Escudo (heráldica)

soporte físico del blasón, situado en el centro de las armerías
Elementos del Logro heráldico en la Heráldica

DefinicionesEditar

El escudo o blasón, en heráldica, es el soporte físico del blasón, situado en el centro de las armerías (Logro heráldico).

El elemento principal de un logro heráldico es el escudo o blasón sobre el que se representa el escudo de armas. Todos los demás elementos de un logro están diseñados para decorar y complementar estas armas, pero sólo se requiere el escudo de armas. [1][2][3]

El blasón, también puede entenderse como la descripción heráldica de un escudo de armas o armerías de una persona perteneciente a la nobleza medieval o a la iglesia católica (heráldica eclesiástica). Esta descripción heráldica puede extenderse a los ornamentos exteriores, elementos paraheráldicos que acompañan al escudo. El escudo representa el escudo que portaban los hombres de armas, como uno de los elementos de su panoplia de combate.

El escudo de armas representa el elemento central del logro heráldico completo, siendo tradicionalmente exclusivo de una persona, familia, estado, organización o corporación.

Las armas (o cargas) se presentan generalmente sobre un escudo, pero es posible representarlas sobre otros soportes: una vestimenta como el tabardo del heraldo, un elemento de arquitectura como un anuncio mural, un objeto doméstico o una bandera (en cuyo caso, la ciencia que estudia estos signos se denomina vexilología). En este caso, la forma del contorno es aquella del soporte.[cita requerida]

El escudo se caracteriza por su forma geométrica y sus potenciales divisiones, o mesa de espera, en la que están representadas las armas. El escudo puede tomar diferentes formas de acuerdo con el origen de su representación.

Según la RAE, blasón se define como el arte de explicar y describir los escudos de armas de cada linaje, ciudad o persona. Es también un campo de expresión artística, un elemento del derecho medieval y de las dinastías reales hasta nuestros días. Más recientemente, ha sido admitida dentro de las ciencias anexas de la historia junto con la diplomática, la falerística, la sigilografía y la vexilología.

El Blasón o Escudo es una palabra de origen oscuro, puede ser que venga de alguna lengua franconia de la palabra blâsjan (antorcha encendida, gloria),[4]​ o más probablemente del latín blasus significando arma de guerra.[5]

Blasonar significa describir las armerías siguiendo las reglas de la ciencia heráldica. En un estricto sentido, el blasón es, entonces, un enunciado que puede ser oral o escrito. Es la descripción de las armerías hecha en un lenguaje técnico, el lenguaje heráldico. El blasonamiento es la acción que consiste en describir las armerías (y por tanto de enunciar el blasón que representa). La ciencia del blasón es muy antigua, se funda menos de un siglo después que se estableciera el uso de armerías en la Edad Media.

Arma, escudo, blasón y armeríasEditar

Las definiciones siguientes son precisas, aunque está lejos de reflejar su uso real. En la práctica los términos blasón, armas, escudo y armerías funcionan como sinónimos y son intercambiables, tanto en las obras comunes como en las de los estudiosos de la heráldica.

  • Las armas son emblemas pintados en un escudo que deben poder ser descritas en la lengua del blasón, y que designan a alguien o a algo. Tienen el mismo rol que una marca, logotipo o nombre propio: son la manera heráldica de identificar, representar o evocar una persona, física o moral (casa o familia, ciudad, corporación...). Las armas son consideradas generalmente como la propiedad (intelectual) de esta persona, que es el titular.
  • El escudo es el elemento central y principal de las armerías, es el soporte privilegiado sobre el que se representan las armas. Sin embargo, diversas armas pueden ser representadas en un mismo escudo, sin necesariamente representar a una sola persona: puede ser la unión de dos armas representando un matrimonio o la superposición de numerosas armas. Un escudo representa entonces unas armas o una alianza de armas. En todos los casos, el escudo delimita gráficamente el sujeto del que habla la composición y es suficiente para identificar las armas o una alianza.
  • Las armerías (siempre en plural) son aquellas que están representadas gráficamente sobre un objeto armado (ejemplo: el escudo). Las armerías comprenden el conjunto de la panoplia formada por el escudo, que designa al sujeto, y sus eventuales ornamentos exteriores (soporte, corona, collar de orden...), que dicen algo sobre el sujeto. Algunos ornamentos exteriores (cimeras, tenantes) forman parte de las armas (y están asociadas sistemáticamente), algunos son arbitrarios o fantásticos (lambrequines, símbolos alegóricos o votivos), pero la mayor parte son la representación heráldica de títulos, de cargos o de dignidades: son atribuidos oficialmente y pueden variar según el estado del titular en un momento dado.
  • Blasonar significa describir las armerías. El blasón es el resultado de hacerlo: es la descripción (en términos heráldicos) de todo lo que es significativo en las armerías, y más específicamente en el escudo. La correspondencia entre un blasón y su representación es el eje de la heráldica: la descripción de un blasón debe permitir representar correctamente las armerías y la lectura correcta de las armerías debe conducir a un blasón que rinda cuentas sobre sus rasgos significativos. Dos representaciones (o armerías) son equivalentes si responden al mismo blasón, son por tanto las mismas armas, aunque puede haber muchas maneras equivalentes de blasonar las armas.

Ciencias heráldicasEditar

La heráldica es lo relativo al lenguaje del blasón, a la ciencia de los heraldos y al diseño de las armerías. Más específicamente, es la disciplina que tiene por objeto el conocimiento y el estudio de las armerías. La heráldica cubre cuatro disciplinas conexas:

  • El Blasonamiento. Históricamente, la heráldica es la ciencia de los heraldos, que en los torneos anuncian a los caballeros describiendo en su lenguaje propio las armerías que portaban en su escudo. Esta disciplina se prolonga hasta la heráldica teórica, que tiene por objeto precisar las reglas del blasón, su vocabulario, su gramática y su semántica. Puede convertirse en un deporte mental consistente en describir en términos de blasón figuras variadas y originales, a veces alejadas de composiciones tradicionales, cuya legitimidad descansa en ser fiel a un genio heráldico.
  • La composición. La rama tradicional de la heráldica se refiere a la creación y a la composición de las armas y blasones para aquel que desea convertirse en titular. Esta heráldica se apoya en una parte en la genealogía del titular y por otra parte en el simbolismo particular que desea conferirle a sus armas. La heráldica, no teniendo más reglamentos que ella misma (salvo en ciertos países), puede llevar a estas composiciones empujadas por la vanidad del cliente a excesos: la heráldica ha creado numeroso muebles inútiles simplemente por originalidad. La regla fundamental de la nobleza es que es el titular quien debe darle prestigio a sus armas, no a la inversa, y debe haber, por tanto, una prudente sobriedad.
  • La decoración. La rama artística de la heráldica se interesa en la representación gráfica de los blasones en la forma de armas y de armerías, para armar toda clase de soportes.
  • La heráldica histórica, finalmente, es una ciencia auxiliar de la historia. Por un lado, se apoya en los documentos y muebles armados para obtener información particular sobre la historia del titular. Por otro, analiza la composición de esas armas y blasones para estudiar, de manera general, la simbólica social.

Creación y evolución de los blasonesEditar

Es la creación de armas y funciones y las reglas y aunque la sanción y la creación de los blasones depende de la iniciativa de sus futuros propietarios, tiene, desde el inicio, reglas más o menos estrictas, con vistas a hacer la identificación eficaz: lectura fácil por el empleo de colores francos sobreponiéndose los unos sobre los otros, motivos de gran tamaño con contornos simplificados fácilmente legibles, y sobre todo la unicidad de las armerías —a menudo no respetada, más por ignorancia que por voluntad de plagio—.

 
Blasón de Gonesse

Esta voluntad de identidad se traduce también por el uso de símbolos, recuerdo de hechos marcantes o traducciones de rasgos característicos vinculados al propietario (Armas alusivas), o por figuración del patronímico, juego de palabras (Armas parlantes) —p.e. el “jeroglífico” que constituyen las armas de Gonesse, una comuna del Valle del Oise, el “gozne” (gond en francés) enlazado por una letra S: gond-esse en francés—.

