Convención sobre sustancias psicotrópicas

Convenio de Viena
Ecstasy monogram.jpg

El Convenio sobre sustancias psicotrópicas de 1971 es un tratado internacional de la Organización de las Naciones Unidas cuyo objetivo principal fue flexibilizar las medidas de fiscalización para un grupo de productos farmacéuticos incluidos en las listas II, III y IV de la Convención Única sobre estupefacientes de 1961.[1]

El 21 de febrero de 1971 en una conferencia de plenipotenciarios en Viena se firmó esta nueva Convención que entró en vigencia el 16 de agosto de 1976.

Actualmente hay 175 naciones que forman parte del tratado. Muchas leyes han sido aprobadas para implementar la Convención, incluyendo la Psychotropic Substances Act de los Estados Unidos, la "Misuse of Drugs Act 1971" del Reino Unido y la "Controlled Drugs and Substances Act" de Canadá. Como el tratado mismo, estos estatutos (leyes) suelen dividir las drogas en clases y programas distintos.

Las previsiones para terminar con el tráfico de drogas está recogida en esta Convención al igual que en la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico de Estupefacientes y sustancias psicotrópicas. Este tratado, firmado en 1988, regula los químicos precursores para el control de drogas, realizado por la Convención Única y la Convención sobre Sustancias psicotrópicas. También fortalece las previsiones en contra del lavado de dinero y otros crímenes relacionados con drogas.

Adolf Lande, bajo la dirección de la Oficina de Asuntos Legales de las Naciones Unidas, prepararon el Comentario a la Convención sobre sustancias psicotrópicas. El Comentario, publicado en 1976, constituye una ayuda invaluable para interpretar el tratado, así como una parte clave de su historia legislativa.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Comisión Global de Política de Drogas (2019): 16.

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar