Gótico isabelino

El Gótico de los Reyes Católicos, también llamado el Gótico hispano-flamenco (término obsoleto), es un estilo propio de la Corona de Castilla durante el reinado de los Reyes Católicos, que representa la transición entre el gótico final y el renacimiento inicial, con características estructurales góticas originales e influencias decorativas de la tradición castellana, del mudéjar, de Flandes y, en menor medida, de Italia. La consideración o no del hispano-flamenco como un estilo gótico o renacentista, como un estilo ecléctico, o como una fase dentro del más genérico plateresco, es una cuestión debatida por la historiografía del arte y aún no resuelta.[1]

Interior de San Juan de los Reyes, Toledo.

DescripciónEditar

 
Fachada del Colegio de San Gregorio, Valladolid.
 
Decoración exterior de la Capilla del Condestable, Burgos.

El estilo isabelino introduce varios elementos estructurales, de influencia castellana y flamenca, especialmente en las formas flamígeras, por la gran llegada de arquitectos flamencos como Hanequin de Bruselas o Juan de Colonia (Hans von Köln). En casos muy concretos, se mezcla esta nueva influencia flamígera con la artesanía, técnicas, motivos y habilidades mudéjares, aunque sería exacerbado decir que este influenció toda la arquitectura del periodo. Muchos de los edificios que se construyeron en este estilo fueron encargos de los Reyes Católicos o bien estuvieron de algún modo patrocinados por ellos. Paralelamente se desarrolla en Portugal un arte muy similar denominado manuelino. Como característica más evidente está el predominio de los motivos heráldicos y epigráficos; especialmente los símbolos de el yugo y las flechas y la granada, que hacen referencia a los monarcas. También es característico de este periodo la ornamentación con bolas.

Las referencias a la Antigüedad clásica en España apenas son algo más que elementos literarios, al contrario que en Italia, donde la presencia de edificios romanos era mucho más abundante y lo gótico se había recibido de una forma muy adaptada al gusto clasicista local. Hasta la década de 1530 y aún después en la arquitectura española no terminó de imponerse lo romano a lo moderno. El uso de estos términos se refería, en la intención de los que los usaban, a cosas diferentes a lo que hoy podría pensarse: lo romano era el estilo del renacimiento clasicista, emocional, ampuloso e italianizante; mientras que lo moderno era para ellos el gótico, que era estructuralmente racional, pragmático y eficaz, más propiamente español.[2]

Independientemente de las características ambientales de los interiores, el gótico proporciona unos sistemas estructurales de conocida y probada eficacia. Y precisamente el estilo gótico había tenido en la Península una serie de modificaciones debidas a la tradición local: ventanas más pequeñas que las conocidas en el sistema constructivo y pendientes de cubierta mucho menos pronunciadas, y también cubiertas planas, lo que hizo un estilo realmente original, pero que aprovechaba eficientemente el sistema constructivo gótico. Por otro lado, muy probablemente los arquitectos españoles habituados al gótico, considerasen con cierto desprecio las bóvedas bajas, los gruesos muros, los tirantes metálicos vistos y refuerzos, entre otros artificios, que los arquitectos italianos se veían obligados a colocar en los arcos para resistir los empujes horizontales, cuando en el sistema constructivo «gótico» con su bien conocida distribución de fuerzas y pesos, simplemente no eran necesarios o había métodos que evitaban la «trampa» de estas ayudas arquitectónicas.

A partir de la herencia gótica se empieza a gestar un estilo propio en el que se incluyen elementos más modernos. Quizá el ejemplo más representativo de este estilo sea el Monasterio de San Juan de los Reyes de Toledo, en que la idea gótica está más en el sistema constructivo que en la concepción del espacio interior, la relación se hace más lejana con el gótico original francés, pero más cercana a una tradición constructiva local.

Por ello en la Península, cuya tradición de arquitectura clásica está temporalmente muy alejada, (tras siglos de construcción gótica) prefiere, por tradición propia, por racionalidad constructiva, el sistema gótico, que en el tiempo va evolucionando en la decoración de los edificios, correspondiendo con la riqueza general del país en el momento, hacia un recargamiento, lo que se ha dado en llamar plateresco, mientras se mantienen intactos varios elementos del gótico, especialmente el modo de llevar las cargas de las bóvedas a los pilares (no a los muros, como en el románico), apuntalándolos con los arbotantes, con sus chapiteles y muchas veces, los arcos apuntados.

La cuestión del Estilo Hispano-flamencoEditar

El término Hispano-flamenco fue utilizado en el pasado de manera muy extensa por la comunidad debido a la supuesta influencia mudéjar en todas las construcciones del Gótico Tardío en España. Este pensamiento es incorrecto, y está confirmado por estudios posteriores que no fue así, y que ,al contrario, no influyeron en edificios más allá de ciertos casos.

NotasEditar

  1. «...tampoco es satisfactoria la pretendidamente esclarecedora denominación de gótico plateresco, a partir de la terminología adoptada por D. Bayón para lo que Durliat llamara estilo Isabel y como aglutinante de lo uno y lo otro (Marías), pues si conceptualmente existe una continuidad, el repertorio ornamental empleado es bien distinto, y no existe constancia del uso del vocablo para las fantasías decorativas medievales». Soto Caba, Virginia. «La cuestión plateresca», en ArteHistoria.
  2. Maroto, José. Historia del arte, Casals, ISBN 978-84-218-4021-4, p. 195, citando, entre otros, a Diego de Sagredo, Las medidas del romano, 1526.

Véase tambiénEditar

BibliografíaEditar

Libro didáctico de la UNED: ``Las Artes en la Edad del Gótico´´, de Esther Alegre Carvajal, Inés Monteira Arias y Antonio Perla de las Parras.

Enlaces externosEditar