Caolinita

mineral filosilicato

La caolinita es un mineral de arcilla que forma parte del grupo de minerales industriales, con la composición química Al2Si2O5(OH)4 [1]​. Se trata de un mineral tipo silicato estratificado, con una lámina de tetraedros unida a través de átomos de oxígeno en una lámina de octaedros de alúmina.[2]​ Las rocas que son ricas en caolinita son conocidas como caolín o arcilla de China.[3]​ La palabra caolín se deriva del nombre chino de montaña Kao-Ling shan (高岭山 / 高嶺山, pinyin Gāolǐng shān), ubicada a 50 km al sureste del pueblo de Jingdezhen, provincia de Jiangxi, China.[4]​ El nombre proviene de la versión francesa de la palabra: kaolin, a partir de informes de Francois Xavier d'Entrecolles de Jingdezhen.[5]​ En África, el caolín es a veces conocido como kalaba (en Gabón[6]​ y Camerún).[7]

Caolinita
General
Categoría Minerales filosilicatos
Clase 9.ED.05 (Strunz)
Fórmula química Al2 Si2O5(OH)4
Propiedades físicas
Color Blanco
Raya Blanca
Lustre Mate, nacarada
Sistema cristalino Triclínico
Exfoliación Perfecta
Fractura Astillosa
Dureza 2
Densidad 2,6

Usos editar

 
Caolinita en la mina de Peñausende (España)
 
Caolinita
 
Caolín
  • Industria de la Construcción civil: Este tipo de arcilla es utilizada de forma calcinada, en temperaturas entre 500 y 900 °C para producir metacaolín (MK), un material de propiedades puzolánicas dentro del hormigón a base de cemento portland. Así mismo, en un reciente concepto de hormigón ecosostenible, los llamados geopolímeros. Siendo explotada con fines de consumo a nivel nacional para sustituto parcial y total del cemento portland. En función del ambiente donde sea explotada puede adquirir coloración rojiza hasta blanca.

Ocurrencia editar

 
Arcilla roja de Georgia.

La caolinita es uno de los minerales más comunes; Se extrae, como caolín, en Malasia, Pakistán, Vietnam, Brasil, Bulgaria, Bangladés, Francia, Reino Unido, Irán, Alemania, India, Australia, Corea del Sur, República Popular China, República Checa, España, Sudáfrica, Tanzania y Estados Unidos.[9]

Los mantos de caolinita son comunes en Europa occidental y septentrional. Las edades de estos mantos son del Mesozoico al Cenozoico temprano.[10]

La arcilla caolinita se encuentra en abundancia en suelos que se han formado a partir de la meteorización química de rocas en climas cálidos y húmedos, por ejemplo en selvas tropicales. Comparando los suelos a lo largo de un gradiente hacia climas progresivamente más fríos o más secos, la proporción de caolinita disminuye, mientras que la proporción de otros minerales de arcilla como illita (en climas más fríos) o esmectita (en climas más secos) aumenta. Estas diferencias relacionadas con el clima en el contenido de minerales de arcilla se utilizan a menudo para inferir cambios climáticos en el pasado geológico, donde se han enterrado y conservado suelos antiguos.[11]

En el sistema de clasificación Instituto Nacional para el Estudio Agronómico del Congo Belga (INEAC), los suelos en los que la fracción arcillosa es predominantemente caolinita se denominan caolisol (de caolín y suelo).[12]

