Abrir menú principal

La Batalla de Gallabat (también llamada Batalla de Metemma) fue un enfrentamiento militar librado en el contexto de la Guerra mahdista (1881-1899) entre el 9 y 10 de marzo de 1889. Se trata de un acontecimiento fundamental para la historia de Etiopía, porque el Emperador etíope (Nəgusä Nägäst) Juan IV (Yohannes IV) murió en el combate. La lucha se produjo entre los pueblos de Gallabat y Metemma entre las fronteras de los actuales estados de Etiopía y Sudán.

Batalla de Gallabat
Parte de Guerra mahdista
The Mahdist State, 1881-98, modern Sudan.png
Fecha 9-10 de marzo de 1889
Lugar Gallabat, actual Sudán
Resultado Victoria pírrica mahdista
Beligerantes
Flag of the Mahdi movement in Sudan.svg Mahdistas sudaneses Ethiopian Pennants.svg Imperio etíope
Comandantes
Zeki Tummal Juan IV de Etiopía 
Fuerzas en combate
60.000[1]​-100.000[2] 90.000[3]​-150.000[4]
Bajas
15.000 muertos[3] 15.000 muertos[3]

Gallabat es considerada tradicionalmente como la última gran batalla en que las armas blancas tuvieron un papel protagónico.[5]

AntecedentesEditar

Cuando los mahdistas se rebelaron contra los egipcios muchas guarniciones quedaron aisladas en Sudán a riesgo de ser aniquiladas. Los británicos, que habían tomado a Egipto como un protectorado, negociaron el tratado de Adua con el emperador Juan IV (3 de junio de 1884) por el cual las guarniciones egipcias pudieron evacuar por territorio etíope a Massawa. Tras esto el califa Abdallahi ibn Muhammad consideró a Juan IV como su enemigo y envió un ejército contra él.

Los pueblos de Gallabat y Metemma esta en la ruta comercial que conecta el río Nilo con Gondar, antigua capital imperial, los mahdistas utilizaron dicha ruta para penetrar en Etiopía y saquear las áreas circundantes. Pero el ras Alula Engida los derrotó en Kufit el 23 de septiembre de 1885.

Saqueo de GondarEditar

Unos años más tarde el negus (rey) de Gojjam, Tekle Haymanot, vasallo de Juan IV, atacó Metemma y la saqueo en enero de 1887. En respuesta, al año siguiente los mahdistas al mando de Abu Anga lanzaron una campaña con la intención de tomar Gondar. Haymanot los enfrentó en Sar Weha el 18 de enero de 1888 pero fue derrotado.[6]​ Los mahdistas continuaron su avance hacia Gondar, la tomaron y la saquearon, quemaron sus iglesias y esclavizaron a muchos de sus habitantes.

A pesar de los hechos Juan IV se abstuvo de lanzar un ataque debido a que desconfiaba de su vasallo Sahle Maryam, gobernante de Shewa. Deseaba hacer una campaña contra este pero el clero y sus oficiales superiores lo presionaron para que enfrentará la amenaza mahdista primero. Los abisinios habían logrado derrotar al mando del Ras Gobana Dacche a los mahdistas en Gute Dili, provincia de Wellega, el 14 de octubre. Tras dicho éxito el emperador decidió declarar la guerra a los mahdistas e inicio su campaña.[7]​ Sus fuerzas, unos 100.000 soldados,[1]​ incluían hasta 20.000 jinetes.[4]​ Las tropas islámicas sumaban probablemente 70.000[1]​ a 85.000 hombres.[4]

La batallaEditar

A finales de enero de 1889 Juan IV reunió un gran ejército en Dembiya mientras que los sudaneses reunieron sus fuerzas y se atrincheraron en Gallabat y rodearon la ciudad con una gran zariba, una barrera de espinos entrelazados similar a un alambrada.[4]

El 8 de marzo el ejército imperial llegó a Gallabat y empezó su ataque en la jornada siguiente. Su flanco izquierdo estaba al mando de Ras Haile Maryam Gugsa y la derecha de Ras Mengesha Yohannes, sobrinos del emperador.[8]​ Los etíopes lograron abrir una brecha en la zariba y en ese punto el ataque logrando romper las defensas mahdistas. Los defensores habían sufrido grandes pérdidas y su línea estaba a punto de colapsar cuando la batalla se volvió inesperadamente a su favor.

