Galagidae

Familia de mamíferos

Los galágidos (Galagidae) son una familia de primates estrepsirrinos conocidos vulgarmente como gálagos. Son pequeños animales nocturnos de África, muy abundantes, que se distribuyen en seis géneros y diecinueve especies.[1]

Symbol question.svg
 
Gálagos
Greater Bush Baby.jpg
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Primates
Suborden: Strepsirrhini
Infraorden: Lorisiformes
Familia: Galagidae
Gray, 1825
Géneros

ver clasificación.[1]

CaracterísticasEditar

Los gálagos tienen ojos grandes que les proporcionan una buena visión nocturna, además de otras características, como extremidades posteriores fuertes, audición aguda y colas largas que les ayudan a mantener el equilibrio. Sus orejas, parecidas a las de los murciélagos, les permiten rastrear insectos en la oscuridad. Atrapan insectos en el suelo o los arrancan del aire. Son criaturas rápidas y ágiles. Cuando saltan a través de los espesos arbustos, pliegan sus delicadas orejas hacia atrás para protegerlas. También las pliegan durante el descanso.[2]​ Tienen uñas en la mayoría de sus dedos, excepto en el segundo dedo de la pata trasera, que lleva una garra de acicalamiento. Su dieta es una mezcla de insectos y otros animales pequeños, fruta y goma de los árboles.[3]​ Tienen incisivos pectinados (en forma de peine) llamados peine de dientess, y la fórmula dental:   Son activos por la noche.

Tras un periodo de gestación de 110-133 días, los jóvenes gálagos nacen con los ojos entreabiertos e inicialmente son incapaces de moverse de forma independiente. Al cabo de unos días (6-8), la madre carga a la cría en la boca y la coloca en ramas adecuadas mientras se alimenta. Las hembras pueden tener solteros, gemelos o trillizos, y pueden volverse muy agresivas. Cada recién nacido pesa menos de medio gramo. Durante los tres primeros días, la cría se mantiene en contacto constante con la madre. Las crías son alimentadas por la madre durante seis semanas y pueden comer solas a los dos meses. Las crías crecen rápidamente, a menudo haciendo que la madre camine torpemente mientras las transporta.[2]

Las hembras mantienen un territorio compartido con sus crías, mientras que los machos abandonan los territorios de sus madres tras la pubertad. Así pues, los grupos sociales están formados por hembras estrechamente emparentadas y sus crías. Los machos adultos mantienen territorios separados, que se solapan con los de los grupos sociales de hembras; por lo general, un macho adulto se aparea con todas las hembras de una zona. Los machos que no han establecido tales territorios a veces forman pequeños grupos de solteros.[3]

A veces, los bebés de los arbustos se tienen como mascotas, aunque no es aconsejable porque, como muchos otros primates no humanos, son una fuente probable de enfermedades que pueden traspasar las barreras entre especies. Además, es muy probable que llamen la atención de los funcionarios de aduanas al ser importados en muchos países. Los informes de fuentes veterinarias y zoológicas indican una vida en cautividad de 12,0 a 16,5 años, lo que sugiere una vida natural de más de una década.[4]

Los gálagos se comunican llamándose unos a otros y marcando sus caminos con orina. Siguiendo el olor de la orina, pueden aterrizar exactamente en la misma rama cada vez.[2]​ Cada especie produce un conjunto único de llamadas fuertes que tienen diferentes funciones. Una de ellas es identificar a los individuos como miembros de una especie determinada a través de las distancias. Los científicos pueden reconocer a todas las especies de galagos conocidas por sus "fuertes llamadas".[5]​ Al final de la noche, los miembros del grupo utilizan una llamada de reunión especial y se reúnen para dormir en un nido de hojas, un grupo de ramas o un agujero en un árbol.

Su dieta es una mezcla de insectos y otros animales pequeños, frutas y huevos.

Forma de vidaEditar

Los gálagos son habitantes nocturnos de los árboles. Los gálágos son nocturnos, durante el día duermen en nidos de hojas o en cavidades de árboles. Por la noche van en busca de alimento, donde se alojan principalmente en los árboles. Sus movimientos son rápidos y diestros. Algunas especies están adaptadas a un estilo de vida de escalada y salto vertical, otras son más propensas a caminar y saltar a cuatro patas.

El comportamiento social es variable y poco investigado en muchas especies. Los galagos suelen ir solos en busca de comida, pero a veces duermen con sus congéneres en un campamento compartido. Muchas especies son territoriales, a menudo se orinan en las manos para marcar su territorio al escalar. Los machos suelen ser agresivos con otros machos, pero el territorio de un macho puede superponerse con el de varias hembras. También hay especies que viven en pequeños grupos.

 
Los gálagos son habitantes de los árboles.

Deben su nombre de "bebés del arbusto" a sus llantos infantiles, con los que atraen la atención de otros animales hacia su territorio.

SaltoEditar

Los gálagos tienen una notable capacidad de salto. El salto más alto del que se tiene constancia es de 2,25 m. Según un estudio publicado por la Royal Society, dada la masa corporal de cada animal y el hecho de que los músculos de las patas suponen aproximadamente el 25% de ésta, los músculos de salto de los galagos deberían rendir entre seis y nueve veces más que los de una rana. [6]​ Se cree que esto se debe al almacenamiento de energía elástica en los tendones de la parte inferior de la pata, lo que permite saltos mucho mayores de lo que sería posible de otro modo para un animal de su tamaño.[6]​ En pleno vuelo, recogen los brazos y las patas cerca del cuerpo; los sacan en el último segundo para agarrarse a una rama. En una serie de saltos, un galago puede recorrer diez metros en cuestión de segundos. La cola, más larga que la cabeza y el cuerpo juntos, ayuda a las patas a impulsar los saltos. También pueden saltar como un canguro o simplemente correr o caminar sobre cuatro patas.[2]​ Estos movimientos fuertes, complicados y coordinados se deben a la mitad rostral del córtex parietal posterior que está vinculado a las áreas motora, premotora y visuomotora del córtex frontal. [7]

Depredación por los chimpancésEditar

Un estudio reciente sobre chimpancés reveló que a veces cazan gálagos usando lanzas que hacen ellos mismos.[8]​ Los chimpancés, que usan palos para atrapar termitas, intentaron apuñalar gálagos ocultos en su madriguera, oliendo la punta de sus lanzas para ver si han derramado sangre. Mientras que este es un método muy interesante, solo 1 de los 22 intentos observados tuvo éxito.

ClasificaciónEditar

 
Un ejemplar de gálago de Garnett (Otolemur garnettii) en el Zoo de Cincinnati

ReferenciasEditar

  1. a b Groves, Colin (2005). Wilson, D. E.; Reeder, D. M., eds. Mammal Species of the World (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press. p. 155. ISBN 0-8018-8221-4. 
  2. a b c d «BUSH BABY». Consultado el 26 de julio de 2012. 
  3. a b Charles-Dominique, Pierre (1984). Macdonald, D., ed. La enciclopedia de los mamíferos. New York: Facts on File. pp. org/details/encyclopediaofma00mals_0/page/332 332-337. ISBN 0-87196-871-1. (requiere registro). 
  4. «The Life Spans of Nonhuman Primates». Primate Information Network. 
  5. Bearder, Simon K.; Butynski, Thomas M.; de Yong, Yvonne A. (2013). «Perfiles vocales para los galagos: una herramienta para la identificación». Primate Conservation 27: 75. S2CID 85113522. doi:10.1896/052.027.0102. 
  6. a b Aerts, Peter (29 October 1998). «Salto vertical en Galago senegalensis: la búsqueda de un amplificador de potencia mecánica obligado». Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci 353 (1375): 1607-1620. PMC 1692381. doi:10.1098/rstb.1998.0313. 
  7. Stepniewska, Iwona; Fang, Pei-Chun; Kaas, Jon H. (2005). «La microestimulación revela subregiones especializadas para diferentes movimientos complejos en el córtex parietal posterior de los galagos prosimios». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 102 (13): 4878-4883. Bibcode:2005PNAS..102.4878S. PMC 555725. PMID 15772167. doi:10.1073/pnas.0501048102. 
  8. Cf. Richard W. Byrne, Animal Cognition: Bring Me My Spear, 5 de marzo de 2007, Animal Cognition: Bring Me My Spear (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última)., sobre una observación en Senegal de Pruez y Bertolani.
  9. Harrison, Terry (2010). «Chapter 20: Later Tertiary Lorisiformes (Strepsirrhini, Primates)». En Werdelin, L.; Sanders, W.J, eds. Cenozoic Mammals of Africa. University of California Press. pp. 333–349. ISBN 978-0520257214. 
  10. Harrison, Terry, ed. (2011). Paleontology and Geology of Laetoli: Human evolution in Context. Volume 2: Fossil Hominins and the Associated Fauna. Springer. p. 75. 

Enlaces externosEditar