Un cuenco de sopa de pollo casera. A causa de su simple preparación, relativamente barata, nutritiva, y fácil de digerir, la sopa de pollo es buena para los enfermos.

El caldo de pollo (denominado a veces como sopa de pollo o caldo de gallina) es una sopa.[1]​ A menudo se sirve con trozos de carne o con granos de arroz o cebada, pasta, zanahoria amarilla, apio, cebolla blanca, etc.[2]​ Se considera también un remedio casero contra los enfriamientos y los catarros.

Índice

HistoriaEditar

Sus cualidades curativas[3]​ se mencionan en el Manual de mujeres en el cual se contienen muchas y diversas recetas muy buenas, libro anónimo en castellano del siglo XVI:

Tomad una gallina y matadla. Y luego como la matéis, desolladla, y tiradle todo lo graso, y hacedla pedazos. Y ponedla en una alquitara de vidrio. Y poned con ella cuatro adarmes de nuez moscada, y otros cuatro de canela y de clavos y jengibre cada dos adarmes. Todas estas especias molidas. Y tapad la alquitara con masa, y ponedla al fuego. Y sacad el agua de ella hasta que se espese. Y como se espese, quitar el receptáculo. Y dad esta agua al que estuviere enfermo y sanará.

Sopa/Caldo en las diferentes culturasEditar

EuropaEditar

En Bélgica se tiene un plato similar denominado waterzooi-pollo típico de la ciudad de Gante, conocido como Pollo Booyah (en Wisconsin mencionado como "Penicilina Belga"). En Portugal se conoce al caldo de pollo como Canja y se hace habitualmente con arroz. En Bulgaria la sopa de pollo se sirve a menudo aliñada con zumo de limón o vinagre.

En Dinamarca el hønsekødssuppe se cocina tradicionalmente con grandes gallinas específicamente reservadas para sopa, conocidas como "suppehøner" (literalmente: gallinas de sopa). Las verduras como apionabo, zanahoria, cebolla, y puerro se suelen agregar y los aromatizantes típicos son tomillo, laurel y pimienta blanca. La sopa se puede servir con pequeñas albóndigas blancas. Como parte del mantenimiento de la casa tradicional, la carne cocida se reserva para otros platos como høns i asparges (lit.: "pollo en espárragos") o hønsesalat (lit.: "ensalada de pollo" ").[4]

Cita de comida danesa:

"¡Lo impráctico de comer pato frío es que primero hay que asarlo!" (¡Det upraktiske ved kold y er - at den skal steges antes!)

Robert Storm Petersen: dibujante danés, escritor, animador, humorista (1882-1949)[4]

En Polonia a veces sirven almendras en su rosół: este es el fundamento del picatoste que se vierte en Israel, conocido como sopa de almendras. En Francia en forma de bouillon y consommé, los ingredientes más básicos para sopa de pollo son: hojas de laurel, tomillo fresco, vino blanco seco y ajo. en Alemania se toma el Hühnereintopf (Guiso de pollo) con diferentes hierbas. En Grecia existe una variante de esta sopa denominada Avgolemono con leche, zumo de limón, arroz, blanquillos y mantequilla. En Italia existen platos con pasta que incluyen el caldo de pollo como el Cappelletti in brodo, Tortellini in brodo y el Passatelli.

AsiaEditar

En la cocina china es conocido el caldo de pollo y se le añade jengibre, cebolletas, pimienta negra, salsa de soja, vino de arroz y aceite de sésamo.[5]​ El Samgyetang es una sopa de pollo Corea que se elabora con ginseng, frutos secados de jujube, ajo, jengibre y arroz glutinoso, es tomado en este país no sólo como un remedio sino que también como un modo de prevención de la enfermedad.[6][7]

AméricaEditar

En Colombia existe un plato elaborado con caldo de pollo denominado ajiaco, que suele llevar maíz, bruños y una hierba denominda guascas.

En Perú el Caldo de Gallina aparece en algunos escritos del siglo XIX y el gran Ricardo Palma lo menciona en una de sus obras llamada “Verbos y Gerundios” de 1877. La historia más reciente nos lleva a principios de los años 50, cuando en el mercado de la Parada – hoy conocido como “Mercado Mayorista de la Victoria” – se servía el rey de los caldos que ayudaba a los trabajadores de la zona a empezar su dura y larga faena diaria.[8]

Con el transcurso de los años el Caldo de Gallina va ganando popularidad y más adeptos, dejando de ser propiedad de las clases menos acomodadas. En los 80′ empezamos a ver los primeros restaurantes “Caldo de Gallina 24 horas” en diferentes partes de la capital peruana. De esta manera el Caldo de Gallina deja de verse como sólo un plato revitalizante y pasa también a apreciarse como un perfecto plato para deleitar a cualquier hora del día.

