Aborto

interrupción involuntaria o intencional del embarazo

El aborto (del latín abortus) es la interrupción y finalización prematura del embarazo de forma natural o voluntaria, hecha antes que el feto pueda sobrevivir fuera del útero.[1][2]​ Un aborto que ocurre espontáneamente también se conoce como aborto espontáneo.[3]​ Cuando se toman medidas deliberadas para interrumpir un embarazo, se llama aborto inducido.[1]​ Se diferencia del parto prematuro o pretérmino, pues en este último sobrevive el feto.

Imagen de como se realiza un aborto por aspiración al vacío a las ocho semanas de edad gestacional (seis semanas después de la fertilización).
1: saco amniótico
2: embrión
3: revestimiento uterino
4: espéculo
5: vacurette
6: conectado a una bomba de succión

Historia

Desde la antigüedad, los abortos se han realizado utilizando una serie de métodos, incluyendo hierbas medicinales, herramientas afiladas, con fuerza o a través de otros métodos tradicionales. El aborto inducido tiene una larga historia y se remonta a civilizaciones tan variadas como China bajo Shennong (c. 2700 a.C.), el Antiguo Egipto con su Papiro Ebers (c. 1550 a.C.), y el Imperio Romano en la época de Juvenal (c. 200 CE).[Una de las primeras representaciones artísticas conocidas del aborto está en un bajorrelieve en Angkor Wat (c. 1150). Encontrado en una serie de frisos que representan el juicio después de la muerte en la cultura hindú y budista, representa la técnica del aborto abdominal.[4][5]

Algunos eruditos médicos y opositores al aborto han sugerido que el Juramento Hipocrático prohibió a los médicos griegos antiguos realizar abortos; otros eruditos no están de acuerdo con esta interpretación, y afirman que los textos médicos del Corpus Hipocrático contienen descripciones de técnicas abortivas junto con el Juramento. El médico Scribonius Largus escribió en el 43 d.C. que el Juramento Hipocrático prohíbe el aborto, al igual que Sorano, aunque aparentemente no todos los médicos se adhirieron estrictamente a él en ese momento. Según la obra Ginecología del siglo I o II de Sorano, un partido de médicos desterró todos los abortivos según lo requerido por el Juramento Hipocrático; la otra parte, a la que pertenecía, estaba dispuesta a recetar abortos, pero solo por el bien de la salud de la madre. Aristóteles, en su tratado sobre política gubernamental (350 a.C.), condena el infanticidio como medio de control de la población. Prefirió el aborto en tales casos, con la restricción "que debe practicarse en él antes de que haya desarrollado sensación y vida; porque la línea entre el aborto legal e ilegal estará marcada por el hecho de tener sensación y estar vivo".[6]

En el cristianismo, el Papa Sixto V (1585-1590) fue el primer Papa antes de 1869 en declarar que el aborto es homicidio independientemente de la etapa del embarazo; y su pronunciamiento de 1588 fue revertido tres años más tarde por su sucesor. A lo largo de la mayor parte de su historia, la Iglesia Católica estuvo dividida sobre si creía que el aborto temprano era asesinato, y no comenzó a oponerse vigorosamente al aborto hasta el siglo XIX. Varios historiadores han escrito que antes del siglo XIX la mayoría de los autores católicos no consideraban la interrupción del embarazo antes de "rápido" o "ensoulamiento" como un aborto. A partir de 1750, la excomunión se convirtió en el castigo para los abortos. Las declaraciones hechas en 1992 en el Catecismo de la Iglesia Católica, el resumen codificado de las enseñanzas de la Iglesia, se opusieron al aborto.[7][8]

Una encuesta de Guttmacher de 2014 de pacientes de aborto en Estados Unidos encontró que muchos reportaron una afiliación religiosa: el 24 % eran católicos mientras que el 30 % eran protestantes.[Una encuesta de 1995 informó que las mujeres católicas tienen tantas probabilidades como la población en general de interrumpir un embarazo, los protestantes tienen menos probabilidades de hacerlo y los cristianos evangélicos son los menos propensos a hacerlo. La tradición islámica ha permitido tradicionalmente el aborto hasta un momento en el que los musulmanes creen que el alma entra en el feto, considerado por varios teólogos como en la concepción, 40 días después de la concepción, 120 días después de la concepción o la aceleración. Sin embargo, el aborto está en gran medida fuertemente restringido o prohibido en áreas de alta fe islámica como Oriente Medio y el norte de África.[9][10]

En Europa y América del Norte, las técnicas de aborto avanzaron a partir del siglo XVII. Sin embargo, el conservadurismo de la mayoría de los médicos con respecto a los asuntos sexuales impidió la amplia expansión de las técnicas de aborto seguro.[Otros médicos, además de algunos médicos, anunciaron sus servicios, y no fueron ampliamente regulados hasta el siglo XIX, cuando la práctica (a veces llamada reteletismo)fue prohibida tanto en los Estados Unidos como en el Reino Unido. Los grupos de la iglesia, así como los médicos, fueron movimientos antiaborto muy influyentes. En los Estados Unidos, según algunas fuentes, el aborto fue más peligroso que el parto hasta alrededor de 1930, cuando las mejoras incrementales en los procedimientos de aborto en relación con el parto hicieron que el aborto fuera más seguro. Sin embargo, otras fuentes sostienen que en el siglo XIX los abortos tempranos en las condiciones higiénicas en las que generalmente trabajaban las parteras eran relativamente seguros.[Además, algunos comentaristas han escrito que, a pesar de la mejora de los procedimientos médicos, el período desde la década de 1930 hasta la legalización también vio una aplicación más celosa de las leyes antiaborto, y concomitantemente un creciente control de los proveedores de aborto por parte del crimen organizado.[11][12][13]

