Abrir menú principal
Precaución con el consumo de medicamentos.

Medicalización o patologización es el proceso cuyo objetivo es mostrar como problemas de salud -por tanto, susceptibles de tratamiento- a características biológicas o a eventos vitales que, en realidad, no lo son. De este modo, son tratados por médicos y otros profesionales de la salud. El proceso de medicalización normalmente conlleva cambios en las actitudes sociales y terminología, y puede estar acompañado o conducido por la aparición o disponibilidad de nuevos tratamientos.[1][2]

Medicalización o patologizaciónEditar

Causas de la medicalizaciónEditar

Las causas son variadas, pero se puede decir que entran dentro de la llamada promoción de enfermedades y expansión de los límites diagnósticos, prácticas que pueden darse tanto de la medicina oficial cuando no sigue con rigor el método científico como en las denominadas medicinas alternativas y pseudociencias:[3][4]

Por un lado, la percepción de que ciertas características no son deseables genera una búsqueda de soluciones, y por interés económico se pueden ofrecer tratamientos y asistencia, que, en realidad, no son necesarios. Los rasgos psicológicos o conductuales, como la tristeza, la agresividad; las consecuencias de eventos vitales, pueden ser tratados para provocar esta falsa percepción de que son enfermedades. Generalmente ocurre con aquéllos que resultan, o así se acepta generalmente, que son desagradables.[5]

Por otro lado, también en el campo de la prevención hay procedimientos que han sido señalados como medicalización, al ser controvertido el índice riesgo/beneficio. De forma menos clara que la anterior, la causa sería el mercado de las pruebas diagnósticas, que atendería antes a su beneficio que a una verdadera necesidad, y a la falta de una investigación que delimite lo anterior de forma clara.

Los límites de la definición de enfermedades se expanden para incluir los problemas personales como problemas de salud.[6][7]

También se atribuye un papel en la progresiva medicalización a destacar los riesgos de las enfermedades para generar alarma y aumentar la demanda de pruebas y de tratamientos.

Protagonistas en el proceso de medicalizaciónEditar

En el proceso de medicalización participan la sociedad, los profesionales, los medios de comunicación,[8]​ los políticos y la industria farmacéutica.[7][9]

Peligros de la medicalizaciónEditar

La medicalización o patologización inadecuada conlleva los peligros de diagnósticos innecesarios, de malas decisiones terapéuticas, iatrogenia, del despilfarro económico, así como el desvío de los recursos que se podrían dedicar a tratar o prevenir una enfermedad más grave. En un nivel más profundo, la medicalización puede ayudar a alimentar obsesiones no beneficiosas para la salud, a crear explicaciones sociológicas o políticas oscuras o confusas sobre los problemas de salud, y centrar excesivamente la atención en las soluciones farmacológicas.[10][7]

Áreas susceptibles de medicalizaciónEditar

Cómo luchar contra la medicalizaciónEditar

  • Controlar que los diagnósticos y tratamientos estén justificados.
  • Informar tanto a los usuarios de los servicios de salud como a los responsables médicos de que es beneficioso usar los recursos con un buen criterio.
  • Aumentar el control sobre las empresas sanitarias, en especial las farmacéuticas, exigir transparencia y denunciar enérgicamente la manipulación de la información.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Mainetti JA. La medicalización de la vida. Electroneurobiología. 2006; 14(3):71-89.
  2. Foucault M. Historia de la medicalización. Educación Médica y Salud. 1977; 11(1):3-25.
  3. Blech J. Inventores de enfermedades: Como nos convierten en pacientes. Barcelona: Ediciones Destino; 2005. ISBN 9788423336999
  4. «Ruiz-Cantero MT, Cambronero-Saiz B. La metamorfosis de la salud: invención de enfermedades y estrategias de comunicación. Gac Sanit. 2011; 25(3):179–81.». Archivado desde el original el 31 de diciembre de 2013. Consultado el 29 de diciembre de 2013. 
  5. Cerecedo Pérez MJ, Tovar Bobo M, Rozadilla Arias A. Medicalización de la vida en la consulta: ¿hacia dónde caminamos?. Aten Primaria. 2013;45:536-40.
  6. Moynihan R, Heath I, Henry D. Selling sickness: the pharmaceutical industry and disease mongering. BMJ. 2002; 324(7342):886-891.
  7. a b c Psychiatry Under The Influence: Institutional Corruption, Social Injury, and Prescriptions for Reform, Palgrave Macmillan, by Robert Whitaker (Author), Lisa Cosgrove (Author) Paperback – April 23, 2015, ISBN 978-1137506924
  8. Arney J, Rafalovich A. Incomplete syllogisms as techniques of medicalization: the case of Direct-to-Consumer Advertising in popular magazines, 1997 to 2003. Qual Health Res. 2007; 7:49-60.
  9. Márquez S, Meneu R. La medicalización de la vida y sus protagonistas. Gestión Clínica y Sanitaria. 2003; 5(2):47-53.
  10. Brennan R, Eagle L, Rice D. Medicalization and Marketing. Journal of Macromarketing. 2010; 30(1):8-22.
  11. Zapater, Francesca (1 de enero de 2006). «Hasta aquí hemos llegado. Los límites de la medicina». Revista de Calidad Asistencial 21 (1): 1-2. doi:10.1016/S1134-282X(06)70746-1. Consultado el 2 de diciembre de 2016. 
  12. González-Vallinas P, Gérvas J. La medicalización del fracaso escolar. Equipo CESCA Notas clínicas. 2009 diciembre
  13. Conrad P. The Medicalization of Society: On the Transformation of Human Conditions into Medical Disorders. Baltimore: Johns Hopkins University Press; 2007.
  14. «Cerecedo Pérez MJ, Tovar Bobo M, Rozadilla Arias A. Medicalización de la vida. «Etiquetas de enfermedad: todo un negocio.» Aten Primaria. 2013; 45(8):434-8.». Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2013. Consultado el 4 de noviembre de 2013. 
  15. Gérvas J, Gavilán E, Gorricho J. Medicalización del envejecimiento y síndrome por déficit de testosterona. BIT Navarra. 2012; 20(4): 1-8.
  16. Rosenfeld D, Faircloth CA. Medicalized Masculinities. Philadelphia: Temple University Press; 2006.
  17. Miguel García F, Merino Senovilla A, Sanz Cantalapiedra R, García Ortiz A, Montero Alonso MJ, Maderuelo Fernández JA. Procedimientos operativos y técnicos en la medicalización de la prevención. Aten Primaria. 2009; 41(12):702–6.
  18. Rose GA. La estrategia de la medicina preventiva. Barcelona: Masson-Salvat Medicina; 1994.
  19. Charlton BG. A critique of Geoffrey Rose’s “population strategy” for preventive Medicine. J R Soc Med. 1995; 88:607-10.

BibliografíaEditar