Gígote

Picadillo de chorizo, un gigote moderno.
Picadillo en una taberna de Salamanca, elaborado con farinato.

Se denomina Gigote a un guisado a base de carne picada generalmente de ternera rehogada en manteca de cerdo. Es frecuente la preparación de este plato en cazuelas en las que se cuece en su propio jugo. Este plato forma parte de un concepto de la cocina española procedente de la Edad Media,[1]​ y que en el siglo XVII se hace muy popular.[2]

Índice

CaracterísticasEditar

Durante su preparación se van añadiendo diversas especias para aromatizar el plato al gusto del cocinero: algunas veces es pimentón. El nombre de este plato proviene del francés gigot que significa pierna (pierna de carnero, cordero o cabrito, cortada para servirla en la mesa). En la cocina del siglo XVIII se denominaba así, por extensión, a cualquier tipo de carne picada o de carne hecha en piezas. Hoy en día se puede traducir como picadillo.

El jigote se puede hacer de muchas carnes, siendo el más habitual en la cocina española del siglo XVII la de carnero por lo barata que era.[2]​ A pesar de ello aparecen recetas de la época que mencionan jigotes de aves tales como de: palomas, capones así como de liebres[3]​ y venado. La operación más habitual para desmenuzar en picadillo el jigote era freír o cocer la carne y desmenuzarla posteriormente.[4]​ Tras la operación de picado, se condimentaba de forma espcial dependiendo del tipo de carne que se tratase: En el caso del carnero el propio jugo era el condimento, a veces acompañado de zumo de limón, y a veces vino con especias.[2]​ El uso y mezcla de carnes picadas hizo que el siglo XVIII la gente desconfiara de este tipo de alimentos, debido a la creencia generalizada de que se mezclaban malas carnes.[3]

UsosEditar

El gigote aparece en las recetas del siglo XVII como acompañamiento, o como relleno de pasteles (aguja de ternera) y empanadas.[5]​ En los recetarios del siglo XVII aparece relacionado con el gigote las «albondiguillas»,[6]​ plato ya mencionado en El Quijote («amigo de manjar blanco y de gigote»). Este plato hoy en día se sirve de múltiples formas, siendo la chanfaina, los madrileña, etc. algunas de sus expresiones más habituales.

CuriosidadesEditar

ReferenciasEditar

  1. (1324), Llibre de Sent Soví, Llibre de totes maneres de potatges de menjar
  2. a b c Miguel Herrero García,«Oficios populares en la sociedad de Lope de Vega», Ed. Castalia, pp:126-128
  3. a b Néstor Luján, (1988), «La vida cotidiana en el Siglo de Oro español»,
  4. Alonso de Castillo Solórzano, «El Mayorazgo figueroa», Rivadavia, XLV, pp:300
  5. Nelly de Jordán, (1962), «Nuestras comidas», p:238-239
  6. Francisco Martínez Montiño, (1823) «Arte de Cocina, Pastelería, Vizcochería y Conservería»,Imprenta de Sierra y Martí
  7. «Diccionario de autoridades», Tomo cuarto (1734): contiene las letras G–N. — Imprenta de la Real Academia Española, por los herederos de Francisco del Hierro.

Véase tambiénEditar