Fortunata de Moquegua

Santa

Santa Fortunata de Moquegua, mártir venerada por los fieles de la Iglesia católica.

Santa Fortunata de Moquegua
Información personal
Nacimiento 287 o Siglo IIIjuliano Ver y modificar los datos en Wikidata
Cesarea de Filipo, Israel
Fallecimiento ca. 302
Cesárea Marítima, Israel
Religión Iglesia católica Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Información religiosa
Canonización Santo y santo católico romano Ver y modificar los datos en Wikidata
Festividad 14 de octubre
Atributos Corona, palma, Cruz, Perfume
Venerada en Iglesia católica
Patronazgo Moquegua

Su festividad es celebrada el 14 de octubre de cada año. De tal manera que, sus reliquias se encuentran actualmente en la Catedral de Moquegua, ubicada en la ciudad de Moquegua, en Perú.[1]

BiografíaEditar

No se conocen muchos datos sobre la patrona Santa Fortunata, salvo que su martirio fue por degollamiento, hecho que ocurrió (según lo plantea un antiguo martirologio romano) el mismo día 14 de octubre.

Leyendas posteriores afirman que fue hija de una Patricia Romana invitada a participar en una procesión a Júpiter. Sus cuatro hijos (Evaristo, Capronio, Prisciano y Fortunata) se negaron a participar y fueron torturados, decapitados al negarse a abdicar de su fe.[2]

La fecha de la muerte ha sido tema de debate también;[2]​ la más aceptada afirma que su Santa Moquegua murió hacia el año 300, durante el gobierno de Diocleciano, en la antigua ciudad de Cesárea Marítima, en el actual Israel.

ReliquiasEditar

Las reliquias de la santa se encuentran actualmente en la Catedral de Moquegua, en Perú. Según narra la historia, partió de Cádiz en octubre de 1796, traída por los Misioneros del Colegio de Propaganda Fide de Moquegua. El viaje duró alrededor de dos años, durante los cuales la expedición atravesó diversas paradas, entre ellas: África, Río de Janeiro, Buenos Aires, Córdoba, Tucumán, Potosí, La Paz, Arica, Ilo, y por último, Moquegua.

El 8 de octubre de 1798, el cuerpo de la santa ingresó en el pueblo de Moquegua, donde fue bien recibida por los pobladores, poniéndose un arco y una alfombra de flores para su ingreso a la misma. Tadeo Campo, responsable de los restos de la santa, dio origen a una de las tradiciones orales más extendidas por toda Moquegua: El de "la predilección" que sentía la santa por esta ciudad. Contaba el párroco, que, en ciertos destinos, el cuerpo de la santa 'se ponía muy pesado' impidiendo la culminación de su recorrido por la ciudad, sin embargo; en Moquegua sucedió todo lo contrario, y el cuerpo fue 'fácil de movilizar' durante la procesión.

ControversiasEditar

Debido a la presencia de una mártir similar en la localidad de Baucina, en Italia, se ha puesto en duda la veracidad de los restos ubicados en Moquegua. Lo cierto es que existe una brecha amplia de tiempo entre el traslado de Santa Fortunata de Baucina a esta localidad y la llegada de Santa Fortunata de Moquegua a Perú. Mientras que la 'auténtica' (placa fidedigna otorgada por el Vaticano) de Baucina reza que la santa fue otorgada a esa localidad en enero de 1790, la de Moquegua señala explícitamente que la santa fue otorgada a la diócesis de dicha ciudad en calidad de 'donada' tres años más tarde, el 5 de enero de 1793.

Las placas señalan que las dos santas fueron encontradas en catacumbas romanas. Lo más posible es que, debido al nombre en común, por siglos se haya confundido a las dos santas hasta 'fusionarlas' en una sola. La historia de Santa Fortunata de Baucina es distinta a la de Moquegua, debido a que la primera no murió en Cesárea Marítima, sino en Roma, y ambas fallecieron en fechas distintas.

ReferenciasEditar

  1. «Historia de Santa Fortunata». Perú. Archivado desde el original el 4 de marzo de 2016. Consultado el 29 de enero de 2015. 
  2. a b Ribes Crespo, Ana María (29 de septiembre de 2011). «Santa(s) Fortunatas(s): la controversia». Consultado el 30 de enero de 2015. 

Enlaces externosEditar