Heráldica

ciencia del blasón

La Heráldica proviene del nombre masculino heraldo, es decir, el que anunció y describió a los caballeros que entraban al torneo, el que anunció los hechos, el que llevó las declaraciones de guerra como funcionario público en la Edad Media. Además de ser un adjetivo, la heráldica es un sustantivo que denota la ciencia que nos ayuda a entender y a componer adecuadamente los escudos de armas, o el código de reglas que permite representar y describir correctamente los escudos de armas.[1]

Estrictamente definida, la Heráldica denota lo que pertenece al oficio y deber de un Heraldo, cuya cabeza visible era el Rey de Armas; esa parte de su trabajo que trata de los escudos de armas se denomina propiamente armería. Pero en el uso general, heráldica ha llegado a significar lo mismo que armería.[2]

La Heráldica es un discliplina relacionada al diseño, exhibición y estudio de escudos de armas (conocida como armería), así como disciplinas relacionadas, el estudio de la ceremonia, rango y pedigrí[3]

La rama de la armería, se refiere al diseño y transmisión del logro heráldico. Este incluye un escudo de armas, Yelmo, cimera, junto con cualquier ornamento y elemento que lo acompañe, como soportes, estandartes heráldicos y lemas.[4]


Algunos ejemplos Heráldicos:

OrígenEditar

La heráldica se desarrolló durante la Edad Media en toda Europa hasta convertirse en un código coherente de identificación de personas, progresivamente incorporado por estamentos de la sociedad feudal como la nobleza y la Iglesia católica para la identificación de linajes (el blasón pudiendo ser transmitido por herencia, traduciendo el grado de parentesco) y miembros de la jerarquía, siendo igualmente adoptado por otros colectivos humanos, como gremios y asociaciones, además de ser adoptado para la identificación de ciudades, villas y territorios.

Además de ser un sistema emblemático único en un tiempo en el que el reconocimiento y la identificación pasaba raramente por un documento escrito. Aparecida en el Siglo XII al seno de los miembros masculinos de la aristocracia, fue rápidamente difundida en el conjunto de la sociedad occidental: mujeres, clérigos, aldeanos, burgueses y comunidades. En consecuencia, han servido también para representar ciudades, regiones, países, y corporaciones de profesiones.

Etapas de la HeráldicaEditar

Heráldica antiguaEditar

Las primeras representaciones de distintas personas y regiones en el arte egipcio muestran el uso de estandartes rematados con las imágenes o símbolos de varios dioses, y los nombres de los reyes aparecen en emblemas conocidos como Serej, que representan el palacio del rey, y generalmente coronados con un halcón que representa el dios Horus. Emblemas y dispositivos similares se encuentran en el arte mesopotámico antiguo del mismo período, y también se pueden encontrar los precursores de bestias heráldicas como el grifo.[6]

Los escritores griegos y latinos describen con frecuencia los escudos y símbolos de varios héroes,[7]​ y las unidades del ejército romano a veces se identificaban con marcas distintivas en sus escudos (ver Notitia dignitatum).

Hasta el siglo XIX, era común que los escritores heráldicos citaran ejemplos como estos y símbolos metafóricos como el León de Judá o el Águila de los Césares como evidencia de la antigüedad de la heráldica misma; e inferir de ahí que las grandes figuras de la historia antigua portaban armas que representaban su noble condición y ascendencia. El Libro de San Albans, compilado en 1486, declara que el mismo Cristo fue un caballero de armadura.[8]​ Estas afirmaciones se consideran ahora como la fantasía de los heraldos medievales, ya que no hay evidencia de un lenguaje simbólico distintivo similar al de la heráldica durante este período temprano; ni muchos de los escudos descritos en la antigüedad se parecen mucho a los de la heráldica medieval; tampoco hay evidencia de que símbolos o diseños específicos se transmitieran de una generación a la siguiente, que representen a una persona o línea de ascendencia en particular.[9]

Los heraldos medievales también atribuyeron armas a varios caballeros y señores de la historia y la literatura. Los ejemplos notables incluyen los sapos atribuidos a Faramundo, la cruz y la mertleta de Eduardo el Confesor, y las diversas armas atribuidas a los Nueve de la Fama y los Caballeros de la Mesa Redonda. Estos también son fácilmente descartados como inventos fantasiosos, en lugar de evidencia de la antigüedad de la heráldica.