La Rusia soviética (1919), Islandia (1935) y Suecia (1938) fueron algunos de los primeros países en legalizar ciertas o todas las formas de aborto. En 1935, la Alemania nazi, se aprobó una ley que permitía el aborto para aquellos considerados "hereditariamente enfermos", mientras que a las mujeres consideradas de origen alemán se les prohibió específicamente abortar. A partir de la segunda mitad del siglo XX, el aborto fue legalizado en un mayor número de países. [14]

Tipos de aborto

Aborto espontáneo

El aborto espontáneo es un aborto no provocado intencionalmente. Es la muerte no deseada y expulsión de un embrión o feto antes de las semanas 20[15]​ o 24[16]​ del embarazo. Cuando la pérdida es posterior, ya se habla de muerte fetal.[15]​ Al criterio del tiempo gestacional, la Organización mundial de la Salud (OMS) añade como criterio que debe pesar menos de 500 gramos. Sin embargo, este criterio ha de ser interpretado con prudencia, ya que a veces un feto de menos de 500 g. expulsado puede ser reanimado y sobrevivir.[17]​ Si falleciera posteriormente, se registra como muerte neonatal.[17]​ Se distingue el aborto precoz, cuando tiene lugar antes de las 12 semanas de gestación, y el aborto tardío, con 12 o más semanas.[17]

Los factores que pueden producir aborto espontáneo son muy variados: genéticos o cromosómicos del mismo feto, la exposición a toxinas ambientales, problemas hormonales de la madre, y otros como el tabaquismo, la drogadicción o el alcoholismo.[15]

Entre los signos y síntomas se encuentran el sangrado vaginal, el lumbago, dolor abdominal sordo, agudo o cólico o la presencia de coágulos que salen de la vagina. Todos ellos deben ser valorados por un ginecólogo[15]​ y muchas veces requieren de atención inmediata. Ante los síntomas, existen diversas pruebas y exámenes para verificar o prevenir este tipo de abortos, como son el ultrasonido vaginal o abdominal que ayuda a examinar el desarrollo del embrión/feto, los latidos cardíacos y la cantidad de su sangrado. En caso de aborto, es fundamental para la salud de la mujer comprobar si queda algún resto fetal o de tejido placentario en el útero, en el caso que queden restos fetales deben ser retirados inmediatamente. El producto expulsado debe ser analizado para determinar si la causa del aborto espontáneo es tratable y prevenirlo en el futuro.[15]

Aborto espontáneo en animales

El aborto espontáneo ocurre en varios animales. Por ejemplo, en las ovejas puede ser causada por estrés o esfuerzo físico, como apiñarse a través de las puertas o ser perseguido por perros. En las vacas, el aborto puede ser causado por enfermedades contagiosas, como la brucelosis o Campylobacter, pero a menudo se puede controlar mediante vacunación. Comer agujas de pino también puede inducir abortos en vacas. Se sabe que varias plantas, incluyendo la ambrosía, la col mofeta, la cicuta venenosa y el tabaco de árbol, causan deformidades fetales y aborto en el ganadoy en ovejas y cabras. En los caballos, un feto puede ser abortado o reabsobido si tiene síndrome blanco letal (aganglionosis intestinal congénita). Se teoriza que los embriones de potro que son homocigóticos para el gen blanco dominante (WW) también se abortan o reabsorben antes del nacimiento. En muchas especies de tiburones y rayas, los abortos inducidos por el estrés ocurren con frecuencia en la captura. [18][19][20][21][22][23]

La infección viral puede causar aborto en perros. Los gatos pueden experimentar aborto espontáneo por muchas razones, incluido el desequilibrio hormonal. Se realiza un aborto combinado y esterilización en gatos embarazadas, especialmente en programas de trampa-castración-retorno, para evitar que nazcan gatitos no deseados. Las roedoras pueden interrumpir un embarazo cuando se exponen al olor de un hombre no responsable del embarazo, conocido como el efecto Bruce. [24][25][26]

El aborto también puede ser inducido en animales, en el contexto de la ganadería. Por ejemplo, el aborto puede ser inducido en yeguas que han sido apareadas incorrectamente, o que han sido compradas por propietarios que no se dieron cuenta de que las yeguas estaban embarazadas, o que están embarazadas de potros gemelos. El feticidio puede ocurrir en caballos y cebras debido al acoso masculino de yeguas embarazadas o a la cópula forzada, aunque se ha cuestionado la frecuencia en la naturaleza. Los monos langur grises macho pueden atacar a las hembras después de la toma del poder masculino, causando aborto espontáneo.[27][28][29][30]

Aborto inducido

El aborto inducido es la finalización del embarazo mediante la eliminación de un embrión o feto antes de que pueda sobrevivir fuera del útero.[1]​ Puede tratarse de un aborto terapéutico, cuando se realiza por razones médicas, o de un aborto por decisión personal (interrupción voluntaria del embarazo[31]​), cuando se realiza a petición de la mujer embarazada.[1]

A su vez, según la técnica empleada para inducir el aborto, se puede hablar de aborto médico o de aborto con medicamentos[32]​ y de aborto quirúrgico.[33]

Dependiendo de los países, existen diversas legislaciones sobre el aborto inducido, desde aquellas que lo permiten con pocas restricciones por considerarlo como una ampliación de los derechos reproductivos hasta legislaciones que lo prohíben por considerarlo una forma de homicidio.

