Abrir menú principal

Ernesto Guillermo Barreiro (Córdoba, Argentina, 1947 ), cuyos apodos y nombres de guerra fueron “Nabo”, “Gringo”, “Hernández” y “Rubio” es un exmilitar argentino que está siendo juzgado por su presunta comisión de delitos durante la dictadura militar iniciada en 1976. En su momento participó del alzamiento carapintada en la Semana Santa de 1987, motivo por el cual se le dio de baja del Ejército.

Ernesto Guillermo Barreiro
MY-EA.png Mayor
Años de servicio 1966-1987
Alma mater Colegio Militar de la Nación
Lealtad Argentina
Rama militar Bandera del ejército de Argentina Ejército Argentino
Especialidad Inteligencia
Unidad Destacamento de Inteligencia 141
Información
Nacimiento 1947
Córdoba, Argentina

Seal of the Argentine Army.svg

Ejército Argentino

Egresó del Colegio Militar de la Nación en 1966. A fines de 1975 con el grado de teniente primero, se incorporó al Destacamento de Inteligencia 141 sito en Córdoba. Durante la dictadura militar se desempeñó en el Centro clandestino de detención denominado La Perla. Está imputado por violaciones a los derechos humanos.[1]​ Se le acusa asimismo de haber liderado el grupo terrorista de ultraderecha Comando Libertadores de América, responsable de asesinatos cometidos en la provincia de Córdoba.

BiografíaEditar

Nació el 2 de octubre de 1947, su apellido materno es Kovalki. Está casado con Ana Delía Magi, con quien tiene cinco hijos.[2]

Egresó del Colegio Militar de la Nación en 1966. A fines de 1975 con el grado de teniente primero, se incorporó al Destacamento de Inteligencia 141 sito en Córdoba. Durante la dictadura se desempeñó en La Perla (centro de detención).

Tiene abierta una causa en el juzgado federal del juez Ariel Lijo, por la acusación de haberse apropiado de una niña en cautiverio. Según esa denuncia, una de sus hijas sería de desaparecidos.[3][4]

Su paso por "La Perla"Editar

La Perla, conocido también como la Universidad fue el principal centro clandestino de detención de la Córdoba fuera de la capital provincial durante la dictadura. Estaba en la localidad de La Perla, sus instalaciones secretas eran empleadas por las fuerzas armadas y de seguridad para ejecutar el plan sistemático de desaparición de personas, durante el Terrorismo de Estado en Argentina y se cree que por allí pasaron unos 3000 detenidos.[5]​Allí en el año 1976 el entonces teniente primero Ernesto Barreiro fue jefe de interrogadores junto al capitán Héctor Pedro Vergez y procuraban extraer información mediante tortura a los detenidos.[6]

Alzamiento de Semana Santa de 1987Editar

En abril de 1987 fue arrestado por los delitos vinculados al terrorismo de Estado y fue dado de baja del Ejército. Formó la "Logia Integralista"[7]

En 1987, Barreiro fue acusado de seis casos de tortura y uno de homicidio y se negó a comparecer ante la Cámara Federal de Córdoba cuando fue citado a declarar sobre ellos. Por esto, a petición del juez, fue arrestado por la autoridad militar y confinado en el Regimiento de Infantería Aerotransportado 14 del III Cuerpo de Ejército, en Córdoba, que contaba con unos 130 efectivos, entre oficiales y soldados. Cuando la Policía intentó trasladar a Barreiro se produjo un amotinamiento en el cuartel exigiendo el cese de los juicios, lo que dio comienzo a la rebelión carapintada de Semana Santa.[8]

Otras dependencias se acuartelaron adoptando la misma posición, encabezados por el teniente coronel Aldo Rico con reclamos que incluían la destitución del jefe del Ejército y la exigencia de una solución política para los juicios a los represores. Si bien la población civil repudió el alzamiento y hubo pocos apoyos públicos entre los responsables de tropa, la actitud del resto de las fuerzas armadas fue unánime: el presidente Raúl Alfonsín no contó en el Ejército con la subordinación necesaria para controlar a los sublevados, a quienes se los denominada carapintadas por el camuflaje con el que se presentaban.[9]

La actitud política y pública frente al alzamiento también fue uniforme. Los principales partidos del país suscribieron el «Acta de Compromiso Democrático», oponiéndose a la actitud de los militares pero reconociendo varios grados de responsabilidad en la represión. Este último punto llevó a las fuerzas de izquierda –el MAS, el PCR, el PO, y las Madres de Plaza de Mayo – a distanciarse del grupo de los firmantes. Manifestaciones populares en Campo de Mayo y la Plaza de Mayo exigieron la rendición de los sublevados. Imposibilitado de reprimir y ante situaciones poco claras, Alfonsín marchó a Campo de Mayo para exigir la rendición. A su regreso, desde el balcón de la Casa Rosada, anunciaría la capitulación de los amotinados.

Barreiro huyó; fue capturado dos semanas más tarde y quedó a disposición de la justicia, pero fue beneficiado por la aplicación de la Ley de Punto Final y la Ley de Obediencia Debida que exoneraron de responsabilidad por los delitos cometidos durante la represión ilegal a quienes habían revistado con el grado de teniente coronel o inferiores. Por su participación en el levantamiento "carapintada" se lo dio de baja y quedó detenido a disposición de la justicia militar pero fue indultado por el nuevo presidente Carlos Saúl Menem.

Actividad políticaEditar

En 1988 participó junto a Aldo Rico y Enrique Venturino en la fundación del partido político de Argentina Movimiento por la Dignidad y la Independencia (MODIN),[10]​una agrupación que se definía como "defensora de la República, de sus instituciones, de la justicia, la libertad y la dignidad".[11][12][13][14]

En 1989, Barreiro apoyó la candidatura de Carlos Menem y, tras su victoria electoral, participó del festejo en el Hotel Presidente.

Anulación de leyes y nuevo procesamientoEditar

El 15 de abril de 1998, la ley 24 952 derogó las leyes de Punto Final (N.º 23492) y Obediencia Debida (N.º 23521), que el 2 de septiembre de 2003, fueron declaradas «insanablemente nulas» (Artículo 1.º) por la Ley 25779.[15][16]

En 1998, el juez Baltasar Garzón dictó a Interpol una orden de búsqueda y captura contra militares argentinos acusados de haber participado de la represión ilegal, incluido Barreiro.[17]

En 2004, fueron derogadas y declaradas nulas por el Congreso las leyes 23.492 y 23.521 y el 14 de junio de 2005 la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró la inconstitucionalidad de las mismas, así como la validez de la ley que el año anterior había declarado su nulidad.

En 2004, Barreiro se radicó con su esposa en The Plains, en el estado de Virginia, Estados Unidos, una pequeña localidad que en 2010 tenía 217 habitantes[18]​donde tenía un negocio de artesanías en cuero y vendía vinos. El 1° de abril de 2006 fue arrestado, acusado de fraude en el trámite para obtener la visa, y el 21 de septiembre fue condenado a seis meses de cárcel y luego extraditado a la Argentina,[19]​ donde está incluido en la megacausa del centro clandestino La Perla.[19]

En 2009, fue procesado por los delitos de privación ilegítima de la libertad, tormentos, homicidio agravado y sustracción de menor.[20]

En 2010 se lo mencionó por primera vez en un juicio oral y público.[21]

En 2012 fue juzgado en la Megacausa en Córdoba.[22][23]

Según Miriam Lewin y Olga Wornat, Barreiro fue uno de los que robaba a las víctimas y se quedaba con su dinero y objetos de valor.[24]

Barreiro está imputado por 228 privaciones ilegítimas de la libertad agravadas, 211 imposiciones de tormentos agravadas, 65 homicidios calificados, 13 imposiciones de tormentos seguidos de muerte y la sustracción de una menor.[25][4]

