Abrir menú principal

El bombardeo de Cabra (7 de noviembre de 1938) fue un ataque aéreo realizado por la aviación republicana sobre Cabra (Córdoba), en poder del ejército del bando nacional, en el contexto de la Guerra Civil Española. El bombardeo, dirigido contra población civil por parte del bando republicano, se saldó con 109 muertos y más de 200 heridos.

Bombardeo de Cabra
Guerra civil española
Vista de Cabra (Córdoba).jpg
Vista actual de Cabra.
Fecha 7 de noviembre de 1938
Lugar Cabra (Córdoba), España
Resultado • Numerosas bajas civiles.
• Importantes daños en la población.
Beligerantes
Bandera de España Bando nacional Flag of Spain (1931–1939).svg República Española
Fuerzas en combate
- Fuerzas Aéreas de la República Española
• 3 Tupolev SB-2
Bajas
109 muertos
c. 200 heridos
Ninguna

La población de Cabra estaba situada a bastante distancia de las líneas del frente y carecía de interés militar.

Índice

ContextoEditar

En el momento del bombardeo el foco de atención del enfrentamiento entre el ejército gubernamental y el sublevado se encontraba en el noreste de la península ibérica en el que se desarrollaban las últimas fases de la batalla del Ebro. En Córdoba la situación había sido relativamente tranquila, si bien de acuerdo con los partes de guerra[1]​ existen acciones bélicas anteriores que se sitúan el 22 de octubre en Villafranca de Córdoba por parte del ejército sublevado, y el 24 en Cabeza del Buey por parte del ejército republicano. El 30 de octubre la Primera División del ejército sublevado, al mando de Mohammed ben Mizzian, rompe el frente ocupando la sierra de Cavalls. La vecina localidad de Baena es bombardeada por la aviación republicana el 28 de octubre de 1938.

El bombardeoEditar

Cabra, población cordobesa que rondaba los 20.000 habitantes en 1938, en el momento del bombardeo se encontraba en la retaguardia a varios km de la línea del frente. El día 7 de noviembre, hacia las 7:31 horas, tres aviones soviéticos Katiuska SB-2, con tripulación totalmente española[2]​ y procedentes del Campo de Aviación de "Los Guerreros" en Fuente Álamo de Murcia, atacaron la localidad. Los Katiuska, unos bombarderos ligeros y rápidos, se empleaban para el bombardeo estratégico sobre la retaguardia enemiga.

De acuerdo con los testimonios de uno de los observadores de los Katiuska SB-2 que participaron en el ataque, el servicio de información de la unidad a la que pertenecían los Katiuska fue advertido de la presencia en Cabra de una unidad italiana de paso. Pilotos y observadores esperaban encontrar un campamento de tiendas en las inmediaciones de la localidad y vehículos militares a sus alrededores. Al llegar, pudieron ver fugazmente un gran número de tiendas en la plaza central de Cabra que resultaron ser el mercado de abastos, no un campamento militar, y atacaron sin confirmar el objetivo que bombardeaban.[2]​ A pesar de que Cabra disponía de una significativa dotación antiárea, ésta no reaccionó con la suficiente rapidez y no pudo dificultar el ataque.[2]

Los aviones dejaron caer una veintena de bombas, que provocaron la pérdida de 109 vidas humanas (96 en el acto) y más de 200 heridos. El bombardeo afectó fundamentalmente a zonas del centro de Cabra, incluida la plaza del mercado, y en especial al barrio obrero de la villa. Se calcula que cada aparato llevaba en sus bodegas unas dos toneladas de bombas de diverso tamaño. La mayor, de 200 kilogramos, cayó en el mercado de abastos. Un artilugio similar detonó en la esquina de las calles Platerías y Juan de Silva. De todas las explosiones, la del mercado fue la más potente, resultando muertas en el acto 36 personas, más otras 14 posteriores a consecuencia de las heridas causadas.

Siguiendo la trayectoria de vuelo efectuada por los aparatos, se aprecia una diagonal en dirección noreste-sureste respecto a la caída de las bombas. Esto significa el acceso de los bombarderos a la localidad por las antiguas trincheras de la línea de ferrocarril y su salida por el Mirador de la Paz en el barrio de la Villa (por aquel entonces antiguo cementerio). A continuación, descargaron otro artefacto junto al Molino El Fondón, rumbo a Lucena, donde se produjo un viraje y la vuelta en dirección norte, llegando a Castro del Río y girando nuevamente por Valenzuela.

Tratamiento informativo. Propaganda y silencio.Editar

El bombardeo carecía de utilidad militar y causó un alto número de bajas civiles, por lo que fue aprovechado por la propaganda de los sublevados para legitimar su causa. El hecho de que una de las bombas cayera en el mercado de abastos egabrense implicó que resultaran afectados numerosos campesinos de la región. Entre los muertos, todos ellos civiles, se hallaban también mujeres y niños. El resultado del bombardeo y la magnitud de la masacre fue recogido por el Noticiario Documental (NO-DO) -en su nº 10 (1938)-, instrumentalizándolo con fines propagandísticos. Se recogieron imágenes y vídeos de la población afectada por el bombardeo, así como del amontonamiento de los cadáveres que fueron trasladados en carretilla, e incluso con capachos.

El parte de guerra del 9 de noviembre de 1938 del ejercito sublevado recogía su versión de los sucesos, con unos datos aún erróneos del número de aviones y de bajas:

La aviación roja, huyendo de los encuentros aéreos que tantas pérdidas le cuestan y alejándose de todo objetivo militar, lleva varios días dedicada a batir pueblos civiles de la zona nacional, lo más alejados posible de las actividades militares y desde los que les es fácil la huida.

Hoy correspondió la cobarde e inhumana agresión al pueblo de Cabra, en donde, en la madrugada, nueve aviones rojos han sorprendido a la población civil bombardeándola y causaron 86 muertos y 117 heridos, en su totalidad personas civiles y en gran número mujeres y niños.

La España Nacional, generosa y justa con los que engañados la han combatido sin crueldades, no dejará, sin embargo, sin sanción ni debida respuesta crímenes de esta naturaleza.

Por parte de los autores del bombardeo, el parte de guerra del ejercito republicano del 7 de noviembre indicaba únicamente que "se batió el objetivo", omitiendo cualquier referencia al objetivo o a las consecuencias del ataque:

“A las 7,27 despegaron tres B. K. para efectuar un servicio de reconocimiento y bombardeo de Cabra. Se batió el objetivo eficazmente observándose las explosiones en el centro del pueblo. Se obtuvieron fotografías del frente reconocido. No se observó caza enemiga ni se les hostilizó con fuego antiaéreo, tomando tierra todos los aparatos sin novedad” (AHEA. Sig. A 168, documento 54. Parte de operaciones del 7 de noviembre de 1938).

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Vidal, 2004.
  2. a b c Saiz Cidoncha, 2006, «Desde la batalla del Ebro hasta el final de la guerra».

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar