Abrir menú principal

La Batalla de San Félix fue un enfrentamiento armado de la Campaña de Guayana en la guerra de independencia de Venezuela ocurrido el 11 de abril de 1817 en la mesa de Chirica, en la Provincia de Guayana.

Batalla de San Félix
Parte de Guerra de Independencia de Venezuela
Fecha 11 de abril de 1817
Lugar Mesa de Chirica, cerca de San Félix, Venezuela
Resultado Victoria patriota
Beligerantes
Patriotas
Flag of Venezuela (1817 and 1859).svg Tercera República de Venezuela[n 1]
Realistas
Flag of Spain (1785–1873, 1875–1931).svg Imperio español
Comandantes
Manuel Piar Miguel de la Torre
Fuerzas en combate
Probablemente 2.200 plazas[1] Probablemente 1.800 efectivos y 2 piezas de artillería[1]
Bajas
31 muertos y 65 heridos[1] 593 muertos y 497 prisioneros[1]

Índice

AntecedentesEditar

Tras su derrota en Angostura, el general Manuel Piar marchó sobre las misiones de Caroní, lugar de abastecimiento de toda la región. A principios de febrero cruzaba el río homónimo y pasaba el resto del mes conquistando las misiones.[2]

Se trataba de 19 pueblos donde vivían «enfeudados» y cultivando las tierras más ricas de la provincia 7.000 indios.[3]​ Ya habían perdido población[n 2]​ por la guerra, el hambre, emigración, el terremoto de 1812 y las epidemias de 1818.[4]​ En el territorio abundaban los caballos y ganados por la fertilidad de sus llanuras y la hábil administración de los misioneros.[5]​ Sus líderes, misioneros capuchinos catalanes, se opusieron al proyecto revolucionario desde 1810,[6]​ considerando a la República una «hija de la revolución francesa», sosteniendo con caballos, víveres y utensilios a los realistas[n 3]​ y después de la conquista de la provincia siguieron conspirando secretamente.[7]

El historiador patriota Restrepo sostiene que los indios aborrecían a los capuchinos por su dureza y abrazaron con entusiasmo a los independentistas. Algunos religiosos habrían sido ejemplo de vida pero otros se dedicaron al comercio y enriquecerse a costa del trabajo de los indios.[5]

La campaña de Piar comenzaba el 6 de febrero tomando Utapa.[8]​ El 17 de febrero el gobernador de Guayana, coronel Lorenzo Fitzgerald, atacaba a Piar en el Caroní pero es vencido y debe retirarse a Angostura.[9]​ Después que Piar conquistara las misiones[7]​ confinando a los religiosos en la aldea de Caruachi[10]​ o Carache a cargo del teniente coronel Jacinto Lara.[11]​ Después de eso el general fue a Angostura a establecer su cuartel general y establecer contacto con Bolívar.[5]​ El 25 de febrero el coronel Bartolomé Salom le puso sitio a la población Guayana la Vieja, donde los realistas tenían dos castillos. El 29 de marzo abandono el asedio.[9]

Por su parte, después de la derrota en la sabana de Mucuritas, el 29 de enero Pablo Morillo y Miguel de la Torre unieron sus fuerzas en San Fernando de Apure. Morillo nombró a su segundo Jefe Militar de Angostura y Guayana la Vieja y le ordena seguir el Orinoco[12]​ con 1.000[13]​ a 1.500 efectivos hasta la primera villa.[12]​ Salieron en un convoy de 35 naves protegido por la cañonera El Carmen el 8 de marzo. El 27 de marzo llegó a la villa encontrándola con serios problemas de avituallamiento. La guarnición la formaban milicianos locales y dos compañías del regimiento Barbastro que los recibieron con alegría.[14][15]​ Como sólo tenía víveres para cuatro días, el brigadier Latorre resolvió salir a las 01:00 horas del 30 de marzo sobre el general Manuel Cedeño,[14]​ que sitiaba la plaza desde hacia dos meses con 800 infantes y 30 jinetes,[15]​ después embarcó sus tropas para buscar provisiones en las misiones.[14]

El general Piar estaba al oeste del Caroní, al enterarse se retira al paso de Caruachi, cruzándolo el 6 de abril. Al día siguiente remontan sus 500 jinetes al mando del presbítero José Félix Blanco y a las 15:00 horas Piar forma su línea defensiva en San Félix.[14]

