Juan II de Castilla

Rey de Castilla y León

Juan II de Castilla (Toro, 6 de marzo de 1405-Valladolid, 22 de julio de 1454) fue rey de Castilla[a]​ entre 1406 y 1454, hijo del rey Enrique III «el Doliente» y de la reina Catalina de Lancáster.

Juan II de Castilla
Juan II de Castilla (Ayuntamiento de León).jpg
Información personal
Nacimiento 6 de marzo de 1405jul. Ver y modificar los datos en Wikidata
Toro, Corona de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 20 de julio de 1454jul. Ver y modificar los datos en Wikidata (49 años)
Valladolid, Corona de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Lugar de sepultura Cartuja de Miraflores Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Corona de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Catolicismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Familia nobiliaria Casa de Trastámara Ver y modificar los datos en Wikidata
Padres Enrique III de Castilla Ver y modificar los datos en Wikidata
Catalina de Lancáster Ver y modificar los datos en Wikidata
Cónyuge
Hijos
Información profesional
Cargos ocupados
Juan II de Castilla
Rey de Castilla[a]
Burgos - Cartuja de Miraflores - Tumba de Juan II de Castilla.jpg
Tumba de Juan II de Castilla, en la Cartuja de Miraflores, (Burgos).
Información personal
Otros títulos
Reinado 25 de diciembre de 1406-22 de julio de 1454
Fallecimiento Palacios de Luis García de Morales, Valladolid, Castilla
Predecesor Enrique III
Sucesor Enrique IV
Familia
Regente
caption
Escudo de Juan II de Castilla

Índice

BiografíaEditar

Minoría de edad (1406-1419)Editar

Nació en Toro, en el palacio del Real Monasterio de San Ildefonso. Tenía solo dos años de edad cuando murió su padre, en 1406. Los regentes fueron su madre, Catalina de Lancáster y su tío paterno, Fernando de Antequera, de acuerdo con el testamento de Enrique III que estableció que deberían «regir ambos a dos ayuntadamente». Sin embargo la educación y la custodia del rey niño, según los deseos de Enrique III, correría a cargo del camarero mayor Juan de Velasco, del justicia mayor Diego López de Estúñiga y de Pablo de Santa María, obispo de Cartagena.[1]

Durante su minoría de edad se reanudó la guerra contra el reino nazarí de Granada (de 1410 a 1411) y hubo acercamientos a Inglaterra en 1410 y con Portugal en el año 1411.

Tras el Compromiso de Caspe (1412), el regente Fernando abandonó Castilla, pasando a ser rey de la Corona de Aragón con el nombre de Fernando I, dejando en su lugar a cuatro lugartenientes: el obispo Juan de Sigüenza, el obispo Pablo de Santa María de Cartagena, Enrique Manuel de Villena, conde de Montealegre de Campos, y Per Afán de Ribera el viejo, adelantado mayor de Andalucía.[2]​ Catalina de Lancaster moría el 1 de junio de 1418 y su desaparición fue aprovechada por los infantes de Aragón para conseguir, a través del arzobispo de Toledo Sancho de Rojas, que se concertara el matrimonio de uno de ellos, la infanta María, con el rey Juan II, ceremonia que se celebró en Medina del Campo el 20 de octubre de 1418, meses antes de que el 7 de marzo de 1419 fuera proclamada la mayoría de edad del rey por las Cortes de Castilla reunidas en Madrid. El enlace entre el rey y una infanta de Aragón, unido al fallecimiento de la regente la reina madre Catalina de Lancáster, afianzó el poderío en Castilla de los hijos de Fernando I que había muerto en 1416.[3]

En esta época fue suscrito un Concordato con la Santa Sede, siendo papa Martín V, concordato que está considerado el primero suscrito en la Historia de España.

Reinado efectivo (1419-1454)Editar

Poco después del inicio de su reinado efectivo Juan II contrajo matrimonio con su prima hermana María de Aragón, hija de su tío Fernando I. El matrimonio se celebró en Ávila el 4 de agosto de 1420, mismo año en el que concedió el título de «Ciudad» a Villa-Real, actual Ciudad Real.

En esta fase, Juan II deposita su confianza en Álvaro de Luna, con quien según sospechaba el historiador Gregorio Marañón pudo haber tenido una relación carnal,[4]​ teniendo tanta influencia sobre el rey que incluso, en 1422, este llegaría a nombrarle condestable de Castilla a pesar de la oposición de la nobleza. Esto provoca el enfrentamiento con los intereses de los Infantes de Aragón y los nobles castellanos coaligados con ellos, con episodios como el fracasado golpe de Tordesillas de 1420. El apoyo de Alfonso V de Aragón a sus hermanos, los infantes, traería la guerra entre Castilla y Aragón (1429–30). Se resolvería con la victoria de Álvaro de Luna y la expulsión de los infantes.

En 1445 falleció María de Aragón y Juan, en segundas nupcias, se casó con Isabel de Portugal. El matrimonio se celebró en Madrigal de las Altas Torres el 17 de agosto de 1447.

La reina infundió en Juan II un desapego creciente con el condestable Álvaro de Luna, quien fue arrestado, juzgado y ejecutado por degollamiento en la Plaza Mayor de Valladolid el 3 de junio de 1453. Muerto el condestable, fue sustituido en el gobierno por el Obispo Barrientos.