En Estados Unidos, los principales yacimientos de caolín se encuentran en el centro de Georgia, en un tramo de la Atlantic Seaboard fall line entre Augusta y Macon en Georgia. Esta zona de trece condados recibe el nombre de cinturón del "oro blanco"; Sandersville en Georgia es conocida como la "capital mundial del caolín" debido a su abundancia de caolín.[13][14][15]​ A finales del siglo XIX, existía una activa industria de extracción de caolín en el extremo sureste de Pensilvania, cerca de las ciudades de Landenberg y Kaolin, y en lo que hoy es White Clay Creek Preserve. El producto se transportaba en tren hasta Newark, Delaware, en la línea Newark-Pomeroy, a lo largo de la cual aún pueden verse muchas minas de arcilla a cielo abierto. Los yacimientos se formaron entre finales del Cretácico y principios del Paleógeno, hace unos 100 a 45 millones de años, en sedimentos derivados de rocas igneas meteorizadas y metacaolín.[1]​ La producción de caolín en Estados Unidos durante 2011 fue de 5. 5 millones de toneladas.[16]​.

Durante el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno los sedimentos depositados en la zona de Esplugafreda, en España, se enriquecieron con caolinita procedente de una fuente detrítica debido a la denudación.[17]

Síntesis y génesis editar

Las dificultades surgen cuando se intenta explicar la formación de caolinita en condiciones atmosféricas mediante la extrapolación de los datos termodinámicos de las síntesis a alta temperatura más exitosas.[18]​ La Iglesia y Van Oosterwijk-Gastuche (1978)[19]​ pensó que las condiciones bajo las cuales la caolinita nucleará pueden deducirse de los diagramas de estabilidad, basados como están en los datos de disolución. Debido a la falta de resultados convincentes en sus propios experimentos, La Iglesia y Van Oosterwijk-Gastuche (1978) tuvieron que concluir, sin embargo, que había otros factores, aún desconocidos, implicados en la nucleación a baja temperatura de la caolinita. Debido a las tasas de cristalización muy lentas observadas de la caolinita a partir de la solución a temperatura ambiente, Fripiat y Herbillon (1971) postularon la existencia de altas energías de activación en la nucleación a baja temperatura de la caolinita.

A altas temperaturas, los modelos termodinámicos de equilibrio parecen ser satisfactorios para la descripción de la disolución y nucleación de caolinita, ya que la energía térmica es suficiente para superar las barreras energéticas implicadas en el proceso de nucleación. La importancia de las síntesis a temperatura ambiente y presión atmosférica para la comprensión del mecanismo implicado en la nucleación de los minerales arcillosos radica en la superación de estas barreras energéticas. Como indican Caillère y Hénin (1960)[20]​ los procesos implicados tendrán que ser estudiados en experimentos bien definidos, porque es virtualmente imposible aislar los factores implicados por mera deducción de complejos sistemas físico-químicos naturales como el suelo medio ambiente. Fripiat y Herbillon (1971),[21]​ en una revisión sobre la formación de la caolinita, planteó la cuestión fundamental de cómo un material desordenado (i. e., la fracción amorfa de los suelos tropicales) puede transformarse en una estructura ordenada. Esta transformación parece tener lugar en los suelos sin grandes cambios en el entorno, en un periodo de tiempo relativamente corto y a temperatura ambiente (y presión).

La síntesis a baja temperatura de minerales arcillosos (con la caolinita como ejemplo) presenta varios aspectos. En primer lugar, el ácido silícico que debe suministrarse al cristal en crecimiento debe estar en forma monomérica, es decir, la sílice debe estar presente en solución muy diluida (Caillère et al., 1957;[22]​ Caillère y Hénin, 1960; Wey y Siffert, 1962;[23]​ Millot, 1970[24]​). Para evitar la formación de geles amorfos de sílice que precipitan de las soluciones sobresaturadas sin reaccionar con los aluminio o magnesio [para formar silicatos cristalinos, el ácido silícico debe estar presente en concentraciones inferiores a la solubilidad máxima de la sílice amorfa. El principio que subyace a este requisito previo puede encontrarse en la química estructural: "Como los iones polisilicato no son de tamaño uniforme, no pueden disponerse junto con los iones metálicos en una red cristalina regular". (Iler, 1955, p. 182[25]​)

