Cimadevilla (Cimavilla en asturiano) es un barrio del distrito Centro de Gijón (Asturias). Es la parte más antigua de la ciudad, contando con vestigios arqueológicos pertenecientes a la época del Imperio romano, tales como la muralla o las Termas.

Cimadevilla/Cimavilla
Barrio de Gijón
Cimadevilla-261213.jpg
País Bandera de España España
• Com. autónoma Bandera de Asturias Asturias
• Ciudad Bandera gijon.svg Gijón
Ubicación 43°31′39″N 5°35′50″O / 43.52752, -5.5971Coordenadas: 43°31′39″N 5°35′50″O / 43.52752, -5.5971
Elogio del horizonte.

Se ubica en un cerro amurallado, denominado Cerro de Santa Catalina (también conocido como La Atalaya), por la presencia en él de la capilla de la "Cofradía del Gremio de Mareantes de Santa Catalina",[1]​ dedicada a Santa Catalina, patrona del gremio.[2]​ Este gremio era el más antiguo y también más poderoso de Gijón.[3]​ Al ser esta capilla reconvertida, en el siglo XIX, en polvorín, sede, título, cofradía y vara de los mareantes pasaron a la capilla de la Soledad, que erigiera la familia Valdés-Llanos al pie de su casona.

El cerro quedaba aislado al subir la marea. Esto hizo de Cimadevilla una plaza fuerte de cierta importancia, hasta su destrucción durante el segundo asedio de Gijón de la guerra entre Enrique III, futuro primer Príncipe de Asturias, y su tío Alfonso Enríquez, Conde de Noreña y Gijón.

La construcción, a partir de comienzos del siglo XVI, de un puerto comercial en el fondeadero situado al oeste, transforma al barrio en lugar de residencia de marineros y causa la expansión de la ciudad hacia el sur.

En sus acantilados del este se construyó a principios del siglo XX el Real Club Astur de Regatas, con la primera piscina de Gijón.

En la actualidad sus viviendas han sido rehabilitadas en su mayor parte y, tras haber sido transformado el puerto viejo en puerto deportivo,

La parte alta del mencionado Cerro de Santa Catalina es en la actualidad un parque coronado por la escultura Elogio del Horizonte, obra del escultor Eduardo Chillida.

ReferenciasEditar