Pero el blasón no está fijado y puede evolucionar en función:

  • de una alianza en la que los blasones de los aliados se reúnen para no formar más que uno, una reunión codificada por reglas que traducen el tipo de unión (ver más en “partición”);
  • de una herencia, que impone a veces al heredero una modificación (una brisura) del blasón inicial en función del grado de parentela;
  • de una distinción honorífica acordada por un suzerano, que le da a un vasallo el derecho de añadir en su blasón un elemento distintivo del suyo (una aumentación);
  • de una distinción o modificación para distinguir un nuevo blasón de aquel del que se deriva (una brisura).

De igual manera puede desaparecer y ser reemplazado por un blasón de sustitución, cuando el blasón original ha sido “deshonrado” por una acción poco honorable de su propietario o de un ancestro del mismo (ver león, león cobarde, vil, etc.).

Reglas del blasónEditar

 
Escudo de armas de la familia noble húngara Rosty de Barkócz otorgado en 1632

De hecho no se conoce más que una sola regla que se pueda enunciar en términos indiscutibles —es decir para la que se pueda determinar con certeza si es respetada o no—: «No metal sobre metal, no esmalte sobre esmalte». Esta es la regla de contrariedad de los esmaltes.

A veces se puede afirmar:

  1. El blasón debe ser regular, completo y breve: esta regla significa esencialmente que debe ser posible blasonar siguiendo las reglas usuales (regulares), y que el blasón debe ser específico —no es posible tener como blasón “de azur con tres muebles de oro” sin especificar los muebles, por ejemplo—. El blasón debe ser breve, es decir poco cargado. Esta regla ha perdido su pertinencia casi totalmente debido a la proliferación de blasones compuestos, de brisuras y otros añadidos.
  2. Los muebles que aparezcan varias veces deben ser idénticos en tamaño, forma y color.
  3. No se pueden variar los atributos de un mueble respecto a otro igual, pero existe una excepción: los muebles repetidos sobre un campo dividido en dos zonas pueden ser “de uno en el otro”, es decir ser del color del campo sobre el cual no están ubicados. En el caso de que algunos de estos muebles estén ubicados sobre la partición, son particionados de manera idéntica, y cada una de las zonas formadas se colorea del color del campo opuesto. Esta regla está lejos de ser absoluta y se conocen numerosos casos de grupos no homogéneos.

Mesa de esperaEditar

La mesa de espera es la forma geométrica del escudo, de una de sus partes o, eventualmente, de una pieza honorable, en tanto que la superficie que espera sus armas (el campo, las piezas y muebles eventuales). La mesa de espera puede ser el objeto de una partición prevista en el caso de armas compuestas.

La mesa de espera designa igualmente el escudo del aspirante que viene de recibir su panoplia de combate, pero que aún no tiene compuestas sus armas. Su escudo está aún en espera de ser armado. Esta situación puede ser simbolizada por un escudo de plata (siendo aquí el blanco una ausencia, simbolizando el espacio a llenar) o mejor aún por un escudo de acero que simboliza a la vez la superficie de metal aún no pintada y su capacidad para servir de espejo metálico listo para reflejar la imagen del que se acerque.

En las grandes armas la mesa de espera puede corresponder también a un emplazamiento reservado para los ancestros cuyas armas no se conocen. En este caso, el espacio dejado en el color del fondo (papel no coloreado) o en acero.

La elaboración de un escudo armado comienza simbólicamente por el trazado de la mesa de espera.

TiposEditar

 
Escudos de los países de Unasur.
 
Escudos de los países de la Unión Europea.

Partiendo de la base fundada en la representación que tienen los escudos heráldicos, pueden dividirse estos en diferentes clases según sean las entidades por ellos representadas. La clasificación primera y más general que debe hacerse bajo este concepto consiste en distinguirlos de dos clases: simples y compuestos.

  • los simples representan una sola persona o una entidad moral;
  • los compuestos llevan la representación de varias personas o entidades, combinadas entre sí o unidas.