El segundo aspecto de la síntesis a baja temperatura de la caolinita es que los cationes aluminio deben estar hexacoordinados con respecto al oxígeno (Caillère y Hénin, 1947;[26]​ Caillère et al. , 1953;[27]​ Hénin y Robichet, 1955[28]​). Gastuche et al. (1962)[29]​ y Caillère y Hénin (1962) han llegado a la conclusión de que la caolinita sólo puede formarse cuando el hidróxido de aluminio está en forma de gibbsita. En caso contrario, el precipitado formado será un "gel mixto alumino-silícico" (en palabras de Millot, 1970, p. 343). Si fuera el único requisito, podrían obtenerse grandes cantidades de caolinita simplemente añadiendo polvo de gibbsita a una solución de sílice. Indudablemente se produciría un marcado grado de adsorción de la sílice en solución por las superficies de la gibbsita, pero, como ya se ha dicho, la mera adsorción no crea la red de capas típica de los cristales de caolinita.

El tercer aspecto es que estos dos componentes iniciales deben incorporarse en un cristal mixto con una estructura de capas. A partir de la siguiente ecuación (dada por Gastuche y DeKimpe, 1962)[30]​ para la formación de caolinita

 

puede observarse que deben eliminarse cinco moléculas de agua de la reacción por cada molécula de caolinita formada. Gastuche y DeKimpe (1962) han aportado pruebas de campo que ilustran la importancia de la eliminación de agua de la reacción de la caolinita. Mientras estudiaban la formación del suelo en una roca basáltica en Kivu (Zaïre), observaron cómo la aparición de caolinita dependía del "grado de drenaje" de la zona en cuestión. Se observó una clara distinción entre las zonas con un buen drenaje (es decir, zonas con una marcada diferencia entre las estaciones húmeda y seca) y las zonas con un drenaje deficiente (es decir, zonas pantanosas perennes). La caolinita sólo se encontró en las zonas con una clara alternancia estacional entre húmedas y secas. La posible importancia de la alternancia de condiciones húmedas y secas en la transición de alófano a caolinita ha sido subrayada por Tamura y Jackson (1953).[31]​ El papel de las alternancias entre humectación y desecación en la formación de caolinita también ha sido señalado por Moore (1964).[32]

Síntesis de laboratorio editar

Las síntesis de caolinita a altas temperaturas (más de 212 °F) son relativamente bien conocidas. Existen por ejemplo las síntesis de Van Nieuwenberg y Pieters (1929);[33]​ Noll (1934);[34]​ Noll (1936);[35]​ Norton (1939);[36]​ Roy and Osborn (1954);[37]​ Roy (1961);[38]​ Hawkins and Roy (1962);[39]​ Tomura et al. (1985);[40]​ Satokawa et al. (1994)[41]​ y Huertas et al. (1999).[42]​ Se conocen relativamente pocas síntesis a baja temperatura (cf. Brindley y DeKimpe (1961);[43]​ DeKimpe (1969);[44]​ Bogatyrev et al. (1997)[45]​).

Las síntesis de laboratorio de caolinita a temperatura ambiente y presión atmosférica han sido descritas por DeKimpe et al. (1961).[46]​ A partir de estas pruebas, el papel de la periodicidad queda claro de forma convincente. DeKimpe et al. (1961) habían utilizado adiciones diarias de alúmina (como AlCl
3
·6 H
2
O
) y sílice (en forma de silicato de etilo) durante al menos dos meses. Además, todos los días se ajustaba el pH añadiendo ácido clorhídrico o hidróxido de sodio. Estas adiciones diarias de Si y Al a la solución en combinación con las valoraciones diarias con ácido clorhídrico o hidróxido sódico durante al menos 60 días habrán introducido el elemento necesario de periodicidad. Sólo ahora el papel real de lo que se ha descrito como el "envejecimiento" (Alterung) de los aluminosilicatos amorfos (como por ejemplo Harder, 1978[47]​). Como tal, el tiempo no está produciendo ningún cambio en un sistema cerrado en equilibrio; pero una serie de alternancias de condiciones periódicamente cambiantes (por definición, teniendo lugar en un sistema abierto) producirá la formación a baja temperatura de más y más caolinita de fase estable en lugar de silicatos de aluminio amorfos (mal definidos).