Aborto terapéutico

El aborto terapéutico es la interrupción provocada del desarrollo vital del embrión o feto (por lo que se trata de un aborto inducido), pero al que preceden razones estrictamente médicas. Entre estos motivos cabe si la salud de la madre (física o mental) se encuentra directamente comprometida con dicho embarazo o, en su caso, si la vida de la madre corre riesgo.

Aborto indirecto

El aborto indirecto es cuando se produce la muerte del feto en una intervención médica en que se deben cumplir dos condiciones:[34]

  • La intervención va destinada a salvar la vida de la madre embarazada en situaciones en las que esta corre peligro cierto.
  • La viabilidad del feto es nula según los conocimientos que se poseen sobre el caso o el trastorno.

No se equipara, pues, con el aborto terapéutico, ya que se produce en intervenciones médicas distintas del aborto en sí mismo, siendo este una consecuencia derivada, no querida directamente, y por tanto, implica unas consideraciones bioéticas muy diversas al aborto inducido.[34]​ Se considera aborto indirecto aun cuando el médico sabe que su intervención puede afectar al feto,[35]​ pero de no intervenir, o de esperar a que el feto sea viable fuera del útero, tanto la madre como el feto resultarían muertos.[34]​ Un claro ejemplo es el de la intervención en un embarazo ectópico.[36]

Métodos

Médico

Artículo principal: Aborto médico

Los abortos médicos son aquellos inducidos por productos farmacéuticos abortivos. El aborto con medicamentos se convirtió en un método alternativo de aborto con la disponibilidad de análogos de la prostaglandina en la década de 1970 y el antiprogestágeno mifepristona (también conocido como RU-486) en la década de 1980.[37][38][39][40]

Los regímenes de aborto médico temprano más comunes del primer trimestre usan mifepristona en combinación con misoprostol (o a veces otro análogo de la prostaglandina, gemeprost) hasta 10 semanas (70 días) de edad gestacional,metotrexato en combinación con un análogo de la prostaglandina de hasta 7 semanas de gestación, o un análogo de la prostaglandina solo.[Los regímenes de combinación de mifepristona y misoprostol funcionan más rápido y son más eficaces a edades gestacionales posteriores que los regímenes de combinación de metotrexato y misoprostol, y los regímenes de combinación son más eficaces que el misoprostol solo.[Este régimen es efectivo en el segundo trimestre.[Los regímenes de aborto médico que involucran mifepristona seguido de misoprostol en la mejilla entre 24 y 48 horas después son eficaces cuando se realizan antes de los 70 días de gestación.[41][42]

En abortos muy tempranos, hasta 7 semanas de gestación, el aborto con medicamentos usando un régimen de combinación de mifepristona e misoprostol se considera más eficaz que el aborto quirúrgico (aspiración al vacío), especialmente cuando la práctica clínica no incluye una inspección detallada del tejido aspirado. Los regímenes de aborto médico temprano que usan mifepristona, seguidos de 24 a 48 horas después por misoprostol bucal o vaginal, son 98% efectivos hasta las 9 semanas de edad gestacional; de 9 a 10 semanas la eficacia disminuye modestamente al 94%. Si el aborto con medicamentos falla, se debe usar el aborto quirúrgico para completar el procedimiento.[43][44]

Los abortos médicos tempranos representan la mayoría de los abortos antes de las 9 semanas de gestación en Gran Bretaña, Francia, Suiza, Estados Unidos, y los países nórdicos.[45][46][47][48][49]

Los regímenes de aborto médico que utilizan mifepristona en combinación con un análogo de la prostaglandina son los métodos más comunes utilizados para los abortos del segundo trimestre en Canadá, la mayor parte de Europa, China y la India,en contraste con los Estados Unidos, donde el 96% de los abortos del segundo trimestre se realizan quirúrgicamente por dilatación y evacuación.

Una Revisión Sistemática Cochrane 2020 concluyó que proporcionar a las mujeres medicamentos para llevar a casa para completar la segunda etapa del procedimiento para un aborto médico temprano resulta en un aborto efectivo.[Se requieren más investigaciones para determinar si el aborto médico autoadministrado es tan seguro como el aborto médico administrado por el proveedor, donde un profesional de la salud está presente para ayudar a manejar el aborto médico.[Permitir de forma segura que las mujeres se auto administren medicamentos para el aborto tiene el potencial de mejorar el acceso al aborto.[Otras lagunas de investigación que se identificaron incluyen la mejor manera de apoyar a las mujeres que eligen llevar el medicamento a casa para un aborto autoadministrado.