Pero atendiendo más a la categoría de las personas físicas o morales significadas por los escudos, se forman de estos los tipos siguientes:

  1. escudos de soberanía, propios de monarcas o de dinastías reales;
  2. escudos de pretensión o adoptados por nobles pretendientes al trono como si ya lo poseyeran;
  3. escudos de concesión, otorgados por un Soberano a súbditos beneméritos;
  4. escudos de patronato, que por concesión del Soberano añaden a sus piezas otra importada de las armas de este para denotar que la persona o comunidad a quien pertenece el escudo ha sido tomada especialmente bajo la protección del Monarca;
  5. escudos de dignidad, que consisten principalmente en los accesorios u ornamentos propios de una categoría elevada, conferida al propietario del escudo;
  6. escudos de ciudad, que son propios de pueblos y ciudades;
  7. escudos de provincia, que son propios de regiones;
  8. escudos nacionales, que simbolizan a un país;
  9. escudos de comunidad o corporación, que corresponden a juntas o asociaciones;
  10. escudos de familia, que son hereditarios dentro de las familias.

Los escudos de familia pueden recibirse por alguno de estos títulos:

  • por sucesión, heredados sin variación alguna;
  • por alianza, formados por la unión de blasones de varias familias emparentadas;
  • por sustitución, debidos a cambios de unos emblemas por otros, mediando el contrato y la autorización pertinente;
  • por conmemoración y recargo, que tienen algún nuevo elemento añadido a los heredados conmemorando algún hecho personal del noble que las lleva. Entre estas modificaciones de los escudos familiares por piezas recargadas están las brisuras.

Se llama acolado el escudo familiar propio de una mujer casada o viuda, cuando se pone junto al de su marido y bajo un mismo timbre (corona o yelmo) resultando un doble escudo y, por extensión, cualquier otro escudo unido de igual manera.

FormasEditar

El escudo, es decir, el soporte material del blasón, no tiene el mismo diseño según el lugar o la época, y puede revestirse de formas más o menos fantásticas (ver diagrama).[6][7]

 
Formas de los escudos heráldicos españoles, portugueses, ingleses, franceses, italianos, suizos, alemanes, polacos y de damas y torneos
 
Escudo de Castro Urdiales, ejemplo de la típica heráldica española con gran complejidad.
  • Francés antiguo o gótico: tiene una punta inferior en ojiva, y una parte redondeada en medio de los flancos.
  • Francés moderno: introducido por la heráldica borbónica, presenta un cuadrilátero que guarda las proporciones del escudo "en estandarte", pero con los ángulos inferiores redondeados con un cuarto de círculo (una media parte) y la punta está formada por la unión de dos cuartos de círculos de la misma proporción.
  • Inglés: angulado con la cima prolongada en esquinas horizontales.
  • Español: así como el portugués y el flamenco (países que recibieron influjo español) es redondeado en la base con la forma de un arco de medio punto invertido. En el siglo xviii se introdujo en España el escudo francés moderno.[8]
  • De torneo o en estandarte: la forma más simple, un cuadrilátero de siete partes de anchura por ocho de altura.
  • Alemán: en forma de escudo de torneo (con una escotadura que permitía poner la lanza).
  • De damas: Las damas y damiselas tenían antiguamente escudos redondos u ovalados, respectivamente, y en rombo. Sin embargo, el escudo en rombo no se presta bien al diseño de piezas honorables ni al de los blasones compuestos (que privilegian las particiones verticales y horizontales).
  • Italiano: achaflanado, una forma conocida como testa di cavallo ("cabeza de caballo"), pero también oval en la tradición eclesiástica.
  • Polaco: tiene escotaduras múltiples. Las formas pueden ser más fantásticas, ya que no están fijadas por la tradición.
  • Suizo: presenta tres puntas en el jefe.
  • Los países sin tradición heráldica tenían, o se les atribuían, escudos de las más diversas formas; por ejemplo limitados por arabescas de gules en el caso de las colonias francesas de África septentrional.
Algunas precisiones sobre las formas
  • El escudo antiguo, con tres lados (no representado aquí), estaba diseñado no con la punta en el lado inferior según el modo clásico, sino que a menudo estaba ubicada en el costado derecho ("a la antigua");
  • El escudo italiano oval era portado por los eclesiásticos y en Francia por las mujeres casadas. A partir del siglo XVI fue adoptado por varones y en el siglo XIX fue utilizado por algunos países americanos para sus escudos nacionales; por ejemplo Argentina y Uruguay.
  • Los lados terminados en triángulo del escudo inglés distinguían los escudos nobles de aquellos de los plebeyos;
  • Las escotaduras del escudo alemán permitían soportar allí la lanza; fue el escudo de moda del Renacimiento.

Divisiones y regionesEditar

El trazado de las figuras geométricas puede ser efectuado sea cual sea la forma del escudo (o más generalmente, para toda forma que sirva de mesa de espera). La posición de sus líneas debe estar ajustada a la forma de la mesa de espera, de manera que las nueve regiones obtenidas estén equilibradas.

  • Direcciones: Las cuatro divisiones simples reciben el nombre de los golpes que los caballeros propinaban con la espada y a dos manos: partido (de arriba abajo), cortado (en horizontal), tronchado (de derecha a izquierda, descendiendo) y tajado (de izquierda a derecha, descendiendo). Empleadas solas, cada una de estas cuatro divisiones proveen a la mesa de espera de dos partes iguales.
  • Regiones: Por otro lado, la forma de la mesa de espera puede ser dividida en regiones siguiendo cuatro líneas: dos verticales y dos horizontales. Estas líneas delimitan cinco regiones principales: el jefe (en alto), el flanco diestro (a la izquierda del observador), y el flanco siniestro (a la derecha), la punta (abajo) y el centro, también llamado corazón o abismo. Estas mismas líneas delimitan cuatro cantones: la diestra del jefe, la diestra de la punta, la siniestra del jefe y la siniestra de la punta. Se pueden identificar otras regiones secundarias como el honor, las riendas, la cima, la base, etc.).

Las principales líneas de partición permiten trazar las piezas honorables del escudo y posicionar los muebles.

EstructuraEditar

 
Organización del Escudo Heráldico. Se describen los principales puntos y secciones del escudo.

Para situarse en el escudo, este se divide en 9 zonas llamadas puntos del escudo. Estos puntos son identificados por sus nombres, que varían según los autores, a excepción del "punto del centro" (5) llamado también "corazón" o "abismo" (ver la expresión "Mise en abyme").

Otros dos puntos, citados por todos, son el "punto de honor" (A) y el "ombligo" (Ω). Pero si para algunos se trata de una superficie equivalente a las primeras, montadas sobre dos zonas (ver diseño), para otros se trata de puntos con un sentido geométrico, situados entre las fronteras 2-5 y 5-8.

Sin importar los autores, hay una simetría de denominación entre 1 y 3, 4 y 6, 7 y 9 donde diestra corresponde a 1, 4 y 7, y siniestra a 3, 6 y 9. - En heráldica, izquierda (siniestra) y derecha (diestra) son las del escudo, no las del espectador.

  • Punto 1: cantón diestro del jefe. (Duhoux D'Argicourt lo llama "Ángulo diestro del jefe" que designa en otros autores el ángulo material del escudo);
  • Punto 2: punto del jefe. (Numerosos autores lo llaman simplemente "jefe" pero no confirman esta denominación en su definición de "jefe");
  • Punto 4: punto del flanco diestro (también llamado por el jefe);
  • Punto 7: cantón diestro de la punta. (Duhoux D'Argicourt también lo llama ángulo);
  • Punto 8: punto de la punta. La mayoría de los otros autores utilizan punta solamente (pero encontramos más frecuentemente una confirmación sobre la definición de "punta"). También es posible encontrar pie.

Estas diferencias de vocabulario o de definiciones no tienen consecuencias prácticas para el blasonado - lo que probablemente explica por qué estas diferencias subsisten.

Esmaltes y figurasEditar

Se denomina esmalte del escudo a cualquiera de los colores, metales o forros del mismo. Propiamente empleados, solo existen dos metales: oro y plata; cinco esmaltes: gules (rojo), azur (azul), sable (negro), sinople (verde) y púrpura (morado); y dos forros, armiños y veros, que no se definen por su color sino por su forma. Los esmaltes y metales, al ser representados en blanco y negro o sobre grabados, están sujetos a unas convenciones para distinguirlos.