Referencias editar

  1. a b Schroeder PA (31 de julio de 2018). «Kaolin». New Georgia Encyclopedia (online). Consultado el 14 de marzo de 2019. 
  2. Deer, W.A.; Howie, R.A.; Zussman, J. (1992). An introduction to the rock-forming minerals (en inglés) (2 edición). Harlow: Longman. ISBN 0-582-30094-0. 
  3. Pohl, Walter L. (2011). Economic geology: principles and practice : metals, minerals, coal and hydrocarbons – introduction to formation and sustainable exploitation of mineral deposits (en inglés). Chichester, West Sussex: Wiley-Blackwell. p. 331. ISBN 978-1-4443-3662-7. 
  4. Schroeder, Paul (12 de diciembre de 2003). «Kaolin». New Georgia Encyclopedia (en inglés). Archivado desde el original el 11 de octubre de 2012. Consultado el 1 de agosto de 2008. 
  5. Harper, Douglas. "kaolin". Online Etymology Dictionary.
  6. Karine Boucher, Suzanne Lafage. "Le lexique français du Gabon: K." Le Français en Afrique: Revue du Réseau des Observatoires du Français Contemporain en Afrique. 2000. (en francés)
  7. Franklin Kamtche. "Balengou : autour des mines." Archivado el 4 de marzo de 2012 en Wayback Machine. (Balengou: around the mines) Le Jour. 12 January 2010. (en francés)
  8. Iannotta, N.; Belfiore, T. et. al. (2006). «Efficacy of products allowed in organic olive farming against Bactrocera oleae (Gmel.).». Olivebiotec (en inglés) II: 323-326. 
  9. Kaolinite [1] mindat.org acceso 5 August 2009
  10. Migoń P, Lidmar-Bergström K (2002). «La meteorización profunda a través del tiempo en Europa central y noroccidental: problemas de datación e interpretación del registro geológico». Catena 49 (1-2): 25-40. doi:10.1016/S0341-8162(02)00015-2. 
  11. Girard, Jean-Pierre; Freyssinet, Philippe; Chazot, Gilles (1 de febrero de 2000). «Unraveling climatic changes from intraprofile variation in oxygen and hydrogen isotopic composition of goethite and kaolinite in laterites: an integrated study from Yaou, French Guiana». Geochimica et Cosmochimica Acta (en inglés) 64 (3): 409-426. Bibcode:2000GeCoA..64..409G. ISSN 0016-7037. doi:10.1016/S0016-7037(99)00299-9. 
  12. Young, Anthony (1980). Tropical soils and soil survey. Cambridge Geographical Studies 9. CUP Archive. p. 132. ISBN 9780521297684. 
  13. «Capital mundial del caolín». Ciudad de Sandersville, GA. Consultado el 27 de agosto de 2018. 
  14. Reece C. «Haciendo las paces con la antigua práctica de comer tierra blanca». The Bitter Southerner. Consultado el 27 de agosto de 2018. 
  15. Smothers, Ronald (12 de diciembre de 1987). «La arcilla blanca de George se convierte en dinero en efectivo». The New York Times. Consultado el 19 de enero de 2021. 
  16. Virta R (2012). Mineral Commodity Summaries. U.S. Geological Survey. pp. 44-45. 
  17. Adatte T, Khozyem H, Spangenberg JE, Samant B, Keller G (2014). «Response of terrestrial environment to the Paleocene-Eocene Thermal Maximum (PETM), new insights from India and NE Spain». Rendiconti Online della Società Geologica Italiana 31: 5-6. doi:10.3301/ROL.2014.17. 
