en política es lograr una mayoría. La participación democrática ha de regirse por normas estrictas de seguridad para las personas y de libertad de opinión. Los candidatos no pueden usar la modalidad del voto con poblaciones desinformadas, manipuladas o amenazadas por cualquier tipo de circunstancia.

Los acuerdos ya no sólo competen al Estado, sino que las sociedades disponen y construyen amplios espacios de participación interesada (Asociaciones, Plataformas, Partidos, Sindicatos, ...).

La política requiere atraer talento y para reconocer el trabajo impagable que algunos realizan, es preciso conformar una base salarial acorde con los sacrificios personales que la mayoría de ciudadanos no están dispuestos o sencillamente no podrían asumir. La política produce desgaste y daño personal a la propia imagen. De la participación en política se derivan renuncias profesionales y muchas veces familiares (desplazamientos frecuentes) así como, a veces, trabajo en condiciones de seguridad adversa.

Percepción de los políticosEditar

La percepción de las personas que se dedican a la cosa pública como personas corruptas, personas que se alejan del interés general para hacer prevalecer los suyos propios o bien otros de carácter partidista o particular y personas que gozan de privilegios y prerrogativas que van más allá de la del resto de ciudadanos forma, a veces, parte de un fenómeno populista que aprovecha estas ideas para promover una dicotomía entre <<un pueblo lleno de virtudes>> y <<unas élites políticas corruptas>>.

Las sociedades piden a los políticos que sean honestos, responsables, leales a su palabra, credibilidad y convicción además de coraje para llevar políticas a cabo. Las tensiones actuales en la política no son sólo de origen local, regional o estatal sino que están muy condicionadas por la globalización de las ideas gracias a un mundo interconectado.

La lejanía de las políticas de los organismos mundiales que trazan las metas más ambiciosas y las líneas de trabajo a 5, 10, 20, 50 años vista no son siempre percibidas por el ciudadano de la calle de cualquier parte del mundo. Para ello, los sistemas de información de cada estado, los servicios de prensa libre o estatal y los sistemas educativos han de cumplir un papel informativo/educativo de primera importancia.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Fernández, Esther Fragoso. "Concepto de Política y vida cotidiana" Xihmai 1.1 (2006): 38-57.
  2. ASALE, RAE-. «político, política | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  3. «político». TheFreeDictionary.com. Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  4. «Definición político | Diccionario definiciones | Reverso». mobile-dictionary.reverso.net. Consultado el 23 de febrero de 2022. 
  5. Garrido, Antonio. "Luz, cámara::¡ debate!." Más poder local 1 (2010): 34-37.
  6. RAE, ASALE. «Estadista». Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  7. ONU Mujeres (1/10/2021). «Porcentaje de mujeres en parlamentos nacionales a nivel mundial». Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  8. ONU Mujeres. «Mapa de las Mujeres en la política». Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  9. Luciano Nosetto. «Max Weber y el concepto de lo político. La ética guerrera y la necesidad de la culpa». Consultado el 25 de septiembre de 2022. 
  10. Weber, Marx (2000). El político y el científico. Alianza Editorial. pp. 81-180. 
  11. ¿Sobran políticos?, 22/07/2012 LaVanguardia
  12. «¿445.568 políticos?, Noticias de Navarra». Archivado desde el original el 24 de noviembre de 2012. Consultado el 25 de noviembre de 2012. 
  13. Un estudio desvela que España es el país con más políticos por habitante de Europa, 25.04.12, Diario El Aguijón
  14. Móstoles, Por Thess (10 de enero de 2022). «Cerca del 40% de 6.900 alcaldes no cobra sueldo público». Newtral. Consultado el 9 de junio de 2022. 
  15. De mayor quiero ser político, Diario ABC
  16. Ley 50/1997, del 27 de noviembre, del Gobierno, BOE
  17. Paridad electoral, web del Ministerio del Interior [1]
  18. "Mejor tener políticos que no vivan de la política", Daniel Ordás, La Vanguardia
  19. Sistemas de milicias, política, Departamento Federal de Asuntos Exteriores, Secretaría General, Presencia Suiza
  20. Políticos a tiempo parcial,Departamento Federal de Asuntos Exteriores, Secretaría General, Presencia Suiza
  21. Téllez, Nilsa, Carlos Muñiz, and Jacobo Ramírez. "Función discursiva en los debates televisados.: Un estudio transcultural de los debates políticos en México, España y Estados Unidos." Palabra clave 13.2 (2010): 251-270.

Enlaces externosEditar