Abrir menú principal

Francisco da Silveira Pinto da Fonseca Teixeira (Canelas (Peso da Regua) , el 1 de septiembre de 1763 - Vila Real , 27 de mayo de 1821), primero conde de Amarante, más conocido como el general Silveira, era un general del Ejército portugués y político que se destacaron durante la Guerra de la Independencia Española.

Francisco da Silveira
GenSilveira azulejo.jpg
General Francisco da Silveira.Panel de azulejos del Museo Militar de Lisboa
Teniente General
Años de servicio 1780-1814
Información
Nacimiento 1 de septiembre de 1763
Canelas, Bandera de Portugal
Fallecimiento 27 de mayo de 1821 (97 años)
Vila Real, Portugal
Otras ocupaciones Militar

FamiliaEditar

Francisco da Silveira era el hijo de Manuel da Silveira Pinto da Fonseca y D. Antonia da Silveira, tenía un hermano, Antonio da Silveira Pinto da Fonseca, primer vizconde de Canelas.

Se casó el 16 de abril de 1781 con María Emilia Teixeira de Magalhães e Lacerda con quien tuvo tres hijos: Manuel da Silveira Pinto da Fonseca Teixeira , primer marqués de Chaves, Miguel da Silveira Pinto da Fonseca y D. Mariana da Silveira Pinto de la Fonseca.

BiografíaEditar

Entró en el ejército como cadete en el regimiento de caballería Almeida (más tarde caballería 11) el 25 de abril de 1780. Fue ascendido a subteniente en 22 de abril de 1790 y a teniente en el regimiento de caballería 6 el 17 de diciembre 1792. Siete años después fueascendido a capitán y nombrado ayudante de órdenes del gobernador de armas de la provincia de Beira. En 1801, por decreto de 6 de marzo, fue promovido al puesto de sargento mayor. Ese mismo año, Al iniciarse la Guerra de las Naranjas, participó en el levantamiento de un cuerpo de voluntarios, siendo nombrado el 19 de mayo Comandante Jefe de las Compañías Francas de Trás-os-Montes.El 14 de marzo de 1803 fue promovido al puesto de teniente coronel en el regimiento de caballería 6.

En diciembre de 1807, al comienzo de la Primera Invasión francesa estaba en Aveiro.Jean-Andoche Junot que había dado órdenes para desmovilizar a la mayor parte del ejército portugués y formar con las mejores unidades.Un cuerpo de tropas fue nombrado Legión Lusitana (o Legión Portuguesa). Silveira fue llamado a Coimbra para presenciar la desmovilización de los regimientos de caballería 6, 9, 11 y 12. Se pidió su renuncia, que fue aceptada por el gobierno de Junot y se fue a puerto con el fin de obtener donde con la flota británica escapó a Brasil, pero al no ser posible dicho plan fue a Vila Real.

 
General Silveira. Estatua situada en Chaves, por la conmemoración del bicentenario de la Guerra de Independencia

Cuando la insurrección nacida en España llegó a Portugal, la revuelta rápidamente se extendió a todo el Reino.En Trás-os-Montes, donde Francisco de la Silveira desempeñó un papel preponderante en la aclamación del gobierno legítimo de Portugal.El papel que entonces desempeñó mereció el reconocimiento de la Junta del Supremo Gobierno del Reino que decretó el 21 de julio su promoción a coronel del regimiento de caballería 6.

También en 1808, participó bajo el mando del general Bernardino Freire, se dirigió al sur para cumplir con las tropas británicas que desembarcaron en Lavos.Ejercerá entonces las funciones de comandante de la guardia avanzada de este cuerpo de tropas.Después de que las tropas francesas salieran de Portugal, Silveira regresó al Norte para participar en la reorganización del Ejército.Fue ascendido a Brigadier y nombrado Gobernador Militar de Trás-os-Montes por carta regia de 15 de febrero de 1809.

Al comienzo de la Segunda Invasión Francesa, dada la superioridad de los franceses, Silveira se vio obligado a abandonar la plaza de Chaves, debiendo de dirigirse a la región de Vila Real.Cuando las tropas francesas continuaron su avance hacia Braga, dejando una pequeña guarnición en Chaves, Silveira regresó con sus tropas y cercó aquella plaza que acabó por rendirse poco tiempo después. Soult ocupó el puerto a finales de marzo 1809 y Silveira, con sus soldados mal entrenados y mal equipados, desarrolló una notable actividad en la defensa de la línea del Támega, destacando la defensa del puente de Amarante desde el 18 de al 2 de mayo de 1809 cuando cubierto por una densa niebla, los zapadores franceses se arrastraron por el puente de Amarante y cortaron los fusibles en las cargas de demolición, Loison envió una brigada y las tropas de Silveira fueron derrotadas obligando a éste a huir a Guimarães.

El 13 de mayo de 1809, el Príncipe Regente le otorgó el título de Conde de Amarante.Su acción durante la Segunda Invasión Francesa le mereció el mayor respeto en todo el Reino. Además de este honor, el 1r conde de Amarante fue galardonado con varias medallas tanto lusas, españolas y británicas por acciones y batallas en esta guerra,con el grado de Gran Cruz de la Orden Militar de Cristo y el comandante honorario la Orden Militar de la Torre y Espada.

El 21 de mayo de 1809, Francisco da Silveira fue ascendido a Mariscal de Campo por la forma en que luchó contra los invasores franceses. La Tercera Invasión Francesa consolidó su reputación.Entre las acciones en las que participó se destaca el ataque a la fortaleza en Puebla de Sanabria (1 al 10 de agosto de 1810) en la provincia de Zamora,[1]​ en la lucha contra Valverde (14 noviembre 1810) y en las defensas de Pinhel y Vila da Ponte (31 de diciembre 1810 y 11 de enero 1811 respectivamente).

El 5 de febrero de 1812 asciende teniente general con la antigüedad.Su valor ha sido reconocido tanto por el mariscal Beresford , comandante del ejército portugués y por Arthur Wellesley que comandó una división de infantería portuguesa contra los franceses en la Batalla de Vitoria y otras acciones en la fase final de la guerra.

Después de la Guerra de la Independencia, que termina en 1814, Silveira regresó al lugar de gobernador de las armas de la provincia de Tras-os-Montes. Al iniciarse la Revolución liberal de Oporto fue invitado a unirse a la fiesta de la Junta Provisional de Oporto, pero se negó y se reunió en Chaves con las tropas provincia de Tras-os-Montes con el propósito de luchar contra la revolución, pero finalmente esas tropas acabaron por unirse del lado de la Junta de Oporto. Después de este episodio, Silveira se retiró a Vila Real donde murió al año siguiente.Fue sepultado en el yacimiento de la familia, en la capilla del Espíritu Santo en Canelas.

ReferenciasEditar