La batallaEditar

Según Daniel Pilo los monárquicos eran 1.300 y los patriotas 1.700.[16]​ Edgardo Esteves dice que los realistas eran 1.600 infantes y 300 jinetes, mientras que sus enemigos sumaban 500 fusileros, 400 jinetes y 600 montoneros indígenas armados con arcos y lanzas.[14]Eleazar López Contreras sostiene que Piar tenía 2.000 hombres, apenas 500 con fusiles, y Latorre 1.600 bien equipados, incluyendo el batallón veterano Cachirí al mando del teniente coronel Tomás Carmona.[17]​ Acorde a José Manuel Restrepo los monárquicos eran 1.600 infantes y 200 jinetes bien armados, y sus contrarios 500 fusileros, 500 flecheros, 800 lanceros y 400 jinetes.[18]​ Rafael Pardo Rueda señala que lucharon 2.200 patriotas contra 1.100 realistas.[19]

El 10 de abril Latorre llegó a San Félix y ambos ejércitos hicieron una serie de movimientos para hacerse con posiciones ventajosas.[17]​ Al día siguiente ambos bandos formaron para la batalla en la Mesa de Chirica, cerca de San Félix. Piar, José Antonio Anzoátegui y Pedro León Torres estaban esperando en tres líneas bien extendidas: la primera de fusileros, la segunda de arqueros y la tercera de lanceros, deseaban envolver por los flancos al enemigo[14]​ (otros dicen que eran sólo dos: una de arqueros y fusileros y otra de lanceros).[18]​ Estaban en una pequeña altura al oeste del pueblito de San Miguel, su izquierda la protegía un barranco y su derecha un cerro.[18]​ El brigadier Latorre y el coronel Nicolás Ceruti, gobernador de Angostura y jefe de su Estado Mayor, marchaba con sus hombres en tres columnas cerradas.[14]​ Sus flancos estaban protegidos por sus jinetes y tropas ligeras.[18]​ La caballería republicana estaba oculta en su flanco derecho, detrás de la elevación,[18]​ mientras que Latorre ordenaba a su infantería ir en formación compacta sin haber formado a sus jinetes. Confiado, el brigadier realista avanzaba confiado en la disciplina de sus hombres y la mala calidad de los contrarios, y la necesidad de víveres le obligaba a actuar sin haber explorado el terreno.[20]

Las columnas monárquicas cargan y disparan a discreción mientras que sus enemigos intentan inmovilizarlos con sus fusiles y arcos.[14]​ El primer par de líneas patriotas, mandadas por el coronel José María Chipía y el teniente coronel José María Landaeta, habían reaccionado desde el primer avistamiento del enemigo, organizándose para descargar un fuego cerrado sobre los atacantes.[18]​ Las dos alas de la infantería patriota avanzaron hasta formar un semicírculo alrededor de los realistas y entonces la caballería de Piar carga sobre la izquierda de La torre.[14][18]​ Los realistas intentan retirarse en orden, pero al estar tan arrinconados no pueden usar su caballería ni responder adecuadamente al fuego enemigo.[21]​ Al final acaban formando una masa desordenada incapaz de defenderse que tras media hora colapsa y huye en desorden a los montes del Orinoco, siendo perseguida y aniquilada por la caballería de Piar,[20]​ y en el transcurso murieron muchos.

ConsecuenciasEditar

Los realistas tuvieron numerosos dispersos y el coronel Ceruti con 73 oficiales fueron capturados con muchas armas y municiones.[17]​ Latorre, el comandante Carmona, 17 oficiales y unos pocos soldados lograron huir a Angostura bajo el amparo de la noche,[22]​ embarcando en el puerto de Las Tablas.[23]​ Piar quedaba dueño de la provincia de Guayana, que se convertirá en base operacional de los ejércitos republicanos.[24]​ Tuvo que lamentar la muerte de Chipía y Landaeta. Piar ordenó ejecutar a 300 prisioneros europeos pero perdonó a los criollos.[23]

Salom volvió a poner Guayana la Vieja bajo asedio poco después de la batalla aunque lo abandono para julio.[9]​ A las 02:00 horas del 25 de abril Piar vuelve a atacar Angostura, el general León Torres encabeza el asalto, pero a las cuatro horas debe retirarse con 7 oficiales y 78 soldados muertos. Los días 26 y 27, los buques realistas en Guayana la Vieja se retiran a Angostura para fortalecer sus defensas y asegurarse de no poder el control del Orinoco, su única vía de comunicación.[22]​ El 2 de mayo Simón Bolívar se unía al ejército de Piar en El Juncal, siendo reconocido como Jefe Supremo de la República de Venezuela.[25]

