Deidad creadora

tipo o clase de deidad

En el ámbito de la mitología religiosa, una deidad creadora o dios creador (a menudo llamado el Creador) es una deidad o dios responsable de la creación de la Tierra, el mundo y el universo en la religión y la mitología humanas. En el monoteísmo, el dios único suele ser también el creador, mientras en las tradiciones politeístas puede existir divinidad creadora o no.

Algunas tradiciones henoteístas separan a un creador secundario del ser supremo trascendente identificado como creador primario[1]

MonoteísmoEditar

Atonismo - Antiguo EgiptoEditar

Iniciado por el faraón Akhenaton y la reina Nefertiti alrededor de 1330 AdC, durante el período del Imperio Nuevo en la historia del antiguo Egipto. Ellos construyeron una ciudad completamente nueva (Akhetaton) , la capital política y religiosa de Egipto, que según Akhenaton, su único dios y creador le envía a construir. Su padre solía adorar a Aton junto con varios dioses de religión politeísta, pero Akhenaton dio una revolución de fe de forma dramática. El atonismo se desvaneció después de la muerte del faraón, sin embargo, con diferentes puntos de vista, algunos estudiosos lo determinan como punto de frontera entre el monoteísmo y el politeísmo .

Subcontinente indioEditar

En el Rigveda se exhiben nociones filosóficas de monismo describiendo al Brahman (primera causa de todo cambio) , particularmente el Mandala 10 (quizá en el 1100 aC) hace referencia a un ser supremo, Dhātar, el gran creador no creado.[2]

ZoroastrismoEditar

Desde el siglo VI aC,[3]​ los zoroastrianos han creído en la supremacía de una deidad principal, Ahura Mazda como el "Hacedor de todo" y el primero antes que todos los demás,[4][5][6][7]​ este nuevo concepto lo introdujo el líder religioso Zoroastro al reformar la religión anterior denominada mazdeísmo.

JudaísmoEditar

La narrativa de la creación del Génesis es el mito de la creación tanto del judaísmo como del cristianismo.[8]​ La narración se compone de dos historias, que equivalen aproximadamente a los dos primeros capítulos del Libro del Génesis. En el primero, Elohim (palabra genérica hebrea para Dios) crea la luz, los cielos y la Tierra, los animales y la humanidad en seis días, y luego descansa, bendice y santifica el séptimo (es decir, el sábado bíblico). En la segunda historia, Dios, al que ahora se refiere con el nombre personal de Yahvé, crea a Adán, el primer hombre, del polvo y lo coloca en el Jardín del Edén, donde se le da el dominio sobre los animales. Eva, la primera mujer, es creada a partir de Adán y como su compañera.

Expone temas paralelos a los de la mitología mesopotámica, haciendo hincapié en el Israelita del pueblo creencia en un solo Dios.[9]​ El primer gran borrador completo del Pentateuco (la serie de cinco libros que comienza con el Génesis y termina con el Deuteronomio) se compuso a finales del siglo VII o en el siglo VI a.C. (la fuente jahwista) y posteriormente fue ampliado por otros autores (la fuente sacerdotal) en una obra muy parecida al Génesis que se conoce hoy en día.[10]​ En el relato de la creación se pueden identificar dos fuentes: La sacerdotal y la jahwista.[11]​ La narración combinada es una crítica a la Teología mesopotámica de la creación: El Génesis afirma el monoteísmo y niega el politeísmo.[12]Robert Alter describió la narración combinada como "convincente en su carácter arquetípico, su adaptación del mito a los fines monoteístas".[13]

Una fusión temprana de la filosofía griega con las narraciones de la Biblia hebrea provino de Filón de Alejandría (siglo I), escribiendo en el contexto del judaísmo helenístico. Filón equiparó a la deidad creadora hebrea Yahvé con el motor inmóvil de Aristóteles (Primera Causa) .

CristianismoEditar

La narración abrahámica de la creación se compone de dos historias, aproximadamente equivalentes a los dos primeros capítulos del Libro del Génesis.[14]​ El primer relato (1:1 a 2:3) emplea una estructura repetitiva de mandato y cumplimiento divinos, luego la declaración "Y fue la tarde y la mañana, el día n", para cada uno de los seis días de la creación. En cada uno de los primeros tres días hay un acto de división: el día uno divide la oscuridad de la luz, el día dos las "aguas de arriba" de las "aguas de abajo", y el tercer día el mar de la tierra En cada uno de los próximos tres días se pueblan estas divisiones: el cuarto día puebla la oscuridad y la luz con el sol, la luna y las estrellas, el quinto día puebla los mares y cielos con peces y aves, y finalmente, la tierra -criaturas basadas y la humanidad pueblan la tierra.[15]