  18. Meijer EL, van der Plas L (1980). Estabilidades relativas de los minerales del suelo. Medelingen Landbouwhogeschool Wageningen 80. Wageningen: Veenman. p. 18. 
  19. La Iglesia A, Van Oosterwyck-Gastuche MC (1978). «Síntesis de caolinita. I. Condiciones de Cristalización a Bajas Temperaturas y Cálculo de Equilibrios Termodinámicos. Application to Laboratory and Field Observations». Clays and Clay Minerals 26 (6): 397-408. Bibcode:1978CCM....26..397L. doi:10.1346/CCMN.1978.0260603. 
  20. Caillère S, Hénin S (1960). «Vues d'ensemble sur le problème de la synthèse des minéraux argileux à basse température». Bulletin du Groupe français des argiles (en francés) 12 (7): 63. doi:10.3406/argil.1960.969. 
  21. Fripiat JJ, Herbillon AJ (1971). «Formación y transformaciones de los minerales de arcilla en los suelos tropicales». Suelos y meteorización tropical: Actas del Simposio de Bandung del 16 al 23 de noviembre de 1969. Investigación sobre recursos naturales 11. Paris: Unesco. pp. 15-24. OCLC 421565. 
  22. Caillère S, Hénin S, Esquevin J (1957). «Synthèse des minéraux argileux.». Bulletin du Groupe français des argiles (en francés) 9 (4): 67-76. doi:10.3406/argil.1957.940. 
  23. Wey R, Siffert B (1961). «Réactions de la silice monomoléculaire en solutions avec les ions Al3+ et Mg2+». Colloques Internationaux (en francés) (Centre National des Recherches Scientifiques) 105: 11-23. 
  24. Millot, Georges (1970). Geología de las arcillas. Nueva York: Springer-Verlag. ISBN 9783662416099. S2CID 128831318. doi:10.1007/978-3-662-41609-9. 
  25. Iler, R. K. (1955). Cornell University Press, ed. La química de coloides de sílice y silicatos. Ithaca, N.Y. 
  26. Caillère S, Hénin S (1947). «Formation d'une phyllite du type kaolinique par traitement d'une montmorillonite». Comptes Rendus de l'Académie des Sciences de Paris 224 (1): 53-55. 
  27. Caillère S, Hénin S, Esquevin J (1953). «Recherches sur la synthèse des minéraux argileux». Bulletin de la Société française de Minéralogie et de Cristallographie (en francés) 76 (7): 300-314. doi:10.3406/bulmi.1953.4841. 
  28. Hénin S, Robichet O (1955). «Résultats obtenus au cours de nouveaux essais de synthèse de minéraux argileux». Bulletin du Groupe français des argiles (en francés) 6 (1): 19-22. doi:10.3406/argil.1955.1257. 
  29. Gastuche MC, Fripiat JJ, DeKimpe C (1962). «La genèse des minéraux argileux de la famille du kaolin. I. - Aspect colloidal». Colloque C.N.R.S. 105: 57-65. 
  30. Gastuche MC, DeKimpe C (1962). «La genèse des minéraux argileux de la famille du kaolin. II. Aspect cristallin». Colloque C.N.R.S. 105: 75-88. 
  31. Tamura T, Jackson ML (1953). «Relaciones estructurales y energéticas en la formación de óxidos, hidróxidos y silicatos de hierro y aluminio». Science 117 (3041): 381-383. PMID 17749950. doi:10.1126/science.117.3041.381. 
  32. Moore LR (1964). «The in Situ Formation and Development of Some Kaolinite Macrocrystals». Clay Minerals 5 (31): 338-352. Bibcode:1964ClMin...5..338M. doi:10.1180/claymin.1964.005.31.02. 