En esos días llegó a Angostura la noticia del arribo a El Chaparro de Morillo, de quien se esperaba enviara una fuerte división contra los patriotas en Guayana.[26]​ Al mismo tiempo llegaban las noticias de la matanza de Barcelona y las ejecuciones que hizo Morillo en Nueva Granada.[27]

El 6 de mayo, por orden del Estado Mayor, el capitán Juan Camero, partidario de Piar, es reemplazado por Jara y el capitán Juan de Dios Monzón como jefe militar y político de San Ramón de Caruachí, en cuya iglesia seguían confinados los capuchinos.[27]​ Al día siguiente un destacamento republicano[28]​ armado con sables,[27]​ machetes y lanzas lleva a 18 misioneros y 2 enfermeros[28]​ a una laja cercana a la misión, donde son degollados y decapitados uno por uno, luego quemados y sus restos lanzados al Caroní.[27]​ El Estado Mayor había resuelto trasladar a los capuchinos a otro pueblo más al interior de la provincia, Divina Pastora, en caso que los realistas avanzaran. El oficial a cargo, que desconocía la geografía local, entendió que se los enviará con la Divina Pastora, es decir, la Virgen María, y por eso los ejecutó.[26]​ Esa fue la justificación que dieron los encargados y fueron absueltos de todo cargo.[29]​ Piar no dio ninguna orden de ejecución ni participaron negros del Guárico como se ha dicho muchas veces (no hubo de estos en la campaña de Guayana),[30]​ fueron indios de las misiones los autores materiales.[27]​ Otros siete capuchinos lograron escapar a Demerara con algunos indios y cargados de ropa, dinero, fusiles y pólvora.[7]

Poco después empezó el desmantelamiento del sistema político y económico de las misiones.[7]​ Piar dejó a cargo al presbítero José Félix Blanco como comandante general. Éste dividió la región en cinco distritos administrados por autoridades civiles.[11]​ Los republicanos expropiaron toda la mercancía de los almacenes de las misiones (cueros de res, tabaco, algodón, melaza, cacao, añil, maíz, casabe, posiblemente lingotes oro y de hierro) y sus rebaños de mulas, caballos y vacas para financiar al nuevo gobierno de Angostura, la compra de armas y pertrechos a los ingleses, la tinta y papel para los documentos oficiales y su diario, El Correo del Orinoco. Los indios, bien entrenados por los capuchinos, fueron reclutados en el ejército o se volvieron peones agrícolas de los criollos.[31]​ Más de mil fueron enlistados en el ejército patriota[32]​ y destacaron como buenos soldados.[29]​ Las reformas liberales buscaron igualarlos como ciudadanos con el resto de la población y sacarlos de su aislamiento, pero al eliminar todo el aparato legal que protegía a sus comunidades quedaron vulnerables ante la ambición criolla por sus tierras.[33]

ReferenciasEditar

  1. a b c d La Batalla de San Félix
  2. Esteves, 2004: 101
  3. Pérez, 1982: 150
  4. Rosenblat, 1954: 194
  5. a b c Restrepo, 1858: 389
  6. Donis, 1997: 53
  7. a b c d Donis, 1997: 55
  8. Hace 200 años, Piar hizo su entrada triunfal a Upata. El diario de Guayana. Publicado el 6 de febrero de 2017. Consultado el 9 de enero de 2018.
  9. a b c Esteves, 2004: 107
  10. Donis, 1997: 54-55
  11. a b Restrepo, 1858: 388
  12. a b López, 2005: 91
  13. Bushnell, 2002: 74
  14. a b c d e f g h i Esteves, 2004: 108
  15. a b Fernández, Américo. Capítulo XI. Batalla de San Félix. Blog Piar. Guerrero de mar y tierra. Publicado el 11 de junio de 2013. Consultado el 7 de enero de 2018.
  16. Pilo González, Daniel (1997). "Historia de Venezuela: Batallas 1817-1819". En Un breve paseo por la historia de Venezuela. Caracas. Digitalizado en Auyantepui. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  17. a b c López, 2005: 92
  18. a b c d e f g Restrepo, 1858: 394
  19. Pardo, 2004: 731
  20. a b Esteves, 2004: 109
  21. Esteves, 2004: 108-109
  22. a b Esteves, 2004: 110
  23. a b Restrepo, 1858: 395
  24. Esteves, 2004: 109-110
  25. Restrepo, 1858: 385-386, 395
  26. a b Restrepo, 1858: 401
  27. a b c d e Fernández, Americo. Degollina de los misioneros del Caroní. Diario El Correo de Caroní. Publicado el 5 de mayo de 2016. Consultado el 9 de enero de 2018.
  28. a b Sanoja, 2007: 173, 175-176
  29. a b Restrepo, 1858: 402
  30. Restrepo, 1858: 584
  31. Sanoja, 2007: 174
  32. Thibaud, 2003: 230
  33. Pérez, 1982: 116

NotasEditar

  1. Durante la primera expedición de los Cayos, a petición de Juan Bautista Arismendi, Bolívar proclamaba la Tercera República el 6 de mayo de 1816 en la iglesia parroquial de Villa del Norte ante una asamblea formada por expedicionarios, isleños y patriotas refugiados ahí. Después de los discursos de Bolívar y Arismendi, se votó unánimemente un Acta donde se declaraba la República, que ésta era «una e indivisible», que Bolívar era su Jefe Supremo, Arismendi era el General en Jefe y muchos coroneles de la resistencia en el continente eran elevados a brigadieres. El 8 de mayo publicaba una proclama (Martínez H., Frank. Bolívar y la proclama de la Tercera República
    • Archivado el 7 de enero de 2018 en la Wayback Machine.. Blog Testigos de la Historia. Publicado el 10 de mayo de 2016. Consultado el 6 de enero de 2018).
  2. Rosenblat, 1954: 196. Según documentos oficiales, 10.000 indios en las misiones de Caripe, 30.000 en Barcelona (24.700 en las misiones de Piritu), 34.000 en Guayana (17.000 en las misiones de Caroní, 7.000 en las del Orinoco y cerca de 10.000 independientes en el delta del Orinoco y en los montes).
  3. En 1811 los monárquicos movilizaron fuerzas similares para resistir a las fuerzas expedicionarias leales a la Primera República de Venezuela: 2.000 soldados, 22 embarcaciones mayores e infinidad de pequeñas (Esteves, 2004: 36).

BibliografíaEditar

  • Bushnell, David (2002). Simón Bolívar: hombre de Caracas, proyecto de América. Editorial Biblios. ISBN 9789507863158.
  • Donis Ríos, Manuel Alberto (1997). Guayana: historia de su territorialidad. Universidad Católica Andrés Bello. ISBN 9789802441372.
  • Esteves González, Edgardo (2004). Batallas de Venezuela, 1810-1824. Caracas: El Nacional. ISBN 9789803880743.
  • López Contreras, Eleazar (2005) [1930]. Bolívar, conductor de tropas. Caracas: Presidencia de la República.
  • Mejías, Alejandro (2000) [1997]. Diccionario de Historia de Venezuela: Campañas terrestres de la Independencia. Caracas: Fundación Polar (2.ª edición). ISBN 980-6397-94-0.
  • Pardo Rueda, Rafael (2004). La historia de las guerras. Ediciones B. ISBN 9789589740552.
  • Pérez Ochoa, Eduardo (1982). La guerra irregular en la independencia de la Nueva Granada y Venezuela 1810-1830. Tunja: Vicerrectoría de Investigaciones y Extensión Universitaria de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia & Ediciones La Rana y el Águila.
  • Restrepo, José Manuel (1858). Historia de la revolución de la República de Colombia en la América Meridional. Tomo II. Besanzon: Imprenta de José Jacquin.
  • Rosenblat, Ángel (1954). La población indígena y el mestizaje en América: La población indígena, 1492-1950. Tomo I. Buenos Aires: Editorial Nova.
  • Sanoja, Mario & Iraida Vargas-Arena (2007). "La experiencia capitalista misional en Guayana, Venezuela: 1700-1817". Revista Atlántica-Mediterránea de Prehistoria y Arqueología Social, Núm. 9, pp. 163-178.
  • Thibaud, Clément (2003). Repúblicas en armas: los ejércitos bolivarianos en la Guerra de Independencia en Colombia y Venezuela. Bogotá; Lima: Planeta & Instituto Francés de Estudios Andinos. ISBN 9789584206145.