Abrir menú principal

Ataifor

plato hondo representativo de la vajilla andalusí

Un ataifor es un plato hondo representativo de la vajilla andalusí, con su precedente geográfico inmediato en la pátera tardorromana de la vajilla áulica cordobesa, y ésta a su vez en el fiale griego. Una descripción más completa, define el ataifor como recipiente de base convexa, paredes curvas y borde recto con el labio redondeado; plato o fuente para la presentación de alimentos en la mesa. Las piezas grandes (diámetro mayor de 25 cm), servirían de fuentes y las de tamaño menor, de platos.[1]

Fiale de Eretria (siglo VIII a. C.)
Ataifor norteafricano fatimí (siglo XI)

Del árabe ataifor o al-tayfür,[Nota 1]​ fue voz utilizada originalmente para designar una bandeja de azófar o latón que después se usó nombrando cualquier tipo de plato.[2]​ Su uso en el lenguaje doméstico ha desaparecido, pero está referenciado en abundantes documentos y en la literatura, tanto andalusí como castellana.

ArqueologíaEditar

En arqueología, el ataifor es pieza habitual de las vajillas hispanomusulmanas, si bien, resulta conflictiva a la hora de su clasificación y diferenciación de otros vasos como cuencos, escudillas, platos y fuentes de la producción islámica en la península ibérica.[Nota 2]

El investigador Rosselló Bordoy, en uno de sus estudios de terminología cerámica,[3]​ describe al ataifor como "plato de servicio con gran variedad de tipos; puede presentarse sin vidriar (ejemplares arcaicos) o vidriado (melaos, verdes, etc.). Es pieza rastreable en todas épocas y por sus distintas formas puede deducirse su cronología."

MobiliarioEditar

También se llama ataifor en el mobiliario musulmán a la mesita baja y redonda con apariencia de bandeja.[4]

GaleríaEditar

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Ataifor: pieza del mes en el Museo Arqueológico Nacional. Ciclo del año 2005.
  2. Algunas puntualizaciones sobre el ataifor andalusí. Guillermo Roselló Bordoy.
  3. Guillermo Rosselló, El nombre de las cosas en Al-Andalus, p. 167
  4. Diccionario Enciclopédico Abreviado Espasa-Calpe (tomo I), séptima edición. Madrid 1957.

NotasEditar

  1. Nombres árabes: sahfa, tayfûr, gidâr.
  2. Algunos investigadores han puesto en duda la existencia de platos en la vajilla doméstica hasta el final del Medievo, dada su escasa presencia en los repertorios conocidos. Así, se ha planteado la posibilidad de que estuvieran hechos de materia perecedera, o bien, que no se necesitasen (según Martín Gómez y Oliva Alonso no hay referencias etimológicas hasta el siglo XV). Sea como fuere, el plato y similares recipientes aparecen en la cerámica islámica desde época temprana: los platos califales de Medina al-Zahra (siglo X y XI) estudiados por Pavón Maldonado; los ataifores, morfológicamente diferentes pero parejos en lo funcional, citados por Roselló Bordoy. Y muy diversos vasos análogos, datados en los siglos XII y XIII, hallados en contextos cristianos castellano-leoneses: Saldaña, Melgar de Arriba, Benavente o Puente Castro. (extractado de: Villanueva Zubizarreta, Olatz. Actividad alfarera en el Valladolid bajomedieval. Universidad de Valladolid. 1998. ISBN 84-7762-809-2.)

BibliografíaEditar

  • Rosselló Bordoy, Guillermo (1991). El nombre de las cosas en Al-Andalus: una propuesta de terminología cerámica. Palma de Mallorca: Museo de Mallorca: Societat Arqueològica Lul-liana. ISBN 84-86815-25-8. 

Enlaces externosEditar