Convento de San Gil (Toledo)

edificio en Toledo, España

El convento de San Gil en la ciudad de Toledo (España) data del siglo xvii. Los franciscanos descalzos, o gilitos, llegaron a esta ciudad a mediados del siglo XVI, estableciéndose en 1557 en las proximidades de la ermita de la Virgen de la Rosa. Posteriormente, entrado el siglo xvii, dos hermanos, Francisco y Juan de Herrera, hicieron donación a los frailes de 16.000 ducados para la construcción del nuevo convento.

Convento de San Gil
Cortes de Castilla-La Mancha en Toledo (13204999953).jpg
Catalogación Bien de Interés Cultural
Localización Toledo
Coordenadas 39°51′14″N 4°01′43″O / 39.853886111111, -4.0286888888889Coordenadas: 39°51′14″N 4°01′43″O / 39.853886111111, -4.0286888888889
Ocupante Cortes de Castilla-La Mancha
[editar datos en Wikidata]

Las obras comenzaron en 1610, y el maestro de albañilería Martínez de Encabo se comprometió a labrar la iglesia y el convento en cuatro años.

Muy posiblemente el tracista de la obra fuera Juan Bautista Monegro, con quien trabajaba Martínez de Encabo, en la iglesia de San Pedro Mártir.

El convento «de los Gilitos», como vulgarmente se le conoce, es un ejemplo perfecto de la sencillez y sobriedad de la arquitectura toledana de comienzos del siglo XVII.

Desde 1985 el convento es sede de las Cortes de Castilla-La Mancha.

DescripciónEditar

 
Vista nocturna del convento

En planta, el edificio consta de dos zonas: La iglesia, situada en la fachada este, y el ámbito conventual, que se distribuye en torno a un patio. Todo ello forma un rectángulo perfecto, al que se adosó -según Chueca Goitia, en época posterior- otro cuerpo en dirección este-oeste.

La diferencia de altura entre la fachada este y la oeste hace que la iglesia esté a la altura de la segunda planta. En la planta baja se conservan, restauradas unas y rehechas otras, bóvedas de ladrillo con lunetos. El patio, antiguo claustro, se conserva en su estado primitivo; es de ladrillo, y se alza en cuatro alturas de las cuales la primera y la última tienen huecos rectangulares en cada panda, que descansan sobre gruesos pilares.

 
Fachada de la iglesia del convento

En la planta primera, debajo del presbiterio de la iglesia, se halla una sala, cubierta por bóveda con lunetos y recuadros clásicos.

La iglesia se sitúa en la segunda planta y su volumen destaca, por sus formas sencillas y rotundas, por encima del edificio conventual. De gran sencillez, la iglesia consta de una sola nave y un crucero sobremontado por una cúpula semiesférica sobre pechinas.

El presbiterio tiene a cada lado dos espacios, a modo de capillas, separados por arcos. La nave está decorada por pilastras pareadas que se prolongan, después de una fuerte cornisa, por la bóveda de medio cañón a modo de arcos fajones.

Exteriormente el convento destaca por volúmenes sencillos y sobrios. Todos sus muros son de ladrillo y mampostería, dispuesta en hiladas horizontales. Destaca por su belleza la cornisa de ladrillo que rodea el perímetro de la iglesia. La cúpula está encerrada exteriormente en un cuerpo cúbico, con cubierta a cuatro aguas.

ReferenciasEditar

Enlaces externosEditar