Abrir menú principal

La batalla de Orcómeno fue el enfrentamiento decisivo de la primera guerra mitridática sucedida en el año 85 a. C. entre los romanos del procónsul Lucio Cornelio Sila y los pónticos de Arquelao, en una zona pantanosa en las llanuras de Beocia.

Batalla de Orcómeno
Parte de Primera guerra mitridática
Bellum mithridaticum 85aC.png
Campaña de Sila en el 85 a. C.
Fecha 85 a. C.
Lugar Orcómeno, Beocia, actual Grecia
Coordenadas 38°29′N 22°59′E / 38.48, 22.98Coordenadas: 38°29′N 22°59′E / 38.48, 22.98
Resultado Victoria romana decisiva
Beligerantes
República romana Reino del Ponto
Comandantes
Lucio Cornelio Sila Arquelao
Dorilao
Diógenes  [1]
Fuerzas en combate
5 legiones romanas y auxiliares[2] 75.000-90.000 soldados

AntecedentesEditar

Después de su victoria en Queronea, los romanos persiguieron al ejército póntico hasta la isla de Zante, pero como no pudieron ocuparla se retiraron a Calcis.[3]

Entonces, Mitrídates envió un nuevo ejército al mando de Dorilao para ayudar a Arquelao.[4]​ El recién llegado estaba ansioso por enfrentar a Sila en batalla, ignorando las advertencias de Arquelao a pesar de saber las enormes pérdidas ya sufridas por considerarlas exageradas.[5]​ En contraste, Arquelao demostró haber aprendido a ser prudente ante los romanos, y después de una escaramuza en Tilphossium, convenció a Dorilao de esperar en lugar buscar batalla. Se mostraron optimistas cuando llegaron a Orcómeno, un campo perfecto para su superior caballería. Allí acamparon.[6]

Fuerzas enfrentadasEditar

La tropa de Sila se componía de 40.000 hombres,[7]​ la mitad compuesta de legionarios romanos y el resto compuesto por sus aliados griegos y macedonios.[8]

El ejército póntico incluía los 10.000 sobrevivientes del desastre de Queronea,[1][3][9][10]​ a los que se sumaban 65.000[11]​ a 80.000[1][9][5][12]​ refuerzos traídos por Dorilao. Se le sumaban 70 carros de guerra.[11]

BatallaEditar

 
Mapa de las posiciones al comienzo de la batalla.

En la misma llanura decidió acampar Sila, ordenando a sus legionarios cavar trincheras por sus dos lados para obstruir el paso de la caballería póntica. Los generales enemigos se percataron y enviaron inmediatamente a sus jinetes al ataque. Los romanos que estaban ocupados trabajando fueron dispersados y los que suponía le darían protección son forzados a retirarse en confusión.[13]

Entonces Sila desmontó y se abrió paso entre los legionarios en retirada, animándolos a volver al combate. Estas palabras hicieron que los fugitivos volvieran a la lucha, mientras dos cohortes se reunían en el ala derecha. Fue gracias a esto que Sila pudo poner en fuga a los pónticos. Después hizo alimentar a sus tropas en el campamento y volvió a iniciar los trabajos, pero los pónticos volvieron a cargar, esta vez más ordenados y al mando de Diógenes, hijastro de Arquelao, quien murió dirigiendo a los arqueros, cuando fueron alcanzados por los legionarios y se inició un combate cuerpo a cuerpo. Los atacantes debieron retirarse a su campamento, quedando acorralados y sufriendo muchas pérdidas.[14]

Al día siguiente, Sila avanzó con sus tropas hasta las trincheras para continuar los trabajos y rodear al campamento enemigo e inmovilizar a Arquelao. Apiano informa que mantuvo numerosos centinelas por todas partes. Entonces los pónticos cargaron una vez más contra los romanos pero fueron repelidos; esta vez, las legiones iniciaron el asalto del campamento enemigo, produciéndose una gran carnicería.[15]

El ejército vencido huyó por las marismas del lago cercano, quedando muchos cadáveres allí,[15]​ por eso Plutarco dice que dos siglos después aún se podían ver en el barro restos humanos y de espadas, armaduras, cascos y escudos.[16]

ConsecuenciasEditar

Arquelao encontró un bote en las marismas, logrando escapar a Calcis.[15]​ El ejército póntico dejó 10.000 jinetes y 5.000 infantes muertos[1]​y 25.000 prisioneros[17]​ en el campo de batalla.

El día después de la batalla, Sila entregó a recompensas al valor a sus soldados. Después se dedicó a devastar Beocia y establecer sus cuarteles de invierno en Tesalia esperando la flota de Lucio Licinio Lúculo, pero al no recibir noticias de Lúculo empezó la construcción de una propia.[18]

ReferenciasEditar

  1. a b c d Apiano 12.7.49
  2. Apiano 12.5.30, 13.9.79
  3. a b Apiano 12.6.45
  4. Eutropio V.6
  5. a b Plutarco 20.2
  6. Plutarco 20.3
  7. Apiano 12.6.41
  8. Piganiol, 1989: 394
  9. a b Plutarco 19.4
  10. Granio 35.25
  11. a b Granio 35.24
  12. Livio 82.2
  13. Plutarco 21.1
  14. Plutarco 21.2-3
  15. a b c Apiano 12.7.50
  16. Plutarco 21.4
  17. Granio 35.26
  18. Apiano 12.8.51

BibliografíaEditar

ClásicasEditar

  • Apiano. Guerras mitridáticas. Libro 12 de Historia Romana. Digitalizado en Perseus. Basado en obra de 1899, Nueva York, editorial The MacMillan Company, traducción latín-inglés por Horace White.
  • Apiano. Guerras civiles. Libro 13 de Historia Romana. Digitalizado en Perseus. Basado en obra de 1899, Nueva York, editorial The MacMillan Company, traducción latín-inglés por Horace White.
  • Flavio Eutropio. Compendio de la Historia romana. Digitalizado en latín por The Latin Library. Véase libro V.
  • Granio Liciniano. Historia de Roma (fragmentos). Libro 35. Digitalizado en 2016 por Attalus. Traducción latín-inglés basada en edición latina de Nicola Criniti Grani Liciniani Reliquiae, 1981, Leipzig: B.G. Teubner (véase web PHI Latin texts).
  • Memnón de Heraclea Póntica. Historia de Heraclea. Digitalizado en web Attalus. Basado en traducción griego-inglés de Andrew Smith, 2004. Véase cap. 22-40.
  • Mestrio Plutarco. Vidas paralelas. Vida de Sila. Libro 3 de Vidas paralelas. Digitalizado en Perseus. Basado en la obra de 1920, editada por William Heinemann. Traducción latín-inglés por Bernadotte Perrin, Harvard University Press. En español en Imperium.org.
  • Paulo Orosio. Historia contra los paganos. Traducción latín-inglés, introducción y notas por A. T. Fear, 2010, Liverpool University Press, ISBN 9781846312397. Véase Libro V. Versión en latín de Attalus, basada en edición de Karl Friedrich Wilhelm Zangemeister, 1889, Viena, corregida por Max Bänziger.
  • Tito Livio. Periocas. Versión digitalizada en 2003 por Livius.org. Basada en The Latin Library corregida con la edición de Paul Jal, Budé-edition, 1984. Traducción latín-inglés por Jona Lendering & Andrew Smith. Es un índice y resumen de una edición del siglo IV de su obra Ab Urbe condita (hoy mayormente perdida). Véase libros 81-85.

ModernasEditar

  • Piganiol, André (1989). Le conquiste dei Romani. Milán: La Cultura. Traducción de Filippo Coarelli. ISBN 88-04-32321-3.

Enlaces externosEditar