Diotima

filósofa griega


Diotima de Mantinea (en griego: Διοτίμα) fue una sacerdotisa que supuestamente vivió en torno al siglo V a.C. Aparece en ‘El Banquete’ de Platón: se menciona la figura de Diotima cuando llega el momento de que Sócrates hace su elogio del amor, donde dice que va a  repetir lo que tiempo atrás le había dicho Diotima acerca del amor[1]​ Estas ideas serían el origen de los conceptos relacionados con el amor platónico[2]​. Si hemos de confiar en lo que nos dicen los autores orientados a estudios de género, habría correspondido a un personaje real[3][4]​, no obstante el hecho de que solo tengamos una sola noticias contemporánea sobre su existencia y su pensamiento ha suscitado serias dudas sobre esto, y más bien se la suele considerar como un personaje de ficción. [5]

Retrato de Jadwiga Łuszczewska como Diotima, Józef Simmler, 1855

PersonalidadEditar

En El Banquete, una serie de hombres discuten sobre el significado del amor, entre los que Sócrates es el orador más importante. Él dice que en su juventud aprendió la "Filosofía del Amor" de Diotima, quien fue una sacerdotisa o vidente. Sócrates dice además que Diotima prescribió sacrificios mediante los que se libraron con éxito de la plaga que agobiaba a "Atenas" por 10 años. Diotima le da a Sócrates una genealogía del amor, diciendo que es el hijo de la Circunstancia y la Necesidad. En su visión el amor no es delicado, sino rudo y mezquino. El chico amado es delicado, pero el viejo amante que busca al joven es mezquino y falso. Sobre el amor la más importante tesis de Diotima es que, en realidad, este es un anhelo por la inmortalidad. Ella dice que tenemos un deseo de fama eterna; solo el sabio reconoce la diferencia entre la procreación física y la espiritual. Existen dos tipos de amor: el físico y el espiritual. Mientras el amor físico trata de preservar a la persona y alcanzar la inmortalidad a través de la descendencia, el amor espiritual da luz a ideas y pensamientos. Más allá del amor es ayudarnos a ascender al conocimiento de lo divino.

BiografíaEditar

Poco se sabe realmente de la vida de Diotima de Mantinea, ya que no hay muchos testimonios sobre su vida. Se pueden encontrar referencias sobre Diotima en la obra Imágenes de Luciano de Samósata  y en El Banquete de Platón.[6]​ En El Banquete, Sócrates habla de una sabia mujer de Mantinea, en Arcadia, de nombre Diotima, que probablemente vivió hacia el 400 a.C. Según dice Socrátes en El Banquete de Platón fue Diotima quien  le enseñó la filosofía amatoria.

La Filosofía de DiotimaEditar

Tanto la filosofía de Sócrates como la de Diotima nos han llegado solamente a través de los diálogos de Platón. El hecho de que Platón escribiera diálogos nos permite imaginar la viveza de esos pensamientos. Los pensamientos decisivos surgen en medio de un ir y venir de argumentos. Alguien deja caer una pregunta y espera que el uno o la otra la recoja para participar. Este modo de filosofar tiene algo de juego, sin que este factor le reste seriedad. Se trata de los grandes problemas de la vida y hay que hablar de ello. Entre el pensamiento de los pitagóricos y el de Diotima, Sócrates y Platón hay una diferencia esencial. Para los pitagóricos existía un mundo en el que todo estaba relacionado. En el pensamiento de Diotima existen dos mundos: uno es relativo, perceptible por los sentido y limitado en el espacio y el tiempo; el otro es eterno y accesible solo a través de la razón. En la historia de la filosofía posterior, se afianzó con fuerza esta ‘’teoría de dos mundos’’. En filosofía, siempre se tratará de observar por un lado lo que se percibe con los sentidos, pero por el otro, se hará con miras a lo que atañe a su esencia, su fundamento, su ser.[7]

Diotima en El Banquete de Platón.Editar

Uno de los diálogos más famosos de El Banquete de Platón, es el que trata el tema es el amor. Sócrates tiene que dar un discurso sobre este tema y empieza haciendo referencias a Diotima y su vínculo con ella. Debido a esto algunos autores se han referido a Diotima como “Diotima la socrática”[8]​:

‘’Pero voy a dejarte por ahora y os contaré el discurso sobre Eros que oí un día de labio de una mujer de Mantinea, Diotima, que era sabia en estas y otras muchas cosas. Así, por ejemplo, en cierta ocasión, consiguió para los atenienses, al haber hecho un sacrificio por la peste, un aplazamiento de diez de años de la epidemia. Ella fue, precisamente, la que me enseño cosas del amor. Intentaré, pues, exponeros, yo mismo por mi cuenta, en la medida en que pueda y partiendo de lo acordado entre Agatón y yo, el discurso que pronunció aquella mujer.” [9]

Según cuenta Sócrates, ‘’Eros’’ es, según opinión de Diotima, algo que está entre dios y el ser humano y entre cualidades como bueno y malo, bello y feo. Hace posible que los seres humanos aspiren a la belleza y a la bondad, y que busquen la verdad. Los que más interés ponen en la búsqueda de la belleza y de la bondad son para Diotima los artistas, los filósofos y los políticos. Sobre los filósofos dice que no son ignorantes, ni sabios, sino algo intermedio, al igual que Eros. El elemento a partir del cual Eros actúa es, por consiguiente, el amor, que es para Diotima el camino para alcanzar la inmortalidad. Esto hace referencia tanto al cuerpo como al alma. Se realiza por medio de la reproducción, del arte y de la ciencia. Mientras los individuos vayan teniendo descendencia, una parte de ellos quedará en el mundo, aunque estén muertos. Artistas, políticos y científicos se perpetúan en sus obras a través del poder de Eros[10]​.

BibliografíaEditar

  • ECO, Umberto: “Filosofar en femenino”, en De la estupidez a la locura. Crónicas para el futuro que nos espera, trad. Helena Lozano y Maria Pons, Barcelona, Penguin Random House, 2016, pp. 205-208.
  • GLEICHAUF, Ingeborg:  Mujeres filósofas en la historia: desde la Antigüedad hasta el siglo XXI, Icaria antrazyt 320 (Barcelona: Icaria, 2010).
  • MÉNAGE, Gilles: Historia de las mujeres filósofas (Barcelona: Herder Editorial, 2009).
  • PAGÈS, Anna: Cenar con Diotima. Filosofía y feminidad. Erdher Editorial (2018) ISBN 9788425440649[11]

ReferenciasEditar

  1. Gleichauf, Ingeborg (2010). Icaria antrazyt 320, ed. Mujeres filósofas en la historia: desde la Antigüedad hasta el siglo XXI. Icaria. p. 15. 
  2. «Diotima de Mantinea. Universitat Rovira i Virgili.». 
  3. Mary Ellen Waithe. «A History of Women Philosophers: Volume I: Ancient Women Philosophers, 600 BC–500 AD». 
  4. Wider, Kathleen. Women Philosophers in the Ancient Greek World: Donning the Mantle. Hypatia volumen 1, nº 1, primavera de 1986. Se argumenta, por ejemplo, que una buena parte de los que postulan a Diotima como inexistente fueron hombres, empezando por Smith y su Diccionario Biográfico y Mitológico Grecorromano en 1870.
  5. Ruby Blondell. The Play of Character in Plato's Dialogues, Cambridge University Press, 2002, página 31.
  6. Ménage, Gilles (2009). Historia de las mujeres filósofas. Barcelona: Herder Editorial. p. 53. 
  7. Gleichauf, Ingerborg (2010). Icaria antrazyt 320, ed. Mujeres filósofas en la historia: desde la Antigüedad hasta el siglo XXI. Barcelona: Icaria. p. 15-16. 
  8. Eco, Umberto (2016). «"Filosofar en femenino"». De la estupidez a la locura. Crónicas para el futuro que nos espera. Penguin Random House. p. 205-208. 
  9. Gleichauf, Ingeborg (2010). Icaria antrazyt 320, ed. Mujeres filósofas en la historia: desde la Antigüedad hasta el siglo XXI. Icariaa. p. 15. 
  10. Gleichauf, Ingeborg (2010). Icaria antrazyt 320, ed. Mujeres filósofas en la historia: desde la Antigüedad hasta el siglo XXI. Icaria. p. 15-18. 
  11. «A pesar de Platón… ¡somos muchas!». La Vanguardia. Consultado el 6 de julio de 2018. 

Enlaces externosEditar