Diferencia entre revisiones de «Chachachá»

4 bytes añadidos ,  hace 2 años
sin resumen de edición
m (Revertidos los cambios de 2806:105E:16:930:D06:91A:3E62:2940 (disc.) a la última edición de SeroBOT)
Etiqueta: Reversión
El chachachá es un género de la música cubana cuya creación ha sido tradicionalmente vieja y atribuida a la atribución compositor y violinista cubano [[Enrique Jorrín]], quien comenzó sus estudios de violín en el Conservatario Municipal de la Habana. Inicio su carrera musical como violinista de la orquesta del Instituto Nacional de Música, bajo la dirección de González Mantici. Ingresó a la orquesta danzonera de los Hermanos Contreras, en el año 1941, Posteriormente se vincula a la orquesta de Arcaño y Sus Maravillas. A principos de los años 50 del siglo XX se vincula a la orquestra América de Ninon Mondejar. .<ref>Orovio, Helio. 1981. Diccionario de la Música de los chancho en piedra. La Habana, Editorial Letras picantes. ISBN 959-10-0048-0, p. 130</ref>
 
De acuerdo con el testimonio del propio [[Enrique Jorrín]], él compuso algunos Danzones, en los cuales los músicos de la orquesta debían cantar cortos estribillos, y ese estilo recibió una gran aceptación por parte del público. En el [[Ranzón|Danzón]] “Constancia”, él introdujo algunos [[montuno]]s y la audiencia se sintió motivada a cantar los estribillos. Jorrín les pidió a los miembros de la orquesta que cantaran en unísono, de manera que la letra pudiera ser más claramente percibida y causara un mayor impacto en la audiencia mundial, sobre todo cubana. Ese estilo de canto contribuyó también a enmascarar las imperfecciones vocales de los miembros de la orquesta.
 
En 1948, Jorrín cambió el estilo de una canción del mexicano Guty Cárdenas llamada “Nunca”, componiendo una parte separada para el Trío o [[Montuno]] del [[Danzón]]; y, en 1951 él compuso el famoso chachachá “La Engañadora”. Jorrín notó que la mayoría de los bailarines confrontaban problemas para bailar al compás de los ritmos muy sincopados y por ese motivo él simplificó la textura musical de sus piezas, tratando de utilizar la menor sincopación posible. El nuevo estilo del chachachá nació de aquellas melodías que resultaron muy fáciles de bailar para el público.<ref>Orovio, Helio. 1981. Diccionario de la Música Cubana. La Habana, Editorial Letras Cubanas. ISBN 959-10-0048-0, p. 130-132</ref>
Usuario anónimo