Colores principales Esmaltes neutros Metales principales Forros principales
Azur
 
Gules
 
Sinople
 
Púrpura
 
Sable
 
Oro
 
Plata
 
Armiño
 
Vero
 
Esmaltes menos frecuentes
Aurora
 
Cenizo
 
Leonado
 
Morado
 
Sanguíneo
 

 

Las figuras son de dos tipos, piezas heráldicas y naturales. De entre las primeras destacan las piezas honorables que son jefe, palo, faja, cruz, banda, barra, sotuer, cabrio, bordura, orla, perla o palio, campaña o punta, jirón, quila, trechor, franco-cuartel, cantón, escusón y lambel. Hay además piezas honorables disminuidas, como comble, vergeta, divisa, jefe en divisa, trangle, trangle ondulado, burelas, gemelas, gemelas en banda, tercias, tres tercias, tercias en sotuer, cruz estrecha, filete en orla, filete en cruz, filetes vibrados, filiera, flanquis, estaye, cotiza, contracotiza, bastón, traversa y bastón Pery.

Figuras simples Figuras naturales
Cruz
 
Roel
 
Anillo
 
Sol
 
Creciente
 
Estrella
 
Flor de lis
 
Rosa
 
Figuras de Construcciones Figuras de Objetos Figuras de Armas
Castillo
 
Monasterio
 
Torre
 
Columna
 
Nave
 
Llave
 
Orbe
 
Espada
 
Flecha
 
Pica
 
Figuras animales Figuras imaginarias
León
 
Águila
 
Caballo
 
Pez
 
Unicornio
 
Grifo
 
Dragón
 

Las principales variedades de figuras naturales son astros, cuadrúpedos (león), aves (águila), peces, insectos, figuras humanas (o partes del cuerpo), figuras artificiales (castillos, cadenas, etc.), y figuras quiméricas (dragón, grifo, águila bicéfala, unicornio, anfisbena, etc.)

HistoriaEditar

La heráldica tal como se la entiende en la actualidad, fue desconocida en la Antigüedad. Sin embargo, desde la Edad del Bronce existieron emblemas que identificaban a dioses, naciones e individuos.[9]​ Primitivamente, el escudo solía reproducir el cuerpo del guerrero conteniendo la transcripción de los tatuajes que conmemoraban sus hazañas y éxitos, o los colores, enseñas, signos o estandartes con que se pintaban, vestían o presidían para distinguirse en la batalla del enemigo y no ser confundidos con él.

El uso del escudo, blasón o señal distintivo y hereditario de cada casa noble, más o menos cargado de figuras según la antigüedad y/o hazañas de la familia, se remonta o debe su origen a los torneos que Enrique I de Alemania llamado el Pajarero instituyó para entretener a la nobleza en el ejercicio de las armas en tiempo de paz en Gotinga el año 934 [cita requerida]. Gattroi de Previlli, introdujo este uso en Francia alrededor del año 1036 [cita requerida], y que se generalizó a fines del siglo XI con motivo de las Cruzadas, extendiéndose mucho después al resto de Europa. A fin de que los varios jefes y/o señores de que se componían aquellas expediciones fuesen conocidos por sus súbditos o vasallos, se introdujo el uso de pintar o bordar cada uno en su estandarte las armas que había elegido. Estas insignias no pasaban por lo regular de padre a hijo hasta el año 1260 bajo el reinado de san Luis de Francia en que quedaron fijas y hereditarias en las familias [cita requerida]. Se llamaron escudos de armas porque se llevaban encima de las armas y en las insignias militares.

En los reinos de España, el rey Alfonso VII de León empezó a sustituir la cruz que se utilizaba en sellos y escudos, por dos castillos y dos leones a cuarteles, aludiendo al nombre de sus dos principales reinos; León y Castilla [cita requerida]; conservando las mismas armas todos sus sucesores hasta los Reyes católicos que con la unión de las coronas de Aragón a las de Castilla y la nueva conquista del reino de Granada, las aumentaron de manera que habiendo recaído todas en la Casa de Austria se añadieron a ellas las más principales de los estados que poseía.

