Cinema en català

El cine en catalán o en versión original catalana (VOC) comprende aquella producción cinematográfica realizada originalmente en lengua catalana, independientemente del lugar donde se produzca o del origen de sus autores.

Los iniciosEditar

A pesar de que en algunas grabaciones de los primeros años 30 ya se podía sentir hablar o cantar en catalán, se considera que la primera película en lengua catalana después de la irrupción del cine sonoro es El café de Marina, de Domènec Ciruela, rodada el 1933 y basada en la obra teatral homónima de Josep Maria de Sagarra. Del mismo año es El fava de Ramonet, un cortometraje rodado y dirigido en Valencia por Joan Andreu Moragas. Estos precedentes, pero, no tuvieron continuidad en el cine comercial.[1][2]

Durante la República, la Generalitat de Catalunya creó un Comité de Cine con voluntad de dinamizar una industria audiovisual propia. El inicio de la Guerra Civil española rompió este propósito, pero fue la semilla del Servicio de Cine, creado en 1934 dentro del Comité de Propaganda, que rodó centenares de films documentales en lengua catalana realizados y distribuidos bajo la marca Laia Films y exhibidos por Catalònia Films. Destacan los noticiarios sobre la evolución de la Guerra y los documentales sobre la reraguarda. Entre los realizadores de Laia Films destacó Ramon Biadiu, que realizaba documentales con ambiciones artísticas y no meramente informativas, como se hace patente en su debut con El Port. Impressió matinal (1932), y Félix Marquet, que llevó a cabo una importante tarea documental al frente de guerra. En aquellos años también se realizaron algunas ficciones, como Aurora d'esperança, de Antonio Sau (1937), considerado el primer intento de hacer cine social. Entre las últimas producciones de Laia Films destaca, por su interés, el documental Catalunya màrtir (1938).[3][4]

Bajo la dictaduraEditar

La dictadura franquista borró la presencia de la lengua catalana del ámbito público y de las industrias culturales. A partir de los años 50 se toleraron algunos productos en catalán, siempre que fueran de temática religiosa o ideológicamente afines al régimen. En este contexto, el 1952 Francesc F. Iquino realizó El El Judes, primer film hablado en catalán desde el 1939. Pero no fue hasta finales de los años 60, con el camino abierto por la Escuela de Barcelona y la recuperación de la literatura y el teatro catalán, que se recupera tímidamente la lengua en algunas producciones: Maria Rosa (1965), versión cinematográfica del clásico de Àngel Guimerà realizada por Armand Moreno; En Baldiri de la Costa (1967), de Josep M. Font, protagonizada por Joan Capri; No compete amb les dits (1967), de Pere Portabella y Joan Brossa; Tren de matinada (1968), de Antoni Ribas; La llarga agonia dels peixos (1969), de Francesc Rovira-Beleta o la versión cinematográfica de Laia de Salvador Espriu, realizada por Vicenç Lluch (1969).

TransiciónEditar

Después de la muerte del dictador Franco, en plena transición democrática, se produce una reactivación de los sectores culturales en catalán. En el ámbito del cine, la recuperación es más tímida debido a la carencia de una industria propia que apueste. A pesar de esto, varios realizadores empiezan a rodar sus films en lengua catalana, muchos de los cuales bajo la estrella de la recuperación histórica o la necesidad de explicar los sucesos más recientes de Cataluña. Es el caso de La cuitas cremada (1976), de Antoni Ribas; el documental La Nova Cançó (1976), de Francesc Bellmunt; La ràbia (1968-1977), de Eugeni Anglada; Ocaña, retrat intermitente (1978), de Ventura Pons; Companys, procés a Catalunya (1979), de Josep Maria Forn; La plaça del Diamant (1981), de Francesc Betriu, basada en la obra homónima de Mercè Rodoreda o Bearne o la casa de les nines (1983), de Jaime Chávarri, basada en la novela de Llorenç Villalonga. La apertura democrática también da pie a un cine desinhibido, que quiere romper los tabúes morales instalados durante la dictadura. Son ejemplos L'obscura història de la cosina Montse (1978), de Jordi Cadena; L'orgia (1978) y La quinta del porro (1980), de Francesc Bellmunt; El vicario d'Olot (1981), de Ventura Pons; Hèctor, l'estigma de la por (1982), de Carlos Pérez Ferre o El feixista, la pura i el merder de l'escultura (1983), de Joaquim Coll Espona.[5]​ Otra línea temática es la del thriller policiaco, con películas como Putapela (1981), de Jordi Bayona; Barcelona Sud (1981), de Jordi Cadena; Un negre amb un saxo (1988), de Francesc Bellmunt, basado en la novela de Ferran Torrent, o el díptico formado por Adela (1987) y L'amor és estrany (1988) de Carles Balagué.