En EE. UU., es común recomendar una sopa que se llama "chicken noodle soup" a los que tienen gripe o un malestar similar.[9]​ La sopa es caldo de pollo, con pasta similar al de espagetti, y a veces verduras rajadas o rebanadas, como zanahorias o apio. Normalmente el sabor es muy suave, sin muchas especias, obviamente porque es más apetecible para las personas enfermas.[10][11]

En Ecuador es considerado un plato típico de la región Costa, sobre todo de las poblaciones rurales de Manabí, se elabora a base de gallina criolla, cebolla paitella, ajo, agua, todo esto saborizado con sal y hojitas de cilantro.

Cocina JudíaEditar

La sopa de pollo se asocia siempre con la cocina judía europea, en la que forma parte de diferentes platos de las festividades judías, de esta forma se emplea en las bolas matzah del Pésaj.[12]​ La sopa de pollo se refiere a menudo en cultura popular como la "penicilina judía" en reconocimiento de sus propiedades curativas,[13][14]​ especialmente antibacterianas.[15]

MéxicoEditar

En México, el caldo de pollo se prepara cuando se tiene un enfermo en casa por lo que es de gran importancia que los ingredientes a parte del pollo sean nutritivos y revitalizantes. Para ello se eligen verduras de excelente calidad como son : papa, zanahoria, chayote , calabacin , elote y jitomate picado.

También se puede en algunos casos añadir huevo crudo a media cocción a fin de que se cueza escalfado en el mismo caldo.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Parker-Pope, Tara (12 de octubre de 2007). "The Science of Chicken Soup" (en inglés). 
  2. Feldheim Publishers (1987). Aish HaTorah Women's Organization, ed. The Taste of Shabbos: The Complete Sabbath Cookbook (en inglés). Jerusalem. ISBN 0-87306-426-7. 
  3. Rennard BO, Ertl RF, Gossman GL, Robbins RA, Rennard SI (octubre de 2000). «Chicken soup inhibits neutrophil chemotaxis in vitro». Chest 118 (4): 1150-7. PMID 11035691. doi:10.1378/chest.118.4.1150. Uso incorrecto de la plantilla enlace roto (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  4. a b Copenhagenet (ed.). "Danish Food Culture" «Copenhagen Portal. A Delicious Taste of Denmark» (en inglés). Consultado el 24 de febrero de 2018. 
  5. «Tasty Indonesian Food: Vegetables Soup (Sayur Sop)». Tasty Indonesian Food (en inglés). 
  6. «Food.com Indonesian Chicken Noodle Soup (Soto Ayam)». Food com. 26 de septiembre de 2006. 
  7. James Oseland (7 de enero de 2009). The New York Times, ed. «Soto Ayam (Indonesian Chicken Soup With Noodles and Aromatics)» (en inglés). .
  8. Football Center. «Peruvian Cuisine». peruvian-cuisine.blogspot.com. 
  9. Condor, Bob (10 de enero de 1996). «Strategies To Help You Survive The Cold Season». Chicago Tribune (en inglés). 
  10. «Simple Chicken Soup Recipes». simple-chicken-recipes.com. 2009. 
  11. Michman, Ronald D.; Mazze, Edward M. (1998). The Food Industry Wars. Greenwood Publishing Group. p. 94. ISBN 1567201113. 
  12. Gundel, Karoly (1992). Gundel's Hungarian cookbook. Budapest: Corvina. ISBN 963-13-3600-X. OCLC 32227400. page 27
  13. Oliver, Jamie. «Jewish penicillin». Jamieoliver.com. Consultado el 14 de enero de 2018. 
  14. Wex, Michael (2016). Rhapsody in Schmaltz: Yiddish Food and Why We Can't Stop Eating It. St. Martin's Press. p. 177. ISBN 9781466882652. «To call chicken soup “Jewish penicillin” is to point to its limitations, not its virtues.» 
  15. Bratskeir, Kate (19 de diciembre de 2014). «Chicken Soup Really Is ‘Jewish Penicillin’ For Your Cold. Mom Was Right.». The Huffington Post. Consultado el 14 de enero de 2018. 

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar