Género (ciencias sociales)

conjunto de características físicas, mentales y de comportamiento que distinguen entre masculinidad y feminidad
Tradicional separación binaria por género de los baños públicos modernos.

Género —del lat. genus, -ĕris.[1]​ es un término técnico específico en ciencias sociales que alude al «conjunto de características diferenciadas que cada sociedad asigna a hombres y mujeres».[2]​ Entonces, al hablar de género se está remitiendo a una categoría relacional[3]​ y no a una simple clasificación de los sujetos en grupos identitarios; según la Organización Mundial de la Salud, se refiere a «los roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera como apropiados para hombres y mujeres»,[4]​ orientado a visibilizar aquellas diferencias y desigualdades sociales entre hombres y mujeres que provienen del aprendizaje, así como los estereotipos, los prejuicios y la influencia de las relaciones de poder en la construcción de los géneros.[5][6]

Se trata entonces de una construcción social y no de una separación de roles natural e inherente a la condición biológica de los sujetos —características anatómico-fisiológicas—, por lo que la analogía o sinonimia semántica entre los términos «género» y «sexo» es errónea.[7][8][9][10][11][12]​ Dentro de las causas de la confusión de "género" y "sexo", se ha señalado la prolongada práctica de socializar lo biológico y biologizar lo social;[13]​ tal posición no sería aislada,[14]​ y su frecuencia ha llevado a que algunos investigadores reconozcan que el término «género» sea «mal utilizada como sinónimo culturalista de sexo, a tal punto que no es infrecuente oír hablar de dos «géneros», el género femenino y el masculino, como si existiera una correspondencia exacta y automática con los sexos femenino y masculino.[15]​ Diversas culturas, tanto antiguas como actuales, han reconocido la existencia de más de dos géneros, negando el binarismo de género, así como la posibilidad de las personas de alternar entre géneros,[16][17]​ en tanto que algunas corrientes proponen la supresión del género mismo.[18]​ Las personas que no se sienten identificados con un género en particular y alternan diversas identidades de género, se denominan de "género fluido" (gender fluid).

Si bien algunas personas consideraron que la palabra inglesa gender no debía traducirse al español como "género",[19]​ el Diccionario panhispánico de dudas indicó en 2005 que este significado del término era válido en la lengua española, al igual que expresiones como estudios de género, discriminación de género y violencia de género, siempre que se utilizasen con un sentido técnico.[7]​ Finalmente el concepto fue incluido en la edición de 2014 del Diccionario de la lengua española, indicando que el tercer significado de la palabra "género" se refiere al "grupo al que pertenecen los seres humanos de cada sexo, entendido este desde un punto de vista sociocultural en lugar de exclusivamente biológico".[20]

Origen conceptualEditar

Resulta complejo determinar la evolución teórica del término «género» en las ciencias sociales, expresión derivada del anglicismo gender[21]​ que tradicionalmente —al igual que su homólogo en español con el que comparte el mismo origen etimológico desde el latín genus— tenía un sentido puramente gramatical.[22][23]

La categoría de género tendría sus raíces en los debates antropológicos y sociológicos de la primera mitad del siglo XX que indicaban que la conducta humana era aprendida y no se encontraba predefinida por los genes,[21]​ mientras que la inserción del concepto dentro del campo de las ciencias sociales sería posterior.[24]​ Tales debates precedieron a la «medicalización del sexo» ocurrido aproximadamente entre 1885-1910,[25]​ fase donde apareció «una nueva forma de entender y hablar sobre la sexualidad humana»,[26]​ perspectiva nueva que se alejaba de los juicios meramente prácticos de los actos sexuales —descendencia, placer, lo socialmente aceptable—, y que nacía conjuntamente con la psicología y psiquiatría, por lo que las voces autorizadas para hablar de sexualidad provenían del mundo médico.[27]​ Fue en esta época donde se comenzó a utilizar los términos tales como «homosexual» y «heterosexual».[26]