  33. van Nieuwenburg CJ, Pieters HA (1929). «Estudios sobre silicatos de aluminio hidratados: I. La rehidratación del metacaolín y la síntesis del caolín». Recl. Trav. Chim. Pays-Bas 48 (1): 27-36. doi:10.1002/recl.19290480106. 
  34. Noll W (1934). «Hydrothermale Synthese des Kaolins». Zeitschrift für Kristallographie, Mineralogie und Petrographie (en alemán) 45 (2-3): 175-190. Bibcode:175N 1934ZKMP...45.. 175N. S2CID 96869398. doi:10.1007/BF02943371. 
  35. Noll W (1936). «Über die Bildungsbedingungen von Kaolin, Montmorillonit, Sericit, Pyrophyllit und Analcim». Zeitschrift für Kristallographie, Mineralogie und Petrographie (en alemán) 48 (3–4): 210-247. Bibcode:1936ZKMP...48..210N. S2CID 128744123. doi:10.1007/BF02939458. 
  36. Norton FH (1939). «Hydrothermal formation of clay minerals in the laboratory». Am. Mineral. 24 (1): 1-17. 
  37. Roy R, Osborn EF (1954). «The system Al2O3-SiO2-H2. Am. Mineral. 39 (11–12): 853-885. 
  38. Roy R (1962). «The preparation and properties of synthetic clay minerals». Colloque C.N.R.S. 105: 83-98. 
  39. Hawkins DB, Roy R (1962). «Electrolytic Synthesis of Kaolinite Under Hydrothermal Conditions». J. Am. Ceram. Soc. 45 (10): 507-508. doi:10.1111/j.1151-916.1962.tb11044.x. 
  40. Tomura S, Shibasaki Y, Mizuta H, Kitamura M (1985). «Condiciones de crecimiento y génesis del caolinita esférico y platino». Clays and Clay Minerals 33 (3): 200-206. Bibcode:1985CCM....33..200T. doi:10.1346/CCMN.1985.0330305. 
  41. Satokawa S, Osaki Y, Samejima S, Miyawaki R, Tomura S, Shibasaki Y, Sugahara Y (1994). «Efectos de la estructura del gel de sílice-alúmina en la síntesis hidrotermal de caolinita». Clays and Clay Minerals 42 (3): 288-297. Bibcode:1994CCM....42..288S. doi:10.1346/CCMN.1994.0420307. 
  42. Huertas FJ, Fiore S, Huertas F, Linares J (1999). «Estudio experimental de la formación hidrotermal de la caolinita». Chemical Geology 156 (1-4): 171-190. Bibcode:..171H 1999ChGeo.156 ..171H. doi:10.1016/S0009-2541(98)00180-6. 
  43. Brindley GW, De Kimpe C (1961). «Intentos de síntesis a baja temperatura de minerales de caolín». Nature 190 (4772): 254. Bibcode:..254B 1961Natur.190 ..254B. S2CID 4149442. doi:10.1038/190254a0. 
  44. De Kimpe CR (1969). «Cristalización de caolinita a baja temperatura a partir de un gel aluminosilícico». Clays and Clay Minerals 17 (1): 37-38. Bibcode:1969CCM....17...37D. doi:10.1346/CCMN.1969.0170107. 
  45. Bogatyrev BA, Mateeva LA, Zhukov VV, Magazina LO (1997). «Síntesis a baja temperatura de caolinita y halloysita en el sistema gibbsita - solución de ácido silícico». Transactions (Doklady) of the Russian Academy of Sciences. Secciones de ciencias de la tierra. 353 A: 403-405. 
  46. DeKimpe CR, Gastuche MC, Brindley GW (1961). «Coordinación iónica en ácidos aluminosilícicos en relación con la formación de minerales de arcilla». Am. Mineral. 46 (11-12): 1370-1381. 
  47. Harder H (1978). «Synthesen von Tonmineralen unter spezieller Berücksichtigung festländischer Bedingungen». Schriftenreihe für geologische Wissenschaften (Berlin) (en alemán) 11: 51-78. 

Véase también editar

Enlaces externos editar