Baqueta (arquitectura)

La baqueta, baquetilla[1]​ o junquillo[2]​ es la moldura redonda, la de menor diámetro entre las de perfil convexo.

Se aplica a varios elementos de arquitectura como los arquitrabes, arquivoltas, bandas, cornisas, etc.

Solía adornarse con cintas, perlas, cordones, hojas y granos de laurel, etc., y cuando pasaba de 6 mm de diámetro se llama bocel.

En las construcciones de la Edad Media se empleó con profusión, sobre todo en los siglos XII y XIII, en los nervios de las bóvedas, en sustitución de las aristas de los pies derechos de los vasos y en los hacecillos de las columnas.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar