Grayanotoxina

Las grayanotoxinas son un grupo de toxinas estrechamente relacionadas que se encuentran en Rhododendron y otras plantas de la familia Ericaceae. Pueden encontrarse en la miel hecha de su néctar y producir una intoxicación comúnmente llamada emponzoñamiento grayanotoxínico, intoxicación por miel o emponzoñamiento rhododendrico.[1]​ Grayanotoxina I (ver abajo) es conocida, además, como andromedotoxina, acetilandromedol, rhodotoxina y asebotoxina; el nombre químico sistemático es: grayanotaxano-3,5,6,10,14,16-hexol 14-acetato.[2]

Estructura químicaEditar

 
Estructurctura química
Grayanotoxina R1 R2 R3
Grayanotoxina I OH CH3 Acetil
Grayanotoxina II CH2 H
Grayanotoxina III OH CH3 H
Grayanotoxina IV CH2 Acetil

Las Grayanotoxinas son diterpenos cíclicos polihidroxilados. Se unen a canales de sodio específicos en la membrana celular, los sitios receptores involucrados en la activación e inactivación.[3]​ La grayanotoxina previene la inactivación, dejando las células excitables despolarizadas.

EnvenenamientoEditar

La miel proveniente de Japón, Brasil, Estados Unidos, Nepal, y Columbia británica es más probable que se encuentre contaminada con grayanotoxinas,aunque muy raramente a niveles tóxicos. Históricamente el envenenamiento estuvo asociado con Rhododendron luteum y Rhododendron ponticum encontrados alrededor del Mar Negro. De acuerdo con Plinio y más tarde con Estrabón los habitantes usaron la miel contra los ejércitos de Xenofón en 401 AC y más tarde contra Pompeyo en 69 AC.[4]

Los síntomas físicos ocurren después de un período de latencia que depende de la dosis, de minutos a tres horas o menos. Los síntomas iniciales son salivación excesiva, transpiración, vómitos, mareos, astenia y parestesia en las extremidades y alrededor de la boca, disminución de presión arterial y bradicardia sinusal. En dosis más altas los síntomas pueden incluir pérdida de coordinación, debilidad muscular severa y progresiva, bradicardia (y, paradójicamente, taquicardia ventricular), y el ritmo nodal o síndrome de Wolff-Parkinson-White A pesar de los problemas cardíacos potenciales de la intoxicación esta es raramente fatal y generalmente dura menos de un día. La intervención médica, a menudo no es necesaria, pero a veces se utiliza atropina, terapia vasopresora y otros agentes para mitigar los síntomas.

En la cultura popularEditar

La toxina de "rhododendron" hidratada se usa en la película Sherlock Holmes para inducir una parálisis aparentemente mortal en el principal antagonista de película, Lord Blackwood.

ReferenciasEditar

  1. Demircan, A; Keleş, A; Bildik, F; Aygencel, G; Doğan, NO; Gómez, HF (2009). «Mad honey sex: Therapeutic misadventures from an ancient biological weapon». Annals of Emergency Medicine 54 (6): 824-9. PMID 19683834. doi:10.1016/j.annemergmed.2009.06.010. 
  2. The Merck Index, 10th Ed. (1983) pp.652-653, Rahway: Merck & Co.
  3. Ito, S; Nakazato, Y; Ohga, A (1981). «Further evidence for the involvement of Na+ channels in the release of adrenal catecholamine: The effect of scorpion venom and grayanotoxin I». British Journal of Pharmacology 72 (1): 61-7. PMC 2071538. PMID 6261866. 
  4. Pliny the Elder on Mad Honey