Abrir menú principal

Ciencias aplicadas

disciplina que aplica el conocimiento científico para resolver problemas prácticos

Las ciencias aplicadas utilizan el conocimiento científico de una o varias ramas de la ciencia para resolver problemas prácticos. Los campos de la ingeniería, por ejemplo, se acercan a lo que es la ciencia aplicada. Estas áreas prácticas del saber son vitales para el desarrollo de la tecnología. Su utilización en campos industriales se refiere generalmente desarrollo y uso.

Es decir la ciencia aplicada es un cuerpo de conocimiento en el que la investigación y el descubrimiento tienen su orientación directa a la práctica; esto son las ciencias que proporcionan el desarrollo de nuevas tecnologías, a saber: los algoritmos de acción para obtener el producto deseado.[1]​ Aplicada es la disciplina científica que aplica el conocimiento científico existente para desarrollar sistemas más prácticos aplicados, como la tecnología o la invención.[2]

Su concepto opuesto es el de ciencia fundamental, la investigación científica que se realiza para aumentar el conocimiento, sin fin práctico inmediato.

Las ciencias aplicadas son orientadas a la práctica del conocimiento obtenido en las ciencias fundamentales; estos conocimientos sirven directamente a las necesidades de la sociedad.[3]​ Como resultado, proporciona una amplia gama de funcionamiento de las ciencias aplicadas. Debido al desarrollo de las disciplinas de las ciencias naturales en la ciencia fundamental, surge una colección de nuevos datos e información que permite ver, predecir y en algunos casos explicar y entender los fenómenos en el mundo, en particular, la ciencia aplicada puede aplicar la ciencia formal, como las estadísticas, las matemáticas y la medicina, lo que condujo a la formación de tales disciplinas como estadística aplicada, matemáticas aplicadas, medicina aplicada, etc. Junto con esto, el curso de formación y desarrollo de áreas relacionadas de la ciencia aplicada fue históricamente determinado, como, por ejemplo, psicología aplicada, ética aplicada, biomecánica aplicada, hasta la educación preescolar aplicada.[4]

Diferencia con las ciencias fundamentalesEditar

Existe una división tradicional de las ciencias en ciencias fundamentales y ciencias aplicadas. Las ciencias fundamentales investigan las leyes fundamentales que rigen el comportamiento y la interacción de las estructuras básicas de la naturaleza. Las investigaciones de las ciencias fundamentales se encuentran al borde entre lo conocido y lo inesperado, y conducen al descubrimiento científico.[5]​ Por contraste, las ciencias aplicadas aplican los resultados de las ciencias fundamentales a la solución de problemas sociales y prácticos.

El propósito de la investigación fundamental es el conocimiento, es decir la representación objetiva y racional de la realidad, mientras que el propósito de la investigación aplicada es el conocimiento instrumental efectivo sobre un fragmento de realidad, diseñado para resolver un problema práctico específico.[6]

Para la investigación fundamental la verdad del conocimiento sobre el mundo es el valor más alto; para la investigación aplicada el valor más alto es la efectividad tecnológica de la información sobre el mundo que no siempre coincide con su verdad, en el caso de la ciencia fundamental las perspectivas y el progreso de la investigación están determinados principalmente por la tarea de identificar e introducir racionalmente nuevas características del mundo, aún desconocidas. En la ciencia aplicada el curso de la investigación está determinado por la necesidad de resolver problemas tecnológicos específicos, por esta razón la novedad del conocimiento sobre el mundo en sí mismo aparece como un subproducto de la búsqueda de estas soluciones. El conocimiento obtenido en el marco de la investigación aplicada se fija, en primer lugar, como un medio para resolver un problema práctico local; el conocimiento a menudo se presenta en formas que no implican un uso cognitivo directo adicional, pero que tiene una aplicación práctica directa, por ejemplo, instrucción, metodología, receta tecnológica, etc.[7]

Ejemplos de ciencias aplicadasEditar

IngenieríaEditar

 
El diseño de una turbina requiere de colaboración de ingenieros de diversas ramas. Los ingenieros de cada especialización deben tener conocimientos básicos de otras áreas afines, para así resolver problemas complejos y de disciplinas interrelacionadas.

La Ingeniería es el conjunto de conocimientos científicos y tecnológicos para la innovación, invención, desarrollo y mejora de técnicas y herramientas para satisfacer las necesidades y resolver problemas tanto de las personas, así como de la sociedad.

El ingeniero se apoya en las ciencias básicas (matemáticas, física, química y biología, ciencias de la ingeniería, ingeniería aplicada, ciencias económicas y administrativas) tanto para el desarrollo de tecnologías, como para el manejo eficiente y productivo de recursos y fuerzas de la naturaleza en beneficio de la sociedad. La ingeniería es una actividad que transforma el conocimiento en algo práctico.

La ingeniería aplica los conocimientos y métodos científicos a la invención o perfeccionamiento de tecnologías de manera pragmática y ágil, adecuándose a las limitaciones de tiempo, recursos, requisitos legales, requisitos de seguridad, ecológicos, etc.

Su estudio como campo del conocimiento está directamente relacionado con el comienzo de la Revolución Industrial, constituyendo una de las actividades pilares en el desarrollo de las sociedades modernas.

Actualmente la ingeniería se clasifica en tres grandes áreas según su campo de aplicación, cada una de ellas con sus especializaciones: ingeniería civil, ingeniería industrial e ingeniería militar de fuerzas o de orden.

MedicinaEditar

 
Estatua de Asclepio, dios de la medicina en la mitología griega. Glypotek, Copenhague
La medicina (del latín medicina, derivado a su vez de mederi, que significa ‘curar’, ‘medicar’)[8]​ es la ciencia dedicada al estudio de la vida, la salud, las enfermedades y la muerte del ser humano, e implica ejercer tal conocimiento técnico para el mantenimiento y recuperación de la salud, aplicándolo a la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. La medicina forma parte de las denominadas ciencias de la salud.

Grupos de ciencias aplicadasEditar

Ciencias de la saludEditar

Las ciencias de la salud son el conjunto de disciplinas que proporcionan los conocimientos adecuados para la prevención de las enfermedades, la erradicación de enfermedades y el bienestar de un conjunto de personas. Además se puede definir como ciencias aplicadas que abordan el uso de la ciencia, la tecnología, la ingeniería o las matemáticas en la prestación de asistencia sanitaria a los seres humanos

Las ciencias de la salud se organizan en dos vertientes:

  1. El estudio e investigación para la adquisición de conocimientos sobre la salud-enfermedad
  2. La aplicación de estos conocimientos técnicos.

Ambas vertientes se reúnen para lograr el amplio propósito de: mantener, reponer, mejorar la salud y el bienestar, prevenir, tratar y erradicar enfermedades y comprender mejor los complejos procesos vitales de los organismos animales y humanos relacionados con la vida, la salud y sus alteraciones (enfermedad).

Se dice que las ciencias de la salud son interdisciplinarias por el hecho de entrelazar o combinar varias ciencias para el estudio de un mismo caso clínico desconocido o para profundizar el estudio de una forma más especializada.

Las investigaciones de esta ciencia están basadas en las ciencias puras como la Biología, la Química y la Física, aunque también en ciencias sociales, como la Sociología médica, la Psicología, etc.

Ciencias de la comunicaciónEditar

 
Comunicación audiovisual.
Las ciencias de la comunicación estudian, analizan o discuten los fenómenos sociales relacionados con la información y la comunicación[9]​, así como los medios de difusión masivos e industrias culturales, y el conjunto semiótico que construyen, generando sus propios métodos de estudio y herramientas analíticas.[10]

Se trata de un campo de estudios interdisciplinario, cuyos conceptos teóricos son compartidos con frecuencia es también abordado por otras disciplinas, entre las que es posible mencionar la sociolingüística, la sociología, la ciencia política, la antropología social, la cibernética y la psicología social, entre otras.

Aunque es posible hablar de comunicación masiva desde la invención de la imprenta por Gutenberg, no fue sino hasta la década de 1920 cuando se llevaron a cabo los primeros estudios sobre la influencia de la propaganda en el contexto de la Europa de la Segunda Guerra Mundial, con el ascenso de los regímenes fascistas de Alemania e Italia. Si bien los clásicos griegos como Aristóteles, Gorgias y Sócrates, hablaron de la persuasión como un modo para llevar a cabo el proceso de la comunicación; estos autores se quedaron en el nivel lógico-semántico de la cuestión y no plantearon el asunto desde el punto de vista de una sociedad completa.[11]

Aunque la retórica fue elaborada por Aristóteles hace ya más de 2300 años, se basó en la observación empírica y esto fue el cimiento de la gran infraestructura de la comunicación. Cabe destacar que, sobre todo, se enfocaba en el orador. La retórica tuvo mucho menos interés en lo que había más allá del orador, en los que escuchaban (el público), ni tampoco en la retroalimentación que en algún momento se podía dar. En la antigüedad, la retórica tuvo un enorme prestigio como disciplina, y fue vista como un modelo en el cual una sola persona podía convencer a todo un público. Sin embargo este enfoque tiene un interés limitado desde el punto de vista más descriptivo de la ciencia moderna. El enfoque científico social de la comunicación exigía un análisis empírico de los efectos medibles u observables de la comunicación. También se puede asumir una perspectiva crítica, basada en modelos verificables y susceptibles de ser mejorados, perfeccionados o generalizados. El campo de estudio de las ciencias de la comunicación es muy extenso y, por esta razón, es muy complicado abordar todos los aspectos relevantes y cada uno de sus aspectos.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Словарь-справочник по философии для студентов лечебного, педиатрического и стоматологического факультетов. — Ставрополь: изд-во СтГМА. Т. Б. Сергеева. 2009. (en ruso)
  2. Доннелли, Джим. Donnelly, Jim. «Прикладная наука — невидимая революция?» (PDF). Фонд Наффилда. Журнал от 16 октября 2015. (en ruso)
  3. Словарь практического психолога. — М.: АСТ, Харвест. С. Ю. Головин. 1998. (en ruso)
  4. Белл, Жаклин; Доннелли, Джим Bell, Jacqueline; Donnelly, Jim (2007). Позиционирование прикладной науки в школах: неизвестность, возможности и риски применительно к реформе Учебного плана (Отчет). Лидсский университет. Центр Исследований в Образовании Науки & Математики. Архив от 3 октября 2011. (traducido al ruso de inglés)
  5. Основы научных исследований. Т. Е. Кокшарова, учебно-методическое пособие. (en ruso)
  6. Основы научных исследований. Т. Е. Кокшарова - учебно-методическое пособие. Улан-Удэ: Изд-во ВСГТУ, 2007 г. (en ruso)
  7. Пружинин Б. И. Прикладное и фундаментальное в этосе современной науки // Философия науки. Этос науки на рубеже веков. Вып. 11. М., 2005 (en ruso)
  8. "Medicine" Online Etymology Dictionary.
  9. «Licenciatura en Ciencias de la Comunicación - Ciencias de la Comunicación». Ciencias de la Comunicación. 23 de febrero de 2018. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  10. «Oferta Académica UNAM | Ciencias de la Comunicación». oferta.unam.mx. Archivado desde el original el 5 de abril de 2018. Consultado el 4 de abril de 2018. 
  11. «Ciencias de la comunicación - EcuRed». www.ecured.cu. Consultado el 4 de abril de 2018.