Quirúrgico

Hasta 15 semanas de gestación, succión-aspiración o aspiración al vacío son los métodos quirúrgicos más comunes de aborto inducido. La aspiración manual al vacío (MVA) consiste en extraer el orembrión, la placenta y las membranas del feto mediante succión utilizando una jeringa manual, mientras que la aspiración eléctrica al vacío (EVA) utiliza una bomba eléctrica. Estas técnicas se pueden utilizar muy temprano en el embarazo. El MVA se puede usar hasta 14 semanas, pero se usa más a menudo antes en los EE. UU. El EVA se puede usar más tarde.[50][51]

El MVA, también conocido como "minisucción" y "extracción menstrual" o EVA, se puede usar en un embarazo muy temprano cuando puede no ser necesaria la dilatación cervical. La dilatación y legrado (D&C) se refiere a la apertura del cuello uterino (dilatación) y la eliminación de tejido (curetaje) a través de instrumentos de succión o afilados. D&C es un procedimiento ginecológico estándar realizado por una variedad de razones, incluyendo el examen del revestimiento uterino para detectar posibles neoplasias malignas, la investigación de sangrado anormal y el aborto. La Organización Mundial de la Salud recomienda legrado agudo solo cuando no se dispone de aspiración de succión.[52]

La dilatación y evacuación (D&E), utilizada después de 12 a 16 semanas, consiste en abrir el cuello uterino y vaciar el útero usando instrumentos quirúrgicos y succión. El D&E se realiza por vía vaginal y no requiere una incisión. La dilatación y extracción intactas (D&X) se refiere a una variante de D&E que a veces se usa después de 18 a 20 semanas cuando la extracción de un feto intacto mejora la seguridad quirúrgica o por otras razones.[53]

El aborto también se puede realizar quirúrgicamente por histotomía o histerectomía grávida. El aborto por histerotomía es un procedimiento similar a una cesárea y se realiza bajo anestesia general. Requiere una incisión más pequeña que una cesárea y se puede usar durante etapas posteriores del embarazo. La histerectomía grávida se refiere a la extirpación de todo el útero mientras todavía contiene el embarazo. La histerotomía y la histerectomía se asocian con tasas mucho más altas de morbilidad y mortalidad materna que el D&E o el aborto por inducción.

Los procedimientos del primer trimestre generalmente se pueden realizar con anestesia local, mientras que los métodos del segundo trimestre pueden requerir sedación profunda o anestesia general.[54]

Aborto por inducción laboral

En lugares que carecen de la habilidad médica necesaria para la dilatación y extracción, o donde los profesionales lo prefieren, un aborto se puede inducir primero induciendo el trabajo de parto y luego induciendo la muerte fetal si es necesario.[Esto a veces se llama "aborto espontáneo inducido". Este procedimiento se puede realizar desde las 13 semanas de gestación hasta el tercer trimestre. Aunque es muy poco común en los Estados Unidos, más del 80% de los abortos inducidos durante el segundo trimestre son abortos inducidos por el trabajo de parto en Suecia y otros países cercanos.[55]

Solo se dispone de datos limitados que comparen este método con la dilatación y la extracción.[A diferencia de D&E, los abortos inducidos por el trabajo de parto después de 18 semanas pueden complicarse por la ocurrencia de una breve supervivencia fetal, que puede caracterizarse legalmente como nacimiento vivo. Por esta razón, el aborto inducido por el trabajo de parto es legalmente arriesgado en los Estados Unidos.

Otros métodos

Históricamente, una serie de hierbas que se cree que poseen propiedades abortivas se han utilizado en la medicina popular. Entre estos se encuentran: bronceado, pennyroyal, cohosh negro y el ahora extinto silfium.[56]

En 1978 una mujer en Colorado murió y otra desarrolló daño orgánico cuando intentaron interrumpir sus embarazos tomando aceite de poleo.[Debido a que el uso indiscriminado de hierbas como abortivos puede causar efectos secundarios graves, incluso letales, como insuficiencia orgánica múltiple, dicho uso no es recomendado por los médicos.[57][58]

El aborto a veces se intenta causando trauma en el abdomen. El grado de fuerza, si es grave, puede causar lesiones internas graves sin necesariamente tener éxito en inducir aborto espontáneo. En el sudeste asiático, hay una antigua tradición de intentar abortar a través de un masaje abdominal contundente.[Uno de los bajorrelieves que decoran el templo de Angkor Wat en Camboya representa a un demonio realizando tal aborto a una mujer que ha sido enviada al inframundo. [59]

Los métodos reportados de aborto inseguro y autoinducido incluyen el mal uso del misoprostol y la inserción de implementos no quirúrgicos como agujas de tejer y perchas en el útero. Estos y otros métodos para interrumpir el embarazo se pueden llamar "aborto espontáneo inducido". Tales métodos rara vez se utilizan en países donde el aborto quirúrgico es legal y está disponible.[60]

Motivación

Personal

Un gráfico de barras que muestra datos seleccionados de un estudio AGImeta de 1998 sobre las razones por las que las mujeres declararon para tener un aborto.[61][62]

Las razones por las que las mujeres se hacen abortos son diversas y varían en todo el mundo. Algunas de las razones pueden incluir la incapacidad de pagar a un niño, la violencia doméstica, la falta de apoyo, la sensación de que son demasiado jóvenes y el deseo de completar la educación o avanzar en una carrera. Otras razones incluyen no poder o querer criar a un niño concebido como resultado de violación o incesto.[63][64]

Social

Algunos abortos se someten como resultado de presiones sociales. Estos podrían incluir la preferencia por los niños de un sexo o raza específicos, la desaprobación de la maternidad soltera o temprana, la estigmatización de las personas con discapacidad, el apoyo económico insuficiente para las familias, la falta de acceso o rechazo de los métodos anticonceptivos o los esfuerzos para el control de la población (como la política de un solo hijo de China). Estos factores a veces pueden resultar en aborto obligatorio o aborto selectivo por sexo.[65]

Salud materna y fetal

Un factor adicional es la salud materna, que fue catalogada como la razón principal por alrededor de un tercio de las mujeres en 3 de los 27 países y alrededor del 7% de las mujeres en otros 7 de estos 27 países.[66][67]

En los EE. UU., las decisiones de la Corte Suprema en Roe v. Wade y Doe v. Bolton: "reglaba que el interés del estado en la vida del feto se volvía convincente solo en el punto de viabilidad, definido como el punto en el que el feto puede sobrevivir independientemente de su madre. Incluso después del punto de viabilidad, el estado no puede favorecer la vida del feto sobre la vida o la salud de la mujer embarazada. Bajo el derecho a la privacidad, los médicos deben ser libres de usar su "juicio médico para la preservación de la vida o la salud de la madre". El mismo día que la Corte decidió Roe, también decidió Doe v. Bolton, en el que la Corte definió la salud muy ampliamente: "El juicio médico se puede ejercer a la luz de todos los factores -físicos, emocionales, psicológicos, familiares y de la edad de la mujer- relevantes para el bienestar de la paciente. Todos estos factores pueden estar relacionados con la salud. Esto le permite al médico que atiende la habitación que necesita para hacer su mejor juicio médico".[68]

La opinión pública cambió en Estados Unidos tras el descubrimiento de la personalidad de la televisión Sherri Finkbine durante su quinto mes de embarazo de que había estado expuesta a la talidomida. Incapaz de obtener un aborto legal en los Estados Unidos, viajó a Suecia. De 1962 a 1965, un brote de sarampión alemán dejó 15.000 bebés con defectos de nacimiento graves. En 1967, la Asociación Médica Americana apoyó públicamente la liberalización de las leyes de aborto. Una encuesta del Centro Nacional de Investigación de Opinión en 1965 mostró que el 73 % apoyaba el aborto cuando la vida de la madre estaba en riesgo, el 57 % cuando había defectos de nacimiento y el 59 % para los embarazos resultantes de violación o incesto. [69]

Cáncer

La tasa de cáncer durante el embarazo es de 0,02-1 %, y en muchos casos, el cáncer de la madre lleva a la consideración del aborto para proteger la vida de la madre, o en respuesta al daño potencial que puede ocurrir al feto durante el tratamiento. Esto es particularmente cierto para el cáncer de cuello uterino, cuyo tipo más común ocurre en 1 de cada 2.000-13.000 embarazos, para los que el inicio del tratamiento "no puede coexistir con la preservación de la vida fetal (a menos que se elija la quimioterapia neoadyuvante)". Los cánceres de cuello uterino en estadio muy temprano (I y IIa) se pueden tratar con histerectomía radical y disección de ganglios linfáticos pélvicos, radioterapia o ambos, mientras que los estadios posteriores se tratan con radioterapia. La quimioterapia se puede usar simultáneamente. El tratamiento del cáncer de mama durante el embarazo también implica consideraciones fetales, porque se desaconseja la lumpectomía a favor de la mastectomía radical modificada a menos que el embarazo tardío permita administrar radioterapia de seguimiento después del nacimiento.[70]

Se estima que la exposición a un solo fármaco de quimioterapia causa un riesgo del 7,5-17% de efectos teratogénicos en el feto, con mayores riesgos de múltiples tratamientos farmacológicos. El tratamiento con más de 40 Gy de radiación generalmente causa aborto espontáneo. La exposición a dosis mucho más bajas durante el primer trimestre, especialmente de 8 a 15 semanas de desarrollo, puede causar discapacidad intelectual o microcefalia, y la exposición en esta o en etapas posteriores puede causar una reducción del crecimiento intrauterino y el peso al nacer. Las exposiciones por encima de 0,005–025 Gy causan una reducción del coeficiente intelectual dependiente de la dosis. Es posible reducir en gran medida la exposición a la radiación con blindaje abdominal, dependiendo de cuán lejos esté el área a irradiar del feto.[71][72]

El proceso de nacimiento en sí también puede poner a la madre en riesgo. "El parto vaginal puede resultar en la diseminación de células neoplásicas en canales linfáticos, hemorragia, laceración cervical e implantación de células malignas en el sitio de la episiotomía, mientras que el parto abdominal puede retrasar el inicio del tratamiento no quirúrgico".[73]

