Diócesis de Segorbe-Albarracín

diócesis medieval española existente desde 1246 a 1577

La diócesis de Segorbe-Albarracín o el obispado de Segorbe-Albarracín fue una antigua diócesis en territorios del suroeste e interior de las provincias de Castellón y Valencia (comarcas churras). Su existencia e historia se intervincula con los conflictos de influencia entre las sedes metropolitanas de Toledo y Zaragoza y entre las coronas de Castilla y Aragón.

Cuando los cristianos aragoneses conquistaron Segorbe y otros pueblos de las comarcas churras, Inocencio IV dio bula el 12 de abril de 1247 encomendando la jurisdicción eclesiástica de esos territorios al obispo de Albarracín y el 18 de marzo de 1259 el papa Alejandro IV decretó la unión de las iglesias de Segorbe y Albarracín. Dicha unión se mantuvo hasta que Gregorio XIII las separó en 1577 creando las diócesis independientes de Segorbe y de Albarracín.

CuriosidadesEditar

Las fronteras de la diócesis de Segorbe-Albarracín con la diócesis de Tortosa y en menor medida con la archidiócesis de Valencia fueron uno de los factores que determinoron la frontera lingüística entre el aragonés y el catalán en el Reino de Valencia. Con la pérdida del aragonés, dicha frontera pasó a ser entre catalán y castellano, que se preserva hasta la actualidad en zonas como la Sierra de Espadán. Los jurados de Segorbe usaban el aragonés y el catalán en sus escritos.

En la Edad Medida tuvo implicaciones políticas, al apoyar los obispos de Segorbe la repoblación aragonesa de la zona del Alto Palancia para contrarrestar la influencia de sus rivales, los arzobispos de Valencia.

BibliografíaEditar