Estructuralismo (filosofía)

teoría

El estructuralismo es un enfoque de investigación de las ciencias sociales que creció hasta convertirse en uno de los métodos más utilizados para analizar el lenguaje, la cultura y la sociedad en la segunda mitad del siglo XX.

ContextoEditar

El término no hace referencia clara a una escuela definida de pensamiento filosófico como la fenomenología, el marxismo, la hermenéutica, etc., aunque tiene derivaciones filosóficas de consideración.

La obra de Ferdinand de Saussure Curso de lingüística general (1916) es considerada habitualmente el punto de origen de las ideas subyacentes a dicho planteamiento.

DefiniciónEditar

En general, es un enfoque filosófico que trata de analizar un campo específico como un sistema complejo de partes relacionadas entre sí, una mereología. Por tanto, en términos amplios y básicos el estructuralismo busca las estructuras a través de las cuales se produce el significado dentro de una cultura. De acuerdo con esta teoría, el significado es producido y reproducido a través de varias prácticas, fenómenos y actividades que sirven como sistemas de significación (estudiando cosas tan diversas como la preparación de la comida y rituales para servirla, ritos religiosos, juegos, textos literarios y no literarios, formas de entretenimiento, etc.). Una estructura constaría así de dos principios, uno autorregulador o inclusivo, y uno exclusor y delimitativo.

La novedad que introduce este enfoque no es la idea misma de estructura, ya presente de forma continua a lo largo del pensamiento occidental, sino la eliminación en ella de un concepto central que ordene toda la realidad, como sucedía con las ideas platónicas.[cita requerida]

Para F. Wahl, la cesura estructuralista pasa por el concepto de signo.[1]

El iniciador y más prominente representante de la corriente fue el antropólogo y etnógrafo Claude Lévi-Strauss (década de 1940), quien analiza fenómenos culturales como la mitología y los sistemas de parentesco.

Durante los años 1940 y 50, la escena filosófica francesa se caracterizó por el existencialismo, fundamentalmente a través de Jean-Paul Sartre, apareciendo también la fenomenología, el retorno a Hegel y la filosofía de la ciencia, con Gastón Bachelard.

Cuando en la década de 1961 Sartre se orienta hacia el marxismo, surge un nuevo modo de pensar: el estructuralismo. Claude Lévi-Strauss inicia este nuevo movimiento, basándose en las ideas de la etnología. Más tarde le seguirán Jacques Lacan en el psicoanálisis, Louis Althusser en el estudio del marxismo y, finalmente, Michel Foucault, desde un punto de vista muy crítico con las ambiciones estructurales. Sin embargo, resulta significativo el aporte a la comprensión del estructuralismo que hace Jean Piaget en 1968 con su obra El Estructuralismo en la cual señala que ante todo es un método, mediante el cual se abordan los objetos de estudio identificando que en ellos hay una totalidad, transformaciones y autorregulación. Y además, todo se debe comprender desde dentro de esa totalidad con una visión sistémica. En este sentido debe comprenderse que Piaget señala los límites del estructuralismo para comprender adecuadamente el ser social y los procesos sociales, aunque tampoco lo rechaza sino que lo considera insuficiente, y esta postura crítica (porque reconoce que toda estructura proviene de una anterior, con lo cual rescata lo diacrónico, negado por muchos estructuralistas) junto a su vasta y diversa obra, incluidos los debates teóricos en los que participó, es considerada como "constructivista" o "construccionista".

Cabe destacar que Althusser y Foucault rechazaron la clasificación de su pensamiento dentro del estructuralismo (tal como aparece en su arqueología de las ciencias humanas, Las palabras y las cosas), y en rigor únicamente Lévi-Strauss realizó una reflexión explícita sobre el estructuralismo como método. En cualquier caso, se trata de un alejamiento de perspectivas meramente historicistas o subjetivistas bajo el intento de hallar una nueva orientación para la investigación que tome como bases correspondencias funcionales entre distintos elementos que forman parte de las distintas disciplinas.

VariantesEditar

Realismo estructural epistémicoEditar

El concepto filosófico de estructuralismo científico está relacionado con el de realismo estructural epistémico,[2]​ una posición originalmente e independientemente ocupada por Henri Poincaré (1902),[3][4]Bertrand Russell (1927),[5]​y Rudolf Carnap (1928)[6]​ que fue resucitado por John Worrall (1989), quien propone que hay retención de estructura a través del cambio de teoría. Worrall, por ejemplo, argumentó que las ecuaciones de Fresnel implican que la luz tiene una estructura y que las ecuaciones de Maxwell, que reemplazaron a las de Fresnel, también la implican; ambos caracterizan la luz como vibraciones. Fresnel postuló que las vibraciones se encontraban en un medio mecánico llamado "éter"; Maxwell postuló que las vibraciones eran de campos eléctricos y magnéticos. La estructura en ambos casos son las vibraciones y se mantuvo cuando las teorías de Maxwell reemplazaron a las de Fresnel.[7]​ Debido a que se retiene la estructura, el realismo estructural evita la meta-inducción pesimista y no hace que el éxito de la ciencia parezca milagroso, es decir, presenta un argumento de no milagros.[8]

