Brahma

Dios creador en el hinduismo
(Redirigido desde «Brahmā»)

En el marco del hinduismo, Brahmā (en sánscrito: ब्रह्म ‘evolución o desarrollo’) es la deidad creadora que dio origen al universo, siendo una de las deidades miembro de la Trimurti (‘tres formas’), la tríada conformada por Brahma (dios creador), Vishnú (dios preservador) y Shiva (dios destructor).

Templo Brahma en Púshkar.

Origen y característicasEditar

En la cosmología hinduista, posterior al mito de Púrusha, surgió en la India un mito hinduista actualmente poco difundido, en el que a través del Hiranyagarbha (huevo cósmico o útero de oro) puesto por la diosa Ammavaru nacería Prayapati; el cual pocos siglos más tarde —en la época puránica— sería identificado como Brahmá y luego con la Trimurti.

Otro mito posterior del Shivaísmo, (de los adoradores del dios Shiva), dice que en el proceso de manifestación del universo, Shiva es la conciencia primitiva y crea a los otros miembro de la Trimurti (Brahmâ y Vishnú) para generar el ciclo cósmico.

Sin embargo según el mito más conocido, de origen vishnuista (de los adoradores del dios Vishnú), Nuestro universo material lo creó Brahma; quién surgió de una flor de loto que flotaba en el océano del ombligo del Vishnú durmiente acostado en el océano de concepción (que genera el origen de la existencia de nuestro universo en sus sueños). Debido a ello existiría un dios Bramhá particular y diferente en cada universo creado desde los poros del Vishnú durmiente acostado en el océano causal.

Para la doctrina Advaita en cambio, supone a Brahmá como el primer ser creado por el absoluto Brahman; e incluso como la primera personificación de este, mediante la cual el Brahman crea todo, por lo cual Brahma es considerado un agente del absoluto Brahman.

De este modo, Brahmá con su mente crea todo el universo material a partir de Prakriti, cuya creación en esta existencia emerge como Maya (una ilusión); creándose así: el mundo plano (la Tierra) y todos los lokas ('‘locales’' o '‘lugares’', planetas y estrellas visibles e invisibles en el cielo, donde viven los dioses y otros seres).

Brahmá es el esposo de Sáraswati (la diosa del conocimiento) y de Savitrī (la hija del dios de Sol, Vivasuán o Savitrá), también llamada Gáiatri (‘la cantada’; uno de los mantras más importantes del hinduismo). Sin embargo, siendo el Creador, todos sus hijos son mana-putra o hijos de la mente, indicando su nacimiento de la mente de Brahmá y no de su cuerpo. Es considerado el padre de Dharma (el dios de la religión) y de Atri. Brahmá vive en Brahmapura, una ciudad situada en la cima del mitológico monte Meru (situado en medio del mundo).

Brahmá interfiere ocasionalmente en los asuntos de las demás deidades hinduistas, e incluso más raramente en los de los mortales. Entre sus intervenciones realizadas, él obligó al dios Soma (el dios de la Luna) a devolver a Tara a su marido Brijáspati (el gurú de los dioses).

También habría sido quien solicito a Vishvákarma, a quien se considera el deva shilpi (arquitecto de los dioses) que fabricará y diseñara la geometría sagrada y la arquitectura divina.

A pesar de su importancia como Dios de la creación en la cosmología hindú, nunca se volvió objeto de adoración popular: en India solo hay dos templos dedicados a él.

En el marco de la cosmología budista, Brahmâ, denominado como Gran Brahmâ es considerado un tipo superior de deidades (devas) asociado con el bien (ser benigno); siendo el antagonista de Marâ (el maligno), y el deva Budista más elevado del samsara en términos de poder. Es considerado como el protector de la fe en el budismo (Dharmapala) y según las leyendas y en sutras budistas se considera así mismo como el creador del universo, pero al igual que los demás devas en el budismo, no es omnipotente, omnisciente, omnipresente, y tampoco inmutable (pues como todo ser en la creación está sometido igualmente al cambio).

RepresentaciónEditar

Brahmá es representado tradicionalmente con cuatro cabezas de barbas blancas (símbolo de la sabiduría), cuatro brazos y una piel roja (o amarilla, en las iconografías más modernas). Cada boca recita uno de los cuatro Vedas. Las manos sostienen un recipiente de agua usado para crear la vida, un yapa-mala (collar de cuentas) usado para llevar el registro del tiempo del universo, el texto de los Vedas escritos en papel (un anacronismo, ya que los libros no existían en la época de composición de los textos védicos), y un padma (flor de loto). Va montado sobre un cisne, Jansa, con el que vuela por el universo. Este Jansa no debe confundirse con la encarnación de Visnú en forma de cisne, también llamado Jansa.

CreacionesEditar

Al inicio del proceso de creación, Brahma crea los cuatro Kumaras. Sin embargo rechazaron su orden de procrear y se vuelven célibes (se les llama Chatursana: ‘los cuatro solteros’).

Entonces procedió a crear de su mente diez hijos o Prayápatis y una hija (llamada Shatarupa, que puede tomar cientos de formas), quienes se cree que son los padres de la raza humana. Pero como estos hijos nacieron de su mente y no de su cuerpo, son llamados mana putra, (hijos mentales). Las Leyes de Manu y el Brahma-anda-purana los enumera así:

  1. Marichi
  2. Atri
  3. Angirasa
  4. Pulaha
  5. Pulasthya
  6. Krathu
  7. Vashista
  8. Prachethasa
  9. Bhrigu
  10. Narada

Véase tambiénEditar

Enlaces externosEditar