Juan IV, que había dirigido a sus tropas en el frente de la batalla sufrió una herida de bala en una mano y otra en su pecho. Fue trasladado gravemente herido a su tienda y murió en dicha noche. Antes de morir ordeno a sus nobles reconocer a Ras Mengesha como su sucesor.[8]​ Los etíopes, desmoralizados por la muerte de su emperador empezaron a abandonar el campamento y la victoria fue para los mahdistas.

Según David L. Lewis los mahdistas no tuvieron conocimiento de la muerte de Juan hasta que uno de sus espías trajo las noticias de que los etíopes se retiraban.[9]​ El 12 de marzo una fuerza sudanesa al mando de Zeki Tummal derrotó a los Ras Mengesha y Alula en el río Atbara quienes escoltaban el cuerpo del emperador. Los etíopes fueron masacrados y el cadáver de Juan de capturado y decapitado, su cabeza fue enviada como trofeo a Omdurmán.[10]

ConsecuenciasEditar

La muerte de Juan provocó una terrible agitación política en Etiopía. A pesar de haber rogado a sus nobles apoyar a su sobrino en pocas semanas Menelik II terminó por convertirse en emperador.[11]​ El nuevo emperador continuó sus luchas contra los estados musulmanes y los diversos poderes coloniales, derrotó a los italianos en Adua (1896) y colaboró con 15.000 hombres con los británicos en una ofensiva conjunta contra el estado islámico de Daraawiish pero fueron derrotados por 20.000 enemigos cerca de Harar (1901).[12][13]

Para los mahdistas las consecuencias fueron graves, muchos de sus mejores soldados murieron en la batalla, debilitando así su poder militar. El califa decidió prudentemente detener las ofensivas en Etiopía y estas se redujeron en meros asaltos fronterizos menores.[14]

ReferenciasEditar

  1. a b c David Hamilton Shinn & Thomas P. Ofcansky (2004). Historical Dictionary of Ethiopia. Lanham: Scarecrow Press, pp. 283. ISBN 978-0-81084-910-5.
  2. Jeremy Black (2005). Introduction to Global Military History: 1750 to the present day. Abingdon: Routledge, pp. 81. ISBN 978-0-41535-394-6.
  3. a b c Clodfelter, Micheal (2017). Warfare and Armed Conflicts: A Statistical Encyclopedia of Casualty and Other Figures, 1492-2015. McFarland, pp. 202. ISBN 9781476625850.
  4. a b c d Tucker, Spencer (2009). A global chronology of conflict: from the ancient world to the modern Middle East. Tomo II. ABC-CLIO, pp. 1488. ISBN 9781851096671.
  5. Tony Jaques (2007). Dictionary of Battles and Sieges: F-O. Tomo II. Westport: Greenwood Publishing Group, pp. 380. ISBN 978-0-31333-538-9.
  6. Bahru Zewde (2001). 'A History of Modern Ethiopia (2a. edición). Oxford: James Currey. ISBN 0-85255-786-8.
  7. Erlich, Haggai (1996). Ras Alula and the Scramble for Africa. Lawrenceville: Red Sea. ISBN 1-56902-029-9.
  8. a b Erlich, 1996: 134
  9. David L. Lewis (1987). The Race to Fashoda. New York: Weidenfeld and Nicolson, pp. 107. ISBN 978-0-80503-556-8.
  10. Erlich, 1996: 135
  11. Henze, Paul B. (2000). Layers of Time, A History of Ethiopia. Nueva York: Palgrave. ISBN 0-312-22719-1.
  12. David D. Laitin & Said S. Samatar (1987). Somalia: nation in search of a state. ondres: Westview Press, pp. 58
  13. Sarah Ben Néfissa, Carlos Milani (2005). NGOs And Governance In The Arab World. El Cairo; Nueva York: American University in Cairo Press, pp. 303. ISBN 978-9-77424-904-4; Ioan M. Lewis (2008). Understanding Somalia and Somaliland: Culture, History, Society. Nueva York; Chichester: Columbia University Press, pp. 19. ISBN 978-0-23170-084-9. Los somalíes eran enemigos feroces y capaces de reunir grandes ejércitos. En 1843 por ejemplo, el Sultán Yusuf Mahamud Ibrahim de Geledi reunió 40.000 tropas para enfrentar al ejército de 20.000 soldados de su rival, el Jeque Ibrahim Hassan Jeberow, gobernante de la ciudad de Bardera (fundada entre 1819 y 1821 por Ibrahim). Yusuf conquistó la ciudad y el Jeque murió en la batalla.
  14. Churchill, Winston S. (1952). The river war. Londres: Eyre and Spottiswoode, pp. 83

Enlaces externosEditar