Realismo estructural ónticoEditar

Mientras que el Realismo estructural epistémico afirma que solo se puede conocer la estructura de la realidad, el realismo estructural óntico va más allá al afirmar que la estructura es todo lo que hay. Desde este punto de vista, la realidad no tiene una "naturaleza" subyacente a su estructura observada. Más bien, la realidad es fundamentalmente estructural, aunque las variantes de realismo estructural óntico no están de acuerdo precisamente sobre qué aspectos de la estructura son primitivos. El realismo estructural óntico está fuertemente motivado por la física moderna, particularmente la teoría cuántica de campos, que socava las nociones intuitivas de objetos identificables con propiedades intrínsecas.[9]​ Algunos de los primeros físicos cuánticos sostuvieron esta opinión, incluidos Hermann Weyl (1931),[10]Ernst Cassirer (1936),[11]​ y Arthur Eddington (1939).[12]​ Recientemente, el realismo estructural óntico ha sido llamado "el marco ontológico más de moda para la física moderna".[13]

Max Tegmark lleva este concepto aún más lejos con la hipótesis del universo matemático, que propone que, si nuestro universo es solo una estructura particular, entonces no es más real que cualquier otra estructura.[14][15]

Estructuralismo y literaturaEditar

Cuando el estructuralismo se extiende a la literatura hace los siguientes aportes a la poética del texto: su procedimiento permite adelantar un estudio científico de la obra con independencia de la historia y crítica. Existen varias categorías de análisis que sustentan el método: el significante, significado, relaciones sintagmáticas y paradigmáticas. Sus más importantes pensadores transitaron en los años sesenta hacia el postestructuralismo sin que ello deba entenderse como una traición sino como una acentuación de las premisas estructuralistas como también una revisión crítica de sus propias limitaciones. Roland Barthes, Jacques Lacan, Michel Foucault, Claude Lévi-Strauss, Louis Althusser, Tzvetan Todorov, Julia Kristeva son algunas de sus personalidades más destacadas. El estructuralismo fue una herramienta sumamente útil durante el siglo XX en el desarrollo de las ciencias sociales. Aparte de la literatura, engendró escuelas de pensamiento específicas dentro de la lingüística, psicología, antropología, sociología, entre otras disciplinas.

Estructuralismo y matemáticasEditar

En lo que se refiere a las matemáticas, representa una muy eficiente alternativa a la filosofía platónica para describir objetos matemáticos como números, conjuntos y funciones. El estructuralismo plantea que las afirmaciones matemáticas son, en todo caso, afirmaciones sobre relaciones dentro de patrones y estructuras, siendo esto una contracorriente a su definición como propiedades de objetos dentro de esas relaciones. Esta postura surge a partir de argumentar que, en términos filosóficos, se puede estar de acuerdo con la veracidad de una afirmación matemática sin estar necesariamente de acuerdo con los objetos que la constituyen, si es que un objeto la constituye en lo absoluto.[16]

CaracterísticasEditar

Jean Piaget ha definido las estructuras a través de tres características[1]:

  1. Totalidad, pues hay más propiedades que elementos.
  2. Transformaciones, ya que poseen un equilibrio dinámico.
  3. Autorregulación, pues suponen un sistema de transformaciones automoduladas por un sistema cerrado.

Método estructuralistaEditar

El método estructuralista estaba presente en matemáticas, lógica, física y biología. En psicología se asocia con la «forma» para superar los planteamientos de la teoría asociacionista. Se inspira en la lingüística, en la que se distinguen «lengua» (abstracta, colectiva, improducida) y «habla» (concreta, individual o grupal y producida). La lengua es el sistema de signos de la sociedad ya estipulado, y el habla, el modo de referirse de cada individuo en particular. La sociedad se estudia como un conjunto de signos destinados a asegurar entre los individuos cierto tipo de comunicación.

