Abrir menú principal

La veneración de santos es una práctica en las Iglesias católica y ortodoxa en la cual algunas personas santas, es decir, muy cercanas y entregadas a Dios, ya sea que hayan muerto en gracia o hayan sido llevadas al cielo (como el profeta Elías o Enoc), son reconocidas oficialmente por la Iglesia como santos, posterior a una fuerte investigación de sus milagros y vida. Las imágenes de estos santos se exponen en distintas iglesias para mostrar a los fieles cómo eran y para que se siga su ejemplo de "llevar la vida de Jesús a tu época". Tal práctica no es considerada una forma de idolatría por la Iglesia católica.

ReferenciasEditar

Véase tambiénEditar