Juan II de Castilla falleció un año después, el 22 de julio de 1454, en la ciudad de Valladolid, diciendo en el momento de su muerte: «Naciera yo hijo de un labrador e fuera fraile del Abrojo, que no rey de Castilla». Fue sucedido en el trono por su hijo Enrique IV de Castilla.

SepulturaEditar

 
Sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, realizado por Gil de Siloé en la Cartuja de Miraflores de Burgos.

Fue sepultado en la iglesia de San Pablo (Valladolid) hasta que sus restos fueron trasladados de este lugar a la Cartuja de Miraflores junto a su segunda esposa, Isabel de Portugal y su hijo el infante Alfonso de Castilla, por orden de su hija Isabel la Católica. El sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal, realizado en alabastro, es obra del escultor Gil de Siloé.

En el año 2006, con motivo de la restauración de la Cartuja de Miraflores, la Dirección General de Patrimonio y Bienes Culturales de la Junta de Castilla y León decidió realizar el estudio antropológico de los restos mortales de Juan II de Castilla y de su segunda esposa, quienes estaban enterrados en la cripta bajo el sepulcro real, así como el estudio de los restos depositados en el interior del sepulcro del infante Alfonso de Castilla, cuyo sepulcro está colocado en un lateral de la misma iglesia. El estudio antropológico fue realizado por Luis Caro Dobón y María Edén Fernández Suárez, investigadores del área de Antropología Física de la Universidad de León.[5]​ El esqueleto del rey Juan II de Castilla estaba casi completo, a diferencia del de su esposa, la reina Isabel de Portugal, del que solamente quedaban varios huesos.[6]

SemblanzaEditar

Fué este ilustrísimo Rey de grande y hermoso cuerpo, blanco y colorado mesuradamente, de presencia muy real: tenía los cabellos de color de avellana mucho madura: la nariz un poco alta, los ojos entre verdes y azules, inclinaba un poco la cabeza, tenía piernas y pies y manos muy gentiles. Era hombre muy trayente, muy franco, é muy gracioso, muy devoto, muy esforzado, dábase mucho á leer libros de Filósofos é Poetas: era buen ecliástico, asaz docto en la lengua latina, mucho honrador de las personas de sciencia: tenía muchas gracias naturales, era gran músico, tañía é cantaba é trovaba, é danzaba muy bien, dábase mucho á la caza, cavalgaba pocas veces en mula, salvo habiendo de caminar: traía siempre un gran bastón en la mano, el qual le parescía muy bien.[7]

Fernán Pérez de Guzmán, Crónica del Señor Rey don Juan

FamiliaEditar

AncestrosEditar

Matrimonios y descendenciaEditar

El 20 de octubre de 1418 en Medina del Campo se casa con María de Aragón, hija de Fernando I de Antequera, rey de Aragón. De su matrimonio nacieron cuatro hijos:

  • Catalina de Castilla (1422-1424), murió en la infancia, sepultada en el monasterio de San Pablo de Valladolid. (requiere fuente)
  • Leonor de Castilla (1423-1425), murió en la infancia, recibió sepultura en el monasterio de San Pablo de Valladolid (requiere fuente).
  • Enrique IV de Castilla (1425-1474), quien heredó el trono a la muerte de su padre y fue sepultado junto a su madre en el monasterio de Guadalupe.
  • María de Castilla (1428-1429), murió en la infancia, enterrada en el convento de San Agustín de Dueñas, ya que el edificio conventual se levantó en su ubicación actual gracias a la cesión de unas propiedades por parte de María de Aragón.

El 17 de agosto de 1447 se casa por segunda vez en Madrigal de las Altas Torres con Isabel de Portugal. Fruto de su matrimonio nacieron dos hijos:


Predecesor:
María de Castilla
Príncipe de Asturias
1405-1406
Sucesor:
Catalina de Castilla
Predecesor:
Enrique III
 
Rey de Castilla

1406-1454
Sucesor:
Enrique IV
Predecesor:
Álvaro de Luna
 
Maestre de la Orden de Santiago

1453
Sucesor:
Alfonso de Castilla
(administrada durante su minoría por Enrique IV de Castilla)

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. a b La titulación completa era: Rey de Castilla, de Toledo, de León, de Galicia, de Sevilla, de Córdoba, de Murcia, de Jaén, del Algarve, de Algeciras y Señor de Vizcaya y de Molina

ReferenciasEditar

  1. Vicens Vives, 2003, p. 13. "De hecho, en la mente de Enrique III, su mujer debía vigilar los actos de su hermano, y los grandes nobles citados tener en seguridad al rehén más precioso para la regencia: el propio monarca"
  2. Vicens Vives, 2003, p. 27.
  3. Vicens Vives, 2003, p. 30-31.
  4. Bruquetas de Castro, Fernando (2002). Reyes que amaron como reinas. La Esfera de los Libros S.L. ISBN 84-9734-076-0. 
  5. Caro Dobón, 2008, p. 23.
  6. Caro Dobón, 2008, p. 28.
  7. Pérez de Guzmán, 1779, p. 576.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar