Diferencia entre revisiones de «Cayo Sempronio Graco»

m
(→‎sección inicial: Introducción un poco más introductoria)
'''Cayo''' o '''Gayo Sempronio Graco'''&thinsp;{{refn|group=lower-alpha|En latín, C. Sempronius Ti. f. P. n. Gracchus.<ref>{{cita libro|apellidos=Münzer|nombre=F.|título=RE. II-A, 2|fecha=1923|capítulo=Sempronius (47)}}</ref>}} (c. 154-121&nbsp;a.&nbsp;C.) fue un político y militar [[República romana|romano]] del {{esd|siglo II a. C.}}, miembro de una notable familia senatorial de la [[Gens Sempronia|''gens'' Sempronia]] y hermano de [[Tiberio Graco]].
 
Formó parte de la comisión agraria creada por su hermano, apesara pesar de su juventud, y estaba sirviendo en [[Hispania]] cuando aquel fue asesinado. Siguió una política de confrontación con la oligarquía aristocrática que dirigía el [[Senado (Antigua Roma)|Senado]], que a su vez trató de impedir su carrera pública prolongando su estancia en provincias, enjuiciándole y oponiéndole a sus colegas tribunicios. Durante su primer [[tribunado plebeyo]] hizo aprobar una ley por la que todos los ciudadanos residentes en Roma tenían derecho a una ración mensual gratis de trigo; así, se ganó las simpatías del pueblo y atrajo a la ciudad a numerosos campesinos empobrecidos. Su popularidad decayó tras su reelección, cuando presentó una ley para conceder la [[ciudadanía romana]] a las [[comunidades latinas]] y el [[estatus latino]] a los [[aliados itálicos]]. La frontal oposición a estas medidas de los ''[[optimates]]'', que emplearon a su colega [[Marco Livio Druso (cónsul 112 a. C.)|Marco Livio Druso]] para vetar su actuación y debilitar su influencia, y su ausencia de [[Antigua Roma|Roma]] organizando la [[colonia (Antigua Roma)|colonia]] en [[Cartago (colonia)|Cartago]] impidieron que fuese elegido para un segundo cargo tribunicio consecutivo. Declarado enemigo público por el Senado, se suicidó asistido por un esclavo y sus posesiones fueron confiscadas.
 
Destacó por sus cualidades oratorias, calificadas de vigorosas y apasionadas, aunque también demostró un considerable autocontrol y talento persuasivo. Tras su muerte, recuperó el favor del pueblo romano que le levantó estatuas, consagró el lugar donde fue encontrado su cuerpo y ofrecía sacrificios diarios a los dioses en su honor.