Dead of Night (película)

Dead of Night en Norteamérica, Muerte de noche en España o El Profundo Silencio de la Noche en Argentina es una película de misterio y terror de 1977. Dirigido por el maestro de las historias cortas de horror Dan Curtis, y protagonizado entre otros por Ed Begley Jr. , Joan Hackett y Patrick Macnee.

Fue producido originalmente como un piloto para una serie televisiva de horror.[1]

ArgumentoEditar

El film, que se hizo exclusivamente para televisión, cuenta tres historias completamente diferentes: Una de misterio, otra de la imaginación y otra de terror.

La película inicia con un narrador omnisciente que relata lo siguiente:

"Este es el silencio de la muerte, no tiene nada que ver con el tiempo. Puede ocurrir en el sol o en la luz de la luna, en el mejor de los tiempos o en el peor. Pero el silencio de la muerte es un estado de ánimo, esa región oscura e incomprensible de la conciencia humana de la que todos los temores de los desconocidos emergen de nuestra vidas. La quietud de la noche existe en todos nosotros y nadie sabe en que extraño momento inesperado se hará conocer..."


Las tres historias que presentan son:

  • Second Chance
  • No Such Thing as a Vampire
  • Bobby


Second Chance (La segunda oportunidad)Editar

La primera historia relata la vida de un joven llamado Franck Cantrell (Ed Begley Jr), un estudiante de la universidad de Pointe en Illinois y un aficionado a los autos. Cuando él se entera por un amigo de que un agricultor local guardaba en su garaje un viejo coche del año 1926 marca Playboy Jordan, decide visitarlo un domingo a la mañana y comprárselo. Pero el coche viene con una historia, ya que había sido utilizado por primera vez por un hombre que tras correr un tren, calculó mal y murió junto a su novia. Entonces Frank decide cuidadosamente restaurarlo, manteniendo las placas originales. Una vez totalmente renovado lo lleva a Creswell, un pueblo no muy lejano, por una carretera vieja, emprendiendo su camino luego de despedirse de su madre. Mientras iba con su nuevo y reluciente vehículo comienza a ver en la ruta un desfile de autos de épocas remotas como un Roadster Moon y un Speedster Hayne. Al llegar al pueblo, se sorprende al darse cuenta que esta en 1926. Entonces recuerda una teoría de Albert Einstein, que comparó al tiempo con un río sinuoso, con todas las personas en un barco a la deriva entre dos barcos altos. Llegando a la conclusión que no se puede ver el futuro más allá de la siguiente curva o el pasado más allá de las curvas detrás de uno mismo, pero que todo sigue real como el momento que nos rodea. En ese instante Frank se baja del coche y queda mirando perplejo las vidrieras antiguas. Tras escuchar las bocinas de algunos coches, se voltea y ve cómo alguien desconocido conduce el vehículo que él reconstruyó. El joven corre desesperado y se interpone en el camino de dicho extraño, de nombre Vincent, por unos segundos. Frank, comienza a caminar sin rumbo y sin saber a dónde ir, ya que se encontraba en una época en las que sus abuelos eran de mediana edad y sus padres apenas unos niños. Entonces se queda dormido afuera de una casa y se despierta en la época actual.

Pasa el tiempo, y Frank conoce a Hellen, una joven universitaria, comenzando una relación. Cuando visitan a los abuelos de ella, descubre para su sorpresa, que el abuelo tenía el mismo Playboy que él había reconstruido, y que al frenar su auto por unos segundos en 1926, retrasó su decisión de cruzarse a las vías de tren y morir arrollado. La historia finaliza con la conclusión de Frank, ya que si los abuelos de la joven hubieran muerto tras el accidente, su nieta nunca hubiera nacido.

No Such Thing as a Vampire (No hay tal vampiro)Editar

La segunda historia es de época, relata la vida del prestigioso Dr. Gheria (Patrick Macnee) cuya mujer ha sido supuestamente atacada por un vampiro, al despertarse gritando y con dos orificios en su cuello. Su esposa está convencida de que está siendo visitada cada noche por un vampiro, estas constantes suposiciones le llevan a frustrar su mentalidad científica y a pedir ayuda. Su fiel empleado Karel (Elisha Cook) le tiene mucho miedo a los ataques de los vampiros, pero afirma haber matado a uno antes. Luego de que Macnee haya sido mordido por su esposa, decide llamar a un amigo de la familia, Michael (Horst Buchholz), un hombre joven y guapo, para que le ayude a mantenerse despierto y ver a su mujer para averiguar qué es lo que está pasando.

Una noche mientras están conversando, Michael se desmaya sorpresivamente. El doctor Gheria saca una jeringa y se la inyecta en el cuello a su mujer, extrayéndole una pequeña cantidad de sangre. Luego se la desparrama en la boca de Michael, antes de colocarlo en un ataúd en el sótano. Gheria lo había planeado todo: Tras enterarse que Alexis (Anjanette Comer mantenía una aventura secreta con Michael ideó un plan en el que un "Vampiro" misterioso atacase a su amada, y de este modo hacer pasar como tal a su amigo. El final es espeluznante, Alexia termina muriendo asesinada por su esposo, y Michel por su empleado (quien estaba falsamente convencido de que él era el atacante), tras ser clavado con una estaca en el corazón.

BobbyEditar

La tercera y última historia cuenta la vida de Alma (Joan Hackett), una madre solitaria, afligida y desesperada por reencontrarse con Bobby (Lee Montgomery), su hijo fallecido ahogado en un accidente en la playa. El dolor interminable por su muerte la lleva a conjurar mediante la magia negra el regreso de su hijo. Al terminar su ritual escucha un ruido, y al abrir la puerta se reencuentra con él.

Bobby parece encontrarse bien y actúa de manera normal, pero de pronto el niño empieza a interrogar a su madre con preguntas frías y extrañas. De pronto Bobby reacciona violentamente contra su madre y decide jugar a las escondidas. Dicho juego se torna terrorífico, incluyendo escenas de persecuciones a través de toda la casa. Tras ser ataca con un cuchillo, busca su arma en el escritorio y le dispara varias veces, lanzándolo por la ventana. Luego Alma es sorprendida y empujada por las escaleras por Bobby, que al bajarlas le dice que su verdadero hijo no se ahogó por accidente sino que lo hizo porque no quería estar más con ella y que no quería volver, así que lo había enviado a él en su lugar. La historia culmina cuando el niño se hace ver tras las sombras y se muestra como un demonio que ella invocó por accidente, atacándola, con un escalofriante grito como broche final.

ElencoEditar

Second ChanceEditar

No Such Thing as a VampireEditar

BobbyEditar

ReferenciasEditar