Su posición respecto de los actos imputadosEditar

Barreiro afirmó que los acusados por delitos de Lesa Humanidad están siendo perseguidos por el gobierno que los quiere condenar a muerte para destruir al Ejército, a la Iglesia y al peronismo.[26]​También dijo que se había limitado a cumplir con sus deberes militares conforme las órdenes que recibiera, hizo hincapié en que en esa época era solo un teniente primero de 20 años y que eran los mandos superiores quienes debían asumir la responsabilidad por los actos cometidos, señalando que tenían todo detallado, con datos de cuántos prisioneros pasaron por La Perla, pero que esos archivos ya no existen porque fueron destruidos por orden del general Cristino Nicolaides.[27]

Ante el Tribunal Oral Federal n° 1 de Córdoba indicó, junto a los también procesados José Hugo Herrera, Luis Manzanelli y Héctor Romero, los lugares donde se encontrarían sepultados de manera clandestina víctimas de la represión ilegal. En caso de ser exactos sus dichos se trataría de la primera vez que un acusado de estos delitos proporciona una información de esta índole.[28][3][29]

ReferenciasEditar

  1. El mayor Barreiro
  2. Represores argentinos
  3. a b De Vedia, Mariano. «Reveló un ex militar dónde sepultaron a 25 desaparecidos». La Nación del 11-12-2014. Consultado el 11 de diciembre de 2014. 
  4. a b Una presunta hija de desaparecidos se desnudó en Tribunales para negarse a un examen de ADN
  5. La Justicia cordobesa confinó tras las rejas al general Menéndez
  6. https://web.archive.org/web/20141221112537/http://www.elmartillojudicial.com.ar/2013/01/21/hector-vergez-desde-la-carcel/ «Héctor Vergez desde la cárcel»], artículo del 21 de enero de 2013 en el sitio web El Martillo Judicial.
  7. Ernesto Barreiro: el ideólogo de la máquina criolla de torturar y matar
  8. Hoy te agarró un dios facho, Página 12
  9. El desafío de la democracia, páginas 26 y 27.
  10. Falta de mérito para Aldo Rico. Diario La Nación, 14 de septiembre de 2006
  11. MODIN. Nuestro movimiento
  12. El represor Ernesto Barreiro llegó al país
  13. «Diario del Juicio». Archivado desde el original el 8 de marzo de 2016. Consultado el 20 de abril de 2019. 
  14. PARTIDO DEL CAMPO POPULAR Por resolución de la Convención Nacional partidaria del 20 de junio de 2010 se adoptó el nuevo nombre de Partido del Campo Popular, medida que ha quedado firme en la Justicia Federal con competencia electoral.
  15. Ley 24952
  16. Ley 25779. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  17. Los argentinos acusados por Garzón
  18. Oficina del Censo de los Estados Unidos (ed.). «Fact Sheet- The Plains». American Fact Finder. Consultado el 11 de diciembre de 2014.  (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial y la última versión).
  19. a b Llegó deportado de EE.UU. el represor Ernesto Barreiro
  20. Breves
  21. Involucran a un ex carapintada en la represión en Córdoba
  22. Incidentes en el juicio a 44 represores de La Perla
  23. Barreiro: las confesiones de un represor y líder carapintada
  24. Miriam Lewin y Olga Wornat (2014). «La Perla: ese infierno cordobés». Putas y guerrilleras, crímenes sexuales en los centros clandestinos de detención. Buenos Aires: Planeta. ISBN 978-950-49-3934-4. 
  25. Alias “Nabo” “Gringo” “Hernández” “Rubio” Oficial del Ejército especializado en inteligencia.
  26. Diario del Juicio 2012
  27. No debió haber desaparecidos, sino fusilados, El Mundo
  28. Quién es Ernesto "Nabo" Barreiro, el ex militar carapintada que hizo una confesión histórica
  29. Molina, Gustavo. «Durante un juicio, un represor señaló supuestas fosas de NN». Clarín del 11-12-2014. Consultado el 11 de diciembre de 2014. 

Enlaces externosEditar