Envenenamiento por cerveza en Inglaterra

Intoxicación alimentaria en Inglaterra en 1900

En 1900 más de 6000 personas en Inglaterra fueron envenenadas por cerveza contaminada con arsénico y más de 70 de los afectados murieron como resultado. La crisis de seguridad alimentaria fue causada por el arsénico que ingresó a la cadena de suministro a través del azúcar impuro que se había elaborado con ácido sulfúrico contaminado. La enfermedad prevaleció en las Tierras Medias y el noroeste de Inglaterra, siendo la ciudad de Mánchester la más afectada.[1]

Víctima de la epidemia que presenta parálisis completa de los miembros inferiores por atrofia.

Originalmente diagnosticada erróneamente como una neuropatía alcohólica, la epidemia principal solo se reconoció tras varios meses.[2]​ Además, la investigación sobre el brote encontró otras fuentes de arsénico en la cerveza, que sin saberlo había estado envenenando a miles de personas en las décadas anteriores al brote.[3]

Diagnóstico erróneo e investigaciónEditar

Este envenenamiento masivo es inusual porque no se notó durante cuatro meses. Los médicos, al ver pacientes que habitualmente bebían mucho y que mostraban debilidad muscular y entumecimiento de manos o pies, inicialmente pensaron que los pacientes sufrían de «neuritis alcohólica». No obstante, se observó un marcado aumento en el número de casos, con 41 personas que sucumbieron a neuritis periférica, neuritis múltiple o neuritis alcohólica y 66 personas que fallecieron por alcoholismo durante los cuatro meses del brote, mientras que en los siete meses anteriores solo revelaban 22.[4]

Estos casos de neuritis finalmente se relacionaron con casos de decoloración de la piel, que antes se pensaba que no estaban relacionados. Ernest Reynolds, el médico responsable de hacer la conexión, también señaló que solo una sustancia causaba estos síntomas: el arsénico. También señaló que los bebedores empedernidos que bebían principalmente licores parecían menos afectados que los bebedores de cerveza. Recogió muestras para análisis de las tabernas frecuentadas por sus pacientes, lo que confirmó la presencia de arsénico en la cerveza que consumían.[2]

Origen del envenenamientoEditar

Una vez identificadas las cervecerías afectadas, se inició una investigación sobre el origen del arsénico. Se encontró arsénico en el azúcar invertido proporcionado a las fábricas de cerveza por Bostock & Co. de Garston. Para reducir los costos en el competitivo mercado inglés de la cerveza, algunas cervecerías sustituyeron la malta de cebada de alta calidad por malta de cebada de baja calidad complementada con azúcar. Esta práctica era algo controvertida; como parte del movimiento Pure Beer, se había organizado una investigación sobre el uso de sucedáneos en la elaboración de la cerveza. Esta investigación, que comenzó en 1896 y finalizó en 1899, había llegado a la conclusión de que el empleo de los sucedáneos en la elaboración de cerveza no eran «materiales perjudiciales» según la Ley de venta de alimentos y medicamentos de 1875 y que no se requería legislación adicional.[5][6]

Este azúcar se obtenía por hidrólisis ácida del almidón, en la que el almidón se calienta en presencia de un ácido para formar glucosa. Este método no era nuevo y se había utilizado comercialmente desde al menos 1814.[7]​ Bostock & Co. utilizaba ácido sulfúrico para realizar la hidrólisis ácida. Este ácido, comprado a Nicholson & Sons, se hacía a partir de piritas que contenían arsénico, que permanecía en el producto final.[2]

John Nicholson & Sons, de Leeds, había estado proporcionado ácido sulfúrico a Bostock & Co. desde 1888. Durante la mayor parte de la duración de esta relación comercial, el ácido proporcionado no contenía arsénico. Sin embargo, en marzo de 1900, Nicholson comenzó a suministrar ácido sulfúrico sin purificar, que contenía arsénico. Esta práctica continuó hasta noviembre de 1900, cuando se descubrió que el ácido era la causa del brote.[8]​ Nicholson afirmó que no conocían la naturaleza del uso del ácido por parte de Bostock, y que podrían haber proporcionado ácido sin arsénico si se les hubiera pedido.[1]

Fuentes alternativas de arsénico en la cervezaEditar

Una vez que se identificó la fuente principal del brote como una intoxicación por arsénico, se llevó a cabo una investigación adicional sobre la contaminación de la cerveza por arsénico. Finalmente se descubrió que la cebada malteada también introducía arsénico en la cerveza. En la etapa de horneado del malteado, el contenido de humedad de la cebada se reduce secando el grano con los vapores calientes de un fuego, generalmente alimentado por coque o carbón. Se encontró que cuando el arsénico está presente en el combustible, podía depositarse sobre la cebada antes de remojar y, por lo tanto, estaría presente en el producto final.[2]​ La investigación sobre el brote descubrió que la mayoría de los casos de neuropatía alcohólica endémica de Mánchester eran, de hecho, intoxicación por arsénico diagnosticada erróneamente, siendo esta ruta alternativa la responsable del envenenamiento de miles de personas en los años anteriores al brote.[3]

Envenenamiento por cerveza en Halifax en 1902Editar

Dicha contaminación se relacionó con un brote en el distrito de Halifax en enero y febrero de 1902, donde se notaron de 13 a 14 casos de intoxicación por arsénico, tres de ellos mortales. El momento en el que se contaminaba la cerveza era en el malteado, ya que la malta se secaba sobre un fuego de coque de gas.[3]

ReacciónEditar

Después de que los medios de comunicación informaran de la causa del envenenamiento, se notó una reducción considerable en el consumo de cerveza en la región.[2]

La respuesta de la industria cervecera no fue unánime. Hubo una fuerte e inmediata reacción de algunas cervecerías, lideradas por la gran cervecería de Mánchester, Groves y Whitnall, que llegó a enviar telegramas a todas las tabernas y posadas que habían comprado su cerveza. Las cervecerías se deshicieron de miles de barriles de cerveza tirándolos a las alcantarillas de la ciudad.[1]​ Otras cervecerías tardaron en responder y se impusieron multas a las cervecerías cuyas muestras de cerveza aún podían ser compradas por los investigadores. Además, un pub fue multado por vender cerveza contaminada después de que el fabricante les notificara la presencia de arsénico.

En Lancashire, 23 tabernas y pubs fueron procesados por violaciones bajo la sección 6 de la Ley de Venta de Alimentos y Drogas de 1875.[1]

Bostock & Co. quebró y denunció a Nicholson & Sons por daños y perjuicios, por incumplimiento de una condición implícita en virtud de la Ley de Venta de Bienes de 1893. El caso fue resuelto por el juez Gainsford Bruce en el Tribunal Superior: el juez otorgó a Bostock el precio del ácido contaminado y el valor de sus productos estropeados, pero sin daños especiales por la pérdida de la buena voluntad o por los daños reclamados por los cerveceros, incurridos por utilizar el producto contaminado en la fabricación de su azúcar.[8]​ Nicholson & Sons sobrevivió y luego fue adquirido por B. Laporte, ahora Laporte plc.

El envenenamiento resultó en el nombramiento de una Comisión Real dirigida por Lord Kelvin, que presentó un informe preliminar en 1901 y un informe final en 1903.[3]

Consecuencias a largo plazoEditar

Los efectos en el mercado de la cerveza fueron de corta duración y el consumo de cerveza se reanudó a lo largo del año.[1]​ Los intentos de reactivar el movimiento de la «cerveza pura» fueron anulados por el informe de la Comisión y por el hecho de que el arsénico estaba presente en la cebada malteada y en el azúcar.[6]​ No parece que hubo efectos directos en la legislación como resultado del incidente.

En 1901 se observó una disminución considerable en la tasa de natalidad en Mánchester, Salford y Liverpool. Este descenso fue mayor en las zonas más afectadas, lo que llevó a la Comisión Real a concluir que la causa fue la epidemia.[3]

ReferenciasEditar

  1. a b c d e Dyer, Peter (2009). «The 1900 arsenic poisoning epidemic» (PDF). Brewing History 130: 65-85. Consultado el 31 de enero de 2018. 
  2. a b c d e Copping, Matthew (2009). «Death in the beer-glass: the Manchester arsenic-in-beer epidemic of 1900-1 and the long-term poisoning of beer» (PDF). Brewing History 132: 31-57. Consultado el 31 de enero de 2018. 
  3. a b c d e Lord Kelvin; Hart Dyke, W.; Church, W. S.; Thorpe, T. E.; Cosmo Bonsor, H.; Whitelegge, B.A. (1903). Final report of the Royal Commission appointed to inquire into arsenical poisoning from the consumption of beer and other articles of food or drink. London. Consultado el 19 de febrero de 2018. 
  4. «Arsenic In The Beer Scandal 1901». The Groves & Whitnall's Globe Works. Archivado desde el original el 9 de febrero de 2018. Consultado el 9 de febrero de 2018. 
  5. Phillips, Jim; French, Michael (2008). «The Pure Beer Campaign and Arsenic Poisoning, 1896–1903». Rural History 9 (02): 195. ISSN 0956-7933. doi:10.1017/S0956793300001576. 
  6. a b French, Michael; Phillips, Jim (2000). Cheated not poisoned? : food regulation in the United Kingdom, 1875-1938. Manchester: Manchester University Press. pp. 67-78. ISBN 9780719056055. 
  7. Lorenz, K.; Johnson, J.A. (1972). «Starch Hydrolysis Under High Temperatures and Pressures.». Cereal Chemistry 49: 616-628. 
  8. a b Bostock & Co., Ltd. v. Nicholson & Sons, Ltd., LR 1 KB 725 .