Ya antes Francis Galton había hecho su aporte al debate tras publicar English Men of Science: Their Nature and Nurture en 1874, texto que instalaría un tema recurrente en el ámbito de las ciencias sociales en cuanto a los roles de los determinantes biológicos de la conducta de cualquier individuo comparados con los aprendidos —natura-nurtura (naturaleza versus crianza)— y que le daría sentido en décadas posteriores a los estudios de género.[28][29]

Desde la antropología, Margaret Mead sería una de las pioneras en abordar en términos generales la temática en las ciencias sociales al publicar en 1929 Coming of age in Samoa: A study of adolescence and sex in primitive society, texto donde aborda las implicancias culturales detrás de la noción de lo que posteriormente sería género. Un año después, lanzaría Sexo y temperamento en tres sociedades primitivas[30]​ en donde describe los roles sociales y características del comportamiento de varones y mujeres en tres sociedades de Nueva Guinea: los arapesh, los mundugumor y los tchambuli (o chambri). Las dos primeras tienen en común que no existen diferencias sociales entre varones y mujeres.

El trabajo de Mead sugirió que no existía correspondencia natural estricta entre sexo y temperamento, por lo que se alejaba a la tradición antropológica de la época que la daba por cierta;[31]​ luego, algunos indican que la contribución de Mead al concepto «género» se contraría en la idea de que el comportamiento de un individuo y sus diferencias en cuanto al sexo de pertenencia puede variar en función de ciertas circunstancias específicas o la propia cultura.[32]​ Los estudios y conclusiones de Margaret Mead sobre la relación entre cultura y naturaleza han influenciado en parte los estudios sociales y particularmente los estudios de el rol de género;[33]​ las críticas de Derek Freeman al trabajo de Mead no han sido compartidas o han sido consideradas exageradas por la mayoría de la comunidad científica.[34]

Los trabajos de John Money y Robert Stoller se abocaron a formalizar las distinciones existentes entre los constructos «sexo» y «género», dentro la sexología, realizando para ello tanto un análisis de sus mecanismos biológicos como de las influencias culturales involucradas, utilizando el término «género».[35][36]

John MoneyEditar

La distinción entre el medicalizado «sexo» y la categoría «género» apareció a partir de la segunda mitad del siglo XX. Uno de los primeros autores que habría utilizado tal término en un sentido distinto al gramatical fue el controvertido psicólogo John Money en Hermaphroditism, gender and precocity in hyperadrenocorticism: Psychologic findings de 1955 para referirse a los comportamientos tópicos asociados a la identidad masculina o femenina de las personas, donde intervendrían factores sociobiológicos.[37][38]

«The term gender role is used to signify all those things that a person says or does to disclose himself or herself as having the status of boy or man, girl or woman, respectively. It includes, but is not restricted to, sexuality in the sense of eroticism.»
«La expresión rol de género se usa para significar todas aquellas cosas que una persona dice o hace para revelar que él o ella tiene el estatus de niño u hombre, o niña o mujer, respectivamente. Ésta incluye, pero no está restringida, a la sexualidad en el sentido de erotismo».
John Money (1955).[39]

Robert StollerEditar

Posteriormente en 1963, Robert Stoller introdujo la distinción sexo/género en el 23º Congreso Psicoanalítico Internacional de Estocolmo tras buscar «una palabra para poder diagnosticar aquellas personas que, aunque poseían un cuerpo de hombre, se sentían mujeres»,[40][41]​ con el fin de precisar el concepto de identidad de género con respecto al término identidad sexual, que en su opinión era más ambiguo.[42]​ Parte de la visión de Ralph Greenson habría influenciado la concepción Stolleriana.[24]

La tesis fundamental detrás de este autor es que «no existe dependencia biunívoca e inevitable entre géneros y sexos, y por el contrario, su desarrollo puede tomar vías independientes»;[43]​ por lo que su trabajo ahondó en aquellos aspectos psicológicos y del entorno de un individuo, realizando una de las primeras distinciones sexo/género dentro de la teoría freudiana.[37]

