Cuarta guerra angloneerlandesa

La Cuarta Guerra anglo-neerlandesa fue un conflicto entre el Reino de Gran Bretaña y la República holandesa que duró de 1780 al 20 de mayo de 1784. La guerra, tangencialmente relacionada con la de Independencia de los Estados Unidos, estalló por desacuerdos entre los británicos y los holandeses sobre la legalidad y conducción del comercio neerlandés con los enemigos de Gran Bretaña en esa guerra.

Cuarta guerra angloneerlandesa
Parte de las guerras anglo-neerlandesas
Battle of Dogger Bank 1.jpeg
Fecha 1780-1784
Lugar Mar del Norte, India Británica, Ceilán, Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales Sumatra, Guayana Británica, Guayana Neerlandesa, Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales.
Resultado Decisiva victoria británica;
Tratado de París
Cambios territoriales La República Neerlandesa cede al Reino Unido Nagapattinam, a cambio de Ceilán
Reino Unido obtiene el derecho a libre comercio en parte de las Indias Orientales Neerlandesas[1]
Beligerantes
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
Royal Standard of the King of France.svg Francia
Bandera de Reino Unido Gran Bretaña
Comandantes
Bandera de los Países Bajos Andries Hartsinck
Bandera de los Países Bajos Johan Zoutman
Bandera de los Países Bajos Jan Hendrik van Kinsbergen
Bandera de los Países Bajos Reynier van Vlissingen
Bandera de los Países Bajos Iman Willem Falck
Royal Standard of the King of France.svg Bailli de Suffren
Royal Standard of the King of France.svg Armand of Kersaint
Bandera de Reino Unido Sir Hyde Parker
Bandera de Reino Unido Sir Edward Hughes
Bandera de Reino Unido George Brydges Rodney
Bandera de Reino Unido George Johnstone

Aunque la República holandesa no entró en una alianza formal con los Estados Unidos y sus aliados, el embajador estadounidense (y futuro presidente) John Adams logró establecer relaciones diplomáticas con la República holandesa, el segundo país europeo en reconocer al Congreso Continental en abril de 1782, después de Francia en 1778, España lo haría en febrero de 1783. En octubre de ese año, ambas partes firmaron un tratado de amistad y comercio.

La mayor parte de la guerra consistió en una serie de operaciones británicas muy exitosas contra los intereses económicos coloniales neerlandeses, aunque las fuerzas navales británicas y neerlandesas también se enfrentaron una vez en el Banco Dogger, en la costa holandesa. La guerra terminó en fracaso para los holandeses y expuso la debilidad de las bases políticas y económicas de la República.[2]

ReferenciasEditar

  1. Edler, 2001, pp. 181–189
  2. Edler, 2001, p. 88

BibliografíaEditar

Enlaces externosEditar