La primera (la historia sacerdotal) se ocupaba del plan cósmico de la creación, mientras que la segunda (la historia yahvista) se centra en el hombre como cultivador de su entorno y como agente moral.[14]​ El segundo relato, en contraste con el esquema reglamentado de siete días de Génesis 1, usa un estilo narrativo simple y fluido que procede desde que Dios formó al primer hombre a través del Jardín del Edén hasta la creación de la primera mujer y la institución de matrimonio. En contraste con el dios omnipotente de Génesis 1 creando una humanidad semejante a un dios, el dios de Génesis 2 puede fracasar tanto como triunfar. La humanidad que él crea no es como Dios, sino que es castigada por actos que los conducirían a volverse como Dios (Génesis 3:1-24) y el orden y el método de creación difieren.[16]​ "Juntos, esta combinación de carácter paralelo y perfil contrastante apuntan al origen diferente de los materiales en Génesis 1: 1 y Génesis 2: 4, sin importar cuán elegantemente se hayan combinado ahora".[17]

Una de las primeras fusiones de la filosofía griega con las narraciones de la Biblia hebrea provino de Filón de Alejandría (m. 50 d. C.), escribiendo en el contexto del judaísmo helenístico. Filón equiparó a la deidad-creadora hebrea Yahweh con el motor inmóvil de Aristóteles (Primera Causa )[18][19]​ en un intento de demostrar que los judíos habían sostenido puntos de vista monoteístas incluso antes que los griegos.

Una proposición teórica similar fue demostrada por Tomás de Aquino, quien vinculó la filosofía aristotélica con la fe cristiana, seguida de la afirmación de que Dios es el Ser Primero, el Primer Motor, y es Acto Puro.[20]

El libro deuterocanónico 2 Macabeos tiene dos pasajes relevantes. En el capítulo 7, se limita a la madre de un protomártir judío que le dice a su hijo: "Te ruego, hijo mío, mira el cielo y la tierra, y todo lo que hay en ellos, y considera que Dios los hizo de la nada" , y la humanidad también"; [21][22]​ en el capítulo 1, se refiere a una oración solemne entonada por Jonatán, Nehemías y el Sacerdote de Israel, mientras hacían sacrificios en honor de Dios: "Oh Señor, Señor Dios, Creador de todas las cosas, que eres temible, y fuerte, y justo, y misericordioso, y el rey único y clemente".[23]​ El Prólogo del Evangelio de Juan comienza con: "En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. / 2 El mismo estaba en el principio con Dios. / 3 Todas las cosas fueron hechas por él, y sin él nada era cosa hecha que fue hecha".[24]

El cristianismo afirma la creación por Dios desde sus primeros tiempos en el Credo de los Apóstoles ("Creo en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra", siglo I d.C.), que es simétrico al Credo de Nicea (siglo IV d.C. ).

Hoy en día, los teólogos debaten si la Biblia misma enseña si esta creación de Dios es una creación ex nihilo. Los intérpretes tradicionales [25]​ argumentan sobre bases gramaticales y sintácticas que este es el significado de Génesis 1:1, que comúnmente se traduce: "En el principio creó Dios los cielos y la tierra". Sin embargo, otros intérpretes [26]​ entienden la creación ex nihilo como un desarrollo teológico del siglo II. De acuerdo con este punto de vista, los padres de la iglesia se opusieron a las nociones que aparecían en los mitos de la creación precristianos y en el gnosticismo: nociones de creación por un demiurgo fuera de un estado primordial de la materia (conocido en estudios religiosos como caos en referencia al término griego usado por Hesíodo en su Teogonía ).[27]​ Los pensadores judíos tomaron la idea,[28]​ que se volvió importante para el judaísmo.

IslamEditar

Según el Islam, la deidad creadora, Dios, conocida en árabe como Alá, es el Creador, Sustentador, Ordenador y Juez del universo, todopoderoso y omnisciente. La creación es vista como un acto de elección y misericordia divina, uno con un gran propósito: "Y Nosotros [29]​ no creamos los cielos y la tierra y lo que hay entre ellos en juego"."[30]​ Más bien, el propósito de la humanidad es ser probada: "Quien ha creado la muerte y la vida, para poner a prueba cuál de vosotros es el mejor en las acciones. Y Él es el Todopoderoso, el que Perdona"; [31]​ Los que superan la prueba son recompensados con el Paraíso: "Ciertamente, para los justos se cumplirán los deseos (del corazón);"[32]​.

Según las enseñanzas islámicas, Dios existe por encima de los cielos y de la propia creación. El Corán menciona: "Él es quien creó para vosotros todo lo que hay en la tierra. Luego, Él Istawa (se elevó) hacia el cielo y los hizo siete cielos, y Él es el Omnisciente de todo" [33]​ Al mismo tiempo, Dios no se parece a nada en la creación: "No hay nada parecido a Él, y Él es el que oye, el que ve"[34]​ y nadie puede percibir a Dios en su totalidad: "La visión no Le percibe, pero Él percibe [toda] la visión; y Él es el Sutil, el Conocedor"."[35]​ Dios en el Islam no sólo es majestuoso y soberano, sino también un dios personal: "Y, ciertamente, hemos creado al hombre, y sabemos lo que le susurra su propia persona. Y estamos más cerca de él que su vena yugular (por Nuestro conocimiento). "[36]​ Alá ordena a los creyentes que le recuerden constantemente ("Oh, vosotros que habéis creído, recordad a Alá con mucho recuerdo"[37]​) y que le invoquen sólo a Él ("Y quien invoque además de Alá a otra deidad de la que no tenga pruebas, entonces su cuenta es sólo con su Señor. Ciertamente, los incrédulos no tendrán éxito"[38]​).

El islam enseña que el dios al que se refiere el Corán es el único Dios y el mismo que adoran los miembros de otras religiones abrahámicas como el cristianismo y el judaísmo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. (2004) Sacred Books of the Hindus Volume 22 Part 2: Pt.2, p. 67, R.B. Vidyarnava, Rai Bahadur Srisa Chandra Vidyarnava
  2. la creación
  3. Yasna, XLIV.7
  4. "First and last for all Eternity, as the Father of the Good Mind, the true Creator of Truth and Lord over the actions of life." (Yasna 31.8)
  5. "Vispanam Datarem", Creator of All (Yasna 44.7)
  6. "Data Angheush", Creator of Life (Yasna 50.11)
  7. NYÂYIS.
  8. Leeming y Leeming, 2004, p. 113.
  9. Sarna, 1997, p. 50.
  10. Davies, 2007, p. 37.
  11. Bandstra, 2008, p. 37.
  12. Wenham, 2003b, p. 37.
  13. Alter, 2004, p. xii.
  14. a b Alter, 1981, p. 141.
  15. Ruiten, 2000, pp. 9-10.
  16. Carr, 1996, p. 62-64.
  17. Carr, 1996, p. 64.
  18. Yonge, Charles Duke (1854). «Apéndices Tratado sobre el mundo (1): Pero ¿qué puede ser peor que esto, o más calculado para mostrar la falta de verdadera nobleza existente en el alma, que la noción de que las causas, en general, son causas secundarias y creadas, combinada con la ignorancia de la única causa primera, el dios increado, el Creador del universo, que por estas e innumerables razones es excelentísimo, razones que por su magnitud el intelecto humano es incapaz de aprehender?". The Works of Philo Judaeus: the contemporary of Josephus. London: H. G. Bohn». Cornerstonepublications.org. Archivado desde el original el 28 September 2015. 
  19. Libro X de Leyes de Platón, Public Domain-Project Gutenberg. "ATENEO: Entonces supongo que debo repetir el singular argumento de aquellos que fabrican el alma según sus propias nociones impías; ellos afirman que lo que es la primera causa de la generación y destrucción de todas las cosas, no es lo primero, sino lo último, y que lo último es lo primero, y de ahí que hayan caído en el error sobre la verdadera naturaleza de los dioses... Entonces debemos decir que el movimiento propio es el origen de todos los movimientos, y el primero que surge entre las cosas en reposo así como entre las cosas en movimiento, es el principio más antiguo y poderoso del cambio, y lo que es cambiado por otro y sin embargo mueve a otro es segundo."
  20. «On the simplicity of God, in " Summa Theologiae", Part I, Question 3.». Priory of Dominican Order (en la, en). Benziger Bros. edition. 1947. Archivado desde el original el 2 October 2011. Consultado el 6 de octubre de 2018. «Ostensum est autem supra quod Deus est primum movens immobile. Unde manifestum est quod Deus non est corpus. Secundo, quia necesse est id quod est primum ens, esse in actu, et nullo modo in potentia. Licet enim in uno et eodem quod exit de potentia in actum, prius sit potentia quam actus tempore, simpliciter tamen actus prior est potentia, quia quod est in potentia, non reducitur in actum nisi per ens actu. Ostensum est autem supra quod Deus est primum ens. Impossibile est igitur quod in Deo sit aliquid in potential... . Ahora bien, ya se ha demostrado (Cuestión [2], Artículo [3]), que Dios es el Primer Movedor, y es Él mismo inmóvil. Por tanto, es evidente que Dios no es un cuerpo. En segundo lugar, porque el primer ser debe ser necesariamente en acto, y de ningún modo en potencia. En efecto, aunque en cualquier cosa que pase de la potencialidad a la actualidad, la potencialidad es anterior en el tiempo a la actualidad, sin embargo, en términos absolutos, la actualidad es anterior a la potencialidad, pues todo lo que está en la potencialidad sólo puede ser reducido a la actualidad por algún ser en la actualidad. Ahora bien, ya se ha demostrado que Dios es el Primer Ser. Por lo tanto, es imposible que en Dios haya alguna potencialidad.»  Parámetro desconocido |translator1= ignorado (ayuda)