El feminismo y los estudios de géneroEditar

El auge de los estudios feministas en la década de 1970[41]​ comenzó a impulsar en el mundo anglosajón[44]​ el término gender desde un punto de vista específico: las diferencias sociales y culturales, en oposición a las biológicas existentes entre hombres y mujeres; aquí se pueden encontrar los trabajos de Kate Millet, Germaine Greer, Ann Oakley y Nancy Chodorow, entre otras.[45]​ El uso del término «género» también se generalizó una década más tarde en el mundo feminista español, especialmente con un sentido social y cultural.[46]

En relación a Kate Millett, la misma fue una de las feministas radicales de la década del 70 quien en su libro Política Sexual realiza un análisis de la sexualidad, la política y el género desde el punto de vista biológico, sociológico, antropológico, económico, mitológico y literario entre otros. Es considerada como una de las autoras que ha definido de la forma más clara y precisa el término género como "aquel constructo social que ‘se hace’ sobre un sexo determinado naturalizando cualidades y aspectos que se creen vinculados necesariamente a dicho sexo". Para Millett el género es el resultado de una construcción cultural y considera que los factores culturales inciden en una socialización universal que moldea los comportamientos de los hombres y las mujeres. [47]

Judith ButlerEditar

 
Judit Butler en el CCCB 2018

Hacía la década de los 80 se comienza a potenciar la idea del Género desvinculado de su base biológica, es decir el sexo. Según Butler el género no es una categoría con un sentido estable y fijo sino que es performativo, es decir, cobra existencia en la medida en que un conjunto de actos lo materializan. De este modo, el género no tiene una esencia ni un estatuto ontológico. Además, Butler señala que el género no se limita únicamente a dos posibilidades (femenino-masculino) ni tampoco puede ser ordenado en función de una normatividad heterosexual.[48][49]

Judith Butler[50]​ publica el libro Género en disputa (1990) donde parte de la base del discurso de que el género es una realidad discursiva sin finalidad normativa y sin base biológica que crea sistemáticamente identidades fluidas o aparentes.

El género es una complejidad cuya totalidad se posterga de manera permanente, nunca aparece completa en una determinada coyuntura en el tiempo. Así, una coalición abierta creará identidades que alternadamente se instauren y se abandonen en función de los objetivos del momento; se tratará de un conjunto abierto que permita múltiples coincidencias y discrepancias sin obediencia a un telos normativo de definición cerrada.[51]

Amelia ValcárcelEditar

La filósofa Amelia Valcarcel considera que en los años 80 el término género se convirtió en un sustituto del término feminismo que gozaba de "poca aceptación". Con el tiempo, señala, "se empezó a desvirtuar el propio concepto de género", "una categoría que, sin embargo, -considera Valcárcel- todavía funciona bien cuando la utilizas desde la antropología”.[52]​ El problema surge cuando en la teoría queer se toma el término «género» en la acepción de John Money lo que lo coloca en el contexto del deseo.[53][52]

Valcarcel advierte sobre la confusión de conceptos entre "género" y "sexo".

Género es un instrumento analítico; como tal disecciona lo que ocurre, donde cómo y cuando, lo perfila y lo muestra. [52]

Según Valcárcel lo que aparece en las personas como naturaleza o esencia, son aprendizajes realizados. La finalidad del género es naturalizar la jerarquía sexual. Es una normativa teleológicamente establecida cuyo objetivo es la naturalización de la jerarquía sexual heredada. "No hay mejor validación para una jerarquía que declararla natural".[54][55]

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Kaplan, Steven (2011). The Routledge Spanish Bilingual Dictionary of Psychology and Psychiatry (en inglés/español). Taylor & Francis. 
  2. Blanco Prieto, Pilar (2004). La violencia contra las mujeres: prevención y detección, cómo promover desde los servicios sanitarios relaciones autónomas, solidarias y gozosas. Madrid: Ediciones Díaz de Santos. p. 269. ISBN 978-84-7978-628-1. 
  3. Berga, Anna (2006). «Jóvenes 'latinos' y relaciones de género». En Feixa, Carles; Porzio, Laura; Recio, Carolina, eds. Jóvenes latinos en Barcelona: espacio público y cultura gastronómica. Anthropos Editorial. p. 334. ISBN 978-84-7658-796-6. 
  4. WHO (2013). «What do we mean by "sex" and "gender"?». Gender, women and health (en inglés). Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  5. United Nations Population Fund, ed. (2012). «Gestión de programas contra la violencia de género en situaciones de emergencia». Gruía complementaria de aprendizaje virtual. Consultado el 23 de noviembre de 2011. 
  6. «El género en las ciencias sociales». 
  7. a b Real Academia Española.Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2005). «género». Diccionario panhispánico de dudas (1.ª edición). Consultado el 22 de febrero de 2013.
  8. Ferrer Guasch, María (1994). «El género en la adolescencia». En Aguirre Baztán, Ángel, ed. Psicología de la Adolescencia. Marcombo. p. 352. ISBN 978-84-2670-971-4. 
  9. Trigueros Guardiola, Isabel; Mondragón, Jasone (2005). Trabajador social: temario general, Volumen 4. MAD-Eduforma. p. 306. ISBN 978-84-6650-544-4. 
  10. Chávez Carapia, Julia del Carmen (2004). Perspectiva de Género. Plaza y Valdes. p. 179. ISBN 978-97-0722-257-1. 
  11. Jayme, María; Sau, Victoria (1996). Psicología Diferencial Del Sexo y el Género: Fundamentos. Icaria Editorial. p. 344. ISBN 978-84-7426-268-1. 
  12. Careaga Pérez, Gloria; Ortega Canto, Judith (2001). Libro de memorias: Género y salud reproductiva. UADY. p. 465. ISBN 978-97-0698-012-0. 
  13. Bourdieu, Pierre (2000). La dominación masculina (PDF). Barcelona: Anagrama. Archivado desde el original el 1 de marzo de 2013. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  14. Tubert, Silvia (2003). «Del sexo al "género" los equívocos de un concepto». En Tubert, Silvia, ed. La crisis del concepto de género. pp. 7-38. ISBN 84-376-2108-9. 
  15. Stolcke, Verena (1996). «Antropología del género. El cómo y el por qué de las mujeres». En Prat, J.; Martínez, A., eds. Ensayos de Antropología Cultural. Homenaje a Claudio Esteva-Fabregat. Barcelona, España: Editorial Ariel, S.A. pp. 335-344. Archivado desde el original el 6 de marzo de 2016. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  16. Morgan Holmes (2008). Intersex: A Perilous Difference. Associated University Presse. p. 17. ISBN 978-1-575-91117-5. Consultado el 29 de abril de 2014. 
  17. Fausto-Sterling, Anne (March–April 1993). «The Five Sexes: Why Male and Female Are Not Enough». The Sciences. pp. 20-24. 
  18. Gillett, George (2 de octubre de 2014). «We shouldn’t fight for 'gender equality'. We should fight to abolish gender». The New Statesman. 
  19. Zarza González, María José; Froján Parga, María Xesús (junio de 2005). «Estudio de la violencia doméstica en una muestra de mujeres latinas residentes en Estados Unidos». Anales de psicología 21 (1): 18-26. ISSN 0212-9728. Archivado desde el original el 5 de noviembre de 2013. 
  20. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2014). «género». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). Madrid: Espasa. ISBN 978-84-670-4189-7. Consultado el 30 de abril de 2017. 
  21. a b Tuñón Pablos, Esperanza (2000). «Género». En Baca Olamendi, Laura, ed. Léxico de la Política. FLACSO México. p. 831. ISBN 978-96-8166-107-6. 
  22. Udry, J. Richard (noviembre de 1994). «The Nature of Gender» (PDF). Demography (en inglés) 31 (4): 561-573. Archivado desde el original el 3 de abril de 2013. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  23. Haig, David (abril de 2004). «The Inexorable Rise of Gender and the Decline of Sex: Social Change in Academic Titles, 1945–2001». Archives of Sexual Behavior 33 (2): 87-96. Archivado desde el original el 27 de mayo de 2013. Consultado el 22 de febrero de 2013. 
  24. a b Hernando, Almudena (2012). La fantasía de la individualidad. Sobre la construcción sociohistórica del sujeto moderno. Katz Editores. p. 201. ISBN 978-84-9294-642-6. 
  25. Nye, Robert A., ed. (1999). Sexuality (en inglés). Oxford University Press. p. 528. ISBN 978-01-9288-019-2. 
  26. a b G.G., Bolich (2007). Conversing on Gender (en inglés). Lulu.com. p. 464. ISBN 978-06-1515-670-5. 
  27. McLaren, Angus (1999). Twentieth-Century Sexuality: A History (en inglés). Wiley. p. 304. ISBN 978-06-3120-813-6. 
  28. Repo, Jemima (2016). The Biopolitics of Gender (en inglés). Oxfort University Press. ISBN 978-0-19025-6913. 
  29. Stainton Rogers, Wendy; Stainton Rogers, Rex (2001). The Psychology of Gender and Sexuality: An Introduction (en inglés). Open University Press. 
  30. Mead, Margaret (1973). Seño y temperamento en las sociedades primitivas. Barcelona: LAIA. Consultado el 05/06/19. 
  31. Carranza Aguilar, María Eugenia (2002). «Mujer y antropología». En Amparo Tusón Valls, María Teresa Alario, Núria Solsona Pairó, Amparo Tomé González, Francisco Manuel Gago Rodríguez, Consuelo Vega Díaz, María Eugenia Carranza Aguilar, Laura Torres San Miguel, Ana Agirre Saez de Egilaz, ed. Mujer y educación: Educar para la igualdad, educar desde la diferencia. Grao. p. 233. ISBN 978-84-7827-604-2. 
  32. Ramos Escandón, Carmen (2008). «Veinte años de presencia: la historiografía sobre la mujer y el género en la historia de México». Persistencia y Cambio: Acercamientos a la Historia de Las Mujeres en Méxic. El Colegio de México AC. p. 253. ISBN 978-96-8121-365-7. 
  33. Ver Appell 1984, Brady 1991, Feinberg 1988, Leacock 1988, Levy 1984, Marshall 1993, Nardi 1984, Patience y Smith 1986, Paxman 1988, Scheper-Hughes 1984, Shankman 1996, y Young, y Juan 1985.
  34. Fox, Robin 2004 Participant Observer: Memoir of a Transatlantic Life New Brunswick, New Jersey: Transaction Publishers, page 339; Scheper-Hughes, Nancy (1984). «The Margaret Mead Controversy: Culture, Biology, and Anthropological Inquiry». Human Organization 43 (1): 85-93. Archivado desde el original el 28 de enero de 2013. ; Dreger, Alice (14 de septiembre de 2011). «The Trashing of Margaret Mead: Anatomy of an Anthropological Controversy». Archives of Sexual Behavior (en inglés) 40 (6): 1341-1343. ISSN 0004-0002. doi:10.1007/s10508-011-9843-0. ; Shankman, Paul (1 de febrero de 2013). «The "Fateful Hoaxing" of Margaret Mead: A Cautionary Tale». Current Anthropology 54 (1): 51-70. ISSN 0011-3204. doi:10.1086/669033. 
  35. Berger, Anne Emmanuelle (2014). The Queer Turn in Feminism: Identities, Sexualities, and the Theater of Gender (en inglés). Fordham University Press. ISBN 978-0-8232-53876. 
