Dos fantasmas y una muchacha

película de 1958 dirigida por Rogelio A. González

Dos fantasmas y una muchacha es una película mexicana en blanco y negro del director Rogelio A. González realizada en 1958.

SinopsisEditar

En tiempos de don Porfirio Díaz, los catrínes Pérez y López mueren al batirse a duelo por la cupletista Ana "La Tobillera" y sus espíritus son condenados a vagar como fantasmas por el teatro donde se enfrentaron hasta que se vuelvan amigos. Cincuenta años después, los fantasmas piden la oportunidad de redimirse. Para conseguirla deberán comprobar que ya no existe rivalidad entre ellos.

En medio de atractivos efectos especiales y secuencias delirantes -como la de la filmación de una película de horror a la mexicana- Tin Tan brinda la alternativa a su joven hermano Manuel, representante de una nueva generación de la comedia en México. El número musical de "el médico brujo", interpretado por el Loco Valdés, es considerado actualmente como un clásico del cine cómico mexicano y es, tal vez esta secuencia, lo más rescatable de la película. De hecho esta secuencia se usó en la película mexicana La leyenda de la nahuala también con el ``loco´´ solo que en animación la cual gusto mucho a los espectadores.

RepartoEditar

Enlaces externosEditar