Abrir menú principal
Escudo de la familia de Ayala.

El bando de los Ayala era uno de los bandos que se enfrentaron de forma cruenta en la Baja Edad Media en la villa y, desde 1431, ciudad de Vitoria, Álava, en las llamadas Guerras de bandos.

Dentro de estas luchas pertenecían a la facción gamboína y estaban enfrentados intramuros a los Calleja.

OrigenEditar

 
Iglesia de San Miguel Arcángel, en Vitoria, lugar de reunión de los miembros del bando.

A finales del siglo XIV, parientes mayores y miembros de la nobleza rural de la Llanada y alrededores comienzan a llegar a Vitoria con el objetivo de tener presencia dentro del Concejo de la villa, así como, de enriquecerse con el control comercial. Esto da lugar a sucesivos conflictos y a la agrupación de estos linajes en dos bandos: los Calleja y los Ayala, lo que respondía a un nuevo capítulo de la lucha banderiza entre oñacinos y gamboínos respectivamente.

Como indica su nombre los Ayala estaban estrechamente vinculados a la familia de Ayala. El propio Fernán Pérez de Ayala, señor de Ayala, se retiró a Vitoria, donde murió como fraile dominico en 1385. Aunque integrados por ricos hombres, se encontraban relacionados con los cabildos artesanos y gentes llanas y así lo demuestra su apoyo en 1423 para la defensa de sus reivindicaciones. [1]

Destacaron como miembros de este bando los propios Ayala, Salcedo, Avendaño, Iruña, Larrínzar entre otros.

Su lugar de reunión y juntas era la Iglesia de San Miguel Arcángel, iglesia juradera desde la fundación de Vitoria en 1181 por Sancho VI el Sabio de Navarra.

Ambos bandos hacían construir casas-torre en puntos estratégicos de la ciudad y portales fortificados para dominar las diferentes zonas y calles de la ciudad.[2]

ConflictosEditar

Tales fueron los conflictos entre ambos bandos por hacerse con los cargos del Concejo, que en 1423, Pedro Manrique, adelantado del reino y III señor de Treviño, decidió elegir el mismo número de representantes de cada bando y dos alcaldes: uno de los Ayala y otro de los Calleja.[3]​ Sin embargo, esta medida no terminó con la inseguridad en tiempos de elecciones. En enero de 1429 con la sucesión de cargos, el banderizo Juan de Avendaño Lopez de Gamboa, ballestero mayor del rey y III señor de Villarreal, entró con hombres armados a la villa, amenazando y entrando en casas del bando rival, como la de Fernán Ibáñez de Peñacerrada, para apoyar al candidato de los Ayala, gamboíno como él. Con el fin de completar la sucesión de ese año y evitar más altercados, el ayuntamiento saliente estimó que los hombres de Juan de Avendaño así como destacados representantes de cada bando, como el propio Angebín Sánchez de Maturana, lider de los Calleja, debían salir fuera de las murallas hasta completar la sucesión de cargos.[4]

En estos años, Vitoria experimentó un fuerte descenso tanto económico como demográfico. Así lo revelan las actas del Concejo en las que en sucesivas ocasiones se pide a Juan II de Castilla una bajada de los tributos para aliviar la despoblación.

Capitulado de 1476Editar

 
Fernando II de Aragón, el Católico, aprobó el Capitulado de 1476 poniendo fin a la lucha de bandos en Vitoria.

Episodios violentos similares se repitieron a lo largo del siglo XV, hasta que Fernando el Católico se decidió a terminar con los bandos y después de tres visitas a la ciudad en 1476, dejó a juristas y doctores del consejo real para tal fin. Aconsejados por ellos, los vecinos acordaron y redactaron un capitulado, jurado en San Pedro y San Miguel, apartándose de linajes y apellidos:[5][6]

"no se nombre ni haya en esa dicha ciudad de Vitoria apellidos ni bandos de Calleja ni de Ayala, ni otros apellidos, ni quadrillas, ni voz de otras parentelas, ni cofradías algunas que a esto correspondan ni se junten, ni vos juntedes a ellas, salvo que todos juntamente nos llamemos los Vitorianos"

Además, pedían al rey levantar las obligaciones, juramentos y pleitos ligados a los diferentes bandos, así como que en el Concejo sólo hubiese un alcalde, dos regidores, un procurador, un merino y dos alcaldes de Hermandad. Todos ellos deberían ser elegidos anualmente el día de San Miguel en septiembre en la iglesia homónima. El procedimiento de elección y jura aparece descrito en el propio Capitulado. La custodia de las llaves de la ciudad debían ser custodiadas por los regidores, al contrario de lo que se llevaba haciendo que guardaba una el alcalde de cada bando.

La aprobación por Fernando El Católico se llevó a cabo el 22 de octubre del mismo año y fue ratificado por Isabel I de Castilla en 1479, poniendo fin de forma definitiva a la lucha de bandos en Vitoria y estableciendo las ordenanzas municipales en vigor hasta 1747, cuando Fernando VI estableció un nuevo ordenamiento municipal.

Estas reformas municipales se extendieron de igual manera a otras villas y ciudades alavesas (Laguardia, Bernedo, Salvatierra), vizcaínas (Bilbao), guipuzcoanas (San Sebastián, Mondragón, Vergara, Fuenterrabía), cántabras (Santander, Laredo, San Vicente de la Barquera)...[7]

A principios del siglo XVI, la familia de Ayala entraría en desgracia al levantarse Pedro López de Ayala, conde de Salvatierra, con los comuneros contra Carlos I. Tras su derrota definitiva en la batalla de Miñano Mayor, gran parte de las propiedades de los Ayala en Vitoria fueron confiscadas y sus escudos retirados de las fachadas.[8]

Véase tambiénEditar

Notas y referenciasEditar

  1. Antonio Rivera, "Historia de Álava", Ed. NEREA, 2003
  2. [1] CONOCIENDO ALAVA y Vitoria-Gasteiz: LA LUCHA DE BANDOS (GUERRA DE BANDERÍAS)
  3. Jose Ramón Díaz de Durana, "La lucha de bandos en Vitoria y sus repercusiones en el concejo", Congreso de Estudios Históricos Vitoria en la Edad Media, 1982
  4. [2] Ernesto García Fernández, EL LINAJE AVENDAÑO: CAUSAS Y CONSECUENCIAS DE SU ASCENSO SOCIAL EN LA BAJA EDAD MEDIA,Universidad del País Vasco
  5. Micaela Portilla Vitoria, "A quinientos años del capitulado de 1476: los bandos de Ayala y Calleja en la Vitoria medieval", Diputación Foral de Álava, Servicio de Publicaciones, 1976
  6. [3] Auñamendi Eusko Entziklopedi - Vitoria-Gasteiz. Historia
  7. Jose Ramón Díaz de Durana, "La lucha de bandos en Vitoria y sus repercusiones en el concejo", Congreso de Estudios Históricos Vitoria en la Edad Media, 1982
  8. [4] El Correo - La caída en desgracia de un alavés "traidor". 27 octubre 2015

BibliografíaEditar