  36. Alcántara, Eva. «Identidad sexual/rol de género». Debate Feminista. doi:10.1016/S0188-9478(16)30073-1 Open Access |doi= incorrecto (ayuda). 
  37. a b Puleo, Alicia H. (2007). «Introducción al concepto género». En Plaza, Juan F.; Delgado, Carmen, eds. Género y Comunicación. Editorial Fundamentos. p. 188. ISBN 978-84-2451-136-4. 
  38. Gooren J.G., Louis (2003). «El transexualismo, una forma de intersexo». En Becerra-Fernández, Antonio, ed. Transexualidad: La Búsqueda de una Identidad. Madrid: Ediciones Díaz de Santos. p. 270. ISBN 978-84-7978-567-3. 
  39. Money, John (1955). «Hermaphroditism, gender and precocity in hyperadrenocorticism: Psychologic findings». Bulletin of the Johns Hopkins Hospital (en inglés) 96: 253-264. PMID 14378807. 
  40. Patrícia Gil, Eva; Lloret, Imma (2007). Los derechos humanos y La violencia de género. Editorial UOC. p. 166. ISBN 978-84-9788-628-4. 
  41. a b Moi, Toril (2001). What Is a Woman?: And Other Essays (en inglés). Oxford University Press. p. 517. ISBN 978-01-9818-675-5. 
  42. Stoller, Robert (1964). «A Contribution to the Study of Gender Identity». International Journal of Psychoanalysis (en inglés) (45): 220-226. PMID 14167035. 
  43. de Elejabeitia, Carmen (1987). Liberalismo, Marxismo y Feminismo. Anthropos Editorial. p. 261. ISBN 978-84-7658-034-9. 
  44. Lamas, Marta (julio-septiembre de 1999). «Usos, dificultades y posibilidades de la categoría género». Papeles de Población (21): 147-178. ISSN 1405-7425. Consultado el 25 de noviembre de 2012. 
  45. Heinamaa, Sara (1997). «Woman - Nature, product, Style?». En Hankinson Nelson, Lynn; Nelson, Jack, eds. Feminism, Science, and the Philosophy of Science (en inglés). Springer. p. 332. ISBN 978-07-9234-611-1. 
  46. Braidotti, Rosi (2002). «The Uses and Abuses of the Gender/Sex Distinction in European Feminist Practices». En Griffin, Gabriele; Braidotti, Rosi, eds. Thinking Differently: A European Women's Studies Reader (en inglés). p. 405. ISBN 978-18-4277-003-0. 
  47. Millett, Kate (2010). «Primera parte: política sexual». Política sexual. Cátedra. p. 80. 
  48. Oliva Portolés, Asunción (2005). «Debates sobre el género». En Amorós, Celia y De Miguel, Ana, ed. Teoría feminista: de la ilustración a la globalización. De los debates sobre el género al multiculturalismo III. Minerva ediciones. p. 38. 
  49. Butler, Judith (2018). «Prefacio y Capítulo 1». El género en disputa. Paidós. p. 17. ISBN 978-950-12-9742-3. 
  50. Judith Butller. «La teoría performativa de género de Judith Butler». Psicoligía y mente. 
  51. Judith Butller (1999). «1 pág.70». Gandar TroubJe.Feminism and the Subvemion of Idootffy. 2007 de todas las ediciones en castellano. Ediciones Paidós Ibérica, SA, Av. Diagonal. 662-664 - 08034 Barcelona. 
  52. a b c Valcarcel, Amelia (2008). Feminismo en un mundo global. Cátedra. pp. 215-220. 
  53. Mertxe Arratibel (2019-07-04). ««Conviene aclarar las fronteras entre el feminismo y la teoría queer»». andra.eus (en euskera). Consultado el 2020-08-03. 
  54. ««Amelia Valcárcel: "A un individuo no le ves su género; es aprendizaje, no algo natural"»». www.lne.es. Consultado el 2020-08-04. 
  55. Valcárcel, Amelia, 1950-. Ahora, feminismo : cuestiones candentes y frentes abiertos (1a ed edición). ISBN 978-84-376-4037-2. OCLC 1122726427. Consultado el 2020-08-04. 

Bibliografía adicionalEditar

Enlaces externosEditar