Heráldica modernaEditar

El desarrollo del idioma heráldico moderno no se puede atribuir a un solo individuo, tiempo o lugar. Aunque ciertos diseños que ahora se consideran heráldicos, evidentemente, estaban en uso durante el siglo XI, la mayoría de las cuentas y representaciones de los escudos hasta principios del siglo XII contienen poca o ninguna evidencia de su carácter heráldico. Por ejemplo, el Tapiz de Bayeux, que ilustra la Conquista normanda de Inglaterra en 1066, y probablemente encargó alrededor de 1077, cuando la catedral de Bayeux fue reconstruida, representa una serie de escudos de varias formas y diseños, muchos de los cuales son simples, mientras que otros están decorados con dragones, cruces u otras figuras típicamente heráldicas. Sin embargo, ningún individuo se representa dos veces con los mismos brazos, ni los descendientes de las distintas personas representadas a los dispositivos transmitidos que se han asemejándose a los que se parecen a los de la tapicería.[10]

Del mismo modo, un relato de los caballeros franceses en la corte del emperador bizantino Alejo I Comneno a principios del siglo XII describe sus escudos de metal pulido, desprovistos de diseño heráldico. Un manuscrito español de 1109 describe escudos sencillos y decorados, ninguno de los cuales parece haber sido heráldico.[11]

La Basílica de Saint-Denis contenía una ventana que conmemoraba a los caballeros que se embarcaron en la Segunda Cruzada en 1147, y probablemente se hizo poco después del evento; pero la ilustración de Montfaucon de la ventana antes de que fuera destruida no muestra ningún diseño heráldico en ninguno de los escudos.[12]

En Inglaterra, desde la época de la conquista normanda, los documentos oficiales debían estar sellados. A partir del siglo XII, los sellos asumieron un carácter claramente heráldico; varios sellos que datan de entre 1135 y 1155 parecen mostrar la adopción de dispositivos heráldicos en Inglaterra, Francia, Alemania, España e Italia.[13]

Un ejemplo notable de un sello de armadura temprano se adjunta a una carta otorgada por Felipe de Alsacia, en 1164. Los sellos de la última parte del siglo XI y principios del XII no muestran evidencia de simbolismo heráldico, pero a finales del siglo XII, los sellos son uniformemente de naturaleza heráldica.[14]

Logro HeráldicoEditar

Escudo de armas genérico con la mayor cantidad de soportes y ornamentos exteriores en heráldica

Elementos del Logro HeráldicoEditar

Un logro heráldico consiste en un escudo de armas, junto con todos los elementos que lo acompañan, soportes, y otros ornamentos exteriores heráldicos.

Los logros más elaborados a veces muestran el escudo de armas completo debajo de un pabellón, una carpa adornada o un dosel del tipo asociado con el torneo medieval,[15]​ aunque esto solo se encuentra muy raramente en Logros ingleses o escoceses


Elementos dentro del EscudoEditar

El término escudo de armas técnicamente se refiere al escudo o blasón en sí, pero la frase se usa comúnmente para referirse a todo el logro. El único elemento indispensable de un escudo de armas es el escudo. Muchos de ellos, los más antiguos, no consisten en nada más, pero no existe ningún logro o armadura sin un escudo de armas.

Los principales elementos de un escudo/blasón son:

  1. Esmaltes (Colores, Metales y Forros): Se denomina esmalte del escudo a cualquiera de los colores, metales o forros del mismo. Los esmaltes y metales, al ser representados en blanco y negro o sobre grabados, están sujetos a unas convenciones para distinguirlos.
  2. Campo: El campo es lo que está dentro del Escudo, el cual tiene diversas partes o variaciones.
    • Composición del campo: Es la repetición y llenado del campo del escudo.
    • Sembrado (heráldica): Representación de elementos idénticos, generalmente figuras, dentro del campo de escudo, o del campo de ciertos elementos, en cuyos bordes sólo se representan las mitades de los elementos repetidos.
  3. Partición heráldica: La partición es la división en diversas zonas geométricas de un campo, de una figura o de un elemento de una partición precedente.
  4. Piezas heráldicas: Las piezas son cargos o figuras de forma geométrica, limitadas al trazo por líneas geométricas que las separan del campo.
  5. Figuras heráldicas: La figura es todo lo que se pone a guisa de ornato sobre un escudo raso.

Elementos dentro del TimbreEditar

Desde una fecha muy temprana, las ilustraciones de armas fueron adornadas con frecuencia con Yelmos colocados sobre los escudos. Estos a su vez llegaron a estar decorados con cimeras escultóricas o en forma de abanico, incorporando a menudo elementos del escudo de armas; así como una corona o Burelete, o a veces una pequeña corona (coroneta), de la que dependía el Lambrequín.

  1. Cimera. La cimera descansa sobre un Yelmo que a su vez se apoya en la parte más importante del logro: el escudo.
  2. Yelmo
  3. Corona
  4. Burelete
  5. Lambrequín

Lema y Grito de guerraEditar

  • Eln lema de armadura es una frase o colección de palabras destinadas a describir la motivación o intención de la persona o entidad, la que se muestra en una cinta, generalmente debajo del escudo.
  • El Grito de guerra es una palabra o frase simple, para alentar a unirse a la lucha o la acción, a sus miembros o seguidores quese coloca en un listón sobre el escudo.

Tenante, Soporte, Sostén y Ornamentos ExterioresEditar

Los tenantes son figuras humanas, de animales, o arquitectónicas, que acompañan a cada lado del escudo de armas con la acción de sustentación. Aquellos que se componen de figuras de animales (reales o imaginarios) se denominan soportes, mientras las figuras de vegetales y objetos inanimados reciben el nombre de sostenes.

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Origen de la heráldica, en la Breve introducción a la Heráldica, web Heráldica Hispanica
  2. Término Heraldry, en Encyclopaedia Britannica.com
  3. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry (en inglés). Londres: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803. p. 183. «- vía Wikisource.org». 
  4. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry (en inglés). Londres: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803. pp. 57 a 59. «- vía Wikisource.org». 
  5. British Library Cotton MS Nero D I, fol 171v
  6. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry. Londres: London: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803 (https://lccn.loc.gov/09023803). 
  7. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry (en inglés). Londres: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803. pp. 6 a 10. «- vía Wikisource.org». 
  8. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry. Londres: London: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803 (https://lccn.loc.gov/09023803). p. 6. 
  9. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry. Londres: London: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803 (https://lccn.loc.gov/09023803). pp. 11 a 16. 
  10. Woodward's a treatise on heraldry, British and foreign: with English and French glossaries.. Edimburgo: W. & A. B. Johnson. 1892 [1884]. pp. 29 a 31. 
  11. (Woodward y Burnett, 1892, p. 26)
  12. (Woodward y Burnett, 1892, p. 31)
  13. (Woodcock y Robinson, 1988, p. 1)
  14. (Wagner, 1946, p. 8)
  15. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry (en inglés). Londres: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803. pp. 57 a 59. «- via Internet Archive». 

BibliografíaEditar

  • Cadenas y Vicent, Vicente de (2004). Diccionario heráldico. Madrid: Hidalguía. ISBN 978-84-89851-40-5. 
  • Montaner Frutos, Alberto (2012). «Identificación, evocación y conformación en los emblemas heráldicos: el caso de las armas parlantes» (PDF). Emblemata 18: 41-70. ISSN 1137-1056. Consultado el 2 de octubre de 2014. 
  • Marqués de Avilés: Ciencia Heroyca reducida a las Leyes del Blasón, Madrid, 1725.
  • Castañeda, V.: Arte del Blasón, Madrid, 1954.
  • Fox-Davies, A. C.: The Art of Heraldry, Londres, 1986.
  • Pardo de Guevara, E.: Manual de Heráldica Española, Madrid, 1987.
  • Atienza, J.: Diccionario Nobiliario. Madrid, 1947; reeditado parcialmente como Nociones de Heráldica, Madrid, 1989
  • Messia de la Cerda y Pita, L.F.: Heráldica Española, El diseño heráldico. Madrid , 1990.

Enlaces externosEditar