Pero el género más productivo del final de estos años es el de la comedia, que genera títulos de éxito considerable hasta muy entrada la década de los 90. Son ejemplos Boom, Boom (1990), de Rosa Vergés; Rateta, rateta (1990), de Francesc Bellmunt; Què t'hi jugues Mari Pili? (1990), Aquesta nit o mai (1991) y Rosita, please! (1994), los tres de Ventura Pons; Ho sap el ministre? (1991), de Josep M. Horno; No et tallis ni un pèl (1991), de Francesc Casanovas, o Parella de tres (1995), de Antoni Verdaguer. A su lado, también proliferan películas basadas en relatos históricos, como El largo hivern (1991), de Jaime Ando; Habanera (1993), de Antoni Verdaguer; o Monturiol, el senyor del mar (1993), de Francesc Bellmunt; y películas inspiradas en obras literarias, como La punyalada (1989), de Jordi Grau, basada en la novela de Marià Vayreda; La teranyina (1989) de Antoni Verdaguer, basada en la novela de Jaume Cabré; Solitud (1991), de Romà Guardiet, inspirada en la novela de Víctor Català; La fiebre d'or (1992), de Gonzalo Herralde, basada en la obra de Narcís Oller o El perquè de tot plegar (1995), de Ventura Pons, basada en los cuentos de Quim Monzó. Estas tendencias conviven con obras de mirada más personal, como La teta i la Lluna (1994), de Bigas Luna; El passatger clandestí (1995) de Agustí Villaronga; Un cos al bosc (1996), de Joaquim Jordà.

Hacia la normalidadEditar

El año 1975 se crea el Institut del Cinema Català, destinado a fomentar la producción y la exhibición en Cataluña y el 1981 la Generalitat de Cataluña crea el Servicio de Cinematografía y el Archivo de Audiovisuales, que dará lugar a la Filmoteca de Catalunya. El 1974 se inician las retransmisiones en catalán a RTVE con regularidad y el 1983 se crea Televisió de Catalunya, que contribuye de forma decisiva a la incipiente industria cinematográfica en lengua catalana. Años más tarde se crean Televisió Valenciana (1989), Andorra Televisió (1995) y Televisió de les Illes Balears (2005), que contribuyen de manera desigual al mismo propósito. Por otro lado, el 1994 empieza su actividad la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña (ESCAC), con un Graduado Superior en Cine y Audiovisuales adscrito en la Universitat de Barcelona. Pocos años después pone en marcha el Máster de Documental de la Universitat Pompeu Fabra y proliferan otros estudios universitarios y de formación profesional sobre cine y técnicas audiovisuales.

Todos estos elementos dan fruto al giro de siglo XXI, con la irrupción de una nueva generación de cineastas catalanes que aportan nuevas ideas y visiones. Se considera que el film Mones com la Beky (1999), del veterano Joaquim Jordà y Núria Villazán, representa un punto de inflexión y el inicio de nuevas formas de entender y de hacer cine en lengua catalana, especialmente en el ámbito documental. La estela abierta por este film tuvo continuidad con documentales como De nens (2003) del mismo Jordà; Aiguaviva (2004), de Ariadna Pujol; Nedar (2008), de Carla Subirana, Pas a nivell (2007), de Pere Vilà o Garbo, l'espia (2009), de Edmon Roch. De forma paralela, en el campo de la ficción se consolida un nuevo cine de autor con nombres propios que se hacen un lugar a los festivales internacionales. Es el caso de Marc Recha, que sitúa Pau i el ser germà, 2001 y Les mans buides, 2003 al Festival de Cannes y Dies d'agost (2006) y Petit Indi (2009) al Festival de Locarno; o Albert Serra, que consigue un notable eco internacional y triunfa en Cannes con Honor de Cavalleria (2006) y El cant dels ocells (2008) y a Locarno con Història de la meva mort (2013).[6]

Junto a estos nombres, destacan otros realizadores que han hecho crecer la nómina de títulos del nuevo cine de autor en catalán, como Mar Coll (Tres dies amb la família, 2008 y Tots volem el millar per a ella, 2014); Carles Torras (Joves, 2004, Trash, 2009); Pau Freixas (Herois, 2010); Judit Colell (Elisa K, 2010); Lluís Galter (Caracremada, 2010); Kike Maillo (Eva, 2011); Neus Ballús (La plaga, 2013); Dani de la Orden (Barcelona, bit d'estiu, 2013; Barcelona, nit d'hivern, 2016). Y autores de generaciones anteriores continúan rodante películas en lengua catalana, como Pere Portabella (El silencio abans de de Bach, 2007); Ventura Pons (Actrius,1997; Carícies, 1998; Amic/Amat, 1999; Morir (o no), 2000; Anita no perd el tren, 2001; Amor idiota, 2004, etc.); Manuel Huerga (Salvador, 2006) o Agustí Villaronga (El mar, 2000, basada en la obra de Blai Bonet; y Pa negre, 2010, basada en la obra de Emili Teixidor). Este film obtuvo un gran éxito de taquilla y numerosos reconocimientos y fue la primera película en lengua catalana seleccionada para participar en los Òscars de Hollywood, a pesar de que no superó la fase inicial.[7]

Premio Gaudí a la mejor película en lengua catalanaEditar

El 2008 se fundó la Acadèmia del Cinema Català para impulsar la cinematografía propia, y el año siguiente se crearon los Premios Gaudí, dentro de los cuales se reconocen anualmente las mejores películas realizadas en lengua catalana. Este es el palmarés (obra ganadora y finalistas) de la categoría de mejor película en lengua catalana hasta la actualidad:[8]

Año Película Director/
2009 El cant dels ocells Albert Serra
Forasters Ventura Pons
Myway José Antonio Salgot
Road Spain Jordi Vidal
2010 Tres dies amb la familia Mar Coll
Trash Carles Torras
V.O.S. (Versió Original Subtitulada) Cesc Gay
Xtrems Abel Folk


Joan Riedweg

2011 Pa negre Agustí Villaronga
Elisa K Judith Colell

Jordi Cadena

Herois Pau Freixas
La mosquitera Agustí Vila
2012 Eva Kike Maíllo
Bruce. La llegenda Daniel Benmayor
Cataluña über alles! Ramon Térmens
Open 24h Carles Torras
2013 Blancaneu Pablo Berger
El bosc Óscar Aibar
El nene salvatges Patricia Ferreira
Fènix 11·23 Joel Joan

Sergi Lara

2014 La plaga Neus Ballús
Barcelona, nit d'estiu Dani de la Orden
Fill de Caín Jesús Monllaó Plana
Tos volea el millar per a ella Mar Coll
2015 Rastres de sàndal Maria Ripoll
Born Claudio Zulian
L'altra frontera André Cruz Shiraiwa
Stella Cadente Lluís Miñarro
2016 El camí més llargo per tornar a casa Sergi Pérez
Barcelona, nit d'hivern Dani de la Orden
L'adopció Daniela Fejerman
Un dia perfecto per volar Marc Recha
2017 La propera pell Isaki Lacuesta y Isa Campo
El rei borni Marc Crehuet
Les amigues de l'Àgata Laia Alabart, Alba Cros, Laura Rius y Marta Verheyen
Tos les camino de Déu Gemma Ferraté

ReferenciasEditar