Abrir menú principal

Elogio del Horizonte

Elogio del Horizonte es el nombre de una escultura de hormigón situada en la ciudad de Gijón (Principado de Asturias, España), realizada por el escultor vasco Eduardo Chillida.[1]​ Se trata de una obra de grandes proporciones erigida en el año 1990.[1]

Elogio del Horizonte
Elogio chillida gijon.jpg
Autor Eduardo Chillida
Creación 1990
Material Hormigón
Técnica Encofrado
Dimensiones 10 metros de alto
Peso 500 toneladas
Coordenadas 43°32′56″N 5°39′47″O / 43.549, -5.6631Coordenadas: 43°32′56″N 5°39′47″O / 43.549, -5.6631

Índice

ConstrucciónEditar

La ubicación de la escultura le fue sugerida al alcalde Vicente Alvarez Areces por parte del arquitecto Paco Pol, encargado de la remodelación del Cerro de Santa Catalina en el barrio gijonés de Cimadevilla, Este se puso en contacto con el escultor en San Sebastián y , después de desplazarse Chillida a Gijón y ver el lugar de su emplazamiento, aceptó el encargo, que se formañizó con los correspondientes contratos con el maquetista, el encofrador , la emporesa que hizo la obra civil y el propio arquitecto.[2]​ Hasta entonces, el escultor había estado buscado el lugar idóneo por la costa atlántica europea, pero las mejores ubicaciones estaban militarizadas por su carácter estratégico.[2]

Chillida realizó varias maquetas de pequeño tamaño en acero y madera hasta dar con la forma definitiva de la escultura.[3]​ A partir de uno de estos diseños comenzó la ejecución de la obra, la cual arrancó con la construcción en una nave industrial de Hernani de una maqueta de poliestireno expandido a tamaño natural.[2]​ Este modelo se utilizó para elaborar en torno a él, con ayuda del equipo de ebanistería de Bereciartúa,[2]​ la estructura de madera de pino o encofrado que serviría de molde para el hormigón fresco.[3]​ Tras haber marcado las tablillas de madera, esta estructura se trasladó a Gijón y se volvió a montar pieza por pieza en el Cerro de Santa Catalina.[3]​ Allí se colocó una armadura metálica que soporta el peso del hormigón que forma la escultura: 500 toneladas.[3]​ Tanto la armadura como el resto de la parte técnica fueron diseñados por el ingeniero de caminos José Antonio Fernández Ordóñez,[2]​ con quien Chillida ya había colaborado en otras ocasiones. Tras verterse el hormigón en el encofrado y producirse durante una semana su secado o fraguado, se procedió al desencofrado.[3]​ Por último, la superficie de la escultura se sometió a una limpieza con ácidos que culminó con la obtención del color original del hormigón.[3]

InauguraciónEditar

El acto de inauguración tuvo lugar el 9 de junio de 1990.[4]​ Asistieron artistas, vecinos y autoridades, como el por entonces alcalde Vicente Álvarez Areces y el ministro de Trabajo, el asturiano Luis Martínez Noval.[5]​ Durante el acto de inauguración hubo protestas de trabajadoras de una empresa de confección textil y el alcalde y el teniente de alcalde fueron agredidos por un vecino.[5]

Debido a las protestas de sectores de la ciudad por el alto coste de la construcción —100 millones de pesetas—, calificado como despilfarro, Eduardo Chillida señaló que solo percibió el 5% del coste de la construcción.[5]

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

ReferenciasEditar

  1. a b Ayuntamiento de Gijón. «Elogio del Horizonte». www.gijon.es. Consultado el 5 de febrero de 2017. 
  2. a b c d e Arquitectura de Asturias (9 de junio de 2015). «Elogio del Horizonte (escultura)». arquitecturadeasturias.com. Consultado el 5 de febrero de 2017. 
  3. a b c d e f Cuaderno de Cultura Científica (26 de agosto de 2016). «El Elogio del Horizonte de Chillida, un encuentro entre ciencia y arte». culturacientifica.com. Consultado el 5 de febrero de 2017. 
  4. El Comercio (6 de junio de 2010). «Un horizonte de 20 años». www.elcomercio.es. Consultado el 5 de febrero de 2017. 
  5. a b c El País (10 de junio de 1990). «La obra de Chillida 'El elogio del horizonte', inaugurada en Gijón». elpais.com. Consultado el 5 de febrero de 2017. 

Enlaces externosEditar