En el siglo XIX estas eran algunas de las armas de las casas reinantes y los estados europeos y americanos:

Véase tambiénEditar

ReferenciasEditar

  1. Fox-Davies, Arthur Charles (1909). A Complete Guide to Heraldry (en inglés). Londres: T.C. & E.C. Jack. LCCN 09023803. pp. 60 a 61. «- via Internet Archive». 
  2. Charles, Boutell (1890). Heraldry, Ancient and Modern: Including Boutell's Heraldry (en inglés). Londres: Frederick Warne. OCLC 6102523. p. 6. «– via Internet Archive». 
  3. Whitmore, William (1968). The Elements of Heraldry (en inglés). Nueva York: Gramercy; Weathervane Books. p. 9. 
  4. Diccionario Larousse en francés para la palabra blason
  5. Glosario de M. Guerard para el "Polyptique" del abad Irminon (citado en el diccionario heráldico de Charles Grandmaison, 1861
  6. Théodore Veyrin-Forrer Precis d heraldique. París, Larousse, 2004 indica 24 formas diferentes de escudos.
  7. O. Neubecker LE GRAND LIVRE DE L HERALDIQUE, París, Dunod-Bordas.1993 (pp. 76-77) presenta más de una centena, por país y por épocas, con fechas certificadas para la mayoría.
  8. Breve Introducción a la Heráldica por Igancio Gavira Tomás (Académico correspondiente de la Real Academia Matritense de Heráldica y Genealogía) I. Forma del escudo Archivado el 19 de octubre de 2017 en Wayback Machine.. Consultado 16/10/17
  9. Arthur Charles Fox-Davies, A Complete Guide to Heraldry, Dodge Publishing Company, New York (1909), reprinted by Bonanza Books, New York (1978), p. 1—18. (en inglés)
  10. Historia del Arte El gran arte cretense (I).
  11. Coulomb, Jean (1979). «Le « Prince aux lis » de Knosos reconsidéré». Bulletin de correspondance hellénique 103: 29-50. Consultado el 16/10/17.
  12. Neith Archivado el 17 de octubre de 2017 en Wayback Machine. en Egiptología.org. Consultada 16/10/17.
  13. Wittkower, Rudolf. La alegoría y la migración de los símbolos. Volumen 53 de Biblioteca de Ensayo / Serie Mayor. Siruela, 2006, página 30.
  14. Números, I. 2, 18, 52; II 2, 34.
  15. Génesis, 49.
  16. Arthur Charles Fox-Davies, A Complete Guide to Heraldry, Dodge Publishing Company, New York (1909), reprinted by Bonanza Books, New York (1978), p. 6 (en inglés)
  17. Scholem, Gershom. The Curious History of the Six-Pointed Star: How the "Magen David" became the Jewish Symbol. 1949, Commentary (magazine), página 243-251
  18. Esquilo, Los siete contra Tebas, 375.
  19. Gabaldón Martínez, María del Mar. Ritos de armas en la Edad del Hierro: armamento y lugares de culto en el antiguo Mediterráneo y el mundo celta Volumen 7 de Anejos de Gladius, editorial CSIC - CSIC Press, 2004, p. 124
  20. Rodríguez Noriega Guillén, Lucía. Intentando socavar una falsa creencia: la identidad del Ave de Atenea. Studium (Universidad de Zaragoza): Revista de humanidades, 12, p. 103-111 (2006)
  21. La Loba Capitolina: un símbolo de Roma. ArteHistoria
  22. Von Domaszewski, Aquila, en August Pauly, Georg Wissowa, Wilhelm Kroll, Kurt Witte, Karl Mittelhaus, Konrat Ziegler, eds. Paulys Realencyclopädie der classischen Altertumswissenschaft: neue Bearbeitung, Stuttgart: J. B. Metzler, 1894–1980, Stuttgart 1895, III, cols. 313-318.
  23. Símbolos púnicos e incrustaciones de Aksum en Mundo Numismática.
  24. Diccionario histórico enciclopédico, Viçens Joaquin Bastus i Carrera, 1828.

Enlaces externosEditar