Véase también

Referencias

  1. a b c d Publishing, Harvard Health. «Abortion (Termination Of Pregnancy) - Harvard Health». Harvard Health (en inglés estadounidense). Consultado el 15 de junio de 2018. 
  2. «Interrupción legal del embarazo - Fundación Huésped». www.huesped.org.ar. Consultado el 1 de agosto de 2018. 
  3. The Johns Hopkins Manual of Gynecology and Obstetrics (4 edición). Lippincott Williams & Wilkins. 2012. pp. 438-439. ISBN 9781451148015. Archivado desde el original el 10 de septiembre de 2017. 
  4. Potts, Malcolm; Graff, Maura; Taing, Judy (1 de octubre de 2007). «Thousand-year-old depictions of massage abortion». BMJ Sexual & Reproductive Health (en inglés) 33 (4): 233-234. ISSN 2515-1991. PMID 17925100. doi:10.1783/147118907782101904. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  5. «Aristotle, Politics, Book 7, section 1335b». www.perseus.tufts.edu. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  6. Miles, Steven (2005). El juramento hipocrático y la ética de la medicina. Oxford University Press. ISBN 978-0-19-518820-2.
  7. Paul, M; Lichtenberg, ES; Borgatta, L; Grimes, DA; Stubblefield, PG; Creinin, MD; Joffe, Carole (2009)."1. Aborto y medicina: Una historia sociopolítica" (PDF). Manejo del embarazo no deseado y anormal (1a ed.). Oxford: John Wiley & Sons. ISBN 978-1-4443-1293-5. OL 15895486W. Archivado (PDF) desde el original el 19 de enero de 2012.
  8. «Scribonius Largus and the Oath of Hippocrates». penelope.uchicago.edu. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  9. Soranus (1991-08). Soranus' Gynecology (en inglés). JHU Press. ISBN 978-0-8018-4320-4. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  10. «MENAabortion-pdf». PRB (en inglés estadounidense). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  11. Paul, M; Lichtenberg, ES; Borgatta, L; Grimes, DA; Stubblefield, PG; Creinin, MD; Joffe, Carole (2009)."1. Aborto y medicina: Una historia sociopolítica" (PDF). Manejo del embarazo no deseado y anormal (1a ed.). Oxford: John Wiley & Sons. ISBN 978-1-4443-1293-5. OL 15895486W.
  12. Lee Charles A (1838). "Informe de un juicio por asesinato". American Journal of the Medical Sciences. XXII: 351-53.
  13. Keith Simpson, Medicina Forense, Edward Arnold Publishers, 1969 [publicado por primera vez en 1947], pp. 173-74.
  14. Para las fuentes que describen la política del aborto en la Alemania nazi, véase: Friedlander, Henry (1995). Los orígenes del genocidio nazi: de la eutanasia a la solución final. Chapel Hill: University of North Carolina Press. p. 30. ISBN 978-0-8078-4675-9. OCLC 60191622. Archivado desde el original el 29 de julio de 2016. Proctor, Robert (1988). Higiene racial: Medicina bajo los nazis. Cambridge, MA: Harvard University Press. pp. 122-23, 366. ISBN 978-0-674-74578-0. OCLC 20760638. Arnot, Margaret L. ; Cornelie Usborne (1999). Género y crimen en la Europa moderna. Nueva York: Routledge. p. 231. ISBN 978-1-85728-745-5. OCLC 186748539. DiMeglio, Peter M. (1999). "Alemania 1933-1945 (National Socialism)". En Helen Tierney (ed.). Enciclopedia de estudios de la mujer. Westport, CN: Greenwood Press. p. 589. ISBN 978-0-313-31072-0. OCLC 38504469. Archivado desde el original el 15 de octubre de 2015.
  15. a b c d e «Aborto espontáneo.». MedlinePlus. Consultado el 19 de mayo de 2018. 
  16. Churchill Livingstone medical dictionary. Edinburgh New York: Churchill Livingstone Elsevier. 2008. ISBN 978-0-443-10412-1. «The preferred term for unintentional loss of the product of conception prior to 24 weeks' gestation is miscarriage.» 
  17. a b c Sociedad Española de Ginecología y obstetricia (julio de 2010). «Aborto espontáneo». Protocolos asistenciales en Obstetricia: 207-224. 
  18. Spencer, James B. (1908). Cría de ovejas en Canadá. p. 114. OCLC 798508694.
  19. «B – 1966 Encyclopaedia of New Zealand – Te Ara». teara.govt.nz. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  20. «Wayback Machine». web.archive.org. 28 de julio de 2015. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  21. Kim, Ill-Hwa; Choi, Kyung-Chul; An, Beum-Soo; Choi, In-Gyu; Kim, Byung-Ki; Oh, Young-Kyoon; Jeung, Eui-Bae (2003-7). «Effect on abortion of feeding Korean pine needles to pregnant Korean native cows». Canadian Journal of Veterinary Research 67 (3): 194-197. ISSN 0830-9000. PMID 12889725. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  22. Njaa, Bradley L., editor (2011). Diagnóstico de aborto y pérdida neonatal en animales de Kirkbride. John Wiley & Sons. ISBN 978-0-470-95852-0.
  23. web.archive.org https://web.archive.org/web/20190223020619/https://marxiv.org/k2qvy/ |url= sin título (ayuda). Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  24. «Herpesvirus in Dog Pups». www.petmd.com (en inglés). Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  25. www.carolsferals.org http://www.carolsferals.org/spaying-pregnant-females/ |url= sin título (ayuda). Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  26. www.carolsferals.org http://www.carolsferals.org/spaying-pregnant-females/ |url= sin título (ayuda). Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  27. McKinnon, Angus O.; Voss, James L. (17 de enero de 1995). Equine Reproduction (en inglés). Wiley. ISBN 978-0-8121-1427-0. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  28. Berger, Joel W; Vuletić, L; Boberić, J; Milosavljević, A; Dilparić, S; Tomin, R; Naumović, P (5 de mayo de 1983). "Aborto inducido y factores sociales en caballos salvajes". Naturaleza. 303 (5912): 59-61.Bibcode:1983Natur.303...59B. doi:10.1038/303059a0. PMID 6682487. S2CID 4259800.
  29. Pluháček, enero (2005). "Más evidencia de infanticidio masculino y feticidio en la cebra de las llanuras cautivas, Equus burchelli" (PDF). Folia Zoologica. 54 (3): 258-62. Archivado desde el original (PDF) el 22 de febrero de 2012. Consultado el 12 de abril de 2009.
  30. Agoramoorthy, G. ; Mohnot, S.M. ; Sommer, V. ; Srivastava, A. (1988). "Abortos en langures Hanuman de libre alcance (Presbytis entellus) - ¿una estrategia inducida por hombres?". Evolución humana. 3 (4): 297-308. doi:10.1007/BF02435859. S2CID 84849590.
  31. Ministerio de Sanidad y Consumo; Observatorio de salud de la mujer (2006). «La interrupción voluntaria del embarazo y los métodos anticonceptivos en jóvenes». Consultado el 3 de agosto de 2009. «El presente informe trata de dar respuestas a la preocupación la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en jóvenes.»  [1]
  32. «Aborto médico o Aborto con medicamentos.» MedlinePlus.
  33. «Aborto quirúrgico.» MedlinePlus.
  34. a b c Miranda Montecinos, Alejandro (noviembre de 2014). «¿Qué es el aborto indirecto?». Acta bioethica 20 (2). doi:10.4067/S1726-569X2014000200003. 
  35. Carmen Astete A., Juan Pablo Beca I., Alberto Lecaros U. (noviembre de 2014). «Propuesta de un glosario para la discusión del aborto.». Rev Med Chile (142): 1449-1451. 
  36. «Embarazo ectópico.». KidsHealth. Consultado el 22 de mayo de 2018. 
  37. Kulier, Regina; Kapp, Nathalie; Gülmezoglu, A Metin; Hofmeyr, G Justus; Cheng, Linan; Campana, Aldo (9 de noviembre de 2011). «Medical methods for first trimester abortion». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2011 (11). ISSN 1469-493X. PMC 7144729. PMID 22071804. doi:10.1002/14651858.CD002855.pub4. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  38. Kulier, Regina; Kapp, Nathalie; Gülmezoglu, A Metin; Hofmeyr, G Justus; Cheng, Linan; Campana, Aldo (9 de noviembre de 2011). «Medical methods for first trimester abortion». The Cochrane Database of Systematic Reviews 2011 (11). ISSN 1469-493X. PMC 7144729. PMID 22071804. doi:10.1002/14651858.CD002855.pub4. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  39. Creinin MD, Gemzell-Danielsson K (2009). "Aborto médico al principio del embarazo". En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG, Creinin MD (eds.). Manejo de embarazos no deseados y anormales: atención integral del aborto. Oxford: Wiley-Blackwell. pp. 111-34. ISBN 978-1-4051-7696-5.
  40. Kapp N, von Hertzen H (2009). "Métodos médicos para inducir el aborto en el segundo trimestre". En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG, Creinin MD (eds.). Manejo de embarazos no deseados y anormales: atención integral del aborto. Oxford: Wiley-Blackwell. pp. 178-92. ISBN 978-1-4051-7696-5.
  41. Chen, Melissa J.; Creinin, Mitchell D. (1 de julio de 2015). «Mifepristone With Buccal Misoprostol for Medical Abortion: A Systematic Review.». Obstetrics and gynecology (en inglés) 126 (1): 12-21. ISSN 0029-7844. doi:10.1097/aog.0000000000000897. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  42. Research, Center for Drug Evaluation and (13 de abril de 2021). «Mifeprex (mifepristone) Information». FDA (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  43. Paul, Maureen (2009). Management of unintended and abnormal pregnancy : comprehensive abortion care. ISBN 1-4443-1293-6. OCLC 424554827. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  44. «Iniciar sesión». extranet.who.int. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  45. «Wayback Machine». web.archive.org. 26 de septiembre de 2011. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  46. Fjerstad, Mary; Sivin, Irving; Lichtenberg, E Steve; Trussell, James; Cleland, Kelly; Cullins, Vanessa (2009-9). «Effectiveness of medical abortion with mifepristone and buccal misoprostol through 59 gestational days». Contraception 80 (3): 282-286. ISSN 0010-7824. PMC 3766037. PMID 19698822. doi:10.1016/j.contraception.2009.03.010. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  47. «Statistique suisse - Interruptions de grossesse». web.archive.org. 3 de octubre de 2011. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  48. Jones, Rachel K.; Witwer, Elizabeth; Jerman, Jenna (18 de septiembre de 2019). Abortion Incidence and Service Availability in the United States, 2017 (en inglés). doi:10.1363/2019.30760. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  49. «Wayback Machine». web.archive.org. 18 de enero de 2012. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  50. «Surgical Abortion Procedures». WebMD (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  51. Meckstroth K, Paul M (2009). "Aborto por aspiración del primer trimestre". En Paul M, Lichtenberg ES, Borgatta L, Grimes DA, Stubblefield PG, Creinin MD (eds.). Manejo de embarazos no deseados y anormales: atención integral del aborto. Oxford: Wiley-Blackwell. pp. 135-156. ISBN 978-1-4051-7696-5.
  52. Hammond, C; Chasen, S (2009). Dilatación y evacuación. En Paul M, Lichtenberg ES Borgatta L Grimes DA Stubblefield P Creinin (eds)Manejo de embarazos no deseados y anormales: atención integral del aborto. Oxford: Wiley-Blackwell. pp. 178-92. ISBN 978-1-4051-7696-5.
  53. "Boletín de Práctica No. 135: Aborto del segundo semestre". Obstetricia y Ginecología. 121 (6): 1394-1406. Junio de 2013.doi:10.1097/01. AOG.0000431056.79334.cc. ISSN 0029-7844.PMID 23812485. S2CID 205384119.
  54. Templeton, A. ; Grimes, D.A. (2011). "A Request for Abortion". New England Journal of Medicine. 365 (23): 2198-2204.doi:10.1056/NEJMcp1103639. PMID 22150038.
  55. «Labor Induction Termination of Pregnancy | GLOWM». www.glowm.com (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  56. Riddle, John M. (1997). Las hierbas de Eva: una historia de anticoncepción y aborto en Occidente. Cambridge, MA: Harvard University Press.ISBN 978-0-674-27024-4. OCLC 36126503.
  57. Ciganda C, Laborde A (2003). "Infusiones herbáricas utilizadas para el aborto inducido".Journal of Toxicology: Clinical Toxicology. 41 (3): 235–39.doi:10.1081/CLT-120021104. PMID 12807304.S2CID 44851492.
  58. Smith JP (1998). "Elecciones arriesgadas: Los peligros de los adolescentes que usan intentos de aborto autoinducidos". Journal of Pediatric Health Care.12 (3): 147-51. doi:10.1016/S0891-5245(98)90245-0.PMID 9652283.
  59. Potts, Malcolm; Graff, Maura; Taing, Judy (1 de octubre de 2007). «Thousand-year-old depictions of massage abortion». BMJ Sexual & Reproductive Health (en inglés) 33 (4): 233-234. ISSN 2515-1991. PMID 17925100. doi:10.1783/147118907782101904. Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  60. Practitioners, The Royal Australian College of General. «RACGP - AFP Backissue». www.racgp.org.au (en inglés). Consultado el 22 de mayo de 2021. 
  61. «The Limitations of U.S. Statistics on Abortion». web.archive.org. 4 de abril de 2012. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  62. «Reasons Why Women Have Induced Abortions: Evidence from 27 Countries». Guttmacher Institute (en inglés). 13 de julio de 2005. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  63. Stotland, NL (julio de 2019). "Actualización sobre los derechos reproductivos y la salud mental de las mujeres". Las Clínicas Médicas de América del Norte.103 (4): 751-766. doi:10.1016/j.mcna.2019.02.006.PMID 31078205.
  64. «Reasons U.S. Women Have Abortions: Quantitative and Qualitative Perspectives». Guttmacher Institute (en inglés). 6 de septiembre de 2005. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  65. Fried, Marlene Gerber (1990). From Abortion to Reproductive Freedom: Transforming a Movement (en inglés). South End Press. ISBN 978-0-89608-387-5. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  66. «The Limitations of U.S. Statistics on Abortion». web.archive.org. 4 de abril de 2012. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  67. «Reasons Why Women Have Induced Abortions: Evidence from 27 Countries». Guttmacher Institute (en inglés). 13 de julio de 2005. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  68. Gabbe, Steven G. (2012). Obstetrics : normal and problem pregnancies (6th ed edición). Elsevier/Saunders. ISBN 978-1-4557-3395-8. OCLC 793126669. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  69. Doan, Alesha E. (2007). Oposición e intimidación: Las guerras del aborto y las estrategias de acoso político. Universidad de Michigan.
  70. Weisz, Boaz; Schiff, Eyal; Lishner, Michael (1 de julio de 2001). «Cancer in pregnancy: maternal and fetal implications». Human Reproduction Update 7 (4): 384-393. ISSN 1355-4786. doi:10.1093/humupd/7.4.384. Consultado el 23 de mayo de 2021. 
  71. Mayr, NA; Wen, BC; Saw, CB (1998). "Radioterapia durante el embarazo". Clínicas de Obstetricia y Ginecología de América del Norte. 25 (2): 301-21. doi:10.1016/s0889-8545(05)70006-1. PMID 9629572.
  72. Fenig E, Mishaeli M, Kalish Y, Lishner M (2001). "Embarazo y radiación". Revisiones de tratamiento del cáncer. 27 (1): 1–7.doi:10.1053/ctrv.2000.0193.PMID 11237773.
  73. Li WW, Yau TN, Leung CW, Pong WM, Chan MY (2009). "Carcinoma neuroendocrino de células grandes del cuello uterino que complica el embarazo".Hong Kong Medical Journal. 15 (1): 69-72. PMID 19197101.

Enlaces externos