Esporófito

El esporófito es la fase diploide pluricelular propia de las plantas y de aquellas algas que comparten con ellas el tener alternancia de generaciones heterofásica. El esporófito produce por meiosis esporas haploides (meiosporas), de cuyo desarrollo derivan individuos haploides, llamados gametófitos.

Diagrama esquemático del ciclo de vida haplo-diplonte (con alternancia de generaciones multicelulares). ---- Referencias:
n : generación haploide (parásito),
2n : generación diploide (esporofítica),
m! : mitosis,
M! : meiosis,
F! : fecundación
círculo: primer estadio del ciclo de vida, unicelular
cuadrado: estadios siguientes del ciclo de vida, multicelulares

Un esporófito se desarrolla por proliferación celular (mitosis) a partir de un cigoto, formado por fecundación, es decir, la fusión de dos gametos o células sexuales haploides, originados en órganos especializados llamados gametangios que se desarrollan sobre los gametófitos.

Los briófitos (musgos, hepáticas y antoceros) tienen una fase de gametofito dominante de la que depende el esporofito adulto para su nutrición. El esporofito del embrión se desarrolla por división celular del cigoto dentro del órgano sexual femenino o arquegonio y, por lo tanto, en su desarrollo temprano se nutre del gametofito.[1]​ Debido a que esta característica del ciclo de vida que nutre a los embriones es común a todas las plantas terrestres, se las conoce colectivamente como embriofitas.

Esporofito cleistocarposo del musgo Physcomitrella patens.

La mayoría de las algas tienen generaciones de gametofitos dominantes, pero en algunas especies los gametofitos y los esporofitos son morfológicamente similares (isomorfos). Un esporofito independiente es la forma dominante en todos los musgos, colas de caballo, helechos, gimnospermas y angiospermas que han sobrevivido hasta nuestros días. Las primeras plantas terrestres tenían esporofitos que producían esporas idénticas (isosporosas u homosporosas), pero los ancestros de las gimnospermas desarrollaron ciclos de vida heterosporosos complejos en los que las esporas que producían gametofitos masculinos y femeninos eran de diferentes tamaños, las megasporas femeninas tienden a ser más grandes y menos numerosos que las microsporas masculinas.[2]

Durante el período Devónico, varios grupos de plantas desarrollaron de forma independiente la heterosporía y, posteriormente, el hábito de la endosporía, en la que los gametofitos se desarrollan en forma miniaturizada dentro de la pared de la espora. Por el contrario, en las plantas exosporosas, incluidos los helechos modernos, los gametofitos rompen la pared de esporas durante la germinación y se desarrollan fuera de ella. Los megagametofitos de las plantas endospóricas, como las semillas de los helechos, se desarrollaron dentro de los esporangios del esporofito progenitor, produciendo un gametofito femenino multicelular en miniatura completo con órganos sexuales femeninos o arquegonios. Los ovocitos fueron fertilizados en el archegonia por flagelados de natación libre.esperma producido por gametofitos masculinos miniaturizados transportados por el viento en forma de prepolen. El cigoto resultante se convirtió en la siguiente generación de esporofitos mientras aún estaba retenido dentro del preóvulo, la única gran meiospora o megaspora femenina contenida en el esporangio modificado o la nucela del esporofito original. La evolución de la heterosporía y la endosporía estuvo entre los primeros pasos en la evolución de las semillas d

ReferenciasEditar

  1. Ralf Reski(1998): Development, genetics and molecular biology of mosses. In: Botanica Acta. Bd. 111, S. 1-15.
  2. Bateman, R. M.; Dimichele, W. A. (1994). "Heterospory - the most iterative key innovation in the evolutionary history of the plant kingdom". Biological Reviews of the Cambridge Philosophical Society. 69 (3): 345–417.

BibliografíaEditar

  • P. Kenrick & P.R. Crane (1997) The origin and early evolution of plants on land. Nature 389, 33-39.
  • T.N. Taylor, H. Kerp and H. Hass (2005) Life history biology of early land plants: Deciphering the gametophyte phase. Proceedings of the National Academy of Sciences 102, 5892-5897.
  • P.R. Bell & A.R. Helmsley (2000) Green plants. Their Origin and Diversity. Cambridge University Press ISBN 0-521-64673-1