  21. «1611 King James Bible. Second book of Maccabees, chapter 7, verse 8». kingjamesbibleonline.org (en inglés). Archivado desde el original el 20 April 2017. 
  22. «Greek Septuagint and Wiki English Translation. 2 Maccabees 7:58» (en en, el). Archivado desde el original el 14 September 2016. 
  23. «1611 King James Bible. Second book of Maccabees, chapter 1, verse 24». kingjamesbibleonline.org (en inglés). Archivado desde el original el 24 December 2012. 
  24. «Greek New Testament and Wiki English Translation. Gospel of John, chapter 1, verses 1 to 3» (en en, el). Archivado desde el original el 21 August 2011. 
  25. Collins, C. John, Genesis 1-4: A Linguistic, Literary, and Theological Commentary (Phillipsburg, NJ: P&R Publishing, 2006), 50ff.
  26. May, Gerhard (2004). Creatio ex nihilo [Creation from nothing]. Continuum International. p. xii. ISBN 978-0-567-08356-2. Consultado el 23 de noviembre de 2009. «Si nos fijamos en las fuentes cristianas primitivas, resulta evidente que la tesis de la creatio ex nihilo en su sentido pleno y propio, como afirmación ontológica, sólo apareció cuando se pretendía, en oposición a la idea de la formación del mundo a partir de la materia no originada, dar expresión a la omnipotencia, la libertad y la unicidad de Dios.» 
  27. May, Gerhard (1978). Schöpfung aus dem Nichts. Die Entstehung der Lehre von der creatio ex nihilo [Creation from Nothingness: the origin of the doctrine of creatio ex nihilo]. AKG 48 (en alemán). Berlin/New York: de Gruyter. p. 151f. ISBN 3-11-007204-1. 
  28. Siegfried, Francis (1908). «Creation». The Catholic Encyclopedia, volume 4. New York: Robert Appleton Company. Consultado el 30 de septiembre de 2008. «Probablemente la idea de la creación nunca entró en la mente humana aparte de la Revelación. Aunque algunos de los filósofos paganos alcanzaron una concepción relativamente elevada de Dios como gobernante supremo del mundo, parece que nunca sacaron la siguiente inferencia lógica de que Él es la causa absoluta de toda la existencia finita. [...] Los descendientes de Sem y Abraham, de Isaac y Jacob, conservaron la idea de la creación clara y pura; y desde el verso inicial del Génesis hasta el libro final del Antiguo Testamento la doctrina de la creación corre inequívocamente delineada y absolutamente no contaminada por ningún elemento extraño. "En el principio creó Dios los cielos y la tierra". En esta, la primera, frase de la Biblia vemos el manantial de la corriente que es llevada al nuevo orden por la declaración de la madre de los Machabeos: "Hijo, mira el cielo y la tierra, y todo lo que hay en ellos; y considera que Dios los hizo de la nada" (2 Macabeos 7:28). Basta comparar el relato mosaico de la obra creadora con el recientemente descubierto en las tablillas de arcilla desenterradas de las ruinas de Babilonia para discernir la inmensa diferencia entre la tradición revelada no adulterada y el pueril relato de la cosmogonía corrompida por los mitos politeístas. Entre el relato hebreo y el caldeo existe la suficiente similitud como para justificar la suposición de que ambos son versiones de algún registro o tradición anterior; pero nadie puede evitar la convicción de que el relato bíblico representa la verdad pura, aunque incompleta, mientras que la historia babilónica es a la vez legendaria y fragmentaria (Smith, "Chaldean Account of Genesis", New York, 1875).» 
  29. plural majestuoso
  30. Corán 21:16, Traducción Internacional Sahih
  31. Corán 67:2, Traducción de Muhsin Khan
  32. Corán 78:31, traducción de Yusuf Ali
  33. Corán 2:29, traducción de Muhsin Khan
  34. Corán 42:11, Traducción Internacional Sahih
  35. Corán 6:103, traducción Sahih International
  36. Corán 50:16, Traducción de Muhsin Khan
  37. Corán 33:41, Traducción de Sahih International
  38. Corán 23:117, Traducción Internacional Sahih