Véase tambiénEditar

NotasEditar

  1. Wahl, ¿Qué es el estructuralismo? Filosofía, Buenos Aires, Losada, 1975, 15-20; Johannes Angermuller (2015) : Why There Is No Poststructuralism in France. The Making of An Intellectual Generation. London: Bloomsbury.
  2. Berenstain, Nora; Ladyman, James (25 de noviembre de 2011). Ontic Structural Realism and Modality. Springer Netherlands. pp. 149-168. ISBN 978-94-007-2578-2. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  3. Church, Alonzo (1953-12). «H. Poincaré. Science and hypothesis. With an Introduction by J. Larmor. Dover Publications, New York1952, xxvii + 244 pp. - Henri Poincaré. Science and method. Dover Publications, New York1952, 288 pp.». Journal of Symbolic Logic 18 (4): 327-327. ISSN 0022-4812. doi:10.2307/2266558. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  4. Parsons, Kantian Structuralism, and Kantian Intuitionism. Palgrave Macmillan. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  5. Russell, L. J. (1928-04). «An Outline of Philosophy. By Bertrand Russell . (London: George Allen & Unwin, Ltd.1927. Pp. vi, 317. Price 12s. 6d. net.)». Philosophy 3 (10): 231-235. ISSN 0031-8191. doi:10.1017/s0031819100017484. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  6. 1891-1970., Carnap, Rudolf, (2005). The logical structure of the world : and, Pseudoproblems in philosophy. Open Court. ISBN 0-8126-9523-2. OCLC 283797203. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  7. Worrall, John (1989-06). «Structural Realism: The Best of Both Worlds?». dialectica 43 (1-2): 99-124. ISSN 0012-2017. doi:10.1111/j.1746-8361.1989.tb00933.x. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  8. Lehman, Hugh (1978-03). «Hilary Putnam. Mathematics, Matter and Method. Philosophical Papers, Volume 1. Cambridge: Cambridge University Press, 1975. $19.50. - Hilary Putnam. Mind, Language and Reality. Philosophical Papers, Volume 2. Cambridge: Cambridge University Press, 1975. $25.00.». Philosophy of Science 45 (1): 151-155. ISSN 0031-8248. doi:10.1086/288790. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  9. Berenstain, Nora; Ladyman, James (25 de noviembre de 2011). Ontic Structural Realism and Modality. Springer Netherlands. pp. 149-168. ISBN 978-94-007-2578-2. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  10. 1885-1955., Weyl, Hermann, (1950). The theory of groups and quantum mechanics.. Dover Publications. OCLC 233000689. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  11. Alexander, Peter (1959-07). «Determinism and Indeterminism in Modern Physics. Historical and Systematic Studies of the Problem of Causality. By Ernst Cassirer. Translated by O. Theodor Benfey, with a Preface by Henry Margenau. (New Haven: Yale University Press; London: Oxford University Press. 1956. Pp. xxiv + 227. Price 40s. net.)». Philosophy 34 (130): 251-252. ISSN 0031-8191. doi:10.1017/s0031819100037268. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  12. 1882-1944., Eddington, Arthur Stanley, Sir, (1949). The philosophy of physical science. University Press. OCLC 813981. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  13. Kuhlmann, Meinard; Stöckler, Manfred (2018). Quantum Field Theory. Springer International Publishing. pp. 221-262. ISBN 978-3-319-78354-3. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  14. Tegmark, Max (2014). Our mathematical universe : my quest for the ultimate nature of reality (First edition edición). ISBN 978-0-307-59980-3. OCLC 847842647. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  15. «Begrussungsansprache des Prorektors fur Naturwissenschaften der Humboldt-Universitat zu Berlin Prof. Dr. sc. Joachim Auth». Archives of Animal Nutrition 30 (1): 3-5. 1 de marzo de 1980. ISSN 1745-039X. doi:10.1080/17450398009434278. Consultado el 21 de mayo de 2022. 
  16. Murphy, Timothy Garrick (agosto de 2007). «Structuralism and mathematical existence». Structuralism and mathematical existence (Ann Arbor: University of Minnesota). 

BibliografíaEditar

  • R. Barthes, Elementos de semiología, A. Corazón, 1970.
  • J.M. Auzias, El estructuralismo, Alianza, 1970.
  • D. Robey (introd.), Introducción al estructuralismo, Madrid, Alianza, 1976.
  • L. Goldmann y otros, Las nociones de génesis y estructura, Buenos Aires, Nueva Visión, 1975.
  • F. Wahl, ¿Qué es el estructuralismo? Filosofía, Buenos Aires, Losada, 1975.
  • O. Ducrot, ¿Qué es el estructuralismo? El estructuralismo en lingüística, Buenos Aires, Losada, 1975.
  • T. Todorov, ¿Qué es el estructuralismo? Poética, Buenos Aires, Losada, 1975.
  • T. Murphy, Structuralism and mathematical existence, ProQuest dissertations & theses global, 2007.
  • F. Dosse, Historia del estructuralismo (I y II), Madrid, Akal, 2004.
  • Piaget, Jean, El Estructuralismo, Editorial Proteo, 1